Saltar a: navegación, buscar

Región de Atacama

(Redirigido desde «III Región de Atacama»)
Región de Atacama o Tercera Región
Información sobre la plantilla
Región de Chile
Mapa Región de Atacama.jpeg
CapitalCopiapó
EntidadRegión
 • PaísBandera de Chile Chile
Superficie 
 • Total75,573 3 km2 km²

Región de Atacama. Es una de las quince regiones en las que se encuentra dividido Chile. Comprende tres provincias, Chañaral, Copiapó y Huasco, que agrupan un total de nueve comunas.

Ubicación

La Región de Atacama o III Región se extiende entre los 25º 17' y 29º 11' de latitud Sur y limita al Norte con la Región de Antofagasta, al Este con Argentina, al Sur con la Región de Coquimbo y al Oeste con el Océano Pacífico. Su superficie es de 75.573,3 km2. Es una región de transición entre el Norte Grande y el Norte Chico y ocupa el sector semiárido del país.

Características

Relieve

Su relieve es muy irregular y accidentado predominando la alternancia de los valles en sentido transversal con Interfluvios montañosos denominados serranías.

En esta región se inician los valles transversales

La Cordillera de los Andes se presenta con grandes alturas: 6.000 msnm destacando el Nevado San Francisco, Incahuasi, Tres Cruces y el Nevado Ojos del Salado correspondiente a la cumbre más alta de Chile con 6.893 metros de altura.

Al norte de la región la Cordillera de los Andes presenta las últimas cuencas salinas que definen el altiplano, formando un conjunto de pequeños salares andinos. El sector precordillerano tiene alturas medias entre 3.000 y 4.500 metros. Caracterizado por la continuación hacia el sur de la Cordillera de Domeyko que presenta un conjunto de serranías en sentido transversal.

El relieve interno al norte del río Copiapó se hace muy estrecho, caracterizado por pampas o cuencas desarrolladas entre las serranías precordilleranas y los relieves costeros. En el sector central del territorio regional aparece el primer valle transversal enmarcado por el norte, por un conjunto de sierras. Este valle transversal corresponde al río Copiapó que nace en los faldeos de la cordillera andina y posee un curso general en sentido suroriente-norponiente.

Al sur de la región aparece el segundo valle transversal que constituye el curso del río Huasco. En general el relieve de esta zona se caracteriza por la alternancia sucesiva de cordones montañosos y valles de sentido transversal.

En cambio la Cordillera de la Costa es discontinuada, producto de la presencia de los cordones transversales, y en menor medida por la erosión marina, dando cabida a planicies costeras amplias en la zona de Chañaral. La depresión intermedia se interrumpe por los valles transversales que encierran valles fluviales como el Copiapó y Huasco.

Clima

La región de Atacama se caracteriza por un clima semiárido y por la presencia de desiertos. Debido al aumento paulatino hacia el sur de las precipitaciones invernales de Copiapó, hacia el límite norte regional el clima es muy árido, similar al de la Segunda Región. Al sur de la ciudad de Copiapó el clima se transforma en desierto marginal para paulatinamente dar paso al clima de estepa cálido. Se destacan en la región cuatro subclimas:

  • Clima desértico litoral
  • Clima desértico de interior
  • Clima desértico marginal
  • Clima desértico marginal de altura

Vegetación

Se caracteriza por una mayor vegetación debido a que presenta una mayor cantidad de lluvias en los meses de invierno.

En la costa norte se caracteriza por la existencia de especies adaptadas a condiciones semidesérticas, como algunas cactáceas, arbustos y abundantes hierbas. Hacia el sur las características vegetacionales corresponden al paisaje de matorral costero de arbustos.

El principal atractivo vegetacional de la Región de Atacama lo constituye el desierto florido al sur de Copiapó, el cual se transforma en un campo florido durante la primavera.

El desierto florido, expresión biogeográfica más característica de la región

Hidrografía

El aumento de las precipitaciones y la presencia de nieves en las altas cumbres permiten el desarrollo de cursos de agua, cuyo régimen de alimentación es pluvionival. Esto condiciona el escurrimiento de agua durante todo el año.

El río Copiapó posee una hoya hidrográfica de 18.400 kilómetros cuadrados y una longitud de 162 kilómetros. Nace de la unión de los tributarios Jorquera, Pulido y Manflas. La presencia de terrazas fluviales y sectores de vega con abundante humedad permiten que el del río Copiapó sea intensamente utilizado en faenas agrícolas.

