Enrique Morente

Enrique Morente
Información sobre la plantilla
Enrique morente Cantor.JPG
Cantaor español, considerado como uno de los grandes renovadores del flamenco
Datos generales
Nombre real:Enrique Morente Cotelo
Fecha de nacimiento:25 de diciembre de 1942
Granada, Bandera de España España
Fecha de fallecimiento:13 de diciembre de 2010
Madrid, Bandera de España
Ocupación:Cantautor, Compositor

Enrique Morente. Cantor de flamenco español considerado como uno de los principales renovadores del género.

Trayectoria

Su trayectoria mereció, entre otros galardones, el Premio del Cante de la Cátedra de Flamencología de Jerez (1972), el Premio Nacional de Música Popular (1978) y el Premio Nacional de Música (1995).

Biografía

De pequeño ejerció como seise en la Catedral de Granada y comenzó a interesarse por el ambiente flamenco en las reuniones familiares y vecinales. Aprendió las bases de este arte, especialmente de mano de Aurelio Sellés Aurelio de Cádiz. Su afán de aprendizaje y autoafirmación le llevaron a Madrid cuando contaba 14 o 15 años de edad.

Allí contactó con un grupo de jóvenes aficionados, universitarios en su mayoría, y junto a ellos acudía casi a diario a locales oscuros en donde aprendió el arte de mano de Pepe de la Matrona, cantaor octogenario que había tenido el honor de conocer a todos los grandes y de haber sido alumno del mismísimo don Antonio Chacón.

El debut tiene lugar en la peña flamenca Charlot. A esta actuación siguieron otras allá por el año 1964 en la Casa de Málaga o con la pareja de baile de José Luis Rodríguez y Pepita Sarracena en diversas salas de fiesta, pero debemos considerar su salto a la profesionalidad cuando en ese mismo año es contratado por el Ballet de Mariemma, con el que actúa en el Pabellón español de la Feria Mundial de Nueva York y en la embajada española en Washington.

Después actuó en su primer festival flamenco, con el siguiente cartel: Enrique Morente con Juan Talega, Fernanda y Bernarda de Utrera, Gaspar de Utrera, Tomás Torre y Antonio Mairena.

La presentación fue a cargo de Ricardo Molina y el evento tuvo lugar en el teatro de los Alcázares de los Reyes Cristianos.

Al año siguiente fue contratado junto con Susana y José para realizar su primera gira europea por Gran Bretaña, Alemania, Holanda, Suiza y Bélgica; posteriormente viajó a Japón e Italia junto a Pepita Sarracena y José Luis Rodríguez.

Fue también contratado en el tablao las Cuevas de Nemesio de Madrid, pero el prestigio de Enrique entre los profesionales flamencos creció considerablemente cuando entró a formar parte del elenco de artistas de Zambra y posteriormente en el tablao Café de Chinitas, mientras comenzaba a ser reclamado en festivales y espectáculos donde compartió cartel con todos los grandes artistas del momento.

En 1967 obtuvo el Primer Premio del Certamen Málaga Cantaora. En 1967 apareció con el título Cante Flamenco, acompañado por Félix de Utrera, con la discográfica Hispavox.

Esta grabación denotaba el gran conocimiento que Enrique poseía, tanto por su ejecución encomiable, como por la selección de los cantes que incluyó, nada habituales en la época y mucho menos en un joven de 25 años: cantos de Frasquito Hierbabuena, caña, cantes de Pedro "El Morato", mirabrás, todo ello entre soleás y seguiriyas.

En este aspecto, las influencias de Pepe de la Matrona eran palpables y la proyección comercial de este cantaor no era precisamente halagüeña por carecer de presencia en el movimiento estético de aquella época, movimiento que lideraba Fosforito, Manolo Caracol y Antonio Mairena.

El reconocimiento a este trabajo discográfico se materializó en una Mención Especial de la Cátedra de Flamencología en 1968.

