Saltar a: navegación, buscar

Casa del Agua La Tinaja

Casa del Agua La Tinaja
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Casa del agua La Tinaja.jpg
Cercana al Palacio de los Capitanes Generales, ofrece agua fresca a sus visitantes.
Fundación:1994
País:Bandera de Cuba Cuba
Dirección:Calle Obispo, entre Oficios y Mercaderes, Habana Vieja

Casa del Agua La Tinaja. Pequeño establecimiento, situado dentro de la edificación que aloja al restaurante habanero La Mina, donde las personas pueden saciar la sed durante su recorrido por el centro histórico capitalino. Fue construida en memoria de una etapa de escasez de agua potable en La Habana durante la etapa colonial y como homenaje a los hombres que resolvieron el problema de la sed en esos tiempos.

Ubicación

Se encuentra en la calle Obispo, entre Oficios y Mercaderes, a un costado del Palacio de los Capitanes Generales y cercana la Plaza de Armas. Forma parte del inmueble que acoge al restaurante La Mina, que ofrece comida tradicional cubana.

Historia

La escasez de agua potable en La Habana se remonta a sus orígenes, cuando un minúsculo grupo de colonizadores, provenientes de la costa sur, se asentó en 1519 junto al magnífico puerto, cuya privilegiada situación geográfica le ofreció primacía militar y comercial. El río más cercano al asentamiento, La Chorrera (hoy Almendares), distaba varias leguas y debía traerse de él a la Villa en toneles y vasijas a lomo de mulo o en botes, bordeando la costa.

Pared lateral de la Casa del Agua.

La primera solución se planteó a la corona española en 1544, siendo gobernador de la Isla Juanes Dávila. Consistía en la construcción de una zanja revestida de sillería que condujese las aguas del río al poblado. La falta de fondos y mano de obra no permitió su culminación hasta 1592, contando para ello con la calificada ayuda del ingeniero Juan Bautista Antonelli, quien completó los trabajos realizados por el maestro Calona. La Zanja Real desembocó en el Callejón del Chorro por un boquerón practicado en un muro donde el entonces gobernador de la Isla, Juan de Tejeda, hizo grabar en piedra tan grande acontecimiento.

En 1831 comenzaron las obras del nuevo acueducto Fernando VII bajo la dirección del coronel de ingenieros Manuel Pastor, las cuales en 1835. Estas obras consistieron en la instalación de una "casa de filtros" y el entubado de hierro de la conducción de agua hasta determinados lugares de la ciudad intramural. Errores de cálculos hicieron deficiente este abasto y los filtros resultaron poco menos que inútiles. La población, ya de más de 10 000 habitantes, tuvo que continuar abasteciéndose de la Zanja Real. Por ambos conductos "llegaba el agua gruesa y corrompida pero recogida y curada en vasijas de madera y barro se tornaba ligera y buena para el consumo." La Corona aprobó en 1857 la propuesta, realizada por el coronel de ingenieros Francisco Albear, de unir los manantiales de Vento a las aguas del río Almendares. Las obras se inauguraron bajo la dirección de Albear en 1893.

La gran crisis de agua potable provocó el florecimiento en la Ciudad de múltiples expendios de agua tratada. Ejemplo de ello fue la venta de "Agua de Soda del Sr. Crespo" ubicada en los bajos del Palacio de Gobierno durante la década del 50 del siglo XIX.

La Casa de agua “La Tinaja”, inaugurada en 1994, constituye una rememoración de aquella larga etapa de sed de la ciudad y un homenaje a los hombres que, como Francisco Albear Lara hicieron posible la solución de tan grave problema.

Actualidad

Pedro Pablo Oropeza complace a los visitantes sedientos.

Es la única de su tipo en La Habana. Está decorada con fotos de visitantes, muchos de ellos artistas, periodistas, senadores españoles y estadounidenses e integrantes de grupos de solidaridad con Cuba. En una de sus paredes aparece toda la historia bien contada, en un cartel de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

Atendida por Pedro Pablo Oropeza Martínez, es muy visitada por los caminantes cubanos y extranjeros, que aprovechan la oportunidad de tomar un vaso de agua filtrada con los métodos usados en la etapa colonial.

Fuentes

  • El Aguador de Obispo. Por Lauren Arcís. Disponible en:Juventud Rebelde.
  • Testimonios de Pedro Pablo Oropeza Martínez, en la Casa del Agua La Tinaja.