Saltar a: navegación, buscar

Eusebio Valdés Domínguez

Eusebio Valdés Domínguez
Información sobre la plantilla
NombreEusebio Hipólito María Valdés Domínguez
Nacimiento5 de marzo de 1846
La Habana Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento14 de diciembre de 1887
NacionalidadCubano
TítuloDoctor en Leyes
Partido políticoPartido Revolucionario Cubano
PadresMercedes Quintano y Mariano Domínguez
FamiliaresFermín Valdés Domínguez
Obras destacadasAlgunos apuntes para una bibliografía médica cubana
Eusebio Valdés Domínguez. Hermano de Fermín Valdés Domínguez, graduado de Doctor en Leyes y amigo entrañable de José Martí.

Síntesis biográfica

Hijo del presbítero guatemalteco José Mariano Domínguez y Salvajauregui, quien ofició en la capital de la colonia, y en la que moriría el 6 de diciembre de 1878, meses después del Zanjón, a los 93 años de edad y la madre lo sería la criolla Mercedes Quintano y Brenes, nacida en Camaguey, el 19 de septiembre de 1815, quien falleció en La Habana, el 2 de marzo de 1888, a los 74 años de edad, casi veinte años más joven que el hombre con el que mantuvo relaciones, y al que dio dos hijos: Eusebio Valdés Domínguez y Fermín Valdés Domínguez.

En 1871 se graduó de Doctor en Leyes, en la Universidad de Zaragoza.

Adopción

Eusebio había nacido en La Habana el 5 de marzo de 1846 y no era legitimo hijo de José Mariano Domínguez y Mercedes Quintano y Brenes al igual que Fermín, ambos habían sido adoptados en una casa de beneficencia de La Habana . José Mariano Domínguez y Salvajauregui en su último testamento, fechado en febrero de 1877 en La Habana, "...declara una modesta fortuna que lega a sus dos hijos adoptivos: Eusebio Valdés Domínguez y Fermín Valdés Domínguez, expósitos de la Real Casa de Beneficencia de La Habana."

Este documento arroja luz sobre una de las incógnitas más discutidas de la vida de Fermín Valdés Domínguez, su origen:

" Un Décima: Nombra como únicos y universales herederos del remate de sus bienes, derechos y acciones, por mitad al Doctor Don Eusebio Hipólito María Valdés Domínguez expósito de la Real Casa de Maternidad de la Habana que acostumbra firmar Eusebio V. Domínguez; y al Licenciado Don Fermín José Valdés Domínguez, expósito de esa Real Casa, que acostumbra firmar Fermín Valdés Domínguez, (...) sin naturales herederos que por su consagrado carácter estabanle vedados; recogió en su casa como a hijos a estos dos expósitos de la Real Casa de Maternidad, puso en ellos el afecto que en sus propios hijos hubiese puesto cuidó de su infancia y de su juventud como ellos cuidan de su vejez y creería faltar a su deber de conciencia, (...) así complace a sus afectos y goza acabando el bien que comenzó a hacer el testador.(...)"
Fragmento del testamento de José Mariano Domínguez Salvajauregui

Para poder adoptar a Eusebio y Fermín, Mariano hizo traer de Guatemala a una media hermana, Refugio Domínguez, con retraso mental severo, quien es la que aparece adoptando a los expósitos y no Mariano, algo que legalmente no podía hacer pues no estaba en el dominio de sus cabales. Debió ser su hermano el que la puso como adoptante, porque su condición eclesiástica le impedía tener hijo, ni aún en estas circunstancias de adopción, por eso el Domínguez aparece como segundo apellido detrás del consabido "Valdés" de los hijos de la Casa de Beneficencia de La Habana.

La tradición familiar de los Valdés Domínguez y la documentación de la Casa de Beneficencia recoge que ambos fueron adoptados juntos en el año 1853 a los pocos días de nacido Fermín depositado en el torno de esa institución con una nota prendida a su pañal que indicaba su fecha de nacimiento como el 10 de julio de ese año, y la advertencia de que no estaba bautizado. Ese mismo documento señala como su madrina a doña Refugio Domínguez. Mariano también adoptó a otro niño seis años mayor que Fermín, Eusebio, ambos fueron criados como hermanos por este hombre que los quiso como sus propios hijos.

Ninguno de los dos desconoció su origen, pero la reacción ante su condición social de "expósito" y la presión social por ese origen fue distinta en ambos: Eusebio, adoptado ya con seis años, crece como una persona retraída, de pocos amigos, estudioso e inteligente, con una evidente vergüenza de su origen, al firmar Eusebio V. Domínguez.