En ese mismo año 1967 salió a la luz otro disco, también con la casa Hispavox, titulado Cantes Antiguos del Flamenco y en el que era acompañado por el Niño Ricardo, con una selección de cantes que denotaba un profundo conocimiento, que llamó sobre todo la atención por el corto periodo de tiempo con respecto al anterior trabajo, lo que hace suponer que no se trataba de un aprendizaje forzado para la ocasión en ninguno de los dos discos sino de la exposición honesta y estructurada de lo asimilado, de lo aprendido y de lo vivido.

Durante 1971 desarrolló en México con la guitarra de Parrilla de Jerez y la bailadora Ana Parrilla una serie de actuaciones en tablaos, teatros y centros culturales que culminó con su participación en el I Festival Internacional Cervantino de Guanajuato y su presentación en el auditorio de la Universidad de las América en 1972.

Ese mismo año ofreció en Madrid un recital en compañía de María Vargas y Manolo Sanlúcar, recibiendo un homenaje. En 1972 fue reconocido por la Cátedra de Flamencología y Estudios Folklóricos Andaluces de Jerez de la Frontera con el Premio Nacional de Cante y actuó en la sede parisina de la UNESCO.

Compromiso y libertad

De su personalidad humana, cabe resaltar su talante solidario demostrado en innumerables ocasiones, mediante actuaciones a beneficio de compañeros en situaciones dramáticas, o de causas humanitarias y sociales de los pueblos y sectores más desprotegidos: emigración, Médicos Mundi, Amnistía Internacional, Cuba, Palestina, Gaza, a favor de cuya población ofreció un concierto en la Opera House de El Cairo, en 2006.

Tuvo que afirmar su personalidad de hombre y artista libre frente al rechazo pertinaz de algunos sectores conservadores del flamenco que lo persiguieron con una virulencia pocas veces conocida en otras épocas y contra otros artistas.

Repertorio popular

De su intensa y extensa labor como cantaor se desglosa el repertorio más extraordinario de todos los cantaores actuales y uno de las más importantes de toda la historia del flamenco.

Ha grabado o cantado en recitales la práctica totalidad de los palos del género, es decir, unos 48 estilos diferentes.

En los aspectos meramente cuantitativos destacan las cifras elevadísimas de cantes por soleares, tangos, fandangos, bulerías, alegrías, malagueñas y tientos; lo que significa el dominio exhaustivo de los estilos considerados básicos.

En los aspectos cualitativos, observamos la variedad y calidad de las fuentes tradicionales del flamenco ya sea de tipo musical o lírico. Ha sido capaz de asimilar lo más valioso del legado flamenco, que conoce como nadie, para crear un cante radicalmente moderno, vanguardista, en más de un sentido, pero que conserva al mismo tiempo, el sabor de la vieja escuela.

Conmoción en el flamenco y en el mundo del arte

El inesperado y cruel fallecimiento el 13 de diciembre de 2010 provocó un trauma doloroso en cuantos le conocimos y admiramos, y produjo una auténtica avalancha mediática de proporciones nunca antes alcanzada, tanto a nivel nacional como internacional.


Se nos fue, o nos fue arrebatado, en el momento de mayor esplendor de su arte y prestigio. Los últimos años de su trayectoria artística fueron los más intensos de su vida profesional y los de mayor trascendencia pública de su singular personalidad.

Estas circunstancias quedaron reflejadas en la extraordinaria repercusión mediática de su obra y de sus palabras. Fueron cientos los artículos: noticias, reportajes, entrevistas.

Tras su desaparición también se contaron por cientos las expresiones de pésame y condolencias procedentes del mundo de la cultura, la política y el arte.

Muchas de aquellas voces de dolor se sumarán ahora a los actos que quieren agradecer al maestro, y a su familia, el ejemplo de su vida y la inmensa obra que nos dejó y legó para siempre.

Referencias

Fuente