Saltar a: navegación, buscar

Inicio de la aplicación práctica del Plan LASSO

Inicio de la aplicación práctica del Plan Lasso
Información sobre la plantilla
Farc-ep.jpg
Líderes históricos del Secretariado de las FARC-EP.
Fecha:Inicio: 18 de mayo de 1964; Terminación: Continúa
Lugar:Bandera de Colombia Colombia
Descripción:
Plan ideado por el Pentágono con el fin de contrarrestar los movimientos revolucionarios en América Latina
País(es) involucrado(s)
Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos; Bandera de Colombia Colombia
Líderes:
Coronel Hernando Currea Cubides
Organizaciones involucradas:
Los gobiernos de Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos y Bandera de Colombia Colombia

Aplicación práctica del plan LASSO. Empleo del plan desarrollado contra las regiones de autodefensa campesina en Colombia, que constituyó la ejecución concreta de los programas de ayuda militar para América Latina, enmarcados en la nueva estrategia militar del gobierno de los Estados Unidos en los años 1960, conocidos como “Doctrina de la Seguridad Nacional”.

El Plan LASSO

Plan LASSO (Latin American Security Operation) dio inicio el 18 de mayo de 1964, con una operación militar contra Marquetalia con un importante contingente bajo el mando del coronel Hernando Currea Cubides, comandante de la VI Brigada con sede en Ibagué. Este dispuso de la totalidad de los helicópteros con que contaban en ese entonces las Fuerzas Armadas, de compañías del Ejército especializadas en la lucha de contrainsurgencia, de grupos de inteligencia y localización (GIL) formados en la Escuela de Lanceros de Tolemaida y, finalmente, de aviones de combate T-33 y tres batallones para asegurar toda el área. Un descomunal esfuerzo militar.

Es creado durante la administración del presidente John F. Kennedy con el fin de contrarrestar los movimientos revolucionarios en América Latina el cual se impulsó con la Alianza para el Progreso. El mismo se inició con el ataque a casi cincuenta campesinos en la vereda Marquetalia, departamento de Tolima en el centro del país, significando el arranque de segundo período de violencia en Colombia, período que se extiende hasta nuestros días.

La dirección de este operativo se instaló en Neiva donde comenzó la movilización de tropas, "Para esta operación el gobierno disponía de 16.000 hombres armados y equipados con todos los instrumentos de guerra modernos, tales como helicópteros, aviones de reconocimiento de varios tipos, bombarderos facilitados por el gobierno de los Estados Unidos y algunas piezas de artillería. Además, el gobierno disponía para la operación de 500 millones de pesos, agregando la ayuda de los Estados Unidos que no era menor a los 300 millones de pesos".

Antecedentes

En octubre de 1959, el gobierno de los Estados Unidos envió un "Equipo Especial de Estudio", compuesto por expertos de contrainsurgencia para investigar la situación de seguridad interna de Colombia. Entre otras recomendaciones de política del equipo estadounidense, informó que "con el fin de proteger los intereses tanto de las autoridades colombianas y de los Estados Unidos contra "intervencionistas" cualquier ayuda especial atención de la seguridad interior iba a ser estéril y encubierta en la naturaleza." En febrero de 1962, el “Equipo de Estudio", un Fort Bragg de alto nivel del equipo Especiales de Estados Unidos, visitó Colombia para una segunda encuesta. La guerra estaba encabezada por el Centro de Guerra Especial y el comandante General William P. Yarborough.

En un suplemento secreto de su informe a la Junta de Jefes de Personal, Yarborough alentó la creación y el despliegue de una fuerza paramilitar para cometer actos de sabotaje y terrorismo contra los comunistas

La nueva política de contrainsurgencia se instituyó como el Plan Lasso en 1962 e hizo un llamamiento para las operaciones militares y los programas de acción cívica en las zonas violentas. A instancias de los Estados Unidos, el gobierno colombiano comenzó a atacar a muchas de las comunidades auto – defensa en la década de 1960, en un intento de volver a asimilar los territorios bajo el control del gobierno nacional.

Plan LASSO o Plan Lazo

Uno de los debates más agudos en la historiografía colombiana ha girado en torno a la denominación exacta este plan militar. ¿Se llamó Plan Lasso o Lazo? Para las Fuerzas Armadas, el proyecto fue elaborado por la propia institución castrense y se denominó Plan Lazo, dado que se trataba de "enlazar", de llevar a cabo un cerco militar para desactivar las regiones de influencia comunista. Esta postura ha sido defendida con pasión por el general Álvaro Valencia Tovar, uno de los protagonistas de la toma de Marquetalia.

