Saltar a: navegación, buscar

Alvaro Morell

Al­varo Morell
Información sobre la plantilla
Alvaro Morell Alvarez.jpg
Combatiente revolucionario y miembrodel Movimiento 26 de Julio
NombreAl­varo Morell Álvarez
Nacimiento5 de enero de 1936
Camagüey, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento26 de abril de 1958
Golfo de México, Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
NacionalidadCubana
Conocido porCharles

Al­varo Morell Álvarez (Charles). Joven revolucionario camagüeyano con una fecunda trayectoria revolucionaria en favor de la causa por la libertad y la justicia social, que sufrió los rigores de la perse­cución, los golpes, la cárcel y el exilio, con valor, lealtad y decisión a toda prueba. Fue uno de los principales dirigentes del estudiantado agramontino y miembro del Movimiento 26 de Julio.

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

Nació en Camagüey el 5 de enero de 1936. Hijo de Concepción Álvarez, quien al recordar las inquietudes pa­trióticas que inspiraban en el niño las frecuentes lectu­ras martianas y aquellas sobre otros héroes independentistas, expresaba:

"Era todo un carácter desde muy pequeño, asombraba con las preguntas que hacía en torno a temas políticos y sociales, y cuando no le satisfacían las respuestas se que­daba en largos silencios, como si buscara dentro de sí mismo la solución al planteamiento"

Al cumplir los 14 años, Alvaro ingresa en el Instituto de Segunda Enseñanza de Camagüey —que actualmente lleva su nombre— y allí se relaciona con otros jóvenes. Se establece el diálogo entre ellos, discuten, coordinan ideas y acuerdan or­ganizar un núcleo de avanzada. Por sus con­diciones y combatividad se convir­tió en dirigente estudiantil del Instituto poco tiempo después de haber matriculado.

Trayectoria revolucionaria

Para él la acción comienza en medio del gobierno de Carlos Prío Socarras, al que se enfrenta con vigor hasta que sobreviene el Golpe de Estado del 10 de marzo de 1952, con el que se inicia su etapa de ascendente formación revolucio­naria.

Se persona en la jefatura del Regi­miento 2, junto con otros estudiantes, y exige al jefe militar de la provincia una declaración condenatoria del cuartelazo de Batista y su ca­marilla, pero la destitución y sustitución del men­cionado oficial frustra el logro del objetivo. Ese mismo día participa en una nutri­da manifestación de calle en señal de protesta contra el usurpador y sus esbirros, la que fue salvajemente dispersada.

A partir de aquel momento, "Charles" ocupó siempre un sitio de vanguardia en la lucha frontal contra el régimen. En él se acre­cienta el ansia de conocer y analizar los proble­mas que afronta la sociedad en su conjunto y no tarda en comprender cuál es la esencia ver­dadera de la lucha.

Dada su capacitación política, entien­de al instante el espíritu del asalto al cuartel Moncada, abraza aquella causa y ve en Fidel Castro el líder esperado, de modo que se convierte en ferviente admirador de la heroi­ca gesta y capta a los mejores muchachos del Instituto para respaldar las ideas del patriótico acontecimiento. Por ese entonces estrechó sus vínculos con Cándido González, Jesús Suárez Gayol, Rodolfo Ramírez Esquivel y otros jóvenes revolucionarios dispuestos a mantener viva la llama de la insurrección en tierras camagüeyanas.

Es así como cuando se constituye el Movimiento 26 de Julio en Camagüey y "Charles" ayuda en todas las tareas. Su actividad en este Movimiento, en una de las etapas más duras de la lucha, coincide con el desembarco del Granma. No tarda en recibir la triste noticia de la caída de su queri­do compañero Cándido González y de tantos otros jóvenes. Sabe que si Fidel está vivo la causa triunfará y se dedica con más ahínco a su labor en la ciudad.

Después, al arraigarse la lucha armada en la Sierra Maestra, contrae nuevas y mayores res­ponsabilidades. Trata inútilmente de incorporarse a la misma. Perseguido implacablemente por la tiranía, toma el camino del exilio y parte para Miami el 8 de octubre de 1957. Aquella experiencia fue tan ingrata que el 28 de enero de 1958 abando­na Estados Unidos con rumbo a México, desde donde, según manifestó, le resultaría más fácil incorporarse a uno de los grupos con destino a la Sierra Maestra.

En México hace contacto con revolucionarios, pero no logra materializar sus deseos con la prontitud que reclama su estado de ánimo.

Muerte

Desesperado por el anhelo de re­gresar a Cuba se une a una expedición que carecía de las mejores condiciones y emprende el viaje.

A la altura de Punta de Xacatal, cerca de Veracruz, el barco expedicionario sufrió desper­fectos en una hélice. "Charles" es el primero que se brinda para reparar la avería. Dinámi­co como era, el valeroso revolucionario se lan­zó al agua con botas y ropas y desapareció entre las turbulentas corrientes del Golfo de México.

Con sólo 22 años de edad, murió el 26 de abril de 1958 cuando intentaba re­gresar a la patria para tomar su puesto en la lucha armada contra la tiranía batistiana.

Enlaces externos

Fuentes

  • GARCÍA SUÁREZ, Ariel. Una joven vida consagrada a la Revolución. Granma, Abril 26, 1978.
  • NOA, Ariel. Alvaro Morell Álvarez. Bohemia, Junio 21, 1968.