Saltar a: navegación, buscar

Darío I de Persia

(Redirigido desde «Darío I»)
Darío I
Información sobre la plantilla
Rey de los Persas
DARIOI.jpg
Nombre real Darío I el Grande
Otros títulos Faraón del Antiguo Egipto
Nacimiento 549 a.n.e.
Naqsh-e Rostam
Fallecimiento 486 a.n.e.
Dinastía Persia: Aqueménidas; Egipto: XXII

Darío I el Grande Era hijo del sátrapa de Partia, de una rama secundaria de la familia real Aqueménida. Pertenecía a la guardia real del emperador Cambises II cuando éste murió en el 522 a.n.e. junto con otros nobles.

El Grande

Darío ascendió al trono tras asesinar al usurpador Esmerdis, con la ayuda de otras seis familias aristocráticas persas, siendo coronado a la mañana siguiente. El nuevo emperador hubo de hacer frente a numerosas revueltas a lo largo de su reinado, sofocándolas cada vez.

Dirigió asimismo una expedición punitiva contra Atenas y Esparta por la ayuda brindada por éstas a los griegos de Asia Menor durante la revuelta jónica. Darío amplió las fronteras de su imperio conquistando Tracia y Macedonia, e invadiendo las tierras de los saces, una tribu Escita que había luchado con los Medos y responsables de la muerte de Ciro II el Grande

Darío reformó el imperio, dividiéndolo en provincias y asignando su gestión a la figura de un gobernador. Implantó un nuevo y unificado sistema monetario, asignó un nuevo código de leyes a Egipto e hizo del Arameo el idioma oficial del imperio.

También impulsó proyectos de construcción a lo largo del imperio, principalmente en Susa, Pasargadas, Persépolis, Babilonia y Egipto. Entre sus hitos destaca asimismo la inscripción de Behistún, una autobiografía de gran valor para la lingüística moderna.
Representación de Dario I

Coronación en Pasargada

Tras la coronación en Pasargada se mudó a Ecbatana, donde sufrió una serie de sublevaciones comenzando por Elam y Babilonia, encendidas por los seguidores de Gaumata que en caso de haber sido muerto el Esmerdis auténtico, se trataría de resistencia contra el usurpador Darío.

El levantamiento elamita pudo sofocarlo de raíz, al detenerse y ajusticiarse a su cabecilla Aschina en Susa. En Babilonia se había coronado rey Nidintu-Bel con el nombre de Nabucodonosor III, pues supuestamente descendía de Nabucodonosor y del hijo de éste, Nabónido. Darío llegó con un ejército a la ciudad y a los tres meses lo depuso y mató.

Mientras seguía allí, un hombre llamado Frada inició una nueva rebelió en Bactriana. El auténtico sátrapa de Bactriana permanecía sin embargo fiel a Darío y pudo expulsarlo al desierto de la actual Turkestán, donde sería después detenido y ejecutado.

Al mismo tiempo se levantó en Persia, la patria de los persas, un hombre, que también afirmaba ser Esmerdis. Mientras tanto en Elam renacieron los disturbios y además también en Media, Partia, Asiria, Egipto, entre los satagidias y otra vez en Babilonia surgieron graves enfrentamientos y luchas.

A esto se refiere la declaración sobre el tiempo entre sus siete primeras operaciones militares. Tras asesinar a Gaumata derrotó a en total ocho falsos reyes según sus propias palabras. A finales del 521 a.C. reinaba de nuevo la paz en el imperio, sólo la frontera septentrional seguía gravemente amenazada. En el 517 a.C. fue liberada también esta área y sometidos a tributo a sus habitantes, los escitas, victorias que pormenorizó en La Inscripción de Behistún.

Reinado de Paz

La paz dominó durante casi todo el gobierno de Darío. Sólo Egipto era una provincia insegura. Aquí Aryandes había ampliado considerablemente su poder y según Heródoto, acuñaba su propia moneda a imitación del dárico. Si esto debe consdierarse una sublevación contra Darío, permite ponerse en duda, pues los sátrapas, que poseían por lo general bastante un poder que aumentarían con el tiempo, también acuñaron monedas en las provincias.

