Saltar a: navegación, buscar

Moneda

Moneda
Información sobre la plantilla
Monedas.jpg
Pieza de un material resistente, normalmente de metal acuñado en forma de disco, que se emplea como medida de cambio (dinero) por su valor legal o intrínseco.

Moneda. Es una pieza de un material resistente, normalmente de metal acuñado en forma de disco, que se emplea como medida de cambio (dinero) por su valor legal o intrínseco y como unidad de cuenta. También se llama moneda a la divisa de curso legal de un Estado.

Historia

En siglos pasados como medio de cambio y pago se utilizaron algunas alternativas las cuales no se encontró que eran prácticas, ya que muchas eran perecederas, y eran difíciles de acumular.

Como solución se sustituyeron pronto por objetos o materiales realizados en metales preciosos. Estos metales preciosos tomaban muchas formas dependiendo del lugar, por ejemplo ladrillos (lingotes), aros, placas, polvo, navajas o cuchillos y por razones prácticas y de uniformidad se adoptó la forma circular, en forma de disco de diferentes tamaños pero fácilmente transportables, nace de esta manera la moneda.

Una vez creadas, las monedas originaron un sistema monetario cuyas características han permanecido, en esencia, constantes durante milenios; uno de los cambios que ha perdurado fue la introducción, en las monedas europeas del siglo XVII, de las ranuras en los bordes con el fin de evitar que se limasen. El papel moneda fue introducido por primera vez en China, en torno al siglo IX, como dinero en efectivo intercambiable por certificados emitidos para el gobierno de la dinastía Tang por los bancos privados. Respaldado por la potente autoridad del estado chino, este dinero conservaba su valor en todo el imperio, evitando así la necesidad de transportar la pesada plata.

Convertido en monopolio del estado bajo la dinastía Song, el papel moneda ha pervivido durante toda la historia china a pesar de las perturbaciones causadas por los cambios políticos y de que la emisión del papel moneda no estaba respaldada ni por plata ni por otras reservas. El problema de la depreciación hizo que, a partir de entonces, se mantuviera la plata como patrón de cambio chino para las transacciones importantes.

El papel moneda apareció por primera vez en Occidente en el siglo XVI, cuando se empezaron a emitir pagarés por parte de los bancos para respaldar los depósitos monetarios de sus clientes. Estos medios de cambio proliferaron y las autoridades coloniales francesas de Canadá utilizaban cartas de juego firmadas por el gobernador como promesa de pago desde 1685, ya que el envío de dinero desde Francia era muy lento.

El papel moneda se fue haciendo popular a lo largo del siglo XVIII, pero seguía siendo dinero crediticio que se emitía para respaldar los depósitos de oro o plata. El dinero fiduciario, cuando surgió, era normalmente una medida de urgencia para tiempos de guerra, como los papiros (greenback) americanos. Los bancos privados fueron sustituidos paulatinamente por bancos centrales como autoridades emisoras de papel moneda. A finales del siglo XIX la caída del valor del oro acarreó la creación de un patrón oro internacional en el que todas las monedas podían intercambiarse por oro y el valor del dinero (más que los precios) estaba fijado por la paridad de la moneda con el oro. Casi todos los gobiernos suspendieron la convertibilidad de sus monedas durante la Primera Guerra Mundial, perdiéndose todo el interés por volver a introducir el patrón oro internacional tras la Gran Depresión. Gran Bretaña abandonó el patrón oro en 1931 y la transformación de las monedas mundiales a dinero fiduciario con valores fijados totalmente por la demanda del mercado culminó con el abandono de la vinculación del dólar estadounidense en 1971.

Inicios

Moneda acuñada en Lidia con un león, representando a la Dinastía Mermnada

Las primeras monedas acuñadas con carácter oficial fueron acuñadas en Lidia, (hoy Turquía), un pueblo de Asia Menor, aproximadamente entre los años 680 y 560 a. C. Fue probablemente durante el reinado de Ardis de Lidia cuando los lidios empezaron a acuñar moneda, aunque algunos numismáticos han propuesto fechas anteriores o posteriores, como el reinado de Giges de Lidia o el de Creso "El Opulento".

