Saltar a: navegación, buscar

Campaña de Alfabetización

Campaña de Alfabetización
Información sobre la plantilla
Campaña.jpeg
Brigadista con cuaderno de alfabetizar
Fecha:1961
Descripción:
Campaña revolucionaria que permitió erradicar el analfabetismo y facilitar el acceso universal a los distintos niveles de educación de manera gratuita
País(es) involucrado(s)
Bandera de Cuba Cuba
Ejecutores o responsables del hecho:
Jóvenes y Obreros

Campaña de Alfabetización. Permitió erradicar el analfabetismo y facilitar el acceso universal a los distintos niveles de educación de manera gratuita. Programa de la Revolución favorecido por un clima educacional donde la radio, la televisión y la prensa desempeñaron un papel fundamental en la divulgación de los conocimientos de higiene, salud, de los problemas del sector agropecuario y los relacionados con el arte y la literatura, entre otros que, al mismo tiempo que ofrecieron información, motivaron al adulto hacia el aprendizaje de la lectura, la escritura y los conocimientos elementales de aritmética.

La Campaña en Cuba evidenció que la alfabetización de un pueblo, tanto como el hecho educativo mismo, es un acontecimiento cuyo éxito depende de la participación masiva y unánime de todas las organizaciones existentes y de todos los sectores de la población, sin descuidar su aspecto técnico organizativo.

El tercer año de la Revolución, 1961, fue decisivo para la historia del pueblo cubano. A la proclamación del carácter socialista de la Revolución, la victoria de Playa Girón y otros importantes acontecimientos se le sumó la Campaña de Alfabetización. El 22 de diciembre de 1961, Cuba fue proclamada Territorio Libre de Analfabetismo.

Surgimiento

Esta campaña tuvo sus antecedentes en el Ejército Rebelde, durante la guerra de liberación y, luego, con el triunfo de la Revolución, la Dirección de Cultura de esa fuerza armada inicia, en febrero de 1959, la alfabetización dentro de sus filas. El Ministerio de Educación, al mes siguiente, crea la Comisión Nacional de Alfabetización y Educación Fundamental, que al igual que el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), enseña a leer y escribir a algunos miles de cubanos en distintos lugares de la Isla.

Durante 1960 en Melena del Sur se creó el Consejo Municipal de Educación integrado por destacados pedagogos locales con la colaboración de las organizaciones políticas y de masas y el pueblo en general, esta estructura tendría la responsabilidad de dirigir la épica batalla de llevar los conocimientos a todos los rincones del país.

Logo utilizado para la campaña
Sin embargo, la campaña masiva de alfabetización es anunciada, el 29 de agosto de 1960, en la graduación del primer contingente de Maestros Voluntarios, cuando Fidel revela: El año que viene, vamos a librar la batalla contra el analfabetismo. El año que viene tenemos que establecernos una meta: liquidar el analfabetismo en nuestro país.

Entre septiembre y diciembre de ese mismo año se iniciaron los trabajos preparatorios con la realización de un censo que arrojó un total de 2 mil 868 analfabetos en el territorio.

Llega a su fin el año 1960, y el 31 de diciembre, junto a miles de maestros, el Comandante en Jefe, espera el Año de la Educación en Ciudad Libertad, y allí vuelve a reiterar la idea de erradicar el analfabetismo en solo un año, al explicar que las dos grandes tareas para el nuevo año son la educación y la defensa.

Cuba en campaña

Se inicia así, oficialmente, el 1 de enero, la Campaña de Alfabetización, en su primera etapa: la organizativa, en medio de la primera movilización popular en defensa de su pueblo.

En los primeros días de enero, el gobierno norteamericano, encabezado por el presidente Eisenhower, a solo tres semanas de expirar su mandato, rompe relaciones diplomáticas con Cuba. Mientras, la prensa estadounidense realiza una campaña desenfrenada con el fin de tratar de justificar una intervención armada a Cuba.

La peligrosa situación que se cierne sobre el país hizo que se detuvieran algunos planes del hermoso desarrollo de la Revolución. Sin embargo, a pesar de la contingencia militar, la preparación de la campaña de alfabetización continúa su rumbo: defensa y alfabetización se dan la mano, avanzan simultáneamente.

