Saltar a: navegación, buscar

Alfredo Aguilar Umaña

Alfredo Aguilar Umaña
Información sobre la plantilla
Alfredo Aguilar Umaña.JPG
NombreAlfredo Aguilar Umaña
Nacimiento20 de noviembre de 1937
San Salvador, Bandera de El Salvador El Salvador
Fallecimiento25 de junio de 2007
Causa de la muertecomplicaciones cardiovasculares
Nacionalidadsalvadoreño
Ciudadaníasalvadoreño
Ocupaciónpoeta, locutor y declamador

Alfredo Aguilar Umaña. Poeta, locutor deportivo y declamador. Considerado como una de las voces más representativas de la radiodifusión salvadoreña.

Síntesis biográfica

Nació en San Salvador el 20 de noviembre de 1937. Se inició como locutor a la edad de 15 años en la Radio Vanguardia de Don Enrique Salazar y se incorporó a la desaparecida estación YSDF La Voz del Trópico.

Carrera como locutor

Locutó en el mundial de fútbol celebrado en México en 1970.

Tuvo la posibilidad de trabajar en diferentes emisoras radiales como la YSU, YSC, YSV, YSF, KL, en las cuáles fungió como un excelente lector de noticias, comentarista deportivo, en las editoriales y reportajes.

Trabajó como productor y declamador de poemas románticos, patrióticos y de variados géneros, por lo que fue considerado como una de las más valiosas voces en la locución de El Salvador.

El 16 de diciembre de 1992 narró para todo el pueblo salvadoreño las conclusiones de los Acuerdos de Paz.

En la emisora YSKL dejo un legado de poemas grabados que son escuchados por el pueblo salvadoreño en el programa “Serenata a media luz” que sale al aire de lunes a viernes.

Muerte

Murió en el Hospital del Instituto Salvadoreño del Seguro Social el 25 de junio de 2007, a los 71 años de edad, a causa de complicaciones cardiovasculares.

Obras

Dejó gradado para ser escuchado por la teleaudiciencia los siguientes discos:

  • “Epopeya 69”
  • “Quién tuviera dos alas”
  • “Poemas para enamorados”

Fuentes

  • Alfredo Aguilar Umaña, Una Voz Inolvidable. Disponible en: [1]. Consultado: 9 de marzo de 2015
  • Alfredo Aguilar Umaña. Disponible en: [2]. Consultado: 9 de marzo de 2015
  • “Gracias a mi voz ronca puedo comer”. Disponible en: [3]. Consultado: 9 de marzo de 2015