Saltar a: navegación, buscar

Central Roberto Ramirez

(Redirigido desde «Central Niquero»)
Central Roberto Ramírez
Información sobre la plantilla
Central Azucarero con sede en Cuba
Central-roberto-ramirez-fecha-2010-12-30-fuente-cnctv.cubasi.cu.jpg
Central Azucarero
Siglas o Acrónimo:C624
Fundación:1905
País:Bandera de Cuba Cuba
Sede:Niquero, Cuba
Productos:Azúcar
Sitio web
http://www.azcuba.cu/

Central Niquero. Ubicado en el municio Niquero, provincia Granma, está en uso desde 1860. El Central Niquero lleva el nombre de "Roberto Ramírez Delgado", combatiente revolucionario cubano.

Historia

En 1860, llega a Niquero, Joaquín Saborit, quien inmediatamente se da a la tarea de construir un trapiche, en una caballería que arrendó al señor Ricardo de Céspedes y Céspedes, en los predios de la hacienda comunera de Macaca, en el lote conocido por Niquero. Este trapiche se dedicaría a la elaboración de raspaduras. En 1868, se realizaron transformaciones en el trapiche, convirtiéndose en el ingenio "San Joaquín", dedicado a la elaboración de azúcar.

Con el fin de la Guerra de los Diez Años, Joaquín Saborit se vio sin recursos para modernizar su ingenio, por lo que en el 1880, le vendió todas sus propiedades a José Roca Almiral, que comenzó a modernizar el ingenio, instalando en él la máquina de vapor, fundando el "Central San Luis", que realizó su primera zafra en el año 1883. Con la instalación de las máquinas de vapor, se logró alcanzar el aumento de la capacidad productiva de la fábrica, convirtiendose en una unidad vital del proceso de producción y requirió toda la atención de su propietario, por lo que la organización de la agricultura, tomó nuevas características, es decir, que se separa la parte agrícola de la industrial.

Nuevas clases sociales

Con la fundación del central aparece una nueva clase: el proletariado, formados por los obreros que trabajaban directamente en la producción de azúcar e incluso en las plantaciones. Estos obreros se vieron sometidos a la explotación, laborando más de 12 horas diarias y en ocasiones, tenían que trabajar 6 horas por la noche. Si alguien se le ocurría reclamar, se le despedía inmediatamente, remplazándolo por otro.

En el 1890, José Roca le vendió a Luciano Ruiz de los Cuetos, todas las pertenencias del central, este señor a la vez lo arrendó al señor Agustín Saavedra, que realizó algunas modificaciones al central, imprimiéndole mayor importancia, llegando a producir 23 553 sacos de azúcar. Con el aumento de la producción y la intensificación de las rela¬ciones mercantiles, el central "San Luis" comienza a comercializar azúcares y mieles directamente hacia los Estados Unidos y en menor escala hacia España.

Impacto de la Guerra de 1895

Al estallar la Guerra de 1895, el central "San Luis" se ve imposibilitado de realizar zafras eficientes, por causa de que las fuerzas mambisas hacían incursiones por los campos, quemando los cañaverales. Así las condiciones fueron haciéndose más difíciles dada la fuerza que había ganado la revolución, para cuyo sostenimiento se exigía a los hacendados que pagaran una contribución.

Los dueños del "San Luis" no simpatizaban con la causa que defendían los mambises, por lo que se negaban a contribuir con cualquier tipo de recursos que sirviera para tales fines. La política de tea incendiaria, provocó grandes estragos en la producción azucarera en el territorio niquereño. La casa bancaria Luciano Ruiz y Cía, había heredado un central con serias dificultades financieras que le impedían hacer inversiones que le permitieran modernizar el central. Esta situación provocó la bancarrota del central "San Luis", principal fuente económica de la zona, aumentando con esto las penurias de los obreros y trabajadores agrícolas.

Cambios de 1904 a 1914

En diciembre de 1904 compró la Casa Bancaria Luciano Ruiz y Cía, el señor Ricardo Narganes Osma, quien constituyó la Sociedad Anónima "Niquero Sugar Company". Las propiedades traspasadas las componían: la casa ingenio en muy malas condiciones, una caballería de terreno donde se encontraba instaladas la casa y que comprendía el batey y el arrendamiento de 107 caballerías en el feudo Niquero.

Un fenómeno típico, la exportación de capitales característica principal del imperialismo, se pone de manifiesto cuando terminada la primera zafra, se disuelve la "Niquero Sugar Company" constituyéndose en octubre de 1905 "The New Niquero Sugar Company", incumpliéndose también en este territorio la Enmienda Foraker, puesta en vigor en marzo de 1899. Esta empresa estaba integrada por los señores G Zaldo, F Zaldo, H Booth, RAC Smit, Ricardo, Narganes Osma, quien formaba parte también de la Compañía de Gas y Electricidad de La Habana, de la Compañía de Acueducto de La Habana y de la América Indie Co. Teniendo en cuenta los rasgos en el orden tecnológico en que se encontraba el central adquirido por la "New Niquero Sugar Company" los empresarios invirtieron dos millones de dólares, retirando la mayor parte de las máquinas que habían pertenecido al "San Luis", sustituyéndolas por nuevas y modernas maquinarias.

