Saltar a: navegación, buscar

Loynaz Hechavarría Cordovés

Loynaz Hechavarría
Información sobre la plantilla
140x154   5,7kb
NombreLoynaz Hechavarría Cordovés
Nacimiento7 de septiembre de 1911
Junucún, Fray Benito, término municipal de Gibara, Oriente, en la actualidad municipio Rafael Freyre, Holguín, Bandera de Cuba
Fallecimiento25 de diciembre de 1956
junto a la línea del ferrocarril, en el lugar conocido como Toribio, cerca del Central.
Causa de la muerteasesinado
ResidenciaMarcané
Nacionalidadcubana Bandera de Cuba
Educación6to grado
Partido políticoPartido Unión Revolucionaria Comunista
HijosPorfirio Hechavarría Santos
PadresLuis Hechavarría Almaguer

Loynaz Hechavarría Cordovés. El más alto exponente del movimiento obrero, en la localidad de Marcané, luchador incansable en el beneficio de las masas laboriosas, participó en acciones de la lucha clandestina contra la tiranía, torturado y asesinado en la noche del 25 de diciembre de 1956, Durante las llamadas "Pascuas Sangrientas".

Síntesis biográfica

Nació el 17 de septiembre de 1911 en Junucún, Fray Benito, término municipal de Gibara, antigua provincia de Oriente, en la actualidad municipio Rafael Freyre, provincia Holguín , en el seno de una familia de férrea raíz mambisa.

Su padre, el oficial Luis Hechavarría Almaguer, y su Abuelo, el coronel Luis Hechavarría Acosta, integrantes del ejército libertador, le legaron sus sentimientos patrios, su decisión de luchar y los principios independentistas de los insurrectos de la manigua cubana.

Estudios primarios

Cursó estudios primarios elementales hasta 4to grado, hasta que la familia se traslada en 1923 para San Miguel, Manatí y allí siguió estudiando hasta 6to grado. Dos años después muere la madre, por lo que el padre vende en 1926 y pasan a vivir a Buenaventura, donde viven por espacio de 8 años. Loynaz convive con el padre unos 4 años, pasando a residir en Las Tunas en 1932. Allí permaneció unos dos años.

Labores realizadas

Durante estos años labora en la agricultura; en Buenaventura realiza trabajos como mensajero, y de auxiliar en el Centro Telegráfico de Omaja, residiendo con el tío, que era responsable de esa oficina.

Lucha revolucionaria

Contaba unos 19 años cuando se produce la llamada Guerrita de Gibara, al conocer de ello, inmediatamente se incorpora a la tropa dirigida por Feliú Rodríguez y Emilio García, en la zona de Babiney, Puerto Padre, para apoyar el alzamiento de Gibara en su lucha antimachadista. Al conocer el fracaso del intento rebelde, se disuelve la tropa organizada en Yarey de Vázquez.

Movimiento sindical

Tres años después, en 1934 pasa a vivir y trabajar al Central Alto Cedro y sus colonias, donde pronto se enrola en el Movimiento Sindical y las luchas obreras por sus derechos contra la explotadora Compañía Central Altagracia S.A.

Por su resuelta actitud en defensa de los trabajadores es elegido para ocupar la dirección sindical en ese mismo año, y al siguiente ya es promovido por los propios trabajadores como dirigente sindical, cargo que desempeña durante 8 años consecutivos.

Logros en el Movimiento Sindical

Desde esta posición libra tenaz batalla por los derechos de los trabajadores, ganando a los dueños del Central la firma del primer contrato, el pago del 5% que debía incrementarse a los obreros. Con la promoción de huelgas de los trabajadores impidió la separación de obreros de sus puestos de trabajo al introducirse el desarrollo mecánico en el central.

Logró el pago a los grueros y pesadores de tarifas justas y el reintegro del salario robado por fraudulentos procedimientos, como fue las pesas y el basculador como "arreglo" en el peso al beneficio de los propietarios y en detrimento de los trabajadores. También logró que los consideraran obreros industriales.

Líder Sindical Azucarero

En 1939, Jesús Menéndez, líder sindical azucarero, visita el Central en recorrido por los Centrales de la Costa Norte, siendo acompañado por Loynaz. Antes de concluir se convoca a una asamblea con todos los trabajadores donde precisan la conducta y los objetivos de la lucha obrera contra la patronal y el régimen que detenta el poder.