El General Alberto Ruiz Novoa, Ministro de Defensa y militar veterano de la guerra en Corea, venía manejando el Ministerio desde el gobierno anterior y el Presidente Guillermo León Valencia lo había ratificado. Con sus compañeros del Batallón Colombia introdujo múltiples cambios en las Fuerzas Militares, y aseguró haber hecho un plan que él denominó “Plan Lazo” cuyo objetivo era "enlazar" las regiones bajo el influjo del Partido Comunista con el fin de someterlos a la Constitución colombiana

Para sus críticos, en especial de izquierda, el proyecto se llamó, por el contrario, Plan Lasso (en razón de su denominación en inglés, Latin American Security Operation), debido a que el ataque a Marquetalia se habría inscrito en un proyecto contrarrevolucionario global, para toda América Latina, agenciado desde Washington.

Aunque los militares colombianos aseguran que se trata de dos planes diferentes, hay quienes aseguran lo contrario. Lo cierto es que hubo en efecto un plan Lasso para América Latina diseñado en Washington y que impulsó el gobierno de John F. Kennedy con la Alianza para el Progreso. Este proyecto global se "españolizó" bajo el nombre de Lazo en la también llamada Operación Soberanía contra Marquetalia y el resto de los enclaves comunistas. En otras palabras, Laso con "ss" fue el diseño estratégico elaborado por los expertos del Departamento de Defensa en Washington y Lazo con "z" fue la adaptación táctica en el terreno de batalla realizada por el Estado Mayor del Ejército Nacional.

Aplicación práctica del plan

La violencia política en Colombia se inició en la década de los años treinta durante la etapa de la República Liberal, pero llega a su más alto índice tras el Bogotazo, desbordándose en la década de los cincuenta.

Plan Lasso en Colombia
A finales del gobierno conservador de Mariano Ospina Pérez, desde el mismo Partido Liberal se fomentó y desarrolló una política de guerrillas liberales, quienes en principio recibieron todo el apoyo en su formación. Estarían atentas para iniciar la "revolución" el 27 de noviembre de 1949, día fijado para las elecciones presidenciales.

Hubo una cruenta lucha que dejó un alto saldo de víctimas por parte de las guerrillas liberales. Los conservadores por su parte generan un movimiento de violencia denominado “los pájaros” que tuvo su nacimiento en el occidente de Caldas y es perfeccionado en el Valle. Este movimiento se convirtió en una mafia de desconcertante eficacia letal. Primero operó solo en forma individual con rapidez increíble, sin dejar huellas. Con automotores y "flotas" de carros comprometidos en la depredación, con choferes cómplices en el crimen, particioneros del despojo. Al principio asesinaron a la gente que apoyaba la revolución o a dueños de haciendas, en especial cafeteras, cuya cosecha sirve para acrecer el fondo de la "organización".

Las amnistías ofrecidas por la dictadura militar había servido para desmovilizar algunas de las guerrillas liberales en la zona del llano, pero los forajidos y bandoleros que azotaban Tolima y Caldas seguían a sus anchas.

Al sur de Tolima, en Marquetalia, se asienta una guerrilla de liberales Loaiza, al frente de esta estaba Pedro Antonio Marín quien recibió todo el apoyo del Partido Comunista, que los organiza en Autodefensas Campesinas.

Lo que decide la acción militar contra las autodefensas de Marquetalia son actos violentos, el 29 de diciembre de 1963 entre Planadas y Gaitania emboscan una columna de abastecimientos militares en que mueren 5 soldados. En marzo de 1964 derriban un avión de Aerotaxi, cuando un piloto militar y un capitán del ejército tratan de rescatar los cadáveres, son asesinados.

El 18 de mayo de 1964, la tensa calma de meses sucumbió ante la invasión brutal de la soldadesca helitransportada, armada, y comandada por los halcones del Pentágono con 16, 000 sabuesos, apoyados en artillería y aviación de bombardeo, al servicio de los potentados de siempre. Se aplica entonces en Colombia el novel contrainsurgente Plan LASSO de cerco y aniquilamiento contra Marquetalia. Su misión, ahogar en sangre toda esperanza emancipadora forjada por la conciencia y la voluntad solidarias de quienes trabajan con sus humildes manos.

El entonces teniente coronel José Joaquín Matallana Bermúdez comandaba un grupo de asalto del Batallón Colombia destacado en el norte del Tolima, con el cual hace el primer desembarco helicoportado en Colombia y toma por sorpresa a la gente de Marín, lo que permite capturar abundante material subversivo que vincula al grupo insurgente al Partido Comunista.

El ataque los hace huir más hacia el sur llegando a Riochiquito donde se encuentra con Ciro Castaño. Los militares le persiguen y tratan de hablar con Castaño para evitar una confrontación pero son desatendidos y nuevamente se utiliza la fuerza para desalojarlos. Así también llegan a el Pato y Guayabero en la cordillera oriental.

Los sobrevivientes de la operación militar se reúnen en la primera cumbre guerrillera el 27 de mayo con una asistencia de 80 subversivos a pesar del acoso del ejército. En esta acuerdan conformar el Bloque Sur y mantener las orientaciones y directrices del Partido Comunista como también establecen un sistema de correos para mantener con el una comunicación permanente.

Al año siguiente se convierten en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC bajo el mando de Pedro Antonio Marín, alias Manuel Marulanda Vélez "Tirofijo".

