Saltar a: navegación, buscar

Juan Bautista Sagarra y Blez

Juan Bautista Sagarra Blez
Información sobre la plantilla
Juan bautista1.jpg
NombreJuan Bautista Sagarra y Blez
Nacimiento24 de junio de 1806
ciudad de Santiago de Cuba,
capitanía de Cuba,
Reino de España Bandera de España
Fallecimiento29 de mayo de 1871 (64 años) 
ciudad de La Habana,
capitanía de Cuba,
Reino de España Bandera de España
OcupaciónPedagogo

Juan Bautista Sagarra Blez (Santiago de Cuba, 24 de junio de 1806 - La Habana, 29 de mayo de 1871). Pedagogo cubano, creador de la colección Librería de los niños cubanos.

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

Nació en el seno de una familia de posición económica desahogada que le permitió estudiar en centros de enseñanza que fueron emblemáticos en el siglo XIX cubano: el Seminario San Basilio Magno, de Santiago de Cuba y el José de la Luz y Caballero, y de quien llegó a ser amigo y continuador de su obra. Se graduó de Bachiller en Filosofía en la Universidad de La Habana, en 1826, y de abogado, en 1830, ante la Audiencia de Puerto Príncipe, hoy, Camagüey.

Sagarra pronto mostró su vocación pedagógica. Se dedicó a la enseñanza primaria en su lugar de origen, donde escaseaban las escuelas y se manifestaban altos índices de analfabetismo (sobre todo, entre los pobres y los negros), como consecuencia del abandono de la educación elemental por parte de las autoridades coloniales.

Esta orientación lo vinculó tempranamente con la Sociedad Económica de Amigos del País (SEAP), en Santiago de Cuba. Fundada en 1787, la labor de la SEAP era limitada en la época de Sagarra, quien desempeñó un destacado papel en la refundación de la Sociedad en 1833 y llegó a ser presidente de su Comisión de Educación en 1834. Trabajó a favor del mejoramiento cultural de la ciudad y realizó múltiples tareas asignadas por la Institución, entre las cuales se destaca la publicación de las Memorias de la Sociedad Económica de Santiago de Cuba.

Labor educacional

Como Primer Síndico Procurador del Ayuntamiento de Santiago de Cuba, presentó, en 1834, un Informe referido al estado deplorable de la educación primaria en la ciudad, en el cual propone dos vías para solucionar la situación: una, el incremento del salario de los maestros de primeras letras y, dos, la implantación del Sistema Lancasteriano en las escuelas públicas.

En su labor educacional, hay que distinguir el trabajo desplegado en la creación de tres instituciones escolares: un colegio privado, y dos centros de carácter técnico y de oficios. En ellos, trata de conciliar sus intereses clasistas de brindar una enseñanza privilegiada para los jóvenes de su clase y, a la vez, formar, preparar a las nuevas generaciones para trabajar en los diferentes oficios y profesiones, en correspondencia con las demandas del progreso el país.

La fundación del Colegio Santiago, en 1841, en Santiago de Cuba, formó parte del movimiento de creación de los colegios privados cubanos, sustentado por la burguesía criolla como respuesta al abandono de la educación por las autoridades españolas. El Informe de Sagarra revela sus principales objetivos: formar a los jóvenes en lo intelectual, físico, estético y moral, en vínculo con la formación religiosa; aplicar el método explicativo; renovar el contenido de la enseñanza y contribuir al desarrollo del sentimiento patriótico; desarrollar una enseñanza práctica y experimental.

La creación de la Escuela General Preparatoria (1855-1864) y la Escuela Profesional de Agrimensores, Aparejadores y Maestros de Obras (1864-1868) fueron centros de carácter técnico y de oficios, en los que se formaron y prepararon los jóvenes de la región oriental para ingresar a diferentes carreras y desempeñar oficios o artes. En ambos casos, enfatizó sobre la importancia de vincular el conocimiento de las ciencias con las diferentes carreras u oficios; la preparación teórica con la práctica a través de experimentos, demostraciones y trabajos en centros fabriles o talleres, así como respetar los intereses y particularidades de niños y jóvenes.

Estos tres centros se convirtieron en sitios propicios para realizar sus reformas y poner en práctica sus principales ideas educativas.

Su labor educacional alcanzó mayor alcance cuando acometió la redacción de libros de lectura para niños. Además de los textos escolares, incluyó libros que fueran útiles y funcionales, con un lenguaje claro y sencillo. En una fecha tan temprana como 1839, da a conocer los primeros trabajos de su Librería de los niños cubanos. La colección se caracterizó por la heterogeneidad de los temas trabajados, que reflejan las aspiraciones y necesidades de la burguesía criolla.

A juzgar por las reimpresiones, Juan Bautista Sagarra aparece entre los autores más publicados: 18 libros tiene su colección de Librería de los Niños Cubanos. El resto de sus obras incluye elogios póstumos, oraciones fúnebres, numerosos discursos de apertura de clases, cronologías, estudios biográficos y traducciones del francés. Quedó inédito su Apuntes sobre Agrimensura Legal.

Juan Bautista Sagarra, en su actividad pedagógica, expresa renovadoras concepciones referidas a la educación, la didáctica, la organización escolar y los principios educativos, a pesar del excesivo moralismo presente en algunos de sus libros y discursos.

