Saltar a: navegación, buscar

Hospital General Octavio de la Concepción y de la Pedraja

Hospital General Octavio de la Concepción y de la Pedraja
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Error al crear miniatura: Falta archivo
Fundación:13 de septiembre de 1957
País:Bandera de Cuba Cuba
Dirección:Baracoa, Guantánamo
Hospital General Octavio de la Concepción y de la Pedraja. Hace 50 años, Baracoa, era rememorada por los poetas; en sus décimas hablaban de las angustias, del hambre, de las muertes infantiles, de las madres que fallecían al parir, del parasitismo abundante en la mayoría de los hogares, del flagelo del paludismo, de la tuberculosis, de la poliomielitis y de las tantas enfermedades previsibles. Los servicios de la salud prácticamente no existían. Un médico y enfermera para 15000 habitantes. Un hospital con apenas 40 camas para 62 mil baracoesos, con la irrisoria suma de 20 centavos para gastos por paciente al día.

Antecedentes

En 1958 Baracoa tenía alrededor de una docena de médicos de los cuales tres abandonaron el país en los primeros años posteriores al triunfo de la Revolución lo que representó el 27% del total. Muchos de ellos imprimían a esta actividad de gran contenido humano un carácter mercantil.

Existía en el municipio un pequeño centro hospitalario estatal y además de prestar una atención técnica, contaba con un número insuficiente de camas y médicos. Debido a esto el ingreso en el mismo se convertía muchas veces en un privilegio, tras el cual acechaban los políticos de turno para utilizarlos como canteras de votos electorales. Además en el municipio existía una clínica privada perteneciente a la asociación de médicos, representada por el doctor Francisco Fernández Toirac. Su trabajo no estaba en función como es fácil de comprender de ofrecer al municipio servicio a la comunidad, sino de lograr la mayor ganancia posible. La ubicación de los médicos obedecía al resultado anárquico que cada cual conseguía de forma individual.

En la zona no se prestaba asistencia estatal a los impedidos físicos ni a los ancianos, lo cual era un indicador de la limitada atención concebida por el gobierno a la asistencia social de Baracoa. Los minúsculos presupuestos designados eran en gran medida malversados. La atención médica revestía un carácter curativo, la medicina preventiva era una práctica eventual, solo empleada frente a epidemias como el Tifus, el Paludismo, la Poliomielitis y el Tétano, este último causante de altas tasas de mortalidad, solamente recibían algún tipo de vacunación los ricos hacendados y sus familiares. Existía un hospital llamado hospital civil que en aquel entonces tenía 87 camas.

Al hacer un breve análisis de la obra revolucionaria en este sector, hay que señalar que antes de 1959 el clima de salud en la región era irritable, de inmediato se ejecutaron planes para sacar al pueblo de aquella situación tan dolorosa, a continuación se citan algunos ejemplos hasta 1963. Reconstrucción y ampliación del hospital civil que en aquel entonces tenía 87 camas. En los 4 primeros años de Revolución el hospital civil ya contaba con 110 camas, servicios de medicina, cirugía general, ortopedia, pediatría y obstetricia. Con estos servicios se curaban y se atendían al 90% de las enfermedades de la región.

En el año 1962, se había asistido un aproximado de 49 000 pacientes por 8 médicos, en el cuerpo de guardia en 6 meses, en 1963 se habían asistido a 18 337 enfermos, el laboratorio había hecho 21 268 investigaciones, en el banco de sangre se había hecho 627 transfusiones y en radiología un total de 4 844 placas.

Historia

El hospital general de la Ciudad Primada de Cuba lleva el nombre del médico Octavio de la Concepción y de la Pedraja, combatiente del Ejército Rebelde que derrotó a la dictadura batistiana bajo el mando de Fidel Castro, cae en combate en Octubre de 1967, en Bolivia, como integrante de la guerrilla encabezada por el legendario comandante argentino-cubano Ernesto Che Guevara.

Fué inaugurado el 13 de septiembre de 1957, pero solo con el Triunfo de la Revolución es que paulatinamente incrementó hasta 35 el número de los servicios que presta, así como su nivel científico.

Este hospital tiene una dotación de 302 camas y mil 257 trabajadores, de ellos 129 médicos y 444 enfermeras. Dispone de una moderna unidad quirúrgica con seis salones, entre otros servicios, brinda también los de cuidados intensivos para adultos, cirugía ortopédica y traumatología; ultrasonido, regulación menstrual, electrocardiografía, laboratorio clínico, imagenología, guardia médica y drenaje biliar.

La institución atiende a 125 mil habitantes, de los cuales 82 mil son baracoenses y el resto de los municipios de Maisí e Imías. Desde su inauguración -hace 53 años- ha recibido importantes transformaciones en beneficio del pueblo. Durante 1984 se construyó la sala de terapia intensiva pediátrica y se amplió la unidad quirúrgica; 14 años después se remodeló la sala de cuidados intensivos para adultos y en 2004 surgió el servicio de nefrología, con un tasa de mortalidad infantil de 3,3 por cada mil nacidos vivos.

Cuenta además con una sala clínica y otra de diálisis y hemodiálisis, que en noviembre último no reportó fallecidos alguno lo que representa un índice de mortalidad en el 10 por ciento establecido nacionalmente. Destacan además los cerca de tres mil 400 estudios realizados en el tomógrafo axial computarizado con que cuenta el centro.

Sala de Nefrología

Los pacientes disponen, de manera gratuita, de los medicamentos necesarios, que en los países del Primer Mundo sólo están al alcance de las personas con más altos ingresos. Otro de los resultados de este programa es la reducción de las infecciones que se transmiten de un paciente a otro a través de los riñones artificiales, gracias a las medidas de protección e higiene implementadas para evitar este problema de salud.

La puesta en marcha de los seis riñones artificiales permitió dar tratamientos de diálisis y hemodiálisis a los 25 pacientes, quienes recibieron, además, medicamentos para combatir las infecciones virales o bacterianas que atacan a estos enfermos, lo cual propicia reducir también el índice de mortalidad por esa afección. Ello constituye, además, una ventaja para los pobladores de Maisí e Imías que reciben los servicios de diálisis y hemodiálisis, puesto que ya no tienen necesidad de trasladarse a otras capitales provinciales, hecho que repercute en la calidad de vida de los pacientes

Estos equipos, instalados en el Hospital Generalde Baracoa, se incrementaron con la implementación del proyecto Revolución, del sector de la Salud, como parte de los programas priorizados de la Batalla de Ideas, iniciativa del líder de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz.

Tomógrafo Axial Computarizado

Otro paso de avance en nuestro sistema de salud, pues los enfermos que requerían ser estudiados debían trasladarse hacia la ciudad de Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín y en algunos casos hasta Camagüey. Ello permitió la realización de más de un centenar de estudios con la tomografía axial computarizada, con los cuales se elevó considerablemente la certeza en el diagnóstico de diferentes patologías, además de facilitar las investigaciones para decidir la conducta médica más apropiada, en casos como las enfermedades cerebro-vasculares. La moderna tecnología médica ofrece, además, beneficios a los habitantes de los municipios de Maisí, Imías y San Antonio del Sur, pues permite el análisis preciso de epilepsias, malformaciones, metástasis y traumatismos cráneo-encefálicos, entre otros padecimientos frecuentes en estos territorios montañosos.

Centro Oftalmológico

Presta consultas de 6 tipos, además de realizar diferentes tipos de operaciones, brinda servicios no solo a los habitantes de la ciudad sino también a vecinos de los municipios de Imías, Maisí y San Antonio.

Fuentes