El 23 de enero, durante la graduación del segundo contingente de maestros voluntarios, Fidel informa del asesinato de un joven maestro voluntario: Conrado Benítez, y con voz emocionada, exclama:
¡Después de muerto ese maestro seguirá siendo maestro! (...) Ese maestro es el mártir cuya sangre servirá para que nosotros nos propongamos, doblemente, ganar la batalla que hemos emprendido contra el analfabetismo (...) El mártir del Año de la Educación, el mártir de los maestros.

El 28 de enero, en homenaje al natalicio de José Martí, el jefe de la Revolución preside la conversión de la antigua fortaleza militar de la ciudad de Santa Clara en una escuela. Casi al concluir sus palabras reitera que la alfabetización es una de las más grandes batallas por la cultura que haya librado ningún pueblo: Va a ser una batalla verdaderamente épica, en que debe participar todo el pueblo. Y más adelante, afirma: Hay que comenzar a organizar ese ejército y vamos a organizar cien mil jóvenes alfabetizadores que por lo menos tengan de sexto grado en adelante, y por lo menos 13 años de edad. Al mismo tiempo, le pide a los jóvenes villareños, sean los primeros en inscribirse.

Diez días después de asumido el mandato, el nuevo presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, anuncia un agresivo plan contra Cuba. El país vive bajo condiciones de guerra no declarada, sin embargo, Fidel no descuida la campaña de alfabetización, y pocas horas después, en este ambiente, visita la Comisión Nacional, donde aborda temas relacionados con la creación de las brigadas de alfabetización que llevarán el nombre de Conrado Benítez.

Además, en medio de esta etapa organizativa, comienza a desarrollarse la alfabetización en dos lugares muy bien destacados del territorio cubano, a través del Plan para la Ciénaga de Zapata, el 3 de febrero, con 200 alfabetizadores, y el Plan Escambray, en marzo, con 640.

El 28 de febrero, Fidel vuelve a visitar la Comisión Nacional, esta vez para despedir el primer grupo de jóvenes que integran las Brigadas Pilotos Conrado Benítez que salen hacia las zonas rurales para alfabetizar. Allí da indicaciones para que desde el 6 de marzo puedan inscribirse todos los que deseen integrar estas brigadas.

Brigadistas obreros

Dos meses después de la victoria de abril, el 18 de junio, se efectúa la primera graduación masiva de tres mil 500 alfabetizados de La Habana. A partir de este día, miles de cartas son recibidas, escritas por los alfabetizados, dándole las gracias a Fidel. El final de la primera de ellas, dice: Ya nunca tendré que firmar con los dedos ahora siempre firmaré así: María Cruz. Las palabras de Fidel vuelven a reiterar que a pesar de la invasión y de otras agresiones, la alfabetización no se interrumpió. El 30 de junio, pronuncia el histórico y vigente discurso, conocido como ''Palabras a los intelectuales'', donde expone con mucha más claridad la política cultural de la Revolución.

En el acto en homenaje al 26 de Julio, Fidel reitera el papel de los jóvenes en la alfabetización. Ese día se declara la Ciénaga de Zapata Territorio Libre de Analfabetismo, y el 27, Fidel, inaugura, en Playa Girón, el Parque Turístico Nacional, destacando la tarea de los brigadistas del lugar.

Cuatro meses y medio faltaban para culminar el año y cumplir el compromiso de erradicar el analfabetismo. Era preciso nuevas fuerzas alfabetizadoras. Así, el 18 de agosto, Fidel clausura la Plenaria Nacional Obrera de Alfabetización en el teatro Chaplin, y allí convoca a los obreros a integrarse en brigadas para impulsar la alfabetización. Una vez más, Fidel los llamaba, primero para la defensa de la patria, ahora para la educación del país, y les dijo: Ha llegado el momento de acudir a esa fuerza. Esa era la fuerza que teníamos de reserva, la clase obrera. Nosotros sabemos que movilizando a la clase obrera le damos ya a la Campaña el aporte final que necesita. A este llamado respondieron los obreros y se agruparon en Brigadas Obreras denominadas Patria o Muerte.

Entre los días 2 y 5 de septiembre se efectúa el Congreso Nacional de Alfabetización con el que se impulsa la última fase de la Campaña. Fidel lo clausura, explica la marcha de la Campaña y pide un último esfuerzo.

Final y triunfo

El 22 de diciembre de 1961 Cuba fue proclamada Libre de Analfabetismo

Es asesinado por bandas contrarrevolucionarias, el 3 de octubre, cuando la campaña comienza la cosecha grande de alfabetizados, el brigadista Patria o Muerte, Delfín San Cedré. Más que amedrentar, se responde: En el mes de noviembre comienzan las graduaciones masivas de alfabetizados en las fábricas, campamentos, centrales azucareros, municipios...

