Saltar a: navegación, buscar

Iglesia del Sagrado Corazón

Iglesia del Sagrado Corazón
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Iglesia)
Error al crear miniatura: Falta archivo

Iglesia conocida como Iglesia de Reina
Descripción
Tipo:Iglesia
Estilo:Gótico
Localización:Santa María del Rosario, Cotorro, La Habana
Uso inicial:Iglesia
Uso actual:Iglesia
Datos de su construcción
Inicio:7 de agosto de 1914
Inauguración:3 de mayo de 1923
Otros datos
Arquitecto(s):Hermano Luis Gogorza y Arq. Eugenio Dedito

Iglesia del Sagrado Corazón. Conocida por muchos como Iglesia de Reina, se alza en medio del paisaje urbano como uno de los hitos más característicos, logrados y hermosos de la arquitectura religiosa cubana y de nuestra América. Es la iglesia más alta de Cuba y una de las más bellas, su elevada torre de 50 metros puede ser vista desde varios puntos de la ciudad.

Historia

En la calle Reina y Belascoaín fue erigida por la congregación de los Jesuitas, una iglesia y convento, por las necesidades que tenían los padres de tener un sitio para su oficio.

Construcción

Los miembros acaudalados de la sociedad habanera María del Carmen Zozaya, Narciso Gelats y Francisco del Valle y su esposa, fueron los principales financiadores de la obra.

La primera piedra se coloca el 7 de agosto de 1914, fue proyectada por el arquitecto Jesuita Hermano Luis Gogorza, de origen vasco y con el asesoramiento del arquitecto Eugenio Dedito; el Altar Mayor, que es una filigrana artística, fue ejecutado por el sacerdote S. Granda, en Madrid y está compuesto de alabastro, madera y bronce, fue traído en piezas y montado en el lugar donde se encuentra bajo la dirección de su autor. Desde la calle frontal Reina, se puede observar la gran imagen del Sagrado Corazón, tallada en madera, cuya base es el Capitel Central que representa la parábola del hijo pródigo y a los dos santos que le hacen guardia: San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier.

El 2 de mayo el obispo Monseñor Pedro González Estrada, la consagra y se inaugura el 3 de mayo de 1923.

Arquitectura

Su estilo se clasifica como gótico, porque presenta elementos representativos de esta corriente, entre los que se encuentran: arco apuntado, altas bóvedas ojivales, paredes reducidas, ventanales amplios y luminosos vitrales.

Tiene tres naves y tres puertas con un amplio crucero y ventanales de cristales de colores deslumbrantes que representan la vida de Jesús, la Virgen María, pasajes de la vida de Ignacio de Loyola y de algunos santos jesuitas. Pero lo que más destacada de su construcción es la esbelta torre, construida totalmente en piedra, que se eleva a 77 metros, rematada con una cruz de bronce de 4 metros.

Parte de la fachada, prefabricada y lista para ser izada

La vidrieras fueron realizadas por "Maumejan", una de las mejores casas de Francia dedicadas a estos trabajos, y costaron 50 mil pesos.

La iglesia posee una nave central, sustentada en seis columnas laterales rematadas por capiteles ornamentados, los que finalizan en el altar mayor, donde destaca una imagen gigantesca del Sagrado Corazón en actitud de bendecir a los fieles. A derecha e izquierda le hacen compañía dos animados grupos de santos jesuitas, además de otros santos y doctores de la Iglesia. Un conjunto de cinco ángeles, forman con sus alas desplegadas un docelete.

En el altar de la misa existe una placa de bronce, donde esta representado Jesucristo como el cordero degollado y en pie, símbolo de su muerte y su posterior resurrección, acompañado por una multitud que le canta alabanzas.

La parroquia cuenta también, con uno de los órganos, más elegantes de Cuba. El piso de la nave central está hecho por elaborados mosaicos de teselas de piedra y cristal, tiene en su entrada las letras griegas alpha y omega, que significan a Cristo, y ji y ro, C y R iniciales del hijo de Dios en griego.