Esta gran inversión trajo como consecuencias que los empresarios norteamericanos, no reconocieran el anterior desarrollo azucarero de la zona y que inscribieran al Central "Niquero", construido por ellos a partir de 1905, negando la existencia del ingenio "San Joaquín" y del Central "San Luis". La familia Narganes, principal accionista, cuyo tronco principal era Ricardo Narganes, representante de la oligarquía criolla de los intereses foráneos, era el centro de la sacarocracia local. Pese a su condición de cubanos, fueron como un injerto norteamericanizados de costumbre y estilo de vida norteño, fueron un fruto legítimo de la enorme influencia norteamericana en los primeros años de la República.

Intervención de la oligarquía financiera norteamericana

A partir del período de 1914 a 1924 fue que la oligarquía financiera norteamericana, comenzó a intervenir en Cuba. Entre los mecanismos mediante los cuales tuvo lugar la dominación de la industria azucarera cubana por la oligarquía de Wall Steet se encontraba "el control bancario". Este fue utilizado para controlar la "New Niquero Sugar Company" siendo más desarrollado y típico de ese mecanismo de control financiero de las empresas a través de la banca.

En Cuba funcionó así en un solo caso pero, impresionante fue el "National City Bank", que llegó tener bajo su control directo e indirecto, o bajo su esfera de influencia 32 centrales azucareros, representativos en 1923 y 1924 del 25% de la zafra de ese año.

La Primera Guerra Mundial, fue un acontecimiento histórico internacional que tuvo una gran repercusión en la producción azucarera de este central, ya que tuvo un gran ascenso. El precio subió progresivamente y el valor de la zafra aumentó en 132% representando grandes ganancias para la Compañía, que comenzó a realizar grandes inversiones y a modernizar la industria con el fin de elevar su capacidad productiva, así como a la expansión del latifundio cañero, si para 1905 existían 89 caballerías sembradas de caña, para 1920 se aumentaron para un total de 544 caballerías.

Consecuencias de la crisis económica de 1929 - 1933

Como consecuencias de la crisis económica de 1929 - 1933 que sacude al mundo capitalista, la economía azucarera decreció paulatinamente, los días de zafra en el Central Niquero comienzan a disminuir, esto provoca una reducción en la cantidad de empleos, condicionando además una disminución en los salarios de los obreros.

La situación económica se rebaja a limites desesperantes, los largos períodos de "Tiempo Muerto" obligan a la desocupación a cientos de trabajadores del corte, alza y tiro de la caña, se afectan también obreros industriales, la transportación y la estiba, sus secuelas de miseria atenazan a casi la totalidad del pueblo, la condición del municipio de monoproductor agudizó con fuerza terrible la crítica situación por la que atravesaban las masas populares. La familia Narganes, que desde la fundación de la "New Niquero Sugar Company" controlaba la mayoría de las acciones, en 1936 pierde esta hegemonía pasando a ser el principal accionista y presidente de la Compañía el norteamericano David M Keiser y Vicepresidente Frederik de Zaldo.

El Administrador General Ricardo Narganes es sustituido por el inglés Alfredo Hospton Jones. Las oficinas de compras y ventas se encontraban situadas en New York en 120 Wal Stree, en ellas se efectuaban parte de las compras para el central. Durante los siguientes años en que el central fue propiedad de la Compañía, poco capital fue invertido en la reposición y renovación de equipos. La industria azucarera ya no proporcionaba fabulosas ganancias a los monopolios yanquis, por tanto su capital emigró a otros renglones que producían dividendos más altos. Los yanquis vendieron a precios elevados sus fábricas, aprovechando las circunstancias derivadas del alza azucarera .

Nuevo cambio de dueño

En 1948 "La New Niquero Sugar Company" propietaria del Central Niquero, vende sus propiedades a Julio Lobo, formándose la "Compañía Central Niquero S.A" cuyo personal ejecutivo estuvo presidido por Julio Lobo Olabarría, Tesorero y Administrador General José R García Linares y Secretario el Dr. Roberto Maxwell.

Las oficinas de la Compañía estaban en La Habana, en Obispo 202 donde se efectuaban las compras y ventas de azúcar. La Compañía Niquero S.A durante la década de los años 50 efectúa algunas inversiones con el objetivo de modificar, reparar y renovar equipos. Todas estas inversiones hicieron posible que de una capacidad de molida de 225 000 arrobas de caña en 24 horas que tenía el Central Niquero en el 1947, última de "New Niquero Sugar Company", en 1951 se elevara a 250 000 arrobas de caña cada 24 horas, esto hizo posible que en 1952 este central hiciera su mayor zafra en la etapa capitalista al producir 300 952 sacos de azúcar de 325 libras.

Nacionalización de la Industria Azucarera

Central Roberto Ramirez fecha 22 de enero 2014 fuente Grupo Azucarero
La estructura administrativa continuó de la misma forma hasta el 13 de octubre de 1960, que por la ley 890 se dispuso la nacionalización de las principales industrias del país. Esta medida implicó la socialización del sector más importante de la industria nacional. En consonancia de la aplicación de esta ley se dispone la nacionalización del Central Niquero S.A. Se sustituyó a José Oropesa Sánchez, último administrador de la sacarocracia municipal, por Andrés Sarazola González. Con ello la vieja estructura administrativa impuesta por Julio Lobo quedaba deshecha. El aparato represivo que estuvo integrado por los temibles guarda jurado fue desterrado para siempre.

Desde este momento y para siempre el Central Niquero lleva el nombre de "Roberto Ramírez Delgado" valeroso Comandante, hijo de este pueblo, caído en combate el 21 de septiembre de 1958, en Dos Palmas de San Luis, antigua provincia Oriente.

Fuente

  • MSc. Alberto Debs Cardellá. Historiador de Niquero.