Estas acuñaciones llevan como símbolo heráldico un león representando a la Dinastía Mermnada a la cual pertenecían los reyes. La pieza fue acuñada en electro aleación natural de oro y plata y con un peso de 4,75 gramos y un valor de un tercio de Estátera.

En Mohenjo-Daro, actualmente en Pakistán, se han encontrado monedas que datan de 2900 a. C. El historiador norteamericano Will Durant asegura que "se han hallado monedas más antiguas que las lidias de Creso (570-546 aC) en Mohenjo-Daro, hacia el año 2900 a. C.". Luego agrega que "Senaquerib Rey de Asiria (hacia 700 a. C.) acuñó monedas de medio siclo".

En China, en la región del antiguo reino de Mexamerica, en 1979 y 1980 fueron descubiertas algunas monedas que al parecer datan de período Mesolítico, es decir que habrían sido acuñadas antes del año 5000 a. c..

Nombres

Las monedas toman su nombre de diversas procedencias. del autor; por ejemplo, los estateros cresios de Creso; los dáricos, medallas persas de Darío, los filipos, de Filipo de Macedonia. Del mismo modo, se mencionan los Filippeos los Antoninos, Aurelianos, Valerianos, Constantinos, etc., como las más modernas Felipes, Luises, Carlinos, Julios de la imagen que llevan impresa: bos, noctua o mochuelo, la moneda ateniense; testudo la del Peloponeso; homéreos la de Esmirna con la efigie de Homero; ratiti que tienen la barca; victoriati las romanas con la imagen de la victoria; bigati, quadrigati, de la biga o cuadriga. Y entre los modernos, las columnarias, los florines, los ducados, los ambrosinos, los escudos.

En los cistóforos aparecen magistrados o sacerdotes de Baco, de Ceres, de Proserpina con la cesta de Baco: se dio luego este nombre a todas las que llevaban tipos báquicos o eleusinos, coronas de yedra, serpientes en la cesta o fuera y se encuentran también en algunas familias romanas como la Antonia y la Claudia del lugar: Æginæi, las de Egina, etc.; lo mismo sucede a los besantes de la Edad Media a las colombias y a las genovinas italianas.

Del modo de fabricarlas, v. gr. es grave las de mucho volumen y peso; serrati o ientati, las que tienen los bordes figurando escaques. De esta clase se encuentran muchos dineros de familia suponiéndose hechos para impedir la falsificación. En tal caso ¿por qué se elegía el denario y no el quinario? Además, los reyes de Siria hicieron las monedas de cobre recortadas, no existiendo por tanto ningún peligro de falsificación.

Algunos magistrados tienen recortadas las monedas de un tipo y no recortadas las de otro. Los más antiguos corresponden al año 564 de Roma; los más recientes, al año 655 del peso como el dracma, el óbolo, el estatero de los Griegos, el siclo de los hebreos, el pondo o el as de los Romanos y la libra moderna, tomada de la antigua. Para los Griegos la unidad era la dracma y se llamaban didracmas, tetradracmas, las que valían dos o cuatro dracmas.

Era moneda efectiva del Ática, de Egina, de Corinto, de Egipto. Los óbolos eran la sexta parte de la dracma; el estatero de plata equivalía a las tetradracmas. La mina, igual a cien dracmas y el talento, igual a sesenta minas, eran monedas efectivas.

Acuñación y evolución

Las monedas más primitivas eran pequeños discos metálicos (se le denomina "Cospel") en los cuales se imprimía por medio de un golpe en un troquel grabado (Cuño) una marca en uno de sus lados (anverso). Estas monedas reciben el nombre de "incusas" y se caracterizan porque presentan la misma imagen por los dos lados: en una en relieve y en la otra en hueco.

Transcurre el tiempo y no se registran grandes cambios en los sistemas de acuñación, hasta que se llega al Renacimiento, momento en el cual se logran grandes avances.

Leonardo Da Vinci realizó estudios sobre la fabricación de las monedas y trató de sustituir el martillado en caliente de las monedas extraídas de lingotes metálicos, por el corte de discos metálicos lisos, de cinta ya preparada con el espesor deseado. Reunió en una sola máquina, mediante punzones especiales, las dos operaciones de corte y acuñación para la Ceca Vaticana.