Por día aumenta, vertiginosamente, la cantidad de alfabetizados. El 5 de noviembre, el primer municipio en erradicar el analfabetismo es Melena del Sur, izándose la bandera de la alfabetización, forma de reconocer a los lugares que cumplían el compromiso. Ese día en la declaración de Territorio Libre de Analfabetismo, Fidel, manifiesta, dirigiéndose a los alfabetizadores presentes: ¿Ustedes han terminado ya aquí? Pues bien, inmediatamente, a reforzar a otros municipios. Esto es como la guerra, una Unidad tomó posición y lleva inmediatamente sus fuerzas donde la batalla es más dura. Y aquí hace el llamado para culminar la Campaña el próximo 20 de diciembre.

A Melena del Sur siguieron los municipios de San Antonio de las Vegas, el 7 de noviembre; y Santa María del Rosario, el día 9. Más tarde: Marianao, Fomento y Mayarí.

Los bandidos contrarrevolucionarios en el Escambray asesinan, el 26 de noviembre, al brigadista Manuel Ascunce Domenech y al campesino Pedro Lantigua Ortega, considerados desde entonces, mártires de la Alfabetización. La otrora provincia de La Habana, el 7 de diciembre, es la primera en declararse Territorio Libre de Analfabetismo. Hasta el 9 de diciembre, 49 municipios han erradicado el analfabetismo. Ya la batalla es un triunfo. Desde el 13 de diciembre se convoca a los habaneros a albergar en sus casas a los brigadistas que van culminando su labor. Esa semana se inicia en la capital La Semana del Brigadista. Todos esperan deseosos la proclamación de la victoria, y el 20 de diciembre se declara terminada oficialmente la Campaña de Alfabetización. A partir de este día aumenta la llegada de brigadistas a La Habana. Ocho meses después de la victoria de Girón, el 22 de diciembre, Cuba se proclama Territorio Libre de Analfabetismo.

Habían sido alfabetizados 707 mil cubanos, por lo que el índice de analfabetismo en Cuba quedó reducido a 3,9 % de su población total, incluyendo a 25 mil haitianos residentes en las zonas agrícolas de Oriente y Camagüey, quienes no dominaban el idioma español, a los impedidos físico y mentales, y a las personas que, por su avanzada edad o deficiente salud, fueron declarados inalfabetizables. Ello colocó a nuestro país entre las naciones de más bajo índice de analfabetismo en el mundo. Este extraordinario logro revolucionario fue obra de una poderosa fuerza, constituida por 121 mil Alfabetizadores Populares; 100 mil brigadistas Conrado Benítez; 15 mil brigadistas Patria o Muerte; 35 mil maestros voluntarios, lo que hace un total de 271 mil educadores; lo que, unido a los cuadros dirigentes, los cuadros políticos y los trabajadores administrativos llegan a la impresionante cifra de más de 300 mil participantes en la Campaña.

Aquel 22 de diciembre de 1961, las palabras de Fidel resumen esfuerzo:

Ningún momento más solemne y emocionante, ningún instante de legítimo orgullo y de gloria, como este en que cuatro siglos y medio de ignorancia han sido derrumbados. Hemos ganado una gran batalla, y hay que llamarlo así -batalla-, porque la victoria contra el analfabetismo en nuestro país se ha logrado mediante una gran batalla, con todas las reglas de una gran batalla. (...) Esa capacidad de crear, ese sacrificio, esa generosidad de unos hacia los otros, esa hermandad que hoy reina en nuestro pueblo. ¡Eso es Socialismo!

A las palabras de Fidel, retumbó en la Plaza de la Revolución la unánime respuesta de todos los brigadistas:

¡Fidel, dinos que otra cosa tenemos que hacer!

Mártires de la alfabetización en Cuba

Véase también

  • Librínsula, Imaginarios: Aniversario 50 de la Campaña de Alfabetización[[1]]

Fuentes

  • Dora Alonso El año 61, La Habana, Editorial Letras Cubanas, 1981, 100 pp. Colección Testimonio
  • Montalván Lamas, Olga. Un trascendente hecho de cultura: La Campaña de Alfabetización, en Debates Americanos. No 11. Habana. 2001.
  • Educación en Cuba
  • Fidel soldado de las ideas