Saltar a: navegación, buscar

José Miró Argenter

José Miró
Información sobre la plantilla
JoseMiroArgenter.jpg
Periodista de origen español, incorporado a la lucha por la independencia de Cuba desde el inicio de la Revolución
NombreJosé Miró Argenter
Nacimiento4 de marzo de 1851
Sitges, Cataluña, Bandera de España España
Fallecimiento2 de mayo de 1925
La Habana, Bandera de Cuba Cuba

José Miró Argenter. General de división del Ejército Libertador y periodista. Fue miembro del Estado Mayor de Antonio Maceo y participó junto a él en la invasión. Escribió la obra Crónicas de la Guerra, que es un testimonio de su participación en la Guerra del 95.

Datos biográficos

Origen e inicio de la relación con Maceo

Nació en Sitges, Cataluña, España, el 4 de marzo de 1851. Cursó estudios de bachillerato en Barcelona, donde se graduó en 1869. Posteriormente estudió dos años de Medicina.

Como miembro del ejército carlista en España, alcanzó el grado de teniente y el cargo de jefe de compañía.

Llegó a Cuba en 1874 y se radicó en La Habana, dos años después se trasladó a Santiago de Cuba, donde conoció al mayor general Antonio Maceo en el almuerzo de despedida que se le ofreciera el 8 de mayo de 1878 antes de abandonar la Isla, después de concluida su participación en la Guerra del 68.

Después del Pacto del Zanjón dirigió el periódico "La Doctrina", de orientación autonomista.

Periodista

Fundó y dirigió en Manzanillo el periódico "El Liberal" y por la virulencia de sus artículos sufrió prisión en Santiago.

Colaboró con el Plan Gómez-Maceo en la provincia de Oriente.

Dedicó varios años al ejercicio del periodismo y la historia. Dirigió en Manzanillo el periódico La Democracia (1898) y en San Luis trabajó como redactor de El Cubano Libre. En 1905 se hizo cargo en La Habana de Vida Militar y colaboró en El Fígaro entre 1902 y 1918. Fue también periodista del conocido Diario de la Marina.

El mejor fruto de su quehacer intelectual fue la obra testimonial Crónicas de la guerra -publicada por primera vez en 1909 y con varias reediciones a lo largo del siglo XX-; una prolija relación de acciones militares y de sus experiencias personales, que escribió entre 1899 y 1909. Crónicas de la guerra constituye uno de los más valiosos e informativos diarios de la llamada literatura de campaña de Cuba, que narra y describe la acción invasora desde octubre de 1895 a enero de 1896 y la campaña en el occidente cubano del general Maceo, además de ofrecer una de las versiones más completas, a la vez que polémicas, sobre la caída en combate del Titán de Bronce.

En sus páginas Miró Argenter consagró para la historia nacional la figura del bravo luchador oriental, contribuyendo a la construcción de la imagen de Maceo consagrada por la tradición. La obra es de lectura obligada para los interesados en el estudio de las guerras de independencia cubanas.

Guerra del 95

En la Guerra del 95 se levantó en armas el 22 de febrero de 1895 con Bartolomé Masó en Manzanillo, al frente de un contingente de patriotas, en Holguín, con grado de coronel. El 14 de abril de 1895 se batió con una columna española en Ciego La Rioja. Este combate se extendió hasta Los Marcano y Ojo de Agua.

Después de la llegada a la Isla del mayor general Antonio Maceo el 1 de abril de 1895, éste le ratificó el grado y lo incorporó a su estado mayor. Se destacó en el combate de Peralejo el 13 de julio de 1895, por el cual fue propuesto para el grado de general de brigada; pero el Consejo de Gobierno le reconoció el grado con fecha del 29 de septiembre de ese mismo año. Días después lo promovieron al cargo de jefe de estado mayor de la columna invasora, con la cual salió el 22 de octubre desde Baraguá.

Estuvo junto a Maceo durante la invasión y en toda la campaña de occidente. Se destacó en el combate de Iguará, en Sancti Spíritus, el 13 de diciembre de 1895; en Pinar del Río participó, entre otros, en los de La Lechuza, Cacarajícara, Rubí, en dos ocasiones, y Bejerano (Gobernadora).

Escoltó a Maceo en el cruce por el mar de la trocha de Mariel a Majana, en la noche del 4 de diciembre de 1896. Tres días más tarde resultó herido, por única vez en la guerra, en San Pedro, donde cayó su jefe.

Por su comportamiento en el combate de Mal Tiempo el 15 de diciembre de 1895, había sido propuesto para el grado de general de división; pero no fue hasta el final de la guerra que el Consejo de Gobierno se lo otorgó con antigüedad. Esto hizo que, con carácter retroactivo, fuera el primer miembro del Ejército Libertador en obtener ese grado.

En la República

Apesadumbrado por la pérdida de Maceo, marchó a Camagüey para continuar hasta Manzanillo, donde mostró poca actividad durante el resto de la guerra. Concluida ésta, el 23 de enero de 1899 lo nombraron inspector del Departamento Oriental.

También se desempeñó como secretario de la Junta Liquidadora del Ejército Libertador.

Durante los primeros años de la República de Cuba se encargó del archivo del Ejército Libertador. Se dedicó a la historia y al periodismo.

Es autor de la obra Crónicas de la Guerra.

Muerte

Murió en La Habana 2 de mayo de 1925.

Fuente

  • Historia Militar de Cuba (1510-1868), Centro de Información para la Defensa, MINFAR.

Enlaces externos

Radio Santa Cruz