El río Huasco se ubica hacia el sur de la Tercera Región. Posee una hoya hidrográfica de 9.850 kilómetros cuadrados y se origina producto de la unión de dos ríos: el Tránsito y el Carmen. Su régimen de alimentación es mixto.

Geología

Una hilera de volcanes domina el perfil montañoso del este, indicando la proximidad del Altiplano, con sus inmensos salares, lagos multicolores y aguas termales. En la extrema aridez del desierto, están los depósitos minerales, esta área contiene las reservas más grandes del mundo de cobre, litio y otros elementos, que crean hileras multicolores de montañas erosionadas por el viento y formaciones rocosas tales como las del Valle de la Luna.

Otra atracción es los géiseres de El Tatio, el campo de géiseres a mayor altitud en el mundo, el cual hace erupción en cada amanecer, creando extrañas formaciones de minerales y lanzando nubes de vapor hasta una altura de 10 metros.

Desarrollo económico

Según las cifras del PIB de 1996, la minería es la principal actividad económica de la región, con un aporte de 46,07% donde destacan la producción de cobre, oro, plata, hierro y molibdeno.

En segundo término aparece el sector Agropecuario-Silvícola con un aporte de 13,98% destacando la producción de uva de mesa de exportación de los valles de Copiapó y Huasco.

Importantes son los yacimientos de cobre (El Salvador, Candelaria), hierro (Los Colorados) y oro (la Coipa, Maricunga) y plata existentes tanto a gran escala, mediana y pequeña, así como todas aquellas actividades derivadas, tales como fundiciones, refinería, plantas de tratamiento, puertos de embarque, caminos, redes de transportes y otros que reproducen el impacto y fuerza económica que tiene esta actividad.

Industria y energía regionales

La actividad industrial está fuertemente vinculada a la minería y a la explotación de los recursos pesqueros. Las fundiciones de cobre se localizan en Potrerillos, vinculada a El Salvador, y Paipote, que sirve a la pequeña y mediana minería. El hierro de los yacimientos de El Algarrobo y Los Colorados, cerca de Vallenar, ha dado origen a la planta de pelletización de Huasco.

Las grandes capturas anuales de sardina española, jurel y anchoveta favorecieron el desarrollo de la industria de harina de pescado. Desde el año 1978 se han instalado una decena de plantas procesadoras de pescado y mariscos en la costa, en Caldera y Chañaral. La uva pisquera que se cultiva en los valles transversales dio origen a plantas agroindustriales para la elaboración de pisco, con marcas como Tacam, Río Huasco e Inca de Oro, cuya producción supera el medio millón de litros anuales. En Huasco existen industrias que producen aceite de oliva o preparan aceitunas en conserva.

La producción de energía es fundamentalmente termoeléctrica, con las plantas de Huasco y Diego de Almagro. Hay también un cierto número de hidroeléctricas, como las de El Salvador, Montandón y Elisa de Bordes.

Sector agropecuario

La actividad agropecuaria más intensiva se concentra en los valles del Copiapó y del Huasco, en los que destacan algunos cultivos de hortalizas: cebollas, tomates, papas, habas y coliflores. La uva de mesa ha transformado el paisaje de Copiapó, donde los parronales cubren más de 3.000 hectáreas. Otro cultivo importante es el olivo de Atacama, con más de 1.500 hectáreas, que suponen el 40 por ciento de la superficie olivarera del país. Las aceitunas de la región han adquirido justa fama; también se produce aceite. La ganadería está representada por el vacuno en los valles y el caprino en los interfluvios.

Turismo

En general, se trata de una actividad poco desarrollada, pero el llamado “desierto florido” es uno de sus mayores atractivos, aunque apenas durante quince días al año.

Los valles, costa, cordillera y desierto pueden en forma separada y en conjunto transformarse en alternativas nuevas y distintas respecto de las distintas formas de turismo, como el recreativo, aventura, rural tecnológico y otros, que actualmente a nivel mundial tienen cada día un mayor desarrollo.

Copiapó, como principal centro de actividades de la Región, concentra la mayor cantidad de infraestructura hotelera y servicios relacionados, contando con un turismo de negocios asociado. Cuenta, además, con un excelente museo mineralógico y geológico.

Por su parte, Huasco posee un notable museo arqueológico.

Otros lugares de interés son el pueblo abandonado de Chañarcillo, entre Copiapó y Vallenar, que es un mudo testigo del ciclo minero de la plata en la región, y el complejo turístico de Bahía Inglesa.

Provincias y comunas

Fuentes