Montañas cubanas

Montañas cubanas
Información sobre la plantilla
4354759.jpg
Localización
País(es)Bandera de Cuba Cuba

Montañas cubanas. Las montañas poseen siempre mayor altitud y volumen que los montes, los cerros o las colinas, otras formas geológicas elevadas de menor tamaño. Apenas seis de cada cien cubanos residen en territorios montañosos, una buena parte de ellos en laderas de elevaciones.

Montañas

Distribución de los sistemas montañosos

El término montaña se utiliza para denominar a las formaciones geológicas que se elevan sobre la tierra como resultado de diferentes agentes. Uno de los elementos más característicos de las montañas es su forma de pico que varía en dependencia de la antigüedad de la misma, así como también del proceso erosivo al cual fue expuesta.

Distribución

Montañas de la región occidental

Las montañas cubren aproximadamente el 18% del territorio cubano, y en ellas viven más de 700 000 personas, un 6% del total de la población de la isla. Las zonas montañosas tienen una gran importancia ambiental, económica y cultural en Cuba.

Sus ecosistemas proporcionan al país la fuente principal de agua, recursos forestales y mineros, y producen casi la totalidad de su café y cacao. Las zonas montañosas también fueron donde se libró la mayor parte de la guerra de liberación de Cuba y hoy tienen una enorme importancia simbólica para la población.

En Cuba las montañas se distribuyen en grupos aislados, separados por llanuras, las que cubren la mayor parte del territorio nacional (casi tres cuartas partes de estas últimas tienen ángulos de pendientes interiores a tres grados).

La amplitud de altitudes de las montañas cubanas oscila desde los 300 hasta menos de 2 000 metros sobre el nivel del mar, estructuradas de la siguiente manera: montañas medianas (de 1 500 a 2 000 metros), bajas (de 1 000 a 1 500), pequeñas (de 500 a mil) y submontañas (de 300 a 500).

Estas espectaculares formas del relieve se reparten en nuestro país el 18 por ciento del territorio y aparecen en 46 municipios de ocho provincias, atesoran el 37 por ciento de las formaciones boscosas y brindan residencia permanente a unas 700 000 personas.

Montañas de la región central

Principales grupos montañosos

Los principales grupos orográficos son la Cordillera de Guaniguanico, las montañas de Guamuhaya, la Sierra Maestra y las montañas de Nipe-Sagua-Baracoa, localizadas al occidente, centro y las dos últimas al oriente del país, respectivamente.

Mayor elevación

La mayor elevación de la Isla de Cuba a pesar de las modestas proporciones del área emergida, es el Pico Real del Turquino, que eleva su cima hasta los 1 974 metros sobre el nivel del mar. El pico termina en una reducida planicie de unos 3 000 metros cuadrados en la que abundan los árboles llamados Magnolia Cubensis y numerosos helechos, entre los cuales sobresale, a manera de digno homenaje en el punto más alto de la nación, un busto de nuestro Héroe Nacional José Martí, sobre una pétrea.

Otras elevaciones

La cima más alta fuera de la isla mayor se localiza en la Sierra de la Cañada, Isla de la Juventud, que solo por tres entra en el grupo de las montañas cubanas (su altitud es de 303 metros).

Entre los llamados "cayos" (realmente algunos de ellos son verdaderas islas) la cota máximas se registra en la Silla de Cayo Romano con 62 metros de altitud, algo inferior a la mayor elevación de Dinamarca ¾ uno de los países más bajos y llanos del mundo¾ que con apenas 75 metros recibe el pomposo apelativo de "Montaña de Cielo").

Merecen señalarse el Pico San Juan (en las montañas de Guamuhaya), el Pico Cristal (en la Sierra del Cristal) y el Pico del Toldo (en la Cuchillas de Moa), los dos últimos formando parte de las montañas de Nipe-Sagua-Baracoa.

Por su parte, la mayor altitud del occidente de Cuba se localiza en el pinareño Pan de Guajaibón, que se eleva hasta los 692 metros.

Las principales elevaciones habaneras se localizan en las Alturas de Bejucal Madruga Coliseo y en las Alturas de La Habana Matanzas. Precisamente en las proximidades matanceras se eleva, en la Sierra de Camarones, su punto culminante, con 358 metros sobre el nivel del mar.

Las montañas cubanas, que corrieron el peligro de despoblarse, reciben una atención especial del Gobierno y el Estado cubanos en aras de preservar tan relevantes ecosistemas, repoblarlas y potenciar continuamente varias producciones tradicionales y altamente especializadas que, como el café o el cacao, encuentran en sus laderas espacios agrícolas ideales para garantizar eficientes y valiosas cosechas.

Flora de montañas

Flora y fauna

La abundante flora y fauna es una de sus peculiaridades, que se deben a las propias características generales de los ecosistemas cubanos de montaña y a su compleja evolución geológica.

Estos territorios son los que mayor tiempo han permanecido emergidos durante su transformación, lo cual ha posibilitado que en ellos se haya producido una evolución más prolongada de su biota. Por esta razón, las elevaciones de Cuba y particularmente las orientales, están consideradas entre los centros de evolución, dispersión y endemismo más importantes de las Antillas.

La alta fragilidad de tales ecosistemas, los valores de la biodiversidad y su papel en la producción de agua, obliga a diseñarles un modelo de desarrollo sostenible que atenúe y revierta los problemas ambientales presentes. Entre estos últimos se hallan la disminución de la cobertura vegetal, las prácticas inadecuadas en el uso, laboreo de los suelos, manejo de las cuencas hidrográficas, los impactos de las construcciones y las infraestructuras, y la explotación de recursos minerales, especialmente a cielo abierto.

Fuentes