Saltar a: navegación, buscar

Krisna

Krisna
Información sobre la plantilla
Krishna Dios.jpg
Religión o Mitologíakrisnaísmo, visnuismo de Bengala, bhakti
País o región de origenIndia

Krisna es uno de los dioses principales de la religión hinduista.

En el hinduismo ortodoxo, Krisna es considerado el octavo avatar (encarnación) del dios Visnú,[1]

mientras que en el krisnaísmo, Visnú es una expansión de Krisna.

Etimología

  • kṛṣṇa, en el sistema AITS (alfabeto internacional de transliteración del sánscrito).
  • कृष्ण, en escritura devanagari del idioma sánscrito.
  • Pronunciación:
    • [krishná], en sánscrito clásico
    • [kríshna], en idiomas modernos de la India
  • Etimología:
    • en sánscrito, krishna significa ‘negro’ u ‘oscuro’. Según la tradición, el color de la piel de Dios es negra, aunque en las figuraciones artísticas su piel suele ser de color azul.
    • la palabra krishna también podría significar ‘atractivo’, si se lo hace provenir de karshna (‘arar’, atraer la tierra).

Datación del culto a Krisna

En el Rig-veda (el texto más antiguo de la India, de mediados del II milenio a. n. e.), aún no existía ese dios pastor, ni sus sucedáneos como Vasudeva. En esos libros, Visnú ―que es el dios más relacionado con Krisna― es un personaje muy secundario.

Krisna y sus leyendas aparecen por primera vez en el Majabhárata (texto epicorreligioso del siglo III a. n. e.) ―que contiene el famoso Bhagavad-guitá, que son las enseñanzas de Krisna a su amigo, el guerrero Aryuna― y en textos posteriores como el Jari-vamsa (‘el linaje de Jarí [Krisna]’).

Existe la hipótesis de que un número de tradiciones y deidades regionales pueden haberse fusionado en las historias de este dios.

La religión de Krisna se desarrolló gradualmente en varios Puranas (textos escritos posiblemente desde el siglo III a. n. e.), hasta llegar al poema Guita-govinda (del siglo XII) ―donde se desarrolla el esoterismo krisnaísta― y al Bhágavata-purana (del siglo XII) ―que dedica miles de versos en describir su vida y obras―.

Hay manera de deducir la época en que habría vivido Krisna, aunque una pista la da el propio Majabhárata, que describe una época que parece ser posterior a la época del Rig-veda (el primer texto de la literatura india, de mediados del II milenio a. n. e.). Los reinos que en el Majábharata son protagonistas ―como los kurus o los iadus― habían sido reinos secundarios en el Rig-veda.

Vopadeva (1150-1240), el autor del Bhagavata-purana, consigna por primera vez una fecha de nacimiento de Krisna: la medianoche del rójini naksatra ―el octavo día después de la luna nueva del mes de śravana o bhadrapada (agosto-noviembre).

Leyendas del dios Krisna

Calendario y almanaque correspondiente a los años 1871-1872; de Rayastán (India); la columna izquierda muestra los diez avatares de Visnú, la columna central derecha muestra los doce signos del zodíaco hindú; el panel de arriba muestra a Ganesha con dos esposas; el segundo panel muestra a Krisna con dos mujeres.

Nacimiento de Krisna

Krisna toca la flauta, cubierto por la serpiente-dios Ananta Shesha, en el templo de Somnathpur, en Karnataka (India).

Krisna hizo Su aparición en la ciudad de Mathura, en la región de Bharata Varsa, hoy conocida como India.

En este pasatiempo Él tomó a Devaki como Su madre, y a Vasudeva como Su padre, si bien Krisna es el padre de toda la creación.

En una ocasión, el príncipe Vasudeva, hijo del rey Surasena, después de contraer matrimonio con Devaki, se dirigía a su casa en su cuadriga, acompañado por su nueva esposa. Devaki era hermana del demoníaco Kamsa, rey de la provincia de Mathura.

Mientras los novios pasaban en su cuadriga, de pronto se oyó una voz desde el cielo: «Kamsa, eres un gran necio. Conduces la cuadriga de tu hermana y de tu cuñado, pero no sabes que el octavo hijo de esta hermana habrá de matarte».