En 1553, un ingeniero alemán llamado Brücher diseñó dos máquinas que vinieron a revolucionar la fabricación de moneda.

Clasificación

Las monedas pueden sufrir diferentes clasificaciones:

  • Incusas: son aquellas piezas que solo tienen relieve por un lado y en el otro una concavidad artística o grosera. Las hay de figura globosa y por el reverso una concavidad informe o cuadrados en hueco en que luego se grabaron quizá de relieve símbolos o imágenes: otras se parecen al peso duro y a veces en el reverso se ve la misma representación del anverso, u otra semejante, aunque cóncava.

Las primeras pertenecen a Asia y a Grecia superior las segundas a la Magna Grecia reputándose todas de remotísima fecha y creyéndose que cesaron antes de la mitad del siglo V antes de J. C. De estas monedas no las hay de bronce ni correspondientes a ciudades que cesasen de existir antes de introducirse los dos relieves. Deben, pues, suponerse posteriores a las de plata con doble relieve. Algunas aparecen así por incuria del monedero que se olvidaba de levantar la pieza ya acuñada, resultando esta de consiguiente cóncavo-convexa, y con el mismo tipo por ambos lados.

  • Recusas o reselladas: se llaman aquellas en que la impronta resultó doble por defecto de acuñación. Otras veces se han resellado por haber querido sustituir una impronta diversa, ya a causa de que un príncipe sucedía rápidamente al otro, ya con objeto de alterar su valor o de convertir en moneda del país una extranjera. Casi del mismo género son las contramarcadas a las cuales se añadía con posterioridad un sello de menor tamaño que el tipo: lo cual se hacía por las razones antedichas o para dedicarlas a algún uso temporáneo como el de servir de billete de entrada en ciertos espectáculos.
  • Restituidas o de restitución: son las monedas de un emperador romano, acuñadas de orden de su sucesor. Trajano renovó a menudo los tipos precedentes de Claudio Augusto y Galba quizá como señal de afecto. Se conocen por las letras REST, ignorándose la verdadera razón de este hecho.
  • Encamisadas o bracteadas: son aquéllas en que el alma de bronce o de plomo está revestida de una hoja de plata o de oro, para falsificarlas.
  • Embutidas : aquéllas en que se ve la cara de una medalla y el reverso de otra, cruzados o soldados juntos por falsificadores.
  • Borradas, las que tienen el cuño gastado. Hay algunas cuyo tipo no está impreso sino en el centro de un gran círculo, a veces de oro, y que tienen un anillo para colgarlas. Otras tienen un contorno de metal más fino, puesto antes de acuñarlas, de modo que el tipo alcance a ambos.

Existen también doradas en todo o en parte, como la corona o el epígrafe; convexas por un lado y cóncavas por el otro a manera de copa, especialmente las bizantinas y de la Edad Media a que se da el nombre de esquifadas.

  • Autónomas : son las que un pueblo o una ciudad acuñaron sin indicio de sujeción a ningún rey ni a otro pueblo. Las ciudades y las naciones libres ponían en ellas su nombre, como ΣTPA , o ΣSTPAKOΣIOΣ o ΣTPAKOIΩN.

Los reyes nacionales de Sicilia del África, del resto de Europa, no permitieron poner más nombres que los suyos. En Roma, en tiempo de los cónsules y de Augusto, los jueces privativos de los monederos podían poner los suyos. Las letras S C (senatus consulto) que se ven en las monedas de cobre de la época imperial, indujeron a sospechar que el acuñarlas era atribución del Senado pero otros lo niegan y sostienen que era solo un signo para indicar que habían sido acuñadas en Roma. El derecho de colocar su nombre en las medallas se conservó a muchas regiones aun después de sometidas a Roma de suerte que no aparece allí ningún vestigio de sujeción.

