Saltar a: navegación, buscar

Denis Diderot

Denis Diderot
Información  sobre la plantilla
Denis Diderot.jpg
Nacimiento5 de octubre de 1713
Langres, Bandera de Francia Francia
Defunción31 de julio de 1784
París, Bandera de Francia Francia
OcupaciónFilósofo, escritor
Obras notablesL'Encyclopédie

Denis Diderot. Filósofo francés, representante de la ilustración, director de la Enciclopedia, escritor, crítico de arte. Fue, con Voltaire, quien ejerció mayor influencia sobre el pensamiento social de su época. En filosofía, pasó rápidamente del deísmo y del idealismo ético al materialismo (en la teoría de la naturaleza, en psicología, en teoría del conocimiento) y al ateísmo.[1]

Síntesis biográfica

Nace en Langres, Francia el 5 de octubre de 1713. Filósofo y escritor francés. Fue el hijo mayor de un acomodado cuchillero. A los diez años ingresó en el colegio de los jesuitas en Langres y en 1726 recibió la tonsura por imposición de su familia con el propósito –luego frustrado– de que sucediera como canónigo a un tío materno. En 1728 marchó a París para continuar sus estudios; por la universidad parisiense se licenció en artes en 1732, e inició entonces una década de vida bohemia en la que se pierde el hilo de sus actividades.

En 1741 conoció a la costurera Antoinette Champion, que no tardó en convertirse en su amante y con la cual se casaría dos años más tarde contra la voluntad de su padre, quien trató de recluirlo en un convento para abortar sus planes. Fue un matrimonio desdichado, marcado por la muerte de los tres primeros hijos en la infancia (sólo sobrevivió la cuarta hija, más tarde autora de la biografía de su padre). En 1745, inició una relación amorosa con Madame de Puisieux, la primera de una serie de amantes que terminaría con Sophie Volland, de la que se enamoró en 1755 y con quien mantuvo un intercambio epistolar que constituye la parte más notable de su correspondencia.

Cuando la hermana monja de Diderot falleció, su opinión sobre la religión se vio afectada. A pesar de ello, fue reconocido por sus obras y fue escogido miembro de la Academia Francesa. No se enriqueció por sus obras, una prueba es que tuvo que vender su biblioteca para poderle ofrecer un dote a su hija Angelique. Fue Catalina II de Rusia, una activa escritora de cartas a Madame Geoffrin, quien mandó comprar la biblioteca cuando conoció las estrecheces económicas de Diderot.

En 1773, a los 60 años de edad, Diderot fue invitado a la corte de San Petersburgo donde pasó algunos meses como consejero de la zarina, se han conocido anécdotas, no contrastadas, sobre sus relaciones posibles. Pero quedan las maravillosas Cartas a Sophie Volland, escritas a su gran amiga a lo largo de muchos años, que son el testimonio de un gran feminista, defensor de la abolición de la esclavitud, y creador de las mayores paradojas de la literatura europea.

Muerte

Diderot murió en París (Francia) por problemas gastrointestinales el 31 de julio de 1784 a los 70 años.

Obra

En 1746, publica sus Pensamientos filosóficos, en los que proclama su deísmo naturalista, esta obra fue prohibida por el Parlamento de París. Ese mismo año entró en contacto con el editor Le Breton, quien le encargó la dirección, compartida con D’Alembert, de la Enciclopedia. Durante más de veinte años, Diderot dedicó sus energías a hacer realidad la que fue, sin duda, la obra más emblemática de la Ilustración, a la cual contribuyó con la redacción de más de mil artículos y, sobre todo, con sus esfuerzos por superar las múltiples dificultades con que tropezó el proyecto.

En 1749, la aparición de su Carta sobre los ciegos para uso de los que pueden ver le valió ser encarcelado durante un mes en Vincennes por «libertinaje intelectual», a causa del tono escéptico del texto y sus tesis agnósticas; en la cárcel recibió la visita de Rousseau, a quien conocía desde 1742 y que en 1758 acabó por distanciarse de él.

En 1750 apareció el prospecto divulgador destinado a captar suscriptores para la Enciclopedia, redactado por Diderot; pero en enero de 1752 el Consejo Real prohibió que continuara la publicación de la obra, cuando ya habían aparecido los dos primeros volúmenes, aunque la intercesión de Madame de Pompadour facilitó la revocación tácita del decreto.