Por qué Marquetalia

En Marquetalia se sostiene un genuino proyecto democrático – popular basado en el trabajo mancomunado de los campesinos de la zona. ¿Su delito? Oponer a la voracidad latifundista, avalada como política de Estado, la voluntad fraternal por un país y un mundo sin explotadores ni explotados, y sostener con el arado y el fusil, una alternativa popular viable contra los dictámenes de oligarcas e imperialistas.

Muchas voces, que multiplicadas y unidas como en un solo puño y desde todo el territorio nacional, toman partido con los humildes de Marquetalia contra el Estado colombiano y su instrumento de violencia por excelencia, el ejército lacayo. Con infinito valor pero con muy pocas armas, sólo algunos fusiles, revólveres, y escopetas de caza, cuarenta y ocho hombres y mujeres, algunos ya veteranos de mil combates desde el Bogotazo, en 1948, y la violencia se lanzan a la lucha por los humildes, siendo llamados el foco subversivo de Marquetalia. Entre ellos el comandante, ya militante y dirigente comunista, Manuel Marulanda Vélez, vencedor en 1960 contra otra operación de cerco y aniquilamiento.

El foco subversivo de marquetalia, llamado así por la oligarquía, el Estado, la prensa nacional y la Iglesia, estaba conformado por las comunidades campesinas de la zona de Marquetalia que sufrieron las calamidades de la violencia durante la guerra entre liberales y conservadores, con un saldo sangriento de 300,000 muertes, principalmente de campesinos, en todo el país entre 1948 y 1953.

Plan Lasso
Los campesinos de esa zona, organizados en cooperativas agrícolas, solo demandan del Estado, gobernado por el presidente Guillermo León Valencia, carreteras para llevar sus productos a los poblados cercanos, escuelas para sus hijos, y garantías para su seguridad ante los arteros ataques de los criminales paramilitares llamados “pájaros”. Ante estos justos reclamos, el Estado y el Imperialismo no tienen otra respuesta que el exterminio ejemplarizante.

Comenzada, la Operación Marquetalia enmarcada en el Plan LASSO del Pentágono, el movimiento agrario reunido en asamblea acuerda evacuar las familias numerosas y enfrentar el cerco de exterminio con la táctica de guerra guerrillas totalmente móvil, realizada por pequeñas unidades combativas (llamadas guerrillas) de 12 campesinos.

Pasados unos días de preparación, no es hasta el 27 de mayo que se produce el primer combate, librado por la guerrilla del comandante Joselo. Este combate, con un saldo favorable para las guerrillas de Marquetalia, señala el nacimiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que en los combates del 30 de mayo, como en los del 3, 14 y 17 junio, en los del 8, 10 y 24 de agosto, y en los del 3 y 20 de septiembre, auguran la derrota estratégica del Plan LASSO.

Error estratégico del Plan

El Plan Lazo o Lasso constituyó un error estratégico de las élites colombianas, en la medida en que sirvió de detonante para la emergencia de las FARC que no se hubiese producido en efecto si no se hubiese llevado a cabo el ataque contra Marquetalia. Las autodefensas campesinas de influencia comunista se habrían mantenido como tales y, probablemente, con el correr del tiempo se hubieran extinguido lentamente.

Manuel Marulanda jefe de las FARC
La inspiración vino del exterior en esta ofensiva ideológico-militar de comienzos de los sesenta. Se presionó sobre un presidente débil para tener en la cúspide militar a un oficial de nuevo corte, apto para aplicar una teoría gemela y complemento de la Alianza para el Progreso". Se refiere al general Alberto Ruiz Novoa, comandante del Batallón Colombia en la Guerra de Corea, la cual introdujo al Ejército colombiano, que se hallaba inmerso en una guerra civil interna, en la lógica de la Guerra Fría. Con lo cual Colombia pasó de un Ejército de "adscripción bipartidista" a un Ejército de "adscripción anti-comunista".

Las FARC surgieron como resultado de una agresión externa. El movimiento guerrillero naciente no habría sido quien le declaró la guerra al Estado, sino, por el contrario, fue el Estado quien le declaró la guerra a las organizaciones agrarias comunistas, las cuales se vieron obligadas a defender su vida mediante las armas. El discurso de Manuel Marulanda en San Vicente de Caguán se inscribe en la lógica propia de esta lectura de la historia.

Marquetalia es conocida como el inicio de una gloriosa historia de luchas armadas de carácter revolucionario. Para otros, como un grave error histórico de las élites colombianas que ha ensangrentado al país sin pausa ni tregua desde hace ya cuatro décadas. El debate y la herida siguen abiertos.

Cada derrota de un plan militar conlleva a la elaboración de uno nuevo, y la oligarquía y el imperio no se toman en serio el trabajo de evaluar por qué tienen que sustituir el anterior. Si lo hicieran se llevarían la sorpresa de que las FARC viven, superviven y avanzan porque cuentan con una amplia base social. Allí reside su fortaleza, ella es su sustento, su base.

Enlaces externos

Fuentes