Saltar a: navegación, buscar

Aníbal

Para otros usos de este término, véase Aníbal (desambiguación).
Aníbal Barca
Información sobre la plantilla
Anibal.jpg
Militar cartaginés, considerado por muchos como uno de los más grandes estrategas militares de la historia
Nacimiento247 ANE
Cartago, actual Bandera de Túnez Túnez
Fallecimiento183 ANE
Bitinia, actual Bandera de Turquía Turquía
Causa de la muerteSuicidio
NacionalidadCartaginesa
CónyugeImilce
PadresAmílcar Barca
Aníbal Barca. Militar cartaginés, considerado por muchos como uno de los más grandes estrategas militares de la historia. Hijo de Amílcar Barca, quien, según la leyenda, le hizo jurar odio eterno a los romanos ante los dioses. Tras la muerte de su padre (229 ANE.) y el asesinato de su cuñado Asdrúbal (221 ANE.), Aníbal asumió la jefatura del ejército cartaginés, que ya entonces controlaba el sur de Hispania. Desde su base de Cartago Nova (la actual Cartagena), realizó varias expediciones hacia el altiplano central y sometió a diversas tribus iberas.

Síntesis biográfica

Se cree que nació en el año 247 ANE. Hijo de Amílcar Barca, pertenecía a una familia que tenía gran poder en la ciudad de Cartago, en el norte de África. A los nueve años acompañó a su padre en las batallas para la conquista de la península ibérica.

Sobre la educación de Aníbal es poco lo recogido por los autores grecorromanos. Se sabe que aprendió de un preceptor espartano, llamado Sosilos, las letras griegas, la historia de Alejandro Magno y el arte de la guerra. Así adquirió el modo de razonamiento y de acción que los griegos llamaban «métis», fundado en la inteligencia y la astucia.

Cuando Amílcar murió Aníbal quedó bajo la tutela de su cuñado quién casó a Aníbal con una princesa íbera de nombre Imilce, con la que tuvo un hijo. Sin embargo, esta alianza matrimonial es considerada improbable y no está atestiguada por todos y al morir éste en el año 221 Aníbal, que ya había cumplido 25 años de edad, fue nombrado general del ejército cartaginés en la península.

Afianzado el dominio cartaginés en la península, el principal objetivo de Aníbal era el de preparar la guerra contra Roma, para equilibrar la situación en la que había quedado Cartago tras ser derrotada en la Primera Guerra Púnica. Para luchar contra los romanos Aníbal reunió a su alrededor, en Cartago Nova a los jefes de los pueblos hispánicos, además de mercenarios iberos y celtas, que formaron una base importante de su ejército.

Acciones militares

En el 219 ANE destruyó Sagunto, ciudad aliada de Roma, y traspuso el Ebro, río en que, siete años antes, cartagineses y romanos habían fijado el límite de sus respectivas influencias en territorio peninsular; esta acción significó el inicio de la Segunda Guerra Púnica (219-202 ANE.).

En la primavera del 218 ANE., Aníbal concedió a su hermano Asdrúbal el mando de las tropas en Hispania y partió hacia Italia con un ejército de 60.000 hombres y 38 elefantes. Después de atravesar los Pirineos, y los Alpes, llegó a la llanura del Po, donde derrotó a los romanos sucesivamente en Tesino y en Trebia, a pesar de las numerosas bajas que había sufrido en el curso de la marcha.

Al año siguiente, una nueva victoria, esta vez junto al lago Trasimeno, le dio el control sobre la Italia central. Aplastado el ejército romano de Flaminio, Roma quedó a merced del cartaginés, pero éste no se atrevió a asaltar las sólidas murallas de la ciudad y prefirió dominar la Italia meridional. En agosto del 216 ANE, venció en Cannas a las tropas de Lucio Emilio Paulo y Marco Terencio Varrón, cuyos efectivos duplicaban a los suyos.

Comienzo de su derrota

Lejos de sus bases de avituallamiento, sin posibilidad de recibir refuerzos, ya que su hermano Asdrúbal había sido derrotado y muerto por Claudio Nerón en la batalla de Metauro cuando se dirigía a socorrerle (207 ANE.), y habiendo fracasado en el intento de atraer a su causa a los pueblos itálicos sometidos por Roma, el ejército de Aníbal quedó aislado e inmovilizado en la Italia meridional durante varios años, situación que aprovecharon los romanos para contraatacar.

Tras expulsar a los cartagineses de la península Ibérica, el general romano Publio Cornelio Escisión, llamado el Africano, desembarcó cerca de Cartago (203 ANE.), hecho que obligó a Aníbal a regresar a África, donde fue vencido en la batalla de Zama, en el 202 ANE. A consecuencia de esta derrota, Cartago se vio obligada a firmar una paz humillante, que puso fin al sueño cartaginés de crear un gran imperio en el Mediterráneo occidental.

Sus últimas acciones

Con todo, Aníbal, elegido sufeta para los años 197 y 196 ANE., intentó reconstruir el poderío militar cartaginés, pero, perseguido por los romanos, hubo de huir y refugiarse en la corte de Antíoco III de Siria, a quien indujo a enfrentarse con Roma, mientras él negociaba una alianza con Filipo V de Macedonia.

Muerte

A raíz de las victorias romanas sobre los sirios en las Termópilas (191 ANE.) y en Magnesia (189 ANE.), Aníbal huyó a Bitinia, donde decidió quitarse la vida el año 183 ANE., para evitar que el rey Prusias lo entregase a Roma y ante la imposibilidad de encontrar un refugio en que pudiera sentirse seguro.

Su tumba

Aurelio Víctor escribe que su cuerpo reposa en un ataúd de piedra, sobre el que es visible la inscripción: Aquí se esconde Aníbal

Entre los sitios barajados para albergar la tumba de Aníbal figura una pequeña colina cubierta de numerosos cipreses y situada en unas ruinas ubicadas cerca de Diliskelesi, lo que hoy en día es una zona industrial cerca de la ciudad turca de Libisa (actual Gebze) en Kocaeli. Considerada la tumba del general, fue restaurada en el año 200 por el emperador Septimio Severo, originario de Leptis Magna (actual Libia), que ordenó cubrir la tumba con una losa de mármol blanco.

El lugar está hoy en ruinas. Excavaciones efectuadas en 1906 por expertos arqueólogos, entre ellos Theodor Wiegand, han revelado pruebas que hacen que estos últimos sean escépticos en cuanto a la ubicación real de la tumba.

Fuentes