Trayectoria

Una tarde, la del 4 de octubre de 1869, después de la parada militar celebrada en el Campo de Marte y en el Paseo de Isabel II, en homenaje al natalicio del regente de España, un grupo de voluntarios pasó por la habanera calle de Industrias, donde tenían su hogar los jóvenes Fermín y Eusebio Valdés Domínguez, amigos de José Martí. Las risas de los muchachos irritan a los soldados que regresan, más tarde, y someten la vivienda a un registro, donde encuentran periódicos contra el régimen, cartas y documentos al parecer comprometedores. Se llevan preso a los hermanos Valdés Domínguez, luego detienen a sus amigos Manuel Sellén, Santiago Balbín y al francés Atanasio Portier, que se encontraba impartiendo sus clases. En sus memorias de aquel día, Fermín escribe sobre la violencia de estos hombres al maltratar de palabras a los presente, incluyendo a su anciano padre, que trató de interceder por ellos. Las averiguaciones de las autoridades españolas iban dirigidas a buscar algún indicio para procesar a estos jóvenes, por lo que sus pesquisas se hicieron minuciosas, en las cartas encontradas en la casa se halla una carta firmada por Fermín y por Martí. La famosa carta estaba dirigida a Carlos de Castro, quien fuera antiguo condiscípulo suyo que se había alistado a las fuerzas de los voluntarios al que preguntaban si conocía la pena que daban los antiguos a los "apóstata", que no era otra que la ejecución, por lo que el oficial investigador consideró tal documento como una amenaza de muerte. Días después, es detenido José Martí, que no estaba en el lugar en el momento de los hechos. Se le acusa de firmar, una carta donde se amenazaba de muerte a un miembro del Cuerpo de Voluntarios. El 4 de marzo de 1870 se celebra la vista oral a ambos jóvenes por el delito de infidencia, son juzgados por un consejo de guerra ordinario que, por unanimidad de votos, condena a Martí a la pena de seis años de presidio, dicta la deportación de Eusebio Valdés Domínguez y Atanasio Fortier, e impone seis meses de arresto mayor a Fermín Valdés Domínguez. En el juicio el tribunal militar trató de establecer quien era el autor de la carta que ambos se atribuían, tratando cada uno de salvar al amigo.

Amigo de Martí

De Eusebio, como lo ha señalado el investigador Luis García Pascual, se suele hablar menos, aunque era el que más intimaba y se relacionaba con Martí, pues durante la estancia de este en México le dirigió una carta a Eusebio fechada el 16 de octubre de 1875 (José Martí: Epistolario tl, p. 44), de la que sólo se conoce un, se encuentra en la Colección de Manuscritos de la Biblioteca Nacional, perteneciente al notable literato y maestro de Martí, Anselmo Suárez y Romero; así como son conocidas las cariñosas líneas que, junto con un libro le dirigió Eusebio desde La Habana el 27 de abril del siguiente año; lo que demuestra que mantuvieron correspondencia durante la permanencia de Martí en México.

Durante el período, entre los años 1878 y 1879, José Martí,en los que además de vivir la experiencia y recibir la alegría de la paternidad, volvió a la lucha, incorporándose al clandestinaje en los preparativos de otra insurrección que, en la historia de Cuba se conocería como “la guerra chiquita”, se reencontró el Apostol con su amigo Eusebio Valdés Domínguez a quien no veía desde aquel período de destierro que compartieron ambos, y también Fermín, mientras concluían los tres sus carreras universitarias.

Afirma García Pascual que Martí, como lo asevera en una carta escrita a su amigo, el mexicano Manuel Mercado, y fechada en octubre de 1878, hablaba José Julián de sus tareas como pasante, en bufetes habaneros, y la dirección que ofrecía en su epístola era la del bufete del propio Eusebio, lo que lleva a señalar que Martí acompañaba en sus labores a Eusebio.

Tertulias y periodismo

Otro elemento que da protagonismo a este Valdés Domínguez es su propia participación en las veladas literarias que se celebraban, en aquellos años finales de los 70, en la capital de la colonia y que se desarrollaban en el Liceo de Guanabacoa, institución que contó con la presencia y la activa oratoria de José Martí.

Con la aspiración de divulgar algunas noticias bibliográficas de la prensa médica en Cuba e inspirado en las que habían visto la luz dos meses antes en el periódico satírico habanero La Sombra acerca de la imprenta en la isla, el doctor Justino Valdés Castro (1823-1895) hizo una corta reseña de algunos folletos, monografías y traducciones producidos entre 1797 y 1863, así como de las revistas médicas cubanas surgidas desde 1840 hasta 1875. Esta reseña, que se publicó en octubre de 1877 en la revista Crónica Médico Quirúrgica de La Habana, el núme 21 sirvió a su vez de antecedente y motivación al doctor Eusebio Valdés Domínguez para dar el primer paso en la labor de compilación sistemática de la bibliografía médica nacional con su trabajo titulado Algunos apuntes para una bibliografía médica cubana, dado a la publicidad en dos partes en las entregas de enero y febrero de 1878 de la misma revista,22,23 En ese artículo aparecen en orden cronológico 85 obras escritas por médicos cubanos desde 1802 hasta 1877.

Muerte

Falleció en su ciudad natal, el 14 de diciembre de 1887, en aquel espacio de la historia que se conoce, con palabras martianas, como los años del reposo turbulento y que además él calificara como la tregua fecunda. Al morir no había constituido familia, y expiró soltero descendencia.

Fuentes