  • Oficiosas: se titularon las monedas en que un pueblo o una ciudad atestiguaban su dependencia del rey o de los emperadores; su serie parece concluir con Galieno.
  • Regias son las que muestran la dependencia. Existen pocas correspondientes a reyes europeos y menos aún a africanos; mientras que abundan las de reyes asiáticos, empezando por Alejandro I de Macedonia. Sin embargo, muchos de los antiguos monarcas macedonios no llevan la cabeza sin el título de BAΣAETΣ y parece que los primeros que colocaron en ellas su efigie fueron Gelon, Genon y otros tiranos de Siracusa. Los sucesores de Alejandro pusieron la efigie de éste y quizá también la de sus antepasados.

Impropiamente se colocan entre las monedas las contorneadas. Algunos las confunden con los medallones de metal doble, es decir, contorneados por una orla de metal más fino pero propiamente son medallas de bronce de gran módulo con un surco circular en el contorno, donde suelen estar los glóbulos. Se conoce que este surco fue hecho posteriormente pues a veces corta hasta la inscripción. Son sutiles y poco elegantes discordando a menudo el anverso del reverso. Llevan varios sellos incusos, especialmente la rama de palma y el monograma £ o una R invertida, siempre es en hueco y a veces relleno de plata. No tienen fecha: parece que acuñaban solo por autoridad privada y que servían para carreras y espectáculos circenses.

Divisa

Unidad monetaria de un país. Por divisa se entiende asimismo el tipo de sistema monetario de un país en dependencia de la base de garantía (oro, plata, divisa papel). El término de “divisa” también se emplea para designar la moneda extranjera que participa en el sistema de pagos internacional (divisa extranjero). Después de la crisis económica mundial de 19291933, todas las divisas de los países capitalistas son papel moneda. Ello hace que las monedas capitalistas sean inestables y se encuentren sujetas a frecuentes crisis, a la inflacióny a la devaluación.

Las monedas de los países capitalistas se subdividen en:

  • convertibles en otras monedas,
  • de convertibilidad limitada, es decir, convertibles sólo en algunas otras, y
  • cerradas o monedas utilizables únicamente dentro de un país dado.

La convertibilidad de la moneda puede ser completa o sólo parcial: exterior o interior. Cuando la convertibilidad es exterior, la libre conversión en otras divisas sólo se concede a los extranjeros, mientras que para los ciudadanos de la zona dada de divisas se exige un permiso especial de los institutos monetarios del país; si la convertibilidad es interior, los ciudadanos del país gozan del derecho da conversión libre y es de los extranjeros de quienes se requiere la obtención de un permiso especial. Hasta diciembre de 1958, fueron monedas convertibles el dólar de los Estados Unidos, el franco suizo y el escudo portugués. Desde diciembre de 1958, han pasado a ser convertibles la mayor parte de las divisas de la Europa occidental. En el mundo capitalista, las monedas clave, es decir, aquéllas en que se efectúan casi todos los pagos internacionales y que se utilizan en calidad de divisas de reserva, son el dólar de los Estados Unidos y la libra esterlina inglesa.

Funciones

Las funciones de las monedas se encuentran íntimamente relacionadas con las funciones del dinero (que es lo que representa) que se pasan a detallar:

  • Primaria o denotativa: sirve omo medio de cambio para obtener bienes y servicios.
  • Instrumento de adquisición directa:puesto que permite adquirir culquier bien en función de su valor.
  • Facilita las transaciones comerciales.
  • Secundaria o connotativa:transmite una serie de mensajes por medio de las imágenes que contiene.
  • Elemento propagandístico: Sirven de propaganda al gobernante aportandole prestigio. Principalmente en aquellas épocas donde las comunicaciones resultaban escasas y en poblaciones con un alto grado de analfabetismo.
  • Repertorio visual:es diverso y cambia de acuerdo con la época y los intereses.
  • Medio de atesoramiento de riquezas: se puede atesorar para necesidades

futuras debido a que conserva indefinidamnete su valor.

Características

  • Es el reflejo de la sociedad que las ha creado. Aportan una valiosa información histórica.
  • Poseen un valor intrínseco y extrínseco.
  • Debe estar emitida por una entidad oficial de la época.
  • Debe estar realizada de un determinado metal o bien variación de varios metales.

Como medio de pago

Las características que presenta la moneda como medio de pago, se pueden sintetizar en las siguientes: El gran valor que representa con relación a su peso y volumen. Reconocimiento unánime como medio de pago que impide juzgar acerca de su calidad.

