Saltar a: navegación, buscar

Martín V

Martín V
Información sobre la plantilla
Papa de la Iglesia católica
11 de noviembre de 1417 - 20 de febrero de 1431
Martin v.jpg
PredecesorGregorio XII
SucesorEugenio IV
Información personal
Nombre secularOddone Colonna
Nacimientoha. 1368
Genazzano (Estados Pontificios)
Escudo Martin V.png
Escudo de Martín V

Martín V. (Genazzano, c. 1368Roma, 20 de febrero de 1431) fue el papa n.º 206 de la Iglesia católica, entre 1417 y 1431.

De nombre Oddone Colonna, era hijo de Agapito Colonna y Caterina Conti, lo que le convertía en miembro de una de las familias aristocráticas romanas más antiguas y con mayor influencia de su época.

Nacido en Genazzano, en la Campaña de Roma, 1368 y falleció en Roma el 20 febrero de 1431. Estudió en la universidad de Perugia y llegó a ser protonotario apostólico con Urbano VI, auditor papal y nuncio ante varias cortes italianas con Bonifacio IX, administrador de la diócesis de Palestrina desde el 15 de diciembre de 1401 a 1405 y del 18 al 23 de septiembre de 1412. En junio de 1402 fue creado cardenal diácono de San Giorgio in Velabro. Desertó del papa legítimo Gregorio XII, estuvo presente en el Concilio de Pisa y tomó parte en la elección los antipapas Alejandro V y Juan XXIII.

Papado

Elección

La muy influyente familia de los Colonna había dado ya 27 cardenales a la iglesia, pero Martín V era el primero en ascender al trono papal. Con sus 41 años, estaba en el momento de pleno vigor de su vida. De maneras sencillas y modestas y un carácter sin mácula, tenía un gran conocimiento de la ley canónica, no pertenecía a ningún partido, y poseía otras muchas buenas cualidades. Parecía el hombre adecuado para regir la iglesia que había pasado por el más crítico período de su historia, el llamado Cisma de Occidente.

Fue elegido Papa el 11 de noviembre de 1417 durante el Concilio de Constanza, en un cónclave que depuso a los antipapas Juan XXIII y Benedicto XIII. Aceptó también la renuncia de Gregorio XII. Tomó el nombre de Martín V en honor del santo de Tours cuya fiesta caía en el día de su elección. Como sólo era subdiácono, se le ordenó diacono el 12, sacerdote el 13 y consagrado obispo el 14 de nov. El 21 de noviembre coronado papa en la sala principal del palacio episcopal de Constanza.

Papado de Martín V

Tras su elección, Martín V sancionó varios decretos del concilio sobre la necesaria reforma de la Iglesia, pero se negó en cambio a reconocer la doctrina conciliarista que había surgido en el sínodo y que suponía reconocer la preeminencia de las reuniones conciliares sobre la figura papal. Lo que sí sancionó fue la celebración periódica de concilios, estableciendo un plazo de cinco años entre uno y otro, lo que suponía que el siguiente debería abrirse en 1422. Efectivamente en 1422 se convocó el Concilio de Siena, que abrió sus sesiones en 1423 en la ciudad de Pavía, pero que tuvo que trasladarse al poco tiempo a Siena por la peste que se había declarado. En este Concilio el papa pudo contar con la colaboración de algunas naciones que, intencionadamente o no, buscando sus propios beneficios o la colaboración con el papado, consiguieron impedir que se desarrollase un programa reformista. El Concilio cerró sus puertas en marzo de 1424 sin grandes avances. El siguiente Concilio fue convocado por él mismo en 1431 en Basilea (según se había establecido en Siena), pero inició sus sesiones cuando ya había fallecido.

La triste situación de Roma en aquellos momentos hizo imposible que se reestableciera allí el trono papal. La ciudad estaba casi en ruinas, el hambre y las enfermedades habían diezmado a sus habitantes y la poca gente que aún aguantaba estaban muertos de hambre. Martín V, entonces comenzó a volver parando por algún tiempo en Berna, Génova, Mantua y Florencia. Mientras estaba en estas dos últimas, ganó el apoyo de la reina Juana de Nápoles, que tenía la posesión de Roma y Nápoles, al consentir que fuera reina de Nápoles y permitir su coronación por el cardenal legado Morosini el 28 de octubre de 1419. Ordenó al general Sforza Attendolo evacuar Roma el 6 de marzo de 1419 y concedió importantes feudos en su reino a los dos hermanos del papa Giordano y Lorenzo. Con la ayuda de los florentinos, Martín llegó a un acuerdo con el famoso condottiero Bracco di Montone que dominaba el centro de Italia. El papa le permitió quedarse con Peruggia, Asís , Todi y Jeso como vicario de la iglesia, con lo que Bracci devolvió sus otras conquistas y en julio de 1420 obligó a Bolonia a someterse al papa.

Después de haber sido elegido, Martín V no regresa inmediatamente a Roma, residiendo temporalmente en Mantua y Florencia. Hasta septiembre de 1420 no volverá a la Ciudad Eterna, encontrándose una ciudad arruinada y decaída por el periodo de abandono que supuso la pérdida de la sede pontificia, poniéndose inmediatamente a trabajar restableciendo el orden y restaurando las iglesias, palacios, puentes u otras estructuras públicas arruinadas. Para realizarlo contrató a varios maestros famosos de la escuela toscana poniendo así las bases para el Renacimiento Romano. Cuando había ya surgido prácticamente una nueva Roma de las antiguas ruinas, volvió su atención a los Estados Pontificios que durante el Cisma se habían convertido en una masa incoherente de ciudades y provincias independientes. Después de la muerte de Braccio di Montone en junio 1424, Perugia, Asís, Todi y Jesi se sometieron libremente al territorio papal. Bolonia se rebeló de nuevo en 1428 pero volvió a la alianza con el papa al año siguiente.

Una vez concluido el Cisma de Occidente, quiso terminar con el Cisma de Oriente, para lo cual nombró una legación, dirigida por el cardenal español Pedro de Fonseca, que fue a Constantinopla para tratar con el emperador sobre la posible unión de la Iglesia Griega con la Iglesia Católica. Tras la muerte del cardenal por accidente, continuó sus esfuerzos en la convocatoria del Concilio de Basilea. También se le debe la firma de los primeros concordatos con las naciones europeas. En 1422 promulgó unas nuevas constituciones para la Universidad de Salamanca, en sustitución de las de Benedicto XIII. En 1429 nombra Obispo de Valencia a Alfonso de Borja.[1]

Falleció el 20 de febrero de 1431.

Las profecías de San Malaquías se refieren a este papa como Corona veli aurei (La corona del velo de oro), cita que hace referencia a que en el escudo de armas de su familia, los Colonna, figura una corona, y al que fue cardenal diácono de San Jorge del Velo de Oro.

Referencias

Fuentes