La destacada labor educativa y como publicista en la región oriental de la Isla, sus planteamientos pedagógicos similares a los sustentados por otros educadores de rango nacional, unidos a la preocupación y amor por su país, le permitieron trascender el marco local de su existencia y actuación.

Viajó por los Estados Unidos, Jamaica y España.

Muerte

Murió en La Habana el 29 de mayo de 1871, a los 64 años de edad, y sus restos son trasladados a Santiago de Cuba. Fue enterrado en el Cementerio Santa Ifigenia.

Bibliografía

Activa

  • Elogio póstumo del Ldo. D. Juan de Mata Tejada, hijo de Santiago de los Caballeros, socio de la Real Sociedad Patriótica.
  • Santiago de Cuba, Imp de la Real Sociedad Patriótica, 1835. Aguinaldo para las niñas de Santiago de Cuba.
  • Santiago de Cuba, Imp. de Loreto Espinal, 1839; Aguinaldo para las niñas. 2a. ed. aum. Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1849 (Librería de los niños cubanos, 5); Id., 1858; La Habana 1861.
  • Miscelánea para los niños. Santiago de Cuba, Imp. de L. Espinal, 1839.
  • Memoria sobre la instrucción pública en Santiago de Cuba, 1840.
  • Proyecto de un colegio en esta ciudad con el título de Colegio de Santiago, Imp. de la Real Sociedad Económica, 1841.
  • Cronología. Cuba, L. Espinal, 1842. Elogio fúnebre del socio numerario de la Real Sociedad de Amigos del País, D. Prudencio Casamayor Santiago de Cuba, Imp. de L. Espinal, 1842.
  • Apuntaciones sobre moral [s.l, 1844?]; 2a. ed. Apuntaciones sobre moral cristiana. Santiago de Cuba, 1858.
  • Colección de voces poco usadas. (Apéndice a la Gramática). Ia Habana, 1844; 2a. ed. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1854.
  • Gramática castellana. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1854. Miscelánea infantil. Santiago de Cuba, Imp. de Martínez, 1844; 2a. ed. aum. Id., 1849; 3a. ed. Id., 1852; Id., 1855.
  • El silabario de las niñas. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1849 (Librería de los niños cubanos, 1); 3a. ed. Id., 1853; 4a. ed. Santiago de Cuba, Imp. del Redactor, 1858.
  • Continuación de la Miscelánea infantil [s.l.], 1850. El padre y sus hijos. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez. 1850; [¿Id., 1854?]; ed. estereotipada. Id., 1864. El pasatiempo. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1850.
  • Dioscórides el huérfano; o, Historia de un joven herrero. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1851; 3a. ed. Santiago de Cuba, Imp. del Redactor, 1858. Salterio de la infancia [s.l.], 1852; 2a. ed. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1856.
  • Compendio de la geografía física y política de la Isla de Cuba. Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1853. Historia de la religión. No. 1. Oraciones del niño católico. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1854; La Habana, 1856. Los clamores del tío Domingo Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1855.
  • Continuación de la Miscelánea. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1855. Estudio de la religión. No. 3. Memorandum del niño católico. La Habana, Imp. del Gobierno, 1855.
  • Instrucción al Gabinete de lectura del bello sexo cubano. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1855. Leyendas bíblicas. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1855. Silabario de los niños. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1855.
  • Estudio de la religión. No. 2. Leyendas bíblicas Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1856.
  • Tres cuentecitos o sean las Virtudes Teologales Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1856.
  • Discurso del director de la Escuela Preparatoria en la apertura de las clases de dicha Escuela. Santiago de Cuba, Imp. de Miguel A. Martínez, 1857.
  • Discurso del director de la Escuela General Preparatoria de Cuba, Ldo. D. Juan B. Sagarra, el 15 de setiembre de 1857 en la apertura de las clases de esa Escuela [Santiago de] Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1858. Discurso del Sr. Director de la Escuela General Preparatoria, D. Juan B. Sagarra, el 15 de setiembre de 1860 en la apertura de las clases. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1860.
  • Discurso del director de la Escuela General Preparatoria D. Juan B. Segarra el 23 de setiembre de 1861 [Santiago de] Cuba, Imp. de D. M. A. Martínez, 1861.
  • Breves nociones de agricultura, industria y comercio. Escritas por encargo de la Comisión local de esta ciudad. Santiago de Cuba, Imp. de D. Miguel A. Martínez, 1864; 2a. ed. Id., 1865.
  • Apuntación biográfica del Dr. D. Gabriel Marcelino Quiroga, deán de esta Santa Iglesia Catedral. Santiago de Cuba, Imp. de M. A. Martínez, 1869.

Pasiva

  • «Aguinaldo de las niñas», en Revista Habanera. La Habana, 1: 68, 1861.
  • Fuentes y Betancourt, Emilio de los Santos. Biografía del Sr. Lic. D. Juan Bautista Sagarra y Blez. Santiago de Cuba, Ravelo, 1880. García José de Jesús Quintiliano.
  • «Bibliografía. Los clamores del tío Domingo. Cuba. 1855», en Revista de La Habana. La Habana, 4: 285-288, 1855. Trujillo Enrique.
  • «Juan Bautista Sagarra», en su Álbum de El Porvenir. V. 3. Nueva York, Imp. de El Porvenir, 1892, p. 19-23. Valdés y Aguirre, Fernando.
  • «Bibliografía. El padre y el hijo [...]», en Brisas de Cuba. La Habana, 1: 55, 1855.

Fuentes