Distimia

Distimia
Información sobre la plantilla
Distimia.jpg
Concepto:Es un tipo crónico de depresión en el cual los estados de ánimo de una persona están regularmente bajos. Sin embargo, los síntomas no son tan graves como con la depresión mayor.

Distimia. Es un tipo de depresión con un curso crónico, persistente o con fluctuaciones, y de escasa gravedad, de más de dos años de evolución con un comienzo insidioso, y puede no incapacitar a una persona pero si impedirle desarrollar una vida normal. El término distimia proviene del griego y etimológicamente significa “mal humor”. Antes de 1980 era conocida como neurosis depresiva.

Características

Además del efecto depresivo, el paciente experimenta otros síntomas como alteraciones del sueño, fatiga, pérdida de la autoestima, trastornos de la concentración y sentimientos de desaprobación. Se siente incapaz de todo, aunque normalmente puede hacer frente a las demandas básicas de la vida cotidiana.

Etiología

La depresión no posee en ninguno de sus aspectos el carácter de una entidad homogénea. Las causas de la distimia no se han entendido del todo, pero lo más probable es que sean multifactoriales y que involucren factores psicológicos y sociales, y también determinantes o predisposiciones biológicas.

Factores de riesgo

Entre los que se pueden señalar están las experiencias de abandono, abuso físico y sexual en la infancia y maltrato infantil en sentido general, con familias disfuncionales. Asimismo antecedentes familiares de depresión, rasgos anómalos de personalidad como la introversión, el perfeccionismo, la dependencia, la obsesividad, una pobre autoestima e inhibición social y situaciones de estrés crónico.

Relación género y edad

Es más común en mujeres que en hombres. Aunque la edad de aparición (o más bien de diagnóstico) se ha determinado entre los 20 y 30 años de edad, la mayoría de los autores afirman que este trastorno hace su irrupción en la niñez pero es poco diagnosticado. Muchas personas con distimia tienen un problema de salud crónico u otro trastorno de salud mental como ansiedad, alcoholismo o drogadicción. Aproximadamente la mitad de las personas con distimia tendrán un episodio de depresión mayor en algún momento de sus vidas. La distimia en los ancianos a menudo es causada por:

  • Dificultad para cuidarse.
  • Aislamiento.
  • Deterioro mental.
  • Afección física.

Síntomas

Todo cambio de estado de ánimo, tristeza, con disminución de las motivaciones y disfrute de actividades que antes producían placer o satisfacción, con una duración de más de dos semanas, debe alertarnos de la presencia de un cuadro depresivo. Además, dos o más de los siguientes síntomas estarán presentes casi todo el tiempo que la persona tiene distimia:

  • Sentimientos de desesperanza.
  • Muy poco o demasiado sueño.
  • Energía baja o fatiga.
  • Baja autoestima.
  • Inapetencia o comer en exceso.
  • Baja concentración.

Las personas con distimia con frecuencia tendrán un punto de vista negativo o desalentador de sí mismos, de su futuro, de otras personas y de eventos en la vida. Los problemas con frecuencia parecen más difíciles de resolver.

Diagnóstico

Aparentemente el diagnóstico positivo no conlleva demasiadas dificultades. Es necesario evitar confusión en identificar otros estados depresivos que se pueden parecer a la distimia y en estos casos variaría el enfoque terapéutico. El método clínico es por excelencia el proceder de elección para establecer el diagnóstico, lo que no descarta, diría más bien que integra, la realización de otros exámenes complementarios que incluyen los tests y la valoración por los especialistas en Psicología.

Pronóstico

Pocas personas se curan. Lo habitual es una evolución hacia la cronicidad.

Complicaciones

Sin tratamiento, la distimia puede convertirse en un episodio de depresión mayor, lo cual se conoce como depresión doble.

Tratamiento

Incluye terapia con fármacos antidepresivos, junto con algún tipo de psicoterapia. Los medicamentos con frecuencia no funcionan tan bien para la distimia como lo hacen para la depresión mayor. Igualmente puede tomar más tiempo después de empezar el medicamento para que usted se sienta mejor. Los siguiente medicamentos se utilizan para tratar la distimia:

  • Los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) son los fármacos que se emplean con mayor frecuencia para la distimia y abarcan: fluoxetina (Prozac), sertralina (Zoloft), paroxetina (Paxil), fluvoxamina (Luvox), citalopram (Celexa) y escitalopram (Lexapro).
  • Otros antidepresivos empleados para tratar la distimia abarcan: inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSNA), bupropión (Wellbutrin), antidepresivos tricíclicos e inhibidores de la monoaminoxidasa (IMAO).

Las personas con distimia con frecuencia se benefician de algún tipo de psicoterapia. La psicoterapia es un buen lugar para hablar acerca de sentimientos y pensamientos, y lo más importante, aprender formas de manejarlos. Los tipos de psicoterapia abarcan:

  • La terapia conductual cognitiva (TCC) le enseña a las personas deprimidas formas de corregir los pensamientos negativos. Las personas pueden aprender a ser más conscientes de sus síntomas, a saber lo que parece empeorar la depresión y aprender habilidades de resolución de problemas.
  • La psicoterapia psicodinámica u orientada hacia la introspección puede ayudarle a alguien con depresión a entender los factores psicológicos que pueden estar detrás de sus comportamientos, pensamientos y sentimientos depresivos.
  • Unirse a un grupo de apoyo de personas que estén experimentando problemas como el suyo también puede ayudar. Solicítele a su terapeuta o a su médico una recomendación.

Fuentes