Saltar a: navegación, buscar

Alfonso XI de Castilla y León

(Redirigido desde «Alfonso XI»)
Alfonso XI
Información sobre la plantilla
Rey de Castilla y León
Alfonsoxi2.jpg
Alfonso XI El Justiciero
Reinado 1312 - 1350
Coronación 1312
Nacimiento 13 de agosto de 1311
Salamanca,
Fallecimiento 1350
Gibraltar
Entierro Iglesia de San Hipólito en Córdoba
Regente Constanza de Portugal
Infante Don Juan
Infante Don Pedro

María de Molina

Sucesor Pedro I
Consorte Leonor Núñez de Guzmán
Descendencia Pedro I
Pedro Alfonso de Castilla
Juana Alfonso de Castilla
Sancho Alfonso de Castilla
Enrique Alfonso de Castilla
Fadrique Alfonso de Castilla
Fernando Alfonso de Castilla
Tello Alfonso de Castilla
Juan Alfonso de Castilla
Sancho Alfonso de Castilla
Pedro Alfonso de Castilla.
Dinastía Corona de Castilla
Padre Fernando IV de Castilla
Madre Constanza de Portugal

Alfonso XI de Castilla y León, llamado Alfonso XI el Justiciero; Salamanca, 1311 - Gibraltar, 1350) Rey de Castilla y León (1312-1350). Hijo de Fernando IV de Castilla El Emplazado y de Constanza de Portugal, accedió al trono al año de nacer y hasta su mayoría de edad (a partir de 1325) se sucedieron las discordias por el control de la regencia entre Don Felipe, Don Juan el Tuerto y Don Juan Manuel, quienes se dividieron el reino.

Síntesis Biográfica

Alfonso XI, apodado El Justiciero, nació el 13 de agosto en Salamanca en 1311, fue el hijo de Fernando IV de Castilla. En 1312 muere su padre en Jaén, como consecuencia de una repentina enfermedad, siendo proclamado rey en la citada ciudad con trece meses de vida.

La primera parte de su reinado se corresponde con una regencia durante su minoría de edad hasta el año 1325. La regencia será realizada por cuatro personas, siendo ellas:

  • Su madre doña Constanza de Portugal
  • El infante don Juan, hijo de Alfonso X
  • El infante don Pedro, hijo de Sancho IV el Bravo
  • Su abuela doña María de Molina

En noviembre de 1312. muere su madre, doña Constanza de Portugal. Tras los Acuerdos de Palazuelos quedan como regentes los dos infantes. En 1319 mueren los dos infantes en la Vega de Granada. Tras este suceso, diversas facciones nobiliarias sumen a Castilla en un caos político al protagonizar varias sublevaciones y dividir el reino:

Estos hechos desembocan en la regencia unipersonal de su abuela, doña María de Molina, (esposa de Sancho IV el Bravo, hija del Señor de Molina y nieta de Alfonso IX de León) que muere en 1321. Con su muerte, la confusión y el caos se apoderan de Castilla.

Los moros granadinos campan a sus anchas por territorio castellano hasta que en 1325 para restablecer el orden, el rey Alfonso XI decide encargarse del gobierno. Pronto se muestra como un rey inteligente y enérgico cuando la situación lo requiere. Para asegurar su dominio sobre los nobles primero celebra esponsales el 28 de noviembre en Valladolid con doña Constanza, hija de don Juan Manuel y prometida de don Juan el Tuerto. El joven rey cuenta en estos momentos con 14 años y su prometida con 8. La boda se consumará cuando ella tenga 12, es decir, en 1329. Esta boda deja satisfecho al intrigante padre, que ve convertida en reina a su hija

Ordena la muerte de don Juan el Tuerto (31 de octubre de 1326), suceso acaecido en la villa de Toro y retiene a su lado a su tío don Felipe. Todos los bienes de don Juan el Tuerto pasan a manos reales. Incluso el Señorío de Vizcaya es comprado a la madre del fallecido noble. Sus duras y ejemplares sentencias, le darán el sobrenombre de el Justiciero. Dicho apodo vendrá también por la mano dura que muestra para mantener controlada a la nobleza desde que se hace cargo del poder, no importándole en muchos casos recurrir al ajusticiamiento de los nobles o incluso a los asesinatos y emboscadas.

