Saltar a: navegación, buscar

Displasia epifisaria múltiple

Displasia epifisaria múltiple
Información sobre la plantilla
Displasia epifisaria múltiple.jpg
Concepto:es una enfermedad genética que afecta el crecimiento y remodelación del hueso que forma parte del grupo de las displasias óseas. Se trata de una anomalía en el desarrollo de las epífisis del hueso, en la que hay una falta de osificación del extremo creciente del hueso. En consecuencia se producen deformidades óseas que afectan a las articulaciones y producen artrosis tempranas. Se transmite de forma Autosómico dominante.

La displasia epifisaria múltiple es una alteración del cartílago y el desarrollo de los huesos que afecta principalmente a la epífisis. Existen dos tipos de displasia epifisaria múltiple, que pueden diferenciarse por su patrón de herencia. Tanto el tipo dominante como el tipo recesivo tienen signos y síntomas relativamente leves, incluyendo dolor en las articulaciones que afecta con más frecuencia a las caderas y las rodillas, artritis de inicio temprano y problemas en la marcha. Aunque algunas personas tienen una estatura baja moderada, la mayoría son de estatura normal. La mayoría de los individuos son diagnosticados en la infancia. Sin embargo, algunos casos leves pueden pasar sin no diagnosticarse hasta la edad adulta.

Esta enfermedad es debida a mutaciones en el gen COMP, COL9A1, COL9A2, COL9A3, MATN3 o SLC26A2. Algunas personas con displasia epifisaria múltiple dominante no tienen una mutación en ninguno de estos genes. En estos casos, se desconoce la causa de la alteración.

El gen COL9A1, situado en el brazo largo del cromosoma 6 (6q13), el gen COL9A2, situado en el brazo corto del cromosoma 1 (1p33-p32), y el gen COL9A3, situado en el brazo largo del cromosoma 20 (20q13.3), codifican las proteínas α1, α2 y α3, respectivamente. Estas proteínas constituyen el colágeno tipo IX. Los colágenos son una familia de proteínas que fortalecen y apoyan a los tejidos conectivos, como la piel, los huesos, los cartílagos, los tendones y los ligamentos. En particular, el colágeno tipo IX es un componente importante del cartílago que conforma gran parte del esqueleto en el desarrollo temprano. El colágeno de tipo IX es más flexible que otros tipos de moléculas de colágeno y está estrechamente relacionado con el colágeno de tipo II. Se cree que la naturaleza flexible de colágeno tipo IX le permite actuar como un puente que conecta el colágeno de tipo II con otros componentes del cartílago. El colágeno tipo IX también interactúa con las proteínas codificadas a partir de los genes MATN3 y COMP.

Historia

La displasia epifisiaria múltiple fue distinguida de la acondroplasia en 1912 por Barrington Ward y descrita posteriormente por Fairbank en 1947 como una entidad clínica bien definida caracterizada por estatura pequeña, dedos engroisados, alteraciones radiológicas en la densidad y contorno de algunas espífisis en desarrollo.

Es un trastorno hereditario atribuido a un gen autosómico dominante de transmisión unifactorial mendeliana, pero existe también una forma recesiva. No muestra predilección por sexo y afecta una o varias articulaciones siendo las mas frecuentes cadera, rodillas y tobillos; los hombros, muñecas y codos son menos afectadas. Nunca afecta cráneo, mandíbulas, clavícula ni parrilla costal.

Hasta el momento se conocen 6 diferentes genes que originan la Displasia Epifisiaria Múltiple

Estos incluyen:

  1. Proteína oligomérica de la matriz cartilaginosa (COMP). Las mutaciones en la COMP también causan un trastorno ligeramente más severo, la pseudoacondroplasia. Probablemente alrededor de 15-30% de todas los casos de displasia epifisiaria múltiples resultan de cambios en la COMP.
  2. Col9A1, Col9A2, Col9A3.Estos tres genes, juntos, codifican para un trímero del colágeno tipo 9. Juntos sean probablemente la segunda causa más común de la displasia epifisiaria múltiple, lo cual representa el 10-20% de los casos.
  3. Matrilin-3 (MATN3).Esta es una extraña causa de una displasia epifisiaria múltiple bastante leve.
  4. DTDST. Este es el que ha sido identificado claramente como la causa de la displasia epifisiaria múltiple autosómica recesiva. Las mutaciones en este gen también causan displasia diastrófica y un número de otros trastornos de crecimiento óseo mucho más severos. Los cambios en el DTDST dan razón de aproximadamente el 15% de todos los casos de displasia epifisiaria múltiple.
  5. Casi la mitad de todas las personas con displasia epifisiaria múltiple no tendrán un cambio identificable en ninguno de estos genes conocidos. Es por esta razón, en particular, que la displasia epifisiaria múltiple sigue siendo un diagnóstico clínico y radiológico.

Características

En la displasia epifisaria múltiple del adulto, a pesar de estar presente la enfermedad ya en en nacimiento, las manifestaciones no suelen aparecer hasta el 1º-10º año de vida. Se trata de sujetos cortos de estatura y con inteligencia normal. Afecta, donde las deformidades epifisarias dan lugar a disfunción articular en forma de rigideces y/o limitaciones articulares, y posteriormente artrosis, muy frecuentemente en caderas, lo que les lleva a precisar con frecuencia una prótesis de cadera en la edad adulta temprana. Los pacientes se ven afectados de fuertes dolores articulares que van aumentando en intensidad con el tiempo y extendiéndose limitando gravemente su movilidad y bienestar. Un rasgo clínico típico que permite distinguirla de la enfermedad de Morquio, (una mucopolisacaridosis que también presenta talla corta y deformidades articulares) es que en la displasia epifisaria múltiple la columna vertebral no suele verse afectada.2 En el Morquio la afectación vertebral es frecuente y típica. Se asocia a otras enfermedades congénitas.

Diagnóstico

Las alteraciones radiológicas suelen ser la clave del diagnóstico.2 Los centros de osificación epifisarios suelen aparecer tarde, (retraso de edad ósea), y aparecen con una forma irregular, o incluso fragmentados, en las formas más graves. Muy importante comprobar que la afectación es múltiple.

  • Caderas: La epífisis proximal del fémur se deforma, aplanándose, con parecido a una coxa vara. Aparece artrosis precoz, aunque sin quistes periarticulares.
  • Rodillas: Cuadrangulación de los cóndilos del fémur. También es frecuente el genu valgo, (pudiendo ser planteable una osteotomía correctora).
  • Tobillos: Un signo típico radiológico de esta enfermedad es la oblicuidad del pilón de la tibia.
  • Manos y pies: Los metacarpianos y metatarsianos son cortos y con un crecimiento atrasado.
  • La afectación de columna vertebral es menos intensa que en el Morquio, pero no imposible, pudiendo aparecer muescas e irregularidades en las apófisis anulares de T12 y L1.
  • Codos:
  • Hombros:
  • Mandíbula:

Tratamiento

No existe cura para la displasia epifisaria múltiple aunque el médico puede recomendar tratamiento quirúrgico, ya sea para corregir las deformidades, (osteotomías femorales distales) o para implantar prótesis, (cadera). La displasia epifisaria múltiple es una de las entidades que se encuentran actualmente en evaluación para definir la utilidad de la hormona de crecimiento humana biosintética y que requiere para su uso de un estudio prospectivo de seguridad y eficacia.

Veáse también

Fuentes