Saltar a: navegación, buscar

Golpe de estado contra João Goulart

Golpe de Estado al gobierno de João Goulart
Información sobre la plantilla
Brasilgolpeagoulart1964efecint.jpg
Fecha:31 de marzo de 1964
Descripción:
Maniobra golpista que depuso al presidente constitucional de Brasil, Joao Goulart y puso fin al período democrático más vital de la historia de este país.
País(es) involucrado(s)
Bandera de Brasil Brasil
Líderes:
Capitán Olympio Mourao Filho con el apoyo de la CIA
Golpe de Estado al gobierno de Joao Goulart. Típica maniobra golpista alentada por el Departamento de Estado Norteamericano y la CIA con el pretexto de restaurar el orden y que depuso al presidente constitucional de Brasil, Joao Goulart poniendo fin al período democrático más vital de la historia de este país.

João Belchior Marques Goulart

Joao Goulart
Político brasileño, presidente de la República desde 1961 hasta 1964. Nació el 1 de marzo de 1919 en São Borja, Río Grande do Sul, Brasil.

Goulart (apodado “Jango”) estudió leyes en Porto Alegre. Lo eligieron en Río Grande do Sul legislatura de estado adentro en 1946 por el Partido Laborista Brasileño (Partido Trabalhista Brasileiro, PTB). Sirvió más adelante como ministro de la justicia y del interior. En 1953 el presidente Getúlio Vargas lo designó como ministro del trabajo, de la industria, y del comercio.

A pesar de ser rico, Goulart era muy popular entre clases más bajas y conexiones hechas con sindicatos. Vargas se aprovechó de eso en el momento en que los sectores izquierdistas se desviaban de su gobierno. Como ministro del trabajo, Goulart propuso un aumento de 100% adentro salarios mínimos.

En 1956, fue elegido vice-presidente, como compañero corriente del presidente Juscelino Kubitschek. En 1960 fue elegido nuevamente vice-presidente, esta vez, del presidente Janio Quadros, En ese entonces, los brasileños podrían votar por un boleto que tenía candidatos a presidente y a vice presidente de diversos partidos. Quadros dimitió en 1961 y Goulart asumió la presidencia.

En su gobierno, aprobó leyes que garantizaron beneficios para los trabajadores urbanos y rurales. Además, se solicitó a la disminución de la participación de empresas extranjeras en ciertos sectores estratégicos de la economía. Mantiene una política exterior independiente: la diplomacia reanudar las relaciones con la ex - Unión Soviética y se negó a apoyar una invasión a Cuba, propuesta por el presidente estadounidense John F. Kennedy.

Joao Goulart y John F. Kennedy
El desempleo, la inflación y el hambre aumentaron las tensiones sociales en el país. El 13 de marzo de 1964, un discurso en Central do Brasil a 150 mil personas, Jango anunció las reformas, como la nacionalización de las refinerías de petróleo y la expropiación de tierras para la aplicación de la reforma agraria.

El 19 de marzo, en Sao Paulo, se organizó la protesta Familias para la Libertad con Dios, cuyo objetivo era movilizar a la opinión pública contra el gobierno de Jango y la política que, según ellos, culminará con el despliegue de “un régimen comunista totalitario en el Brasil”.

Después de la sublevación de los marineros y el Automóvil Club de expresión en Brasil, lo que representa una caída de la jerarquía militar, el 31 de marzo de 1964 el general Olimpio Mourão Filho comenzó el movimiento de las tropas hacia Río de Janeiro, causando el comienzo de la "Revolución Redentora" o golpe de 1964 que derrocó al gobierno de João Goulart, de acuerdo con defender la democracia en la Constitución de 1946. El presidente Jango se refugió en el Rio Grande do Sul.

El 2 de abril, el Congreso Nacional declaró la vacante de João Goulart en la posición del presidente y la apertura de la posición del jefe de la nación al Presidente de la Cámara de Diputados, Ranieri Mazzilli.

El 10 de abril, João Goulart había revocado sus derechos políticos de 10 años, después de la publicación del Acta Institucional se exilió en las explotaciones agrícolas de propiedad personal en Uruguay.

Golpe de estado

Intervención norteamericana

Kennedy y Goulart
La intervención de Washington en el golpe al presidente brasileño Joao Goulart se hizo evidente, los militantes y dirigentes de izquierda afirman que Estados Unidos ayudó a los militares y políticos golpistas que derrocaron al ex presidente brasileño Joao Goulart, en 1964.

El entonces embajador estadounidense, Lincoln Gordon, redactó, a finales de 1963, un informe titulado "Un plan de contingencia para Brasil", en el que planteaba posibles escenarios políticos. Por un lado, Gordon describía el riesgo de una revuelta "de extrema izquierda" incluso, de una "intervención comunista" en el país con el apoyo de la ex - Unión Soviética y Cuba. Por el otro lado, el diplomático planteaba la posibilidad que Goulart fuera "convencido" de dejar el poder por fuerzas "constructivas". En su lugar, adelantaba, asumiría el entonces presidente de la Cámara de Diputados, Ranieri Mazilli.

Tres meses y medio después de que Gordon enviara este informe al entonces consejero de seguridad nacional de La Casa Blanca, estalló el Golpe de Estado en Brasil.

Los golpistas justificaron el golpe aludiendo al deseo del Presidente Goulart de modificar la Constitución para mantenerse en el poder. Según tal argumento, el motivo del golpe era “salvar el orden constitucional en Brasil”.

