Saltar a: navegación, buscar

Bhakti

Bhakti
Información sobre la plantilla
Bhakti Yoga.jpg

El bhakti (‘devoción’, en sánscrito) es un movimiento hinduista que enfatiza el amor de un devoto por el dios Krisna o el dios Rama.

A diferencia de algunos otros senderos religiosos hinduistas ―como la doctrina aduaita (‘no dual’, que afirma que Dios no es diferente de las almas), cuya meta es la fusión del alma individual dentro de Dios―, el bhakti es dualista: supone una relación entre dos: el creyente y la deidad. El bhakti no enseña que el partidario pierda completamente su identidad personal por la absorción en la divinidad. La meta del bhakti no es la unión mística con Dios, sino el mantener la individualidad para poder servir y amar a Dios.

Aunque Visnú, Shivá y Shakti tienen sus cultos, el bhakti se ha desarrollado característicamente en torno a las encarnaciones de Visnú como Rama y Krisna.

El practicante de bhakti se relaciona con su dios por medio de:

  • la rendición (depender completamente de la Providencia),
  • la devoción (el culto y la adoración en un altar),
  • el servicio devocional (trabajo sin goce de sueldo, en un templo),
  • la lectura de textos acerca del dios
  • la repetición del nombre del dios (en forma de mantra),
  • el canto de himnos,
  • el uso de algún emblema del dios; por ejemplo, el tílak (un dibujo de arcilla en la frente, como se aprecia en la figura de Krisna que ilustra el principio de este artículo) y
  • hacer peregrinajes a sitios religiosos.

El fervor de los practicantes del sur de la India en los siglos VII y X esparcieron el bhakti e inspiraron mucha poesía y arte.

Historia del bhakti

En el Rig-veda (el texto más antiguo de la India, de mediados del II milenio a. n. e.) se menciona la palabra bhakti pero solo en su acepción más antigua, como ‘distribución’, ‘partición’, ‘separación’, ‘división’, ‘parte’ o ‘cuota’.

En el Sweta-aswatara-upanishad (posiblemente del siglo VIII a. n. e.) se menciona por primera vez el bhakti como un principio religioso, dedicado a Shiva o a Indra. Se lo menciona como un medio de salvación, junto con karma (‘obras’) y gñana (‘conocimiento espiritual’).

En el Bhagavad-guita ―que es un capítulo del Majabhárata (texto epicorreligioso del siglo III a. C., donde aparece por primera vez el dios Krisna)― ya aparece claramente con su significado actual: devoción o apego a un dios, confianza en Dios, homenaje, adoración, piedad religiosa, fe ciega o amor divino.

En el Charaka-samjita, el médico Charaka (siglo II n. e.) utiliza la palabra bhakti en el sentido de ‘predisposición (a enfermarse)’.

El bhakti llegó a ser finalmente el foco de un movimiento devoto de Krisna, popular en la India, conocido como bhakti-marga (‘sendero de la devoción’), entre el 800 y el 1100 n. e. Los partidarios de Krishna que pertenecían al bhakti-marga compusieron un texto, conocido como Bhágavata-purana, cuyo texto en su mayor parte es una recomposición del Visnu-purana (siglo III n. e.), al que agregaron instrucciones más explícitas de Krishna a sus adoradores.

En un pasaje del Bhagavata-purana, Krishna alaba al bhakti por sobre todos los demás senderos para acercarse a él.

La persona sabia debe abandonar toda compañía y asociarse solo con personas virtuosas, ya que los virtuosos cortan las fijaciones de la mente. Oh, bendito, estos bendecidos cuentan constantemente mis historias, escuchan sobre personas que se liberaron del pecado. Aquellos que escuchan respetuosamente mis historias, las estiman, y las recitan, llegan a dedicarse completamente a mí, y alcanzan la fe ciega hacia mí.
Krisna

Neologismo «bhakti-yoga»

A fines del siglo XX ―para aprovechar la fama que varios sistemas de yoga (como el hatha-yoga) tuvieron en Occidente desde el siglo XIX― se inventó la palabra bhakti-yoga, que no es un concepto completamente incorrecto, ya que implica que la devoción es un sendero de ‘unión’ (traducción de la palabra sánscrita yoga) con Dios.

Los nueve principios del bhakti

El texto Bhakti-rasamrita-sindhu, escrito por el gurú y escritor Rupa Goswami (1489-1564), toma una estrofa del Bhágavata-purana (escrito hacia el 1100) ―en la que el mítico príncipe devoto Prahlada (de cinco años de edad) le habla a su padre, el demoníaco rey Jirania Kashipú―, y extrae de ella el programa de actividades del bhakti:

śravaṇaṁ kīrtanaṁ viṣṇoḥ
smaraṇaṁ pāda-sevanam
arcanaṁ vandanaṁ dāsyaṁ
sakhyam ātma-nivedanam
Bhágavata-purana (7.5.23)

Rupa Goswami afirma que siguiendo todas esas actividades, o solo una de ellas de manera perfecta, el practicante devoto podrá lograr el amor puro hacia Krisna.

