Saltar a: navegación, buscar

Pancho Villa

Francisco Pancho Villa
Información sobre la plantilla
FRANCISCO (PANCHO) VILLA.jpg
NombreDoroteo Arango
Nacimiento5 de junio de 1878
San Juan del Río, Durango, Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
Fallecimiento20 de julio de 1923
Hidalgo del Parral, Chihuahua, Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
Causa de la muerteAsesinato
Francisco Pancho Villa (1878-1923, México) Es uno de los independentistas mexicanos más importantes de la historia.

Vivió los atropellos de los terratenientes contra el pueblo. Un pueblo explotado incluso por aquellos que deberían haberle defendido, los elementos del clero. Sobre el papel del imperialismo español dijo:

"Nosotros los mexicanos hemos tenido 300 años de experiencia con los españoles. No han cambiado en carácter desde los conquistadores. No les pedimos que mezclaran su sangre con la nuestra. Los hemos arrojado dos veces y permitido volver con los mismos derechos que los mexicanos; y han usado esos derechos para robarnos nuestra tierra, para hacer esclavo al pueblo y para tomar las armas contra la libertad. Apoyaron a Porfirio Díaz. Fueron los españoles los que fraguaron el complot para llevar a Huerta al Palacio Nacional. Cuando Madero fue asesinado, los españoles celebraron banquetes jubilosos en todos los Estados de la República. Considero que somos muy generosos con los españoles."

Datos biográficos

Sus inicios

Doroteo Arango, nombre verdadero de Pancho Villa, nació el 5 de junio de 1878 en la ciudad San Juan del Río en Durango. Sus padres, Agustín Arango y Micaela Arámbula, eran personas de pocos recursos financieros y se dedicaban a las labores del campo, actividad que también realizó cuando adolescente.

En esa época, sorprendió al dueño de la hacienda para la cual trabajaba ultrajando a su hermana. Vengando el honor de su familia, mató al hacendado y pasó a vivir refugiado en los montes de la región, donde conoció a grupos bandoleros y a ellos se incorporó, a principio para tener medios con que supervivir.

Con el tiempo, su nombre pasó a ser conocido y temido en la región. Pancho, sin embargo, robaba a los ricos y se lo repartía a la gente necesitada de su pueblo. Su ética y su carácter siempre guiaron su espíritu rebelde, aun en la vida de bandidaje, a la lucha contra las injusticias y la desigualdad del país. Era conocido como El Amigo de los Pobres, muchas veces, en tiempos difíciles de miseria, suministraba alimentos a regiones enteras y cuidaba del pueblo desalojado de sus poblados por las tropas federales.

Lucha revolucionaria

Su ingreso en la lucha revolucionaria tuvo la influencia de Abraham González, el entonces gobernador de Chihuahua. Éste, viendo las habilidades que Pancho demostraba en sus hazañas como bandolero y, a pesar de eso, observando su buen carácter, le comprometió a luchar por la Revolución encabezada por Madero.

Desempeñó eficazmente su papel en el ejército insurgente en armas contra el General Porfirio Díaz. Se destacó como un excelente combatiente y organizador, obteniendo varias victorias para las fuerzas revolucionarias.

En 1911, toma Ciudad Juárez, una de las mayores y más brillantes victorias de la Revolución. Así, en mayo de este mismo año, Francisco Madero derroca a Porfirio Díaz y, después de un gobierno interino en manos de Francisco León de la Barra, Madero es electo presidente. Hasta el momento, Pancho Villa había luchado con el cargo de capitán, posteriormente, es nombrado general del ejército maderista.

Después de la victoria de Madero, Pancho se aleja de la vida militar y pasa a vivir en la Ciudad de Chihuahua, dedicándose a negocios de carnicería y ganado. Sin embargo, Pascual Orozco, uno de los líderes que combatieron junto a los revolucionarios, se levanta contra Madero y Villa vuelve a empuñar las armas de combate. Sus tropas fueron anexadas a las del general Victoriano Huerta, pero éste, empieza a demostrar sus falsas devociones a la causa y, viendo sus cartas desenmascararse ante los ojos de Pancho Villa, alega ante el tribunal militar un dudoso acto de insubordinación por parte de Villa.

El tribunal militar condenó a Pancho Villa al fusilamiento, pero Alfonso Madero detuvo la ejecución. Francisco Madero, viéndose forzado a apoyar a su general en jefe de la campaña, mandó a prender a Pancho Villa. Aun encarcelado, permaneció siempre leal a Madero. En el período que estuvo preso, aprovechó para hacer algo que había deseado ansiosamente en toda su vida, aprendió a leer y escribir. En nueve meses de aprendizaje ya podía realizar ambas actividades.

En 1912 logra huir de la prisión y consigue cruzar la frontera para los Estados Unidos. En México, la contrarrevolución avanzaba y los latifundistas, aliados con Victoriano Huerta, derrocaron y asesinaron a Madero. Tras su muerte, Huerta asume la presidencia. Sin embargo, Venustiano Carranza, gobernador de Coahuila, defendiendo el programa de reformas sociales de Madero (reparto de la tierra y nacionalización del petróleo), se levanta contra él alegando la inconstitucionalidad de la toma de poder.