Kamsa tomó a Devaki por los cabellos y se dispuso a matarla con su espada. Vasudeva lo convenció de la conveniencia de no matarlos y encerrarlos de por vida en un calabozo. Vasudeva y Devaki empezaron a tener hijos, uno tras otro, y sistemáticamente Kamsa los visitaba después del parto y los mataba ante sus ojos. Cuando Krisna ―el octavo hijo― nació, a la medianoche, los guardianes cayeron en un profundo sueño y las puertas de la mazmorra se abrieron mágicamente, entonces Vasudeva se llevó al bebé hasta el bosque de Gokula, cerca del pueblo de Vrindávana, donde vivían pastores de vacas de una tribu de los Yadus, que practicaban el nomadismo y vivían en carretas tiradas por bueyes. Vasudeva ingresó a la tienda del reyezuelo Nanda y su esposa Yasoda, secuestró a su hija recién nacida, y la intercambió por Krisna. Al regresar a su celda en Mathura, el rey Kamsa llegó para matar al octavo hijo, pero al tomar a la bebé, esta se convirtió en una fiera diosa con muchas armas (sostenidas por muchos brazos), ascendió hasta el techo de la mazmorra, desde donde se burló de Kamsa y le comunicó que el octavo hijo había sido trasladado a otro lugar.

Pasatiempos infantiles

A la mañana siguiente, la madre Yasoda no recordaba exactamente si había tenido una hija mujer o un hijo varón. Krisna creció como hijo de Nanda y Yasoda en Vrindavan. Kamsa, incitado por el sabio volador Nárada ―que quería provocar la creación de anécdotas de Krisna―, empezó a enviar a sus monstruosos sirvientes demoníacos a Vrindavan.

Krisna mató uno por uno a cada monstruo que envió Kamsa.

Cuando Krisna fue preadolescente, empezó a tener relaciones con las gopis (pastoras), niñas de su edad que ya estaban casadas con los varones mayores de su pueblo, Vrindavan.

Pasatiempos posteriores

Krisna abraza a Gopa Kumar; esta leyenda es la base para la creencia hinduista de que todas las almas estuvieron con Dios y se alejaron de él, y ahora deben volver a casa.

Al cumplir 13 años, Krisna abandonó para siempre a sus amigos de Vrindavan y viajó a Mathura (a 10 km) con la excusa de un concurso de lucha que organizaba el rey Kamsa. Primero mató a todos los concursantes y finalmente atacó a su tío Kamsa a puñetazos. Liberó a sus padres biológicos de la cárcel, y a su abuelo Ugrasena (padre de Kamsa), también encarcelado por este.

Así el pastor Krisna se convirtió en rey de Mathura.

Años después, atacado por el vecino rey Yarasandha, Krisna escapó con todos los habitantes de Mathura y se mudaron a la orilla del mar Arábigo (a 3000 km de distancia). En una isla frente a la costa fundó una ciudad, Dwaraka.

Liberó a 16 108 mujeres encarceladas por un demonio, y se casó con ellas. Con cada una Krisna tuvo diez hijos, como Pradiumna, Aniruddha, Charudesna, Bhanu y Samba.

A los 89 años de edad, Krisna participó en la guerra de Kuruksetra, en la pelearon todos sus parientes, los pándavas y los kurus. En la guerra, que duró solo 18 días, murieron 1,53 millones de pándavas y 2,41 millones de kurus. Sobrevivieron solo 8 pándavas y 4 kurus.

Muerte de Krisna

Treinta y seis años después de la guerra, toda su tribu y sus miles de familiares, hijos y nietos participaron de un gran festival en el que tomaron bebidas espirituosas, y se mataron entre sí a golpes de caña. Krisna se recostó en un árbol a meditar, y un cazador ―confundiendo las ropas amarillentas de Krisna con el color de un venado― le disparó una flecha que se le clavó en el pie, y Krisna murió desangrado a la edad de 125 años, 7 meses y 6 días.

De acuerdo con el Bhagavata-purana, las mujeres y los ancianos yadus sobrevivientes realizaron un gran funeral.

Referencias

Fuentes

  • Krishna, artículo en el sitio web Yogador.
  • Krishna, artículo en el sitio web Hare Krishna.