Una vez resueltos las habituales disputas por hacerse con la corona, emprendió nuevas acciones de reconquista encaminadas a dominar el Estrecho de Gibraltar, que era el nexo de unión con África y la vía de penetración natural de los diversos contingentes musulmanes que habían entrado en la Península desde el Siglo VIII.

Su energía y grandes dotes de gobernante consiguen dar fruto y las Ordenes Militares le juran obediencia, corrige abusos y garantiza el orden, suprime las Hermandades, movimientos de carácter antiseñorial, peligrosas para el orden feudal que el rey quiere restaurar, potencia notablemente la economía castellana, somete a sus ciudadanos al imperio de la ley, controla los grandes señores con el apoyo de la pequeña nobleza, burgueses y comerciantes y crea la figura de los corregidores, funcionarios reales con poder administrativo y judicial en las ciudades.

El monarca dota a sus ejércitos de una notable moralidad y aprueba leyes para distinguir claramente por el aspecto externo a los diferentes grupos y jerarquías.

Manda al Merino Mayor de Castilla, y hombre de su total confianza, Micer Garcilaso, a poner orden en las tierras de Gomara (Soria), asediadas por algunos sanguinarios y crueles nobles. En 1326, El Día de Pascua, su Merino Mayor es vilmente asesinado en la mismísima Soria, en la llamada Puerta del Póstigo.De este evento quedó una famosa leyenda: Leyenda del Caballero y la muerte.

Castillo de Teba

En 1327 decide cancelar su compromiso matrimonial con Constanza Manuel en favor de María, hija del Rey de Portugal. La repudia y hace encerrar en el Castillo de Toro. En 1328 se casa con María de Portugal, prima suya e hija de Alfonso IV. María de Portugal, de quien tuvo a su sucesor fue relegada a un segundo plano para mantener la preeminencia de su favorita, Leonor de Guzmán, con la cual tuvo diez hijos. En 1329 casa a su hermana Leonor con el rey aragonés Alfonso IV el Benigno.

En 1330 nace Pedro Alfonso de Castilla, primero de sus hijos con Leonor de Guzmán, (hermosa dama que acaba de quedarse viuda de don Juan de Velasco) quien se convierte en Señor de Aguilar. En lo sucesivo, tiene de Leonor 10 hijos: Juana Alfonso de Castilla (Señora de Trastamara), Sancho Alfonso de Castilla, el Mudo (Señor de Ledesma), Enrique Alfonso de Castilla y Fadrique Alfonso de Castilla, (gemelos). El primero será Señor de Noreña y Conde de Trastamara, el segundo llegará a ser Maestre de Santiago y Señor de Haro, Fernando Alfonso de Castilla, (Señor de Ledesma), Tello Alfonso de Castilla, (Señor de Vizcaya), Juan Alfonso de Castilla, (Señor de Badajoz y de Jerez de la Frontera), Sancho Alfonso de Castilla, (Conde de Alburquerque) y Pedro Alfonso de Castilla.

Tambien en 1330 tropas granadinas se encuentran empeñadas en la conquista del Castillo de la Estrella (Teba). Alfonso XI se prepara para hacerles frente. Se produce la Batalla de Teba. En esta ocasión se cuenta con la valiosa ayuda de caballeros escoceses al mando de Sir James Douglas, el cual perece en la batalla, como la mayoría de escoceses. Finalmente, el Castillo de la Estrella es recuperado por las huestes castellano-leonesas.

Estatua de Alfonso XI

En 1332 se hace coronar en el Monasterio de las Huelgas Reales, en Burgos por una imagen articulada de Santiago, y nombra a más de cien caballeros en la misma ciudad. Funda la Orden de la Banda. Ordena que algunos caballeros y escuderos de su mesnada vistan paños blancos con bandas prietas, llamándose desde entonces Caballeros de la Banda. Se produce el nacimiento de su primogénito Fernando, hijo de María de Portugal. El pequeño no llegará a vivir un año.

