Saltar a: navegación, buscar

Calle Reina

Avenida de Bolívar
Información sobre la plantilla
Avenida de La Habana, Cuba
Calle reina.jpg
Conocida como calle Reina
Error al crear miniatura: Falta archivo

Desde la calle Amistad, hasta la calzada de Padre Varela, más conocida por Belascoaín
TipoAvenida
Longitud10 cuadras
OrientaciónDe Este a Oeste
Nombres anterioresCalle Reina

Reina. (Oficialmente Avenida Bolívar). Legendaria calle de La Habana en Cuba . Antiguos y grandes edificios, de varios estilos arquitectónicos se destacan en ambas aceras. Los múltiples usos de sus inmuebles la convierten en eje vital en lo doméstico, comercial, cultural, religioso, educacional y de salud.

Límites

Con portales a ambos lados en sus once cuadras, comienza en la calle Amistad, donde se levanta el Palacio de Aldama y termina en la calzada de Padre Varela, más conocida por Belascoaín, en el municipio Centro Habana.

Sus nombres

Se le llamó Camino de San Antonio el Chiquito, por conducir al ingenio que igual se nombraba, y se decía también de San Luis Gonzaga, por la ermita que hubo en la Calzada de Belascoain y Carlos III. Se le conocía como El Mentidero a un lugar en el cruce con la calle del Águila en el cual existía un grupo de piedras y allí se reunían los políticos de la época. Reina toma este nombre cuando es hermoseada en 1844, en homenaje a la reina Isabel II. Desde 1918 se llamó Avenida de Bolívar en respeto al Libertador. Se le sigue llamando calle Reina.

Historia

Al hacer Tacón la amplia y bella Avenida de Carlos III, el acceso a ella por la Calle San Luis Gonzaga la deslucía, debido a que presentaba algunos desniveles notables. Entre el Campo de Marte (después llamado Plaza de la Fraternidad) y el Campo de Carmona (calles Reina y Belascoaín), había unas mil varas, pero con un desnivel de 9 varas más alto este que aquel, y 12 con la intersección con Campanario que era el punto más bajo.

Para resolver dicha situación el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, con Don Manuel Pastor al frente, decidió hacer un terraplén de unas 360 varas de longitud entre Escobar y el punto medio entre San Nicolás y Manrique, con puentes para dar tránsito a las calles Lealtad y Campanario. La obra fue realizada con miles de presos condenados a trabajos forzados.

El terraplén dejaba dos calles a ambos lados para el tránsito de carretas y carretones, de unas 8 varas cada una, con el nivel antiguo, lo que situaba a las casas existentes sepultadas bajo los muros. Sobre ello el Procurador del Ayuntamiento planteaba: “…así se ha obstruido una hermosa calle; se ha reducido la espaciosa que antes había a dos angostas a los lados, sombrías, húmedas y malsanas”.

Esta fue la primera de las causas en el "Juicio de Residencia" que se le siguió a Tacón al término de su mandato, pero aunque este quedó absuelto, los afectados continuaron sus protestas y lograron que en 1844 se destruyera el terraplén, se hermoseara la calle y se le nombrara "De la Reina".

Según el historiador Pezuela, en 1863 era la más regular y amplia de las vías de la Capital, tenía 1,140 varas castellanas de largo (943 metros) por 50 de ancho (42 metros) y estaba dividida por dos hileras de árboles en tres vías, de las cuales la central tenía pavimento de Calzada. A ambos lados había casas residenciales de dos y tres plantas pero sin los portales de Galiano.

Constituía, desde 1735, la principal salida de la ciudad hacia las afueras. Atravesaba el antiguo Campo de Marte, hoy Parque de la Fraternidad Americana, para seguir su curso, prolongado en 1835, al construirse el Camino Militar o Paseo de Tacón, luego Avenida de Carlos III y Salvador Allende.

Vitrina de joyas arquitectónicas, antiguas y modernas. Conserva las casas coloniales como la signada con el número 360, relevante por atesorar elementos tipológicos de valor, en especial sus vitrales, y la morada donde falleciera, hacia 1878, “el ilustre habanero, patriarca de las letras cubanas”, Antonio Bachiller y Morales, guardando así los recuerdos del insigne historiador del siglo XIX y los valiosos trabajos de herrería y lucetas decorativas de su fachada.

Más cercano a la primera modernidad, sobresalen los ejemplos del Art Nouveau, de las antiguas sedes del Cetro de Oro y la Casa Crusellas, donde el estilo modernista penetró al interior apoderándose del diseño de la carpintería y otros detalles decorativos que ponderaron la riqueza ornamental y la sensualidad de sus fachadas.

En la esquina de Gervasio, se encuentra la iglesia y templo del Sagrado Corazón de Jesús, de estilo gótico y construida por los padres jesuitas entre 1914 y 1923. Majestuosa instalación con tres naves, enormes columnas interiores y ventanas en colores de nueve y medio metros de altura, las que junto a la torre de 77 metros rematada por una cruz de bronce de seis metros, constituye una verdadera joya arquitectónica de la ciudad.

Resaltan los modelos del Art Decó vinculados al tema de la vivienda y otros servicios, como el Cine Reina, los Almacenes Ultra, o la antigua sede de un periódico y oficinas, que se ennoblecen con la presencia de este estilo arquitectónico.

Fuentes

  • calle Reina
  • habanaradio
  • De las Cuevas toraya, J. 500 años de construcciones en Cuba. Edit. D.V. Chavín, Servicios Gráficos y editoriales, S.L. Madrid. 2001.