Las dos naves laterales forman una cruz latina, una está dedicada a San José, donde se encuentra además una imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona del país, junto con la bandera cubana. El altar de la otra nave está dedicado a la Inmaculada Concepción y es donde se encuentra el sagrario que guarda las hostias consagradas.

De esta iglesia varios distinguidos arquitectos elogian su fachada y critican su emplazamiento e interior.

Restauraciones

  • 1954: Se realiza una restauración, con el objetivo de reparar algunos daños, pero no fructifica, debido a que se usaron materiales diferentes a los de origen.
  • 1994: Se presentan informes por los eminentes ingenieros cubanos Dr. Maximiliano Isoba y Esmildo Marín, con la participación del Ministerio de la Construcción (MICONS) y del Centro Nacional de Conservación, Restauración y Museología (CENCREM), una vez valorado el dictamen de la Dirección de Arquitectura de la Oficina del Historiador. Con ese objetivo se dispuso una estructura metálica interior debidamente tratada contra la corrosión, y se emplearon los medios y materiales requeridos para el anclaje, hasta dotar a la torre de un sólido esqueleto. El arquitecto Víctor Marín y el ingeniero Pedro Rodríguez, junto a otros profesionales del CENCREM, efectuaron estudios y propuestas para la rehabilitación de los hermosos elementos que componen la aguja.
Error al crear miniatura: Falta archivo
Trabajos de restauración
  • 1996: Se inicia una reparación capital, tras un largo estudio comenzado dos años antes, estas tareas llevaron incluso al cierre de la calle Reina que pasa frente a la construcción, las labores de rejuvenecimiento, fueron llevadas a cabo por la Oficina del Historiador de La Habana, y por empresas españolas y francesas. A través de la Empresa de Construcción Industrial (ECOIND) No. 3 del MICONS, se incorpora al trabajo de la torre el Grupo Especial de Trabajos de Alto Riesgo (GETAR), dirigido por el MsC. Noel Rojas e integrado por un grupo de profesionales de diversos perfiles, unidos por la práctica común del alpinismo. Colgados de sus cuerdas y arneses, estos jóvenes ejecutan los trabajos de rehabilitación desde el vacío. Esta técnica posibilita realizar las labores sin la utilización de complicados y costosos andamios que, además de crear obstáculos, podrían afectar los materiales pétreos que integran la torre. Ángel Ruiz, representante en Cuba del Grupo SECOM de Francia, intervino en condiciones de suministrador de materiales especiales para la restauración, desempeñando en realidad una seria actuación como colaborador del proyecto, para el cual realizó estudios por su cuenta, preparó documentación y analizó productos con la Compañía Texsa de Barcelona. Al final, dichos productos fueron seleccionados en discusión con el ingeniero Jorge L. Toledo, a cargo de la coordinación general de los trabajos por parte de esa entidad constructora.
  • 1997: En junio se decidió proceder al cierre parcial de la calle frente a la iglesia, ante el riesgo que suponía un posible desprendimiento de alguna pieza desde la torre. Esta solución se tomó con carácter temporal, luego de ser muy analizada con las autoridades municipales. La Societé Petzl de Francia, empresa suministradora de redes y mallas de seguridad, respondió rápidamente a la solicitud de un lote de estos medios para proteger a los alpinista y contener los pesados «proyectiles» susceptibles de caída. Ello permitió retirar el cierre de la calle en un plazo menor que el estimado, evitando de esta forma prolongar molestias a la circulación, a la población y las consecuentes implicaciones económicas. La restauración y la rehabilitación son tareas que deben llevarse a cabo con serenidad, en plena calma técnica, con ojo atento y oído avizor a cualesquiera de los problemas y dificultades que normalmente inciden en este tipo de intervención constructiva. El peso ejecutivo lo llevan la ECOIND No. 3 y, en especial GETAR, junto a una cualificada participación de jóvenes egresados de la Escuela Taller Gaspar Melchor Jovellanos (Oficina del Historiador de la Ciudad) que reparan –y elaboran en los casos necesarios– las figuras y elementos requeridos de restauración o sustitución.

Véase También

Fuentes