Saltar a: navegación, buscar

Gobierno Autonómico de Cuba

Gobierno Autonómico de Cuba
Información sobre la plantilla
Gobierno Autonomico.jpg
Gobierno instalado por España en La Habana tras la publicación de los decretos de Autonomía decididos para los Territorios de Ultramar bajo la regencia de Maria Cristina de Habsburgo-Lorena, por el gobierno de Práxedes Mateo Sagasta (Cuba-España y Filipinas)
Fecha:25 de noviembre de 1897
Lugar:La Habana
País(es) involucrado(s)
Bandera de Cuba Cuba, Bandera de España España, Bandera de Filipinas Filipinas

Gobierno Autonómico de Cuba. Componían el nuevo Gobierno Autónomo de Cuba[1] fue instalado por España en La Habana tras la publicación de los decretos de Autonomía decididos para los Territorios de Ultramar bajo la regencia de Maria Cristina de Habsburgo-Lorena, por el gobierno de Práxedes Mateo Sagasta (Cuba-España y Filipinas) el 25 de noviembre de 1897.

Historia

El 25 de noviembre de 1897 se publicó el Real decreto referente a la Constitución Autonómica de la isla de Cuba.[2] Un documento que expresaba en su preámbulo las intenciones de la Corona de otorgar “una Constitución autonómica a un territorio español poblado por raza española y por España…”[3]

La autonomía venía siendo reclamada desde principios del siglo XIX por amplios sectores de la sociedad antillana. Como se sabe, la intervención norteamericana en Cuba dejó sin objeto al olvidado gobierno autonómico presidido por José María Gálvez. Para organizar el nuevo poder las autoridades madrileñas, apoyadas por el nuevo mando militar dirigido por el general Ramón Blanco, recabaron el apoyo de la Junta Central del Partido Liberal Autonomista representado en la capital por Rafael María de Labra. La administración del señor Gálvez funcionó durante diez meses a partir del 1 de enero de 1898 y fue apoyada por amplios sectores de la población, incluyendo numerosos insurrectos.

Tras el hundimiento de la escuadra del almirante Cervera en Santiago de Cuba, España tuvo que reconocer su derrota e iniciar las conversaciones de paz. Comprendiendo que serían excluidos de las negociaciones de paz, todos los miembros del gobierno autonómico renunciaron el 24 de noviembre de 1898,[4] pero aceptaron seguir tratando los asuntos corrientes hasta que se produjo el traspaso de poderes el 1 de enero de 1899.

Referencias

Fuente