Saltar a: navegación, buscar

Hugo Camejo Valdés

Hugo Camejo Valdés
Información sobre la plantilla
Hugo Camejo.jpg
Mártir Asaltante al Cuartel de Bayamo “Manuel de Céspedes “.
NombreHugo Camejo Valdés
Nacimiento7 de mayo de 1918
Guayabal, Caimito, Artemisa, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento27 de julio de 1953
Bayamo, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteHerido en combate, luego asesinado.
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana

Hugo Camejo Valdés. Mártir del Asalto al Cuartel Bayamo.

Síntesis biográfica

Nació el 7 de mayo de 1918 en Guayabal, provincia de Artemisa. De allí la familia se mudó a Marianao, provincia de Habana, siendo él adolescente.

De extracción social obrera. Alcanzó el 6to grado y tuvo que dejar los estudios por enfermedad.

Más tarde se traslada a la Capital con su padre y hermanos, primero a Arroyo Arenas y luego a Marianao, en busca de mejor suerte. Aquí estudió en una escuela Pública. Posteriormente se empleó como carretillero en el Tejar” Toledo” (1948-1953).

Estudió electricidad por correspondencia con Armando Mestre. Le gustaba leer. Estaba enfermo de hemotisis.

Incorporación a la lucha

Se afilió al Partido Ortodoxo fundado por Chibás en 1946, antes del golpe militar del 10 de marzo de 1952; después conoció a Fidel y fue designado Jefe de la Célula del M-26-7 en Pocito, Marianao integrada además por Agustín Díaz Cartaya, Pedro Véliz Hernández, José Testa Zaragoza, Rafael Freyre Torres, Rolando San Román de la Llama Ángel Guerra Díaz y Luciano González, entre otros.

Muerte

Arribó a Merchán, entre Maceo y Masó después del asalto al Cuartel Carlos Manuel de Céspedes junto a los combatientes revolucionarios Pedro y Andrés García Díaz . Lograron llegar hasta la Terminal de Manzanillo, ubicada por aquellos tiempos en los frentes del Parque de Céspedes, donde fueron reconocidos por un militar que los asoció con la acción desarrollada en Bayamo, siendo detenidos de inmediato y reducidos a prisión en el Cuartel.

En este lugar fueron torturados, golpeados salvajemente y posteriormente trasladados al callejón de Veguitas y en el Central Sofía, donde les ahorcaron. Perecieron por asfixia Hugo y Pedro, mientras Andrés García fingió estar sin vida y se escondió en unos matojos cerca del lugar. Al marcharse los asesinos, una familia campesina lo atendió y logró recuperarlo. Se presentó más tarde a Monseñor Enrique Pérez Serantes, arzobispo de Santiago de Cuba, quien le protegió.

Fuentes

  • Tomado de: Blanco González, Midalys Diccionario Histórico-Cultural de Caimito
    (Inédito. (Investigación Biblioteca Mpal "Nena Villegas" de Caimito, 2010).