Su divisibilidad que permite fraccionar su valor en forma ilimitada. La dificultad en su falsificación que impide la circulación de un medio de pago que no se encuentra debidamente controlado, ya que en cada país se aprueba sólo una.

Valor intrínseco

Es el valor que tiene en el mercado el metal, generalmente un metal precioso empleado en la acuñación de una moneda. Cuando el Valor Intrinseco toma un valor mayor al Valor Legal, la moneda corre peligro de ser retirada de circulación en grandes números por medio de las personas las cuales las atesoran debido al alto valor material que las compone.

Valor Legal o Nominativo

Para proceder a la acuñación una ley que autorice dicha operación y además establesca la caraterística de la futura moneda como: valor nominativo, peso, material, diseño, etc. Se puede decir que el valor nominativo es aquel que figura el acuñado en la moneda y respaldado de una norma legal que lo establece.

Valor extrínseco

Es el valor que tiene la moneda en el mercado numismático (Coleccionistas de monedas). este valor es afectado por diferentes valore como son:

  • Oferta y demanda.
  • Rareza de la pieza.
  • Estado de conservación.
  • Metal de la pieza.

Curso de la moneda

Relación de cambio entre monedas. Determinada correlación entre distintas monedas, precio de la unidad monetaria de un país expresado en unidades monetarias de otros países. El establecimiento del curso de una moneda se llama cotización de la moneda. Se distinguen dos clases de cotización: la directa y la indirecta. El método mas difundido es el de la cotización directa, según el cual el precio de una unidad o de una determinada cantidad de unidades (por lo común 100 ó 1.000) de una moneda extranjera se expresa en unidades monetarias del país dado.

En la base del curso de la moneda figura la paridad oro o monetaria, es decir, la relación entre las monedas en dependencia de su contenido oro, establecido por la ley. Cuando no existe el libre intercambio de los signos monetarios por oro ni la libre exportación e importación de oro, el curso de la moneda puede distanciarse de la paridad en cualquier medida si las fluctuaciones del curso no se regulan ni se limitan con medidas estatales adecuadas.

Devaluación

Reducción oficial, establecida por el Gobierno, del contenido oro de la moneda nacional, o bien reducción de su curso oficial respecto a las monedas extranjeras. Se recurre a la devaluación para estabilizar la circulación de dinero en un período de inflación. Es una consecuencia de la pérdida de valor de la moneda, de la disminución de su capacidad adquisitiva.

En el decenio de 1951 a 1961, la capacidad de adquisición de las monedas capitalistas más importantes se redujo como sigue: el franco francés, en un 32 %; la libra esterlina inglesa, en un 27 %; la lira italiana, en un 10 %; el marco de Alemania Occidental, en un 13 %; el dólar de los Estados Unidos. en un 13 %; el dólar canadiense, en un 13 %. Después de la segunda guerra mundial, en los países capitalistas se han efectuado unas 150 devaluaciones de distintas monedas. En algunos países de América Latina, la moneda se ha devaluado en 6, 7 y 8 veces. Puede servir como ejemplo de devaluación en masa la que se llevó a cabo en otoño de 1949, bajo la presión de los Estados Unidos, en la mayor parte de los países capitalistas, reduciendo el curso de las monedas nacionales respecto al dólar estadounidense. De este modo, la cotización del dólar se elevó artificialmente con lo cual se acentuó más el caos monetario y aumentó la inflación en el mundo capitalista. Los Estados Unidos aprovecharon esta devaluación para ampliar su expansión económica adquiriendo a poco precio numerosas empresas en los países que desvalorizaron la moneda.

Los monopolios de los países capitalistas utilizan la devaluación de su moneda nacional como arma de lucha por los mercados exteriores, pues la devaluación reduce los precios de las mercancías que se exportan traducidos en moneda extranjera y de este modo aumenta la capacidad competitiva de las mismas. Por otra parte la devaluación gravita como abrumadora carga sobre las espaldas de las masas trabajadoras, pues provoca la elevación de precios de las mercancías en moneda nacional y acarrea, por ende, una disminución del salario real.

Fuentes

Enlaces externos