Luego en 1944 visita la zona Lázaro Peña, Dirigente Nacional de la CTC. En el Central es recibido por el líder obrero con pitos de Sirenas, siendo acompañado por Loynaz y un nutrido grupo de trabajadores, Lázaro habla y orienta a la gran masa proletaria allí reunida, convocándoles a defenderse de los colonos, a luchar por sus derechos y a no soportar ningún vejamen.

Integra el partido Unión Revolucionaria Comunista en 1938, llegando a ser su Secretario General en el Municipio Mayarí. Figura en 1948 como representante para el partido, siendo electo Concejal. El 10 de marzo de 1952, cuando el golpe de estado, renuncia a este puesto negándose a firmar los estatutos constitucionales, en protesta por el proceder de Batista.

Cursa la Escuela Nacional del P.S.P. con buenos resultados. Se incorpora a las filas obreras del Central Alto Cedro (hoy Loynaz Hechavarría Cordovés, como homenaje de recordación a este valioso dirigente sindical), y con ello continúan sus luchas contra la patronal y en defensa de los legítimos intereses de los azucareros blancos y negros, cubanos y haitianos.

Alcanza en la dirección de la lucha contra el abuso de los patronos que se aplique el trabajo en cuadrillas por días y por ticket, asegurándoles el pago de un salario mínimo; lleva el sector del Sindicato Azucarero a la obtención del primer lugar en la lid nacional, recibiendo, la Bandera Nacional, mobiliario para la oficina sindical (buró, vitrina con libros, máquina de escribir y un archivo metálico).

Las fuerzas represivas, impuestas de su proceder incansable en el beneficio de las masas laboriosas, lo detienen en más de una oportunidad, para hacerle la vida imposible, incluso tratan de sobornarle mediante un cheque en blanco que le extienden con tal que cese en la lucha. Ante tal ofensa, Loynaz no vacila en contestar enérgicamente que él representa a los trabajadores y que no se vende por ningún dinero. Los sicarios recrudecen la vigilancia y persecución contra este consagrado dirigente sindical, lo que le obliga a colocarse como agente de una compañía de seguros norteamericana, lo que le permitió la movilidad que necesitaba en su gestión revolucionaria sindical obrera.

En el año 1953, al ocurrir el ataque al Cuartel Moncada, encontrándose en Santiago de Cuba, recluido en el hospital, enfermo a consecuencia de sus permanentes luchas, sin comer ni apenas dormir, es hecho prisionero y trasladado a Holguín, detenido durante tres meses, es procesado por estos hechos en Santiago de Cuba y absuelto por falta de pruebas. Loynaz realmente llegó a Santiago para participar en una importante reunión que daría el compañero Blas Roca, a la sazón dirigente del P.S.P, bajo los vistos de brindarle un "homenaje".

Incorporación a la lucha clandestina

Al llegar conoce que la reunión se disolvió por una delación ocurrida. Aprovecha la ocasión y se somete a tratamiento en el Hospital Santiaguero. Puesto en libertad incrementa sus acciones contra la tiranía. Distribuye la Carta semanal, orienta a los jóvenes su incorporación a la lucha clandestina, y prepara el incendio de un almacén de azúcar del central Chaparra, en apoyo al arribo del Yate Granma en 1956. El 30 de noviembre es detenido y conducido al cuartel de Marcané. Estos hechos y los sabotajes que efectúan los revolucionarios, ponen en tensión a las fuerzas de la tiranía, que deciden dar un golpe masivo, demoledor contra el M-26-7 y los dirigentes obreros y sindicales. Loynaz figura entre los "escogidos" para dar el escarmiento, pues su actitud digna preocupa a los sicarios.

Detención y muerte

En la noche del 25 de diciembre de 1956 es detenido y asesinado Loynaz Hechavarría, apareciendo su cadáver tirado junto a la línea del ferrocarril, en el lugar conocido como Toribio, cerca del Central. Al ser asesinado ocupaba la responsabilidad de Finanzas de la Costa Norte de Oriente en el Frente Sindical de la Clandestinidad siendo al propio tiempo Secretario General del Partido en el Municipio Mayarí. Su estado (con golpes y morados en los brazos, dientes partidos y otras huellas) demuestra que fue sometido a torturas antes de ser asesinado.

Fuentes