Pancho Villa y Zapata se alzaron en apoyo a Carranza y se opusieron a la dictadura de Huerta. En marzo de 1913, Villa regresa al país con unos pocos hombres bajo su mando. Sus filas fueron ganando muchas adhesiones en la medida que iba haciendo reclutamientos en las montañas de regiones cercanas. En menos de un mes logró levantar un ejército de 3.000 voluntarios. En septiembre de 1913 asume el mando de la División del Norte, milicia que rendiría importantísimas victorias.

Chihuahua es abandonada por el ejército federal y Pancho Villa es nombrado gobernador del Estado. Durante este período (1913 a 1915), confisca tierras de latifundistas y las distribuye entre los campesinos pobres. También repartía entre el pueblo la ganancia obtenida de los negocios del Estado.

Por fin, las tropas de Huerta son derrotadas y Carranza entra victorioso en la ciudad de México. Sin embargo, Villa y Zapata empiezan a confrontar a Carranza por su falta de disposición para impulsar las reformas sociales necesarias, principalmente la agraria.

Así, en la Convención de Aguascalientes, zapatistas y villistas entran en acuerdo para hacer oposición a Carranza y, el 4 de diciembre de 1914, firman el Pacto de Xochimilco, que establece una alianza entre la División del Norte y el Ejército Libertador del Sur.

Dos días después, Villa y Zapata se alzan en armas contra el antiguo compañero de guerra, pero las fuerzas de Carranza los derrotan. Con su ejército reducido, Pancho Villa, aun con sus tropas bastante debilitadas, sigue resistiendo. Además de eso, todavía reúne fuerzas para emprender una de las mayores hazañas de la historia. Habiéndose apoderado Estados Unidos de cerca dos millones y medio de kilómetros de tierras mexicanas, desde California hasta Florida, -lo que le significó un incremento de un tercio en su extensión y un violento exterminio de pueblos indígenas que allí habitaban- Pancho Villa invade “territorio estadounidense” a fin de restablecer el territorio Mexicano. Su acción no tuvo éxito, sin embargo representó un estorbo y un riesgo al imperialismo norteamericano.

En 1920, Adolfo de la Huerta asume el puesto de presidente interino y hace trámites para proponer a Villa su apoyo al nuevo gobierno y el cese de los conflictos armados. Sin embargo, antes de que se diera el encuentro, Villa ya se retira, sospechando de una trampa para prenderlo. Posteriormente, se le concede un buen terreno donde se dedica a las labores del campo junto a compañeros de combate.

Asesinato

Tres años después, 1923, fue asesinado. Hay muchas suposiciones respecto a quién fue el autor intelectual del crimen. Lo que se sabe efectivamente es que Pancho Villa representaba una amenaza a los intereses imperialistas, aunque al momento de su muerte, no lo era militarmente hablando; pero ideológicamente simbolizaba, y simboliza hasta hoy, nuestra negación a sujetarnos ante al poderío de un imperio que insiste en despojarnos de nuestras riquezas, nuestras tierras, nuestra cultura y nuestra identidad.

Síntesis de su actuación

Siendo gobernador de Chihuahua, de un plumazo afectó las tierras ociosas de los latifundistas y las repartió entre los campesinos, pero también quería un pueblo educado.

El 8 de diciembre de 1914 adoptó a 300 niños en la ciudad de México, y los llevó a Chihuahua para darles instrucción y sustento. En Canutillo creó una escuela de Agronomía en la que estudiaban unos 400 niños de poblados cercanos. Para dicha escuela gestionó el envío de 11 de los mejores maestros del país. El lema del general era tierra y educación. Decía que no podía existir libertad mientras hubiera ignorancia. Además, impresionó con sus habilidades organizativas: Inició la normalización de la vida pública; se establecieron los servicios de ferrocarriles y telégrafos y se instaló la primera red inalámbrica de la frontera.

A efecto de combatir la corrupción, decretó que ningún soldado, sin previa autorización escrita, podría obtener dinero o bienes de particulares. Formuló proyectos de ley como el de la Ley sobre Expropiación por causa de utilidad pública; Ley Agraria del Estado de Chihuahua; Reformas a la Ley de Aparcería Rural; Ley para el Revalúo de la Propiedad Rústica y Ley sobre Protección del Patrimonio Familiar. Por último, abolió el vil derecho de pernada. Su administración lo revela como un hombre comprometido con las causas sociales.

Síntesis de su pensamiento

Antiimperialista y apasionado de la educación y el reparto justo de la tierra. Creía que la tierra para el pueblo y las escuelas resolverían todos los problemas de la civilización. Era conocido como El amigo de los pobres.

Citas importantes

  • "Ya es tiempo de que los prejuicios acaben, de que la sociedad se establezca sobre bases más sólidas, más naturales, más sabias, más justas y más nobles."
  • Soldado del pueblo y caudillo de mis soldados, servidor sincero y desinteresado de mi patria y de mi pueblo, leal hasta la muerte a mis jefes y a mis compañeros, el más alto sentimiento de patriotismo guía todos mis actos, patriota sincero y compañero ideal: Esos son los únicos títulos que sí reclamo, porque me pertenecen, porque he sabido conquistarlos al precio de mi sangre y de mis constantes esfuerzos."

Trascendencia histórica

  • Su antiimperialismo, sus leyes anti-latifundistas y la importancia de educar al pueblo continúan vigentes hoy en nuestras luchas.
  • El imperio jamás pudo hacerle olvidar al pueblo la obra de Villa aunque trató de mancillar su memoria.

Fuentes