Saltar a: navegación, buscar

Aleida Guevara March

Aleida Guevara March
Información sobre la plantilla
Aleida Guevara.jpeg
Hija mayor de Ernesto Che Guevara. Médica especializada en alergia pediátrica.
NombreAleida Guevara March
Nacimiento17 de noviembre de 1960
ciudad de La Habana,
República de Cuba Bandera de Cuba
ResidenciaCuba
Nacionalidadcubana
Educaciónuniversitaria
OcupaciónMédica
TítuloDoctora en medicina
PadresErnesto Che Guevara y Aleida March
Obras destacadasChávez, un hombre que anda por ahí, Chávez, Venezuela y la nueva América Latina.

Aleida Guevara March (La Habana, 17 de noviembre de 1960) es una médica especialista de primer grado en alergología, hija mayor de Ernesto Che Guevara y Aleida March, y permanente líder revolucionaria cubana.

Síntesis biográfica

Estudió en La Habana, y se graduó en Managua (Nicaragua).

Trayectoria laboral

Es doctora en medicina, especializada en pediatría. Trabaja en el Hospital Pediátrico William Soler, de La Habana y es colaboradora del Centro de Estudios Che Guevara; también se ha ejercido en Angola, Ecuador y Nicaragua. Es militante del Partido Comunista de Cuba.

En su película Sicko, el cineasta Michael Moore la entrevistó acerca de la filosofía que sustenta el sistema de salud universal en Cuba.

Publicaciones

Ha publicado tres trabajos científicos en dos revistas del país y ha impartido conferencias sobre Salud Pública de Cuba y la actualidad cubana en Alemania, Argentina, Brasil, Chipre, Ecuador, España, Francia, Grecia, India, Italia y Portugal, entre otros (invitada por organizaciones de solidaridad con Cuba y coordinado a través del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos).

Autora de:

  • Chávez, Venezuela y la Nueva América Latina (2004).
  • Ausencia presente (2006).
  • Chávez, un hombre que anda por ahí
  • MST:Simiente de la esperanza
  • Prólogo del libro Pasajes de la guerra revolucionaria (Congo)

Entrevistas realizadas

¿Cuando conoció a Argentina?
Creo que fue en 1996. Me invitó el programa de Susana Giménez. Fue un impacto, porque en Rosario, en la casa donde había supuestamente nacido mi papá, una señora me dijo que habían quitado la placa porque habían puesto un petardo. Y que eso era culpa del Che Guevara. Era casi el primer día que estaba en el país y aquella mujer me dice eso... Yo me quedé sin contestar.
¿Tiene recuerdos de cuando le dieron la noticia de la muerte de su padre?
Cuando lo mataron tenía casi siete años. Fue un momento muy duro. Fidel Castro, que para mí es como un padre, nos preparó la noche anterior y nos dijo que había recibido una carta en donde mi papá decía que si un hombre muere haciendo lo que quiere no se debe llorar por él. Al otro día, mi mamá me dio la noticia. Ella es una mujer muy fuerte y estaba destruida. No me dijo: «Tu papá murió». Me sentó en la cama y me leyó la carta de despedida. Al inicio dice: «Cuando ustedes lean esta carta, será porque ya yo no esté entre ustedes». Yo pensé: «Ya no voy a tener más papá». Y sentí como que una lágrima empezaba a salir. Pero me acordé de mi tío, lo que le había prometido, y lo cumplí. Me incorporé y dije: «Mamá, no podemos llorar porque mi papá murió como él quería».

Fuentes