Saltar a: navegación, buscar

Chaac

Chaac o Chaak
Información sobre la plantilla
Chaa.jpeg
Religión o MitologíaCivilización Maya
SincretismoSanto Tomás
Venerado enEn la Península de Yucatán.

Chaac o Chaak. Dios del agua entre los mayas, fue una importante deidad del Panteón maya, asociada al agua y sobre todo a la lluvia, el rayo, el relámpago y el agua en general.

Origen

Las entidades sagradas de los mayas no eran ídolos, sino energías o materialidades etéreas, imperceptibles para los sentidos ordinarios, que se presentan ante los hombres en múltiples representaciones, que pueden ser antropomorfas, zoomorfas o fitomorfas, y que también se manifiestan en sus propias imágenes, hechas por los hombres, durante los ritos el Chaac es una de las deidades cuádruples.

Tenía gran importancia y el pueblo lo invocaba para obtener buenas cosechas. Posiblemente pudo haber sido introducido por influencias centromexicanas, llámense teotihuacanas, durante inicios del período clásico. Esta deidad fue importante debido a la ausencia de grandes fuentes fluviales en la Península de Yucatán. Según los relatos, este dios moraba en las cuevas o cenotes (depresiones acuíferas muy comunes en la península), las cuales también eran la entrada al inframundo.

El dios de la lluvia era, como Itzamná, una deidad benévola, asociado con la creación y la vida. Para el cultivador ordinario de maíz, cuyo mayor interés era su sementera, Chaac era la más importante de las deidades, y su intervención amistosa era requerida más a menudo que la de todos los demás dioses combinados. Los mascarones murales de narices largas y encorvadas que se encuentran en todo el territorio maya, no son probablemente otra cosa que representaciones de la cabeza de este dios.

Representación

Los dioses aparecen en los relieves, las esculturas, las pinturas, la cerámica y los códices prehispánicos, en los textos jeroglíficos y en los libros mayas coloniales y muchos de ellos siguen siendo venerados hasta hoy en las comunidades mayas. Chaac era representado comúnmente como un hombre viejo con una apariencia que asimila a un anfibio o reptil, su característica nariz larga y curva o una larga trompa inclinada hacia arriba, cargando un hacha que representa el trueno o rayo. Ha sido asociado con la rana o sapo. Esta caracterizado en los edificios de Puuc, zona que también se caracterizaba por la falta de agua, también pueden verse sus representaciones en Uxmal, Sayil, Cava o Chichén Itzá.

Sincretismo

En ocasiones se le representa como cuatro dioses separados según los puntos cardinales: Chac Xib Chaac, el Chaac Rojo del Este; Sac Xib Chaac, el Chaac blanco del Norte; Ek Xib Chaac el Chaac negro del Oeste y Kan Xib Chaac, el Chaac amarillo del Sur. Hoy día se le sigue rindiendo culto ente los agricultores tal como los estudios antropológicos dejan entrever, sin embargo es bajo el nombre de Santo Tomás, esto gracias al sincretismo entre las culturas mayas y española.

Fuentes