En 1759, el Parlamento de París, sumándose a la condena de la Santa Sede, ordenó una nueva suspensión; D’Alembert, intimidado, abandonó la empresa, pero el apoyo de Malesherbes permitió que la impresión prosiguiera oficiosamente. En 1764, Diderot comprobó que el editor censuraba sus escritos; tras conseguir que los diez últimos volúmenes del texto se publicaran en 1765, abandonó las responsabilidades de la edición e inició un período de intensa producción literaria, que había dado ya frutos notables durante sus años de dedicación al proyecto enciclopédico

Filosofía

Sus primeras obras filosóficas traslucen un pensamiento crítico, escéptico, sensista, radicalmente empirista y deísta. Adopta el materialismo como sistema, por la simple razón de que es el que está más de acuerdo con los resultados de las ciencias, junto con un monismo al estilo de Spinoza, según el que toda la materia del universo, orgánica y no orgánica, posee sensibilidad, y el alma o conciencia no es más que materia organizada; y evoluciona hacia el ateísmo. Niega todo sentido a la libertad humana y ensalza el poder de los instintos para salvaguardar las libertades del individuo en la comunidad.

A finales de 1753 habían aparecido sus Pensamientos sobre la interpretación de la naturaleza, donde proclamaba la superioridad de la filosofía experimental sobre el racionalismo cartesiano. Lo más notable de su producción lo integraron obras que permanecieron inéditas hasta después de su muerte, aunque fueron conocidas por sus amigos. Entre ellas destacan, sobre todo, dos novelas filosóficas: La religiosa y Jacques el fatalista, así como el magistral diálogo El sobrino de Rameau, traducido al alemán por Goethe en 1805.

Algunas de sus obras

  • Inquiriy concerning Virtue and Merit. (Traducción de unaa obra de Shaftesbury)
  • L'Encyclopédie (La Enciclopedia) (17511772)
  • Pensamientos filosóficos (1746)
  • Carta sobre los ciegos (1749)
  • Interpretación de la naturaleza (1753)
  • Conversaciones entre d´Alembert y Diderot
  • El sueño de d´Alembert
  • Principios filosóficos sobre la materia y el movimiento
  • Suplemento al viaje a Bouganville
  • Cuentos (Esto no es un cuento, Autores y críticos, .....)
  • El sobrino de Rameau
  • ‎ La religiosa
  • Jacques el fatalista

Aportes importantes

Fue reconocido por, su espíritu crítico y su excepcional genio y marcó la historia de los campos en los que participó:

  • Sentó las bases del drama burgués en teatro
  • Revolucionó la novela con Jacques le fataliste y el diálogo con La paradoja del comediante.
  • Creó la crítica a través de sus salones.
  • Supervisó la redacción de una de las obras culturales más importantes de la centuria, la célebre Enciclopedia.

En filosofía representaría poco su obra, sólo en apariencia, pues es citado muy a menudo por Ernst Cassirer en un texto clave, La filosofía de la Ilustración, por su innovación en muchos campos; así sucede en la nueva biología que él presagia y que de hecho describe ya en su Pensées sur Interpretación de la naturaleza (1753).

Citas

  • "Decir que el hombre es una mezcla de fuerza y de debilidad, de luz y de ceguera, no es hacer su proceso: es definirlo."
  • "Del fanatismo a la barbarie sólo media un paso".
  • "El agradecimiento es una carga, y todos tienden a librarse de ella."
  • "El filósofo nunca ha matado a un sacerdote, mientras que el sacerdote sí ha matado a muchos filósofos"
  • "El hombre más feliz es el que hace la felicidad del mayor número de sus semejantes."
  • "El mártir espera la muerte; el fanático corre a buscarla".
  • "El primer paso hacia la filosofía es la incredulidad."
  • "El que te habla de los defectos de los demás, con los demás hablará de los tuyos".
  • "El trabajo tiene, entre otras ventajas, la de acortar los días y prolongar la vida."
  • "Hay hombres que se creen sabios cuando su locura dormita."
  • "La ignorancia está más cerca de la verdad que el prejuicio."
  • "La indiferencia hace sabios, y la insensibilidad, monstruos."
  • "Los médicos trabajan para conservarnos la salud, y los cocineros para destruirla, pero estos últimos están más seguros de lograr su intento".
  • "No basta con hacer el bien: hay que hacerlo bien."
  • "Se me debe exigir que busque la verdad, pero no que la encuentre."
  • "Todos quieren tener amigos, pero ninguno quiere serlo".
  • "Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga."
  • "Se habla sin cesar contra las pasiones. Se las considera la fuente de todo mal humano, pero se olvida que también lo son de todo placer."
  • "No arrepentirse ni hacer reproches a los demás, son los pasos de la sabiduría."
  • "Una idiotez común es creer que el que tiene más clientes es el más hábil."
    • El sobrino de Rameau
  • "El hombre sólo será libre cuando el último rey sea ahorcado con las tripas del último sacerdote".

Referencias

  1. Rosental M. y P. Iudin. Diccionario Filosófico. Ediciones Universo, Argentina, 1973, p. 121.

Fuentes