Joao Goulart había sido un rico agricultor, que había ido simpatizando con las demandas hechas por los trabajadores agrícolas e industriales, aumentando su salario mínimo. Éstas y otras medidas establecidas a favor de las clases populares antagonizaron a la oligarquía brasileña, que acusó (sin ninguna evidencia) a Goulart de querer establecer un sistema político comunista. El presidente Goulart fue expulsado del Palacio Presidencial y del país.

Nunca se documentó, por cierto, que el Presidente Goulart intentara cambiar la Constitución para permanecer en el poder. Tal falta de evidencia no fue obstáculo para que los mayores medios de información de Estados Unidos (desde el The New York Times en el Este del país hasta el Los Angeles Times en el Oeste) informaran de lo ocurrido según la visión de los golpistas, explicando el golpe como un acto percibido como necesario para mantener la Constitución brasileña.

Pruebas que inculpan al gobierno estadounidense

El gobierno federal de Estados Unidos negó el haber intervenido en el golpe militar brasileño. Sin embargo, en los documentos que se han hecho públicos desde entonces, incluidos los documentos del archivo del National Security Archive, se muestra que la Administración Kennedy había establecido contactos con las fuerzas armadas brasileñas para preparar el golpe militar, el cual contó con el apoyo de la Administración Johnson, después del asesinato del Presidente Kennedy.

Carlos Fico, historiador brasileño afirma la existencia de un telegrama enviado desde el Departamento de Estado a Gordon el mismo día en que los militares se levantaron contra el gobierno de Goulart, donde se detallaba la ayuda que enviarían a las fuerzas golpistas: cuatro barcos petroleros, un portaaviones, seis barcos de guerra, 110 toneladas de municiones y gases lacrimógenos para controlar a las multitudes, diez aviones de carga, seis de guerra y seis de reabastecimiento. Por su parte Washington negó siempre su participación en el golpe militar.

El propio presidente norteamericano Lyndon Johnson, participó directamente en la decisión del golpe: "Me parece que debemos dar todos los pasos que podamos, estar preparados a hacer lo que necesitemos", ordenó Johnson al subsecretario de Estado, George Bail, en una conversación telefónica el mismo 31 de marzo de 1964. Horas después el presidente Goulart, marcharía al exilio.

El Departamento de Estado bautizó a la operación "Brother Sam" (Hermano Sam).

Los objetivos del Norte y de sus aliados nacionales en los países que sufrieron los efectos del golpismo fueron consagrar el dominio de Estados Unidos y de aquellas clases sociales que se le subordinaban en virtud de sus intereses

Desarrollo de los hechos

CJoao Goulart hablándole al pueblo
El presidente João Goulart acababa de anunciar la reforma agraria, la nacionalización de las refinerías de petróleo y el fin de la evasión de capitales; y el embajador de los Estados Unidos, indignado, lo ataca a viva voz. Desde la embajada, palabras de dinero caen sobre los envenenadores de la opinión pública y los militares que preparan el cuartelazo. Se difunde por todos los medios un manifiesto que pide a gritos el Golpe de Estado. Hasta el Club de Leones estampa su firma al pie.

Años atrás, el capitán Olympio Mourao Filho fabricó una conspiración comunista, el Plan Cohen, por orden del presidente Vargas. Ahora el general Mourao Filho compra la conspiración fabricada por el embajador Gordon.

Mourao Filho a la cabeza de sus tropas emprende la marcha hacia Río de Janeiro bajo el pretexto de salvar a Brasil del abismo. Los demás generales se le fuero adhiriendo, uno tras otro. Mientras tanto, avanzan rumbo al Brasil, desde los Estados Unidos, un portaaviones, numerosos aviones, varias naves de guerra y cuatro buques petroleros: es la Operación Brother Sam, paras ayudar al alzamiento. Era el 31 de marzo de 1964.

Goulart en el exilio
João Goulart, perplejo, deja hacer. Su colega Lyndon Johnson envía desde Washington el más cálido reconocimiento a los autores del cuartelazo, aunque Goulart todavía ocupa la presidencia, y el Departamento de Estado anuncia generosos préstamos para el nuevo gobierno. Desde el sur, Leonel Brizola intenta, sin eco, la resistencia.

Después de dos días de sublevaciones, miles de soldados tomaron Río de Janeiro en la madrugada del 2 de abril, mientras el presidente del Congreso se preparaba a anunciar que Goulart había dejado la Presidencia y que su lugar sería ocupado por Mazilli. El mandatario, un seguidor del ex presidente Getúlio Vargas, no ofreció resistencia a las Fuerzas Armadas y se exilió en Argentina, donde permaneció hasta su muerte, en 1976.

Dos semanas después del golpe de 1964, asumió la presidencia el jefe del Estado Mayor del Ejército, Castello Branco, marcando el inicio de veinte años de dictadura.

El entonces embajador Gordon llamó a las fuerzas opositoras de Goulart como "constructivas" que habrían "convencido" al presidente de "entregar el poder", de acuerdo a los documentos divulgados por la cadena Globo

Este Golpe de Estado se realizó siguiendo directivas muy similares a las planteadas por Gordon en su informe del año anterior. Esto podría demostrar, que hubo una conspiración conjunta que incluía, por lo menos, a los jefes militares brasileños y al gobierno estadounidense. De la ayuda de Washington en los días posteriores al Golpe de Estado, no quedaron dudas.

Consecuencias

Con la caída de Goulart comenzó una dictadura que se prolongó en el poder hasta 1985. Fue uno de los períodos más nefastos de la historia brasileña y también uno de los menos discutidos.

No se sabe cuántas personas murieron ni cómo fueron asesinadas en la mayoría de los casos. Las cifras seguramente no serán tan altas como las que dejó la última dictadura argentina. No obstante, los métodos utilizados fueron los mismos: censura, tortura y terrorismo.

Fuentes

Enlaces externos