Saltar a: navegación, buscar

Estudios Ojalá

Estudios Ojalá
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Estudios Ojalá Logo.png
Fundación:25 de noviembre de 1995
Tipo de unidad:Cultural
País:Bandera de Cuba Cuba
Sede:Ciudad de La Habana
Sitio web
http://estudiosojala.com/

Ojalá o Estudios Ojalá es un proyecto de gestión cultural que empezó a partir de la Oficina de Silvio Rodríguez. La oficina, además de atender todos los aspectos del trabajo del trovador, se ideó para reunir y conservar sus grabaciones y documentos. Por su parte, el estudio presta servicios de grabación; y coordinado con la oficina produce conciertos, edita discos, libros, y apoya diversas iniciativas culturales.

Características

Cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura, pero fue concebido como un proyecto alternativo, independiente de los estudios oficiales y no regido por las exigencias del mercado. Aún con un equipamiento de avanzada tecnología, Ojalá ha sobrevivido con sólo un 20% de comercialización; el otro 80% de las grabaciones realizadas han sido donaciones a diversos proyectos musicales.

Historia

La idea de los Estudios Ojalá comienza a materializarse en el año 1990, con el concierto realizado por Silvio Rodríguez, Chucho Valdés e Irakere en el Estadio Nacional de Santiago de Chile. Silvio propuso al Presidente de Cuba, Fidel Castro, invertir lo recaudado en Chile en la creación de estudios de grabación con tecnología de punta. Se aprobó la idea y se ofreció que el Estado contribuyera con parte del financiamiento. El ICRT donó dos pequeñas casas situadas en Miramar. Silvio se encargó de la infraestructura tecnológica y los instrumentos musicales.

Otros Estudios

Silvio apoyó la ejecución de otros dos estudios de grabación:

  • Abdala, también en La Habana
  • Eusebio Delfín, en la ciudad de Cienfuegos.

La primera producción discográfica

  • 1996 sale a la luz el CD “Domínguez”.
    “Los Estudios Ojalá son alternativos, ya que permiten ayudar a gente que no tiene una empresa detrás que los respalde. Por ejemplo, se ha grabado a trovadores jóvenes con poca divulgación y alumnos de escuelas de arte que no tienen posibilidades de grabar en otros estudios con estas características”
    Silvio Rodríguez
    .

Grabaciones trascendentes

En estos Estudios figuran grabaciones de la trascendencia de:

Proyectos

Ojalá es un proyecto de gestión cultural: produce conciertos, edita discos, libros, y apoya diversas iniciativas culturales.
  • 2010. Se convocó el “Premio de Creación Ojalá 2010”, que consistió en musicalizar 10 o más poemas de Rubén Martínez Villena, con una duración de entre 45 y 60 minutos. El Premio

consistió en la grabación y edición de un CD del Sello Ojalá y otros premios.

El jurado estuvo compuesto por:
Silvio Rodríguez, como Presidente
José María Vitier
María Felicia Pérez

Los premiados

En aquella primera edición resultaron premiados:

  • Tanmy López
  • Joel Espinosa
  • Augusto Blanca (Premio Especial).

Otros dos CDs se incluyeron entre los finalistas del Concurso por la alta calidad de las obras presentadas y merecían también quedar plasmadas en otros fonogramas de este Sello Discográfico.

Gira por los Barrios

Concierto en La Corea (San Miguel del Padrón), en marzo de 2011

Por su Gira por los Barrios, en julio de 2015 el Proyecto Ojalá recibió el Premio por el Servicio a la Nación Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, que otorgó por primera vez el colectivo Cuba Posible.

Desde sus inicios en 2010, el extenso periplo por los vecindarios que llevan a cabo Silvio Rodríguez y otros artistas, ha tenido a Ojalá como respaldo técnico y logístico. Hasta la fecha se ha llegado a 70 comunidades, no solo de La Habana, sino también de Artemisa, Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara y Holguín.

Aún quedan muchos barrios por visitar, tantos que esta ha sido bautizada como la “Gira Interminable”. Con ella Ojalá no sólo difunde y apoya el arte desde un rincón de La Habana, sino que se proyecta y llega a apartados lugares donde la cultura también es necesaria
.
Aunque el estudio estuvo en activo desde un par de meses antes, decidimos fijar como día de inicio el 25 de noviembre de 1995, fecha en que nos visitó Fidel. Al parecer fue la primera vez que él iba a un estudio de grabación, porque hizo muchas preguntas sobre la tecnología y sus posibilidades. Otra cosa que llamó su atención fue que en un espacio tan pequeño lográramos meter cosas tan grandes. No era lo ideal, era lo que teníamos, y nos empeñamos en aprovecharlo. Así es todo.
Silvio Rodríguez

Fuentes