El 30 de agosto de 1334. María de Portugal da a luz en Burgos a su hijo Pedro, quien después le sucederá en el trono como Pedro I el Cruel. En 1338 muere su hijo, el infante don Pedro Señor de Aguilar. El citado Señorío pasa a su otro hijo don Tello. En 1340 Alfonso XI manda su flota para impedir el incesante trasiego de musulmanes hacia la península. La flota castellana al mando de Jofre Tenorio es desarbolada completamente, muriendo el bravo almirante, como consecuencia de ello, Tarifa queda sitiada. Manda un contingente armado para defender la ciudad, y vuelve a enviar una segunda armada compuesta por varios navíos castellanos, y otros portugueses y aragoneses, para cortar las comunicaciones entre Africa y los desembarcados. Sin embargo, una tempestad desarbola el envío con gran pesar de Alfonso XI y grande alborozo en Abul Hasan, que cree ver en ello un mensaje divino. Tan grande es la inquietud en el corazón del rey que, tras deliberar con sus nobles y obispos decide pedir ayuda a su suegro Alfonso IV de Portugal y de su cuñado Pedro IV de Aragón. Mientras además, obtiene del Papa la categoría de cruzada contra los infieles. Acuden en ayuda de la sitiada ciudad y el 20 de octubre derrotan a granadinos y marroquíes en la Batalla del Salado. El monarca decide la construcción del Monasterio de Guadalupe para festejar el solemne acontecimiento. Seguidamente se consigue la conquista del Castillo de Alcaudete. La conquista resulta tan fácil que Alfonso XI pone sus ojos en un objetivo hasta ahora inexpugnable para los ejércitos cristianos: Qalat al Benzayde. En 1341 la ciudad es sometida a un duro asedio. Mientras tanto, otro ejército cristiano, al mando de Alonso Fernández Coronel asedia en otro frente el Hisn al-Uqbin (Castillo de Locubín). La población es conquistada. Y seguidamente, tras ocho meses de sitio, la hasta entonces inconquistable Qalat al Benzayde, cae ante la desesperación musulmana. Alfonso XI ordena le sea cambiado inmediatamente el nombre por el de Alcalá la Real. Conquistados los tres bastiones principales de defensa nazaríes en tierras jienenses, los ejércitos granadinos trasladan su línea defensiva a la población de Moclín. En 1342 muere su hijo Sancho Alfonso el Mudo. Al comienzo de la Guerra de los Cien Años, en 1345 se alinea en el bando francés, firmando para ello una tregua con los musulmanes granadinos.

En 1348 se editan los Ordenamientos de Nájera, donde se perfeccionan las medidas iniciadas diez años antes y que vendría a ser como un fuero para los nobles. Celebra Cortes en Alcalá de Henares, resultando de ello el Ordenamiento de Alcalá, todo un avance en materia de unificación legal, perfeccionando todo lo anterior, especialmente:

  • El tema de los salarios de los nobles
  • Se confirma el triunfo de la monarquía frente a las ciudades
  • Se implanta el Código de las Siete Partidas, en todos aquellos litigios en los que los fueros no sean suficientes para resolver la cuestión planteada

Con las conquistas de Alfonso XI, el Reino de Granada queda definitivamente aislado de Africa y a merced de la estabilidad interna castellana. Rota la tregua con Granada, pone sitio a Gibraltar, a pesar de la peste que se extiende por Europa. La peste diezma sus tropas, causando la muerte del propio rey Alfonso el 26 de marzo de 1350.

Su cadáver es trasladado primeramente a Jerez de la Frontera para ser embalsamado. Sus intestinos son enterrados en la Real Capilla del Alcázar. Su cuerpo es posteriormente trasladado a Sevilla, a la Capilla Real de la Catedral de Córdoba. En 1729 es finalmente trasladado a la Iglesia de San Hipólito en Córdoba, que él mismo había fundado en 1343,

Legado de su reinado

Sus excelentes dotes de gobierno y su gran pericia militar se manifestaron en la ocupación del Estrecho de Gibraltar, llevada a cabo tras la victoria del Salado (1340), en la que contó con la ayuda de los reyes de la Corona de Aragón y Portugal, y en la conquista del Reino deAlgeciras (1344). La participación en la guerra de los Cien Años le supuso la ampliación del comercio de la lana y la conquista de nuevos mercados en Flandes.

La energía con la que trató de cortar de raíz las revueltas, ambiciones e intrigas nobiliarias que fueron importantes durante su reinado, y que causó que le apodaran el Justiciero.

Alfonso XI de Castilla reforzó durante su reinado la autoridad de la corona mediante la supresión de las hermandades y el control de la nobleza; para ello se apoyó en las ciudades, enriquecidas por el comercio lanero. Con la colaboración de las Cortes llevó a cabo una amplia una reforma legislativa que culminaría en el Ordenamiento de Alcalá (1348).

Enlaces externos

Fuentes