  • Sravana (‘oír’): escuchar las leyendas acerca de Krisna y sus actos poderosos. Sravana también se refiere a leer libros sobre Krisna. Se puede practicar aislado o compañía de devotos.
  • Kirtana (‘cantar’): cantar canciones sobre Dios. El devoto alemán Ram Das ha dicho de esta forma de bhakti: «Cuando alguien está enamorado de Dios, lo único que le trae alegría es su nombre». La principal oración que cantan y recitan los devotos de Krisna es el maja-mantra Hare Krishna:
hare krishna hare krishna,
krishna krishna, hare hare,
hare rama hare rama,
rama rama, hare hare
  • Smarana (‘recordar’): mantener a Dios en el pensamiento. En términos cristianos, el monje francés Fray Lawrence (1605-1691) lo explica como «la práctica de la presencia de Dios».
  • Pada sevana (‘servir a los pies’): Servir a una estatua que represente a Krishna.
  • Archana (‘adoración ritual’): se refiere a adorar a una estatua de Krisna mediante los complicados ritos de adoración con lámparas de fuego, inciensos o sahumerios, abanicos de plumas de pavo real, espantamoscas de cola de yak, agua dentro de una concha, con gestos (mudras).
  • Vandana (‘oración’). Recitar oraciones aprendidas de memoria.
  • Dasya (‘esclavitud’): el devoto se considera como un esclavo de Krisna. No está relacionado con realizar actividades caritativas, ni cuidado de enfermos (a quienes el bhakti considera que simplemente están pagando por sus pecados en vidas anteriores), aunque podría significar ayudar económicamente al templo de Krisna, ayudar a limpiar o reparar lugares sagrados.
  • Sakha (‘amistad’): considerar mentalmente a Krisna como un amigo invisible.
  • Atma nivedana (‘entrega del alma’): después de considerarse un esclavo y ofrecer su cuerpo y sus actividades, el devoto entrega completamente su alma como ofrenda de rendición a Krisna.

Estos nueve principios de devoción son descritos para ayudar al devoto a estar en constante contacto con Krisna.

Los procesos de japa y meditación interna en el devoto que eligen una forma de la deidad (ishta deva) son especialmente populares en la mayoría de las escuelas del bhakti.

Dos etapas del bhakti

Los bhaktas (practicantes de bhakti) encuentran el más elevado sentido a su existencia en la búsqueda de Krisna y en la entrega a él.

En el Bhagavad-guita, Krisna dice:

El que me percibe en todas partes y todo lo percibe en mí no puede nunca perderme a mí, ni yo lo pierdo nunca.

El bhakti, como camino del amor puro y de la devoción absoluta, es un sendero con una primera etapa ritual y otra contemplativa:

  • La devoción inferior se denomina vaidhi-bhakti (devoción de acuerdo con las reglas), y se basa en los rituales y ceremoniales externos.
  • La devoción superior se denomina raganuga-bhakti, en la que el devoto experimenta un intenso grado de apego hacia Krisna. Sigue sin embargo practicando externamente la devoción, como si fuera un neófito, pero en su fuero interno desarrolla un amor cada vez más intenso hacia Krisna. Esta segunda etapa es muy fácil de imitar, y muchos devotos fingen haberla alcanzado para obtener rédito en la forma de respeto, admiración y dinero.

La pureza y los preceptos morales

La pureza se conquista mediante la observancia de los dos primeros grados que se contemplan, por ejemplo, en el ashtanga-yoga: yama (prohibiciones) y niyama (reglas):

El yama (prohibiciones, abstinencias y restricciones) implica la conducta correcta hacia los demás mediante cinco propuestas morales:

  • ahimsa (no violencia),
  • satya (veracidad, no mentir),
  • asteya (no robar nada nunca),
  • brahmacharia (represión sexual, celibato; literalmente ‘ir con el Brahman’),
  • aparigraha (no apegarse, no codiciar).

El niyama (principios éticos, morales, universales) recoge principios morales que se han de cumplir con uno mismo:

  • saucha (limpieza, pureza de mente y cuerpo, interna y externa),
  • santosha (tranquilidad, satisfacción, contentamiento),
  • tapas (automortificación, austeridad),
  • swara pranidhana (ofrecerse, devoción a Krisna, fe).

Comparación con otras doctrinas

El bhakti se considera el más fácil de los cuatro senderos de liberación (moksha). Los otros tres serían

En su primera etapa, el bhakti es idéntico al karma yoga (que busca el acercamiento a Dios a través de las acciones nobles y la actividad correcta, realizar actos piadosos en nombre de Krisna, o relacionados con los devotos de Krisna).

Aunque el bhakti implica la adoración exclusivamente a Krisna, en cambio el karma-yoga puede estar dedicado a cualquier dios.

Proponentes notables del bhakti

Bhaktivedanta Swami Prabhupada. Fundador ISKCON (Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna.

Fuentes

  • Bhakti en el sitio web Cyclopaedia.
  • Bhakti en el sitio web The Secrets of Yoga.