Saltar a: navegación, buscar

Conspiración de la Gran Legión del Águila Negra

Conspiración de la Gran Legión del Águila Negra
Información sobre la plantilla
Veracruz.gif
Fecha:30 de mayo de 1823
Lugar:Veracruz, México-Cuba
Descripción:
Conspiración separatista fomentada por México
Ejecutores o responsables del hecho:
Patriota y presidente de México, Manuel Félix Hernández y numerosos exiliados criollos en México

Conspiración de la gran legión del Águila Negra. Conspiración separatista fomentada por México, bajo la forma de logias masónicas, orientadas a culminar la liberación de América y preservar la independencia de las jóvenes repúblicas.

Constitución

Organización político-militar constituida el 30 de mayo de 1823 en el puente de la República, provincia de Veracruz, por el patriota y primer presidente de México, Manuel Félix Hernández, Guadalupe Victoria, bajo la forma de logia masónica, con el propósito de coadyuvar a la liberación de América y de preservar su independencia frente a los intentos españoles de reconquista.

Apoyo

En México, contó con el apoyo de numerosos exiliados criollos, tales como Antonio Abad Iznaga, Miguel Teurbe Tolón, Roque de Lara, Pedro Lemus y otros, muchos de los cuales habían escapado de Cuba a raíz del fracaso de la Conspiración de Soles y Rayos de Bolívar y creado, el 4 de julio de 1825, la Junta Promotora de la Libertad de Cuba. La fundación de la Gran Legión del Águila Negra en Cuba se atribuye al ex sacerdote betlemita habanero Simón Chávez y también al prestigioso abogado capitalino Manuel Rojas.

Estatutos

Aunque por el secreto de su organización no dejó abundantes evidencias materiales, se sabe que ganó prosélitos entre criollos de valor, inteligencia y elevada posición social de toda la Isla. Sus estatutos establecieron un ritual semejante al yorkino, pero adecuado a la situación cubana; no admitían en su seno a europeos, mujeres, menores de 20 años ni a personas con antecedentes delictivos.

Planes

En sus planes figuró provocar un levantamiento armado en coordinación con diferentes expediciones procedentes del exterior, como la que tuvo lista, cuando era gobernador del estado libre de Yucatán, el general mexicano Santa Anna quien pretendía asaltar sorpresivamente el castillo de la Cabaña, para dar inicio a una revolución separatista que abriera la posibilidad de fundar en Cuba una república independiente o anexada a México, ninguna de cuyas opciones convenía al gobierno de los Estados Unidos.

Joel R. Poinsett, embajador norteamericano en México, quien aparecía como simpatizante del movimiento, tenía en realidad instrucciones secretas del secretario de Estado, Henry Clay, de oponerse a la materialización de los planes.

Guadalupe Victoria logró que, el 12 de mayo de 1828, el congreso mexicano lo autorizara para acudir en ayuda de Cuba y más tarde envió a Haití al coronel José I. Basadre a coordinar los esfuerzos para independizar a Cuba, pero la oposición de Gran Bretaña y Estados Unidos frustró sus planes.

Descubrimiento

En Diciembre de 1829, el ministro español en Washington informó a Dionisio Vives la participación en el movimiento del carpintero nativo de Nueva Orleans y radicado en La Habana, José Julián Solís, quien al ser arrestado, confesó todo lo que sabía, inculpando así a sus iniciadores y a numerosos complotados de La Habana, Matanzas, Puerto Príncipe y Santiago de Cuba. En sentencias del 7 de junio, 5 de agosto y 14 de diciembre de 1830, se condenó a seis de los encartados -incluido Solís- a la horca, sanción que fue conmutada por la de prisión perpetua, y a un centenar más a distintas penas.

Véase también

Fuente