Saltar a: navegación, buscar

Fernando Lugo

Fernando Lugo Méndez
Información sobre la plantilla
Fernando lugo.jpg

Presidente de la República de Paraguay

Presidente de Paraguay
15 de agosto de 2008 - 22 de junio de 2012
PredecesorNicanor Duarte Frutos
SucesorFederico Franco (de facto)
Datos Personales
NombreFernando Armindo Lugo Méndez
Nacimiento30 de mayo de 1951
San Solano, departamento de Itapúa, Bandera de Paraguay Paraguay

Fernando Armindo Lugo Méndez. Es un político y exobispo paraguayo. Fue presidente de la República de Paraguay. Conocido como el "Obispo de los pobres". Se presentó a los comicios de 2008 con el respaldo de diversos partidos y movimientos políticos, sociales, obreros, sindicales, deportivos y culturales. Con su victoria puso fin a más de seis décadas de gobierno del Partido Colorado que convirtió a Paraguay en una de las naciones más pobres del continente y de mayor asimetría social, convirtiéndose en el presidente número 52 en la historia de Paraguay.

El 22 de junio de 2012, el Senado de Paraguay lo destituyó del cargo tras el llamado "golpe de estado parlamentario" promovido por la Cámara de Diputados de Paraguay por "mal desempeño de sus funciones". Su destitución provocó una crisis política en el país.

Síntesis biográfica

Nació en San Solano, departamento de Itapúa, Paraguay, el 30 de mayo de 1951. Desde muy joven mostró motivaciones católicas.

En 1970 ingresó en el Noviciado de los Misioneros del Verbo Divino. Paralelamente, realizó estudios superiores en la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción de la capital del país, donde obtuvo el título de licenciado en Ciencias Religiosas.

Fue ordenado presbítero católico en 1977 y posteriormente viajó al Ecuador para trabajar como misionero en la diócesis de la provincia de Bolívar. Fue profesor y párroco en las localidades de Guaranda y Echeandía. En 1983 viajó a Roma para realizar estudios de espiritualidad y sociología en la Pontificia Universidad Gregoriana.

Fernando Lugo vestido de obispo.

El 17 de abril de 1994, después de haber regresado a Paraguay, fue ordenado obispo de la diócesis de San Pedro, la región más pobre del país.

En el 2004, el Papa Juan Pablo II dispuso su retiro como obispo, a partir de un pedido realizado por el propio Lugo, tras lo cual siguió ejerciendo el sacerdocio como párroco.

En diciembre del 2006, presentó su renuncia al ministerio sacerdotal con el fin de presentar su candidatura a presidente del Paraguay y solicitó al Vaticano mantener su pertenencia a la Iglesia Católica.

En enero del 2007, luego de presentada su candidatura a presidente, la Congregación para los Obispos rechazó la solicitud de Lugo de ser considerado laico y dispuso también su suspensión "ad divinis", por lo cual no podía ejercer el sacerdocio.

La decisión del Vaticano fue, finalmente, revisada. El 30 de julio del 2008, el Nuncio Apostólico del Vaticano en su país, Orlando Antonini, le entregó la dispensa que lo retornaba al estado laical.

Vida política

El 29 de marzo del 2006 marcó un hito en la joven vida política de Fernando Lugo. En esta fecha encabezó una multitudinaria marcha en Asunción, en protesta por una violación constitucional en la que habían incurrido cinco miembros de la Corte Suprema de Justicia. A partir de ese momento, su figura ganó arraigo popular y se convirtió en un referente para quienes deseaban propiciar un cambio más profundo en su país.

Lugo se presentó a los comicios del 20 de abril del 2008, postulándose por la Alianza Patriótica para el Cambio, que es conformada por diversos partidos de centro e izquierda, con el respaldo también del que era principal partido de oposición, el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), así como de diversos movimientos políticos, sociales, obreros, sindicales, deportivos y culturales. Una coalición nunca antes vista, por su amplitud, en el Paraguay.

Presidente

El 20 de abril del 2008, Fernando Lugo obtuvo la victoria con un 40,82 % de los votos y se convirtió en presidente electo del Paraguay, finalizando así 61 años de permanencia en el poder del Partido Colorado. El 15 de agosto del 2008 asumió su alta investidura.

Durante su mandato consiguió implantar un sistema de salud que permitió a la mayor parte de la población obtener medicina de forma gratuita. También concedió subsidios para más de 20.000 familias que viven en la extrema pobreza y llevó el desayuno y el almuerzo gratuito a las escuelas públicas[1]. A pesar de estos logros positivos no pudo llevar a cabo la reforma agraria prometida a sus seguidores.

Derrocamiento

Documento donde se demuestra el planificado derrocamiento de Fernando Lugo.

El 21 de junio de 2012 la Cámara de Diputados de Paraguay aprueba casi por unanimidad un proceso de juicio político contra Lugo por su responsabilidad en el enfrentamiento entre policías y campesinos ocurrido el 15 de junio de 2012. El presidente dice que no presentará su renuncia y se someterá al juicio porque “no existe ninguna causa valedera ni jurídica ni política” para su salida[2].

El Senado, encargado de llevar a cabo el juicio, recibe la acusación contra el presidente y convoca a sesión extraordinaria. Las Fuerzas Armadas aseguran que se mantienen dentro de su función respetando el orden institucional y democrático.

El 22 de junio el Senado de Paraguay se reúne y con 39 votos a favor, 4 en contra y 2 abstenciones, el presidente Fernando Lugo fue destituido del cargo por el Senado paraguayo por “mal desempeño de sus funciones”. En su lugar queda el vicepresidente Federico Franco, que recibió la banda presidencia minutos después del fallo del Senado.

Ante tal situación varios países de la región acordaron desconocer el nuevo gobierno paraguayo[3] por considerar ilegítimo y antidemocrático el proceso de juicio político en el Congreso que destituyó a Fernando Lugo. Por su parte el presidente boliviano Evo Morales expresó:
Convoco a los gobiernos de América, a los pueblos indígenas y a los movimientos sociales de América Latina a hacer un solo frente y unirse para defender la democracia en Paraguay y al presidente Lugo.[3]

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, también se manifestó contra el denominado golpe de estado parlamentario sugirió expulsar a Paraguay del Mercosur (Mercado Común del Sur) y la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) a raíz de la destitución del presidente constitucional de ese país. Rousseff recordó que tanto Mercosur como Unasur disponen de cláusulas para preservar la democracia en sus países integrantes y que podría considerarse que Paraguay transgredió una de ellas con los últimos hechos acontecidos[4].

Referencias

Fuente