En el año 486 a.C. sin embargo surgió un levantamiento abierto, promovido por las fuerzas egipcias; Aryandes había fallecido en el 500 a.C. Estas rebeliones tuvo que aplacarlas Jerjes I, el sucesor de Darío; según Heródoto, después renunció a una invasión planeada a Grecia.

Prescindiendo de la frontera imperial septentrional con los escitas, cuyas actividades durante el tiempo de Darío son desconocidas, así el único foco de inquietud en vida de Darío fue la frontera occidental jónica. Aqui en 499 a.C. sucedió el levantamiento que originó la guerras médicas. Sin embargo por lo demás la situación en la zona fue tranquila.

El hijo de Darío, Jerjes I sería el primero en emprender una gran invasión del continente griego. Pese a los fracasos frente a Atenas, se consideraba la frontera oriental liberada, ya que la costa jónica se encontraba de nuevo bajo dominio persa.

Susa

Al Norte de Susa se crearía un nuevo complejo palacial. Una terraza se colocaría en uno de los vestíbulos en persa, Apadana y se construiría un palacio. Que bajo Artajerjes I. un incendio destruiría, para ser después reconstruido. Sólo han quedado relieves de ladrillo cristalizado, y cuya mayoría hoy se encentra en París.

Persépolis

El proyecto de construcción en Persépolis se pareció al de Susa. Aquí también construyó una apadana en la terraza. Junto a la cual se edificó un palacito, posiblemente para asuntos privados. Estas obras fueron pese a todo algo menores a las de Susa. Como tercer edificio en la terraza se levantaron los edificios administrativos; que sin embargo hasta ahora han sido poco estudiados arqueológicamente.

Tanto en Persépolis como en Susa se construyeron los edificios con materiales de diferentes países y se levantaron con mano de obra de todo el imperio. Los diferentes pueblos fueron retratados en los relieves de las escaleras con uniformes y obsequios típicos de cada país.

Pasargada

Probablemente durante el gobierno de Ciros perdió Pasagardae el papel de sede gubernamental y se mantendría como capital ceremonial y probablemente también religiosa del imperio. Obras quizá comenzadas por Ciro fueron termindas durante Darío; adicionalmente se añadío un nuevo palacio.

El método constructivo recuerda al de Susa y Persépolis. Si bien es verdad que en un edificio se inscribió el nombre de Ciro, el hecho es que la escritura cuneiforme empleada habla por sí, pues se introdujo bajo el mandato de Darío.

Egipto

También en Egipto una gran cantidad de construcciones testimonian el reinado de Darío, especialmente de ámbito religioso. Numerosos templos se construyeron o restauraron durante su tiempo de gobierno, entre ellos el templo de Hibis y Qasr el-Ghueda en el oasis Karga, el templo de Ptah y el templo de Busiris. Proyectos de construcción de Darío se demuestran además en Karnak, Fayum y en Sais.

Los materiales constructivos se obtenían en parte de la cantera de Wadi Hammamat, en cuyas rocas aparecen inscripciones de Darío. Una importante ejecución es también la conclusión de un canal de ochenta y cuatro kilómetros de largo ya comenzado bajo Necho II, que de la orilla oriental por Wadi Tumilat hasta el Mar Rojo conducía, uniendo Persia con Egipto. A lo largo del canal se han encontrado estelas escritas etiquetadas en egipcio, persa antiguo, elamita y acádico.

Muerte

Mientras se preparaba para intervenir, en una sublevación le sobrevino una enfermedad y murió en noviembre del mismo año. Fue inhumado en una tumba rupestre, que hizo construir en vida, en Naqsh-e Rostam. Le sucedió su hijo Jerjes I a la cabeza del Imperio.

Fuentes