Saltar a: navegación, buscar

Leandro Rodríguez Malagón

Leandro Rodríguez Malagón
Información sobre la plantilla
Leandro R Malagón.jpg
Jefe de la legendaria patrulla campesina conocida como Los Malagones
NombreLeandro Rodríguez Malagón
Nacimiento13 de febrero de 1899
Viñales, Pinar del Río, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento24 de noviembre de 1989
Viñales, Pinar del Río, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteMuerte natural
CiudadaníaCubana
EducaciónCubana
Conocido porMalagón
PadresMaría Malagón y Andrés Rodríguez Hernández
Leandro Rodríguez Malagón. El hombre al que Fidel le encargó reunir y dirigir a campesinos leales como él, que fueran capaces de acabar con las bandas contrarrevolucionarias de alzados en la occidental provincia de Pinar del Río.

Síntesis biográfica

Nació en Peña Blanca, Viñales, el 13 de febrero de 1899. De pequeño no supo qué cosa era usar zapatos. No pudo ir a la escuela. Fue después del triunfo de la Revolución que un alfabetizador le enseñó a firmar con su nombre y apellidos.

Repetía que su edad había que contarla desde el año 1959 en lo adelante, porque para él, como para tantos otros, la vida había comenzado realmente entonces. Cuando alguien le pedía que hablara de su niñez, decía sentir escalofríos nada más de acordarse cómo fue su vida y la de sus hermanos, y cómo por fin un día pudo vestir sus pies con alpargatas y hasta casi sentirse rey mientras duraron, pero cuando se le rompieron no sabía de qué manera poder reemplazarlas.

Muy entrado en años ya, hablaba del último día que trabajó, esa mañana inolvidable cuando llegó a su casa y la hija le dijo al tocarlo: "Papá, usted tiene fiebre", mientras el termómetro marcaba más de treinta y nueve grados. Después, cada vez que amanecía fresco, repetía: "Ya pronto vuelvo a trabajar... ¡Caballero, si yo tuviera diez años menos!".

Siempre venían a su memoria las imágenes de aquel andar con sus pantalones amarrados con ariques, los pies aguantando los mochos de alpargatas y un hambre de tres cuerpos rodeándole la cabeza. También acudía el recuerdo de aquella noble mujer de la familia de los Mamposo, llevándole un cartucho lleno de chicharrones y boniatos que Malagón apretaba ávido entre sus rugosas manos para, luego de darle las gracias, salir como una flecha y compartirlo con sus hermanos. Fue terrible esa hambre inolvidable que hasta semilla de palo les hizo comer en ocasiones.

Entabló amistad desde el año 1954 con el Dr. Antonio Núñez Jiménez, cuando éste llegó a la zona interesado en explorar la Gran Caverna de Santo Tomás y desde ese momento se convirtió en práctico de todas las expediciones científicas que se realizaron en la zona organizadas por la Sociedad Espeleológica de Cuba y entre las que también estuvo la prima bailarina Alicia Alonso.

Trayectoria revolucionaria

Leandro Rodríguez Malagón, y Fidel en la Sierra de los Órganos

El 31 de agosto de 1959 Fidel se encontraba en la Gran Caverna de Santo Tomás, en el municipio pinareño de Viñales, ahí lo conoció el campesinos Leandro Rodríguez Malagón quien tuvo la oportunidad de hablarle de los desmanes de Luis Lara Crespo, conocido como el cabo Lara, torturador y asesino de la recién derrocada dictadura batistiana, que había adquirido siniestra celebridad por sus crímenes en ese territorio cubano.

Fidel tuvo la idea de crear una milicia encabezada por Leandro, a la que le dio la misión de capturar al cabo Lara y sus cómplices en un plazo de 90 días. Leandro entonces se dio a la tarea de reunir a 12 humildes campesinos para dar cumplimiento a la misma.

Primero tenían la misión de trabajar de día y por la noche, con el apoyo de los vecinos, prepar emboscadas y vigilar las casas de los contrarrevolucionarios. Al llegar el momento de la instrucción, fue movilizado junto a sus hombres para el Regimiento de Pinar del Río y después, para Managua, era el momento de la preparación combativa.

Allí los visitó Fidel y luego de un amplio intercambio acerca de las experiencias adquiridas, le dijo a Leandro:
"Ya están listos para cumplir la misión. Tienen tres meses para capturar a esa banda. Si ustedes triunfan, habrá milicias en Cuba."[1]

La misión fue cumplida el 18 de octubre, y el asesino fue puesto en manos del jefe militar de Pinar del Río el Comandante Dermidio Escalona, quien representaba a la justicia revolucionaria.

Al conocer de la captura de Lara, Fidel mandó a buscar a Leandro y sus hombres y dirigiéndose al viejo Leandro le dijo:
"Ahora hay que aumentar las patrullas, pero quienes las integren tienen que ser tan buenos como ustedes.

A ello el viejo Malagón respondió:

Serán, Comandante, serán".[2]

Después en acto público en el entonces Palacio Presidencial, en la capital del país, el comandante en jefe de la Revolución cubana reconoció a los pinareños, captores del autor de 20 asesinatos. Allí nacían las Milicias Nacionales Revolucionarias, el movimiento de masas armado más grande de la historia americana.

Muerte

Murió el 24 de noviembre de 1989. Así fueron algunas de las vivencias de este hombre sencillo y bueno, a quien un día, en los inicios de la Revolución, se le encargó reunir y dirigir a campesinos leales como él, que fueran capaces de acabar de una vez y por todas con las fechorías de asesinos contrarrevolucionarios alzados en la zona.

Sus restos reposan en la obra escultórico-monumentaria de carácter nacional erigida en los alrededores de la Gran Caverna de Santo Tomás, en la comunidad El Moncada del municipio de Viñales en la provincia de Pinar del Río. Monumento edificado con el objetivo de rendir homenaje a los primeros 12 milicianos de Cuba

Véase también

Enlaces externos

Referencias

  1. Palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro a Leandro Rodríguez Malagón en la preparación combativa de los 12 campesinos.[1]
  2. Recibimiento hecho por Fidel a Los Malagones en el INRA.[2]

Fuentes