Saltar a: navegación, buscar

Papeles del Pentágono

Papeles del Pentágono
Información sobre la plantilla
Pentagon-papers1.jpg
Volumen 1 del documento
Tipo de textoClasificado como "Top Secret-Sensitive"
Creación1967
RatificaciónTerminado el 15 de enero de 1969
PromulgaciónFiltrado a la prensa el 13 de junio de 1971
PaísBandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Ubicaciónhttp://www.archives.gov/research/pentagon-papers/
AutoresOficiales militares y expertos civiles e historiadores estadounidenses
FunciónEstudio que a modo de resumen e investigación histórica, evaluó y determinó las causas del fracaso de la intervención de Estados Unidos en Viet Nam.
Papeles del Pentágono. Estudio que a modo de resumen e investigación histórica sobre la implicación de Estados Unidos en Vietnam, evaluó y determinó las causas del fracaso de la intervención militar estadounidense en ese país. Contiene los aspectos más secretos y confidenciales de las relaciones entre Estados Unidos y Vietnam, incluyendo cables, telegramas y documentos clasificados como de alto secreto, desde que Washington puso sus ojos en el Sudeste Asiático, en 1945. El nombre técnico original del estudio fue “Relaciones Estados Unidos-Vietnam, 1945-1967: Un estudio preparado por el Departamento de Defensa” (“United status-Vietnam Relations, 1945-1967: a Study Prepared by the Department of Defense”) y fue encargado en 1967 por el entonces secretario de Defensa, Robert McNamara, quien nombró a Leslie Gelb, director de planificación de control de la política de seguridad internacional, como supervisor del estudio. Gelb contrató a 36 oficiales militares y expertos civiles e historiadores para escribir las monografías de la investigación. El encargo recayó en la Rand Corporation, Tanque pensante de investigación socio-política-militar ubicada en California, patrocinada por el “Complejo Militar-Industrial” estadounidense y dependiente del Departamento de Defensa.

El documento fue filtrado a la prensa el 13 de junio de 1971 por Daniel Ellsberg, investigador, y académico en Ciencias Políticas, ex alto funcionario de la administración Lyndon Johnson y analista del Departamento de Defensa de Estados Unidos, después de haber fotocopiado en secreto las 7.000 páginas del informe, ayudado por su compañero de la Rand Corporation, Anthony Russo. Sus revelaciones provocaron un terremoto político en Washington, iniciaron el proceso de caída de la Administración de Richard Nixon, e iniciaron igualmente la prontitud de la ya acelerada retirada estadounidense de Vietnam, erosionando aún más la ya pésima imagen que la guerra tenía entre los norteamericanos para 1971, abriendo además una controversia en lo tocante a la libertad de prensa y a la libertad de expresión, siempre con el telón de fondo de la seguridad nacional.

En junio de 2011, los Papeles del Pentágono fueron hechos públicos y la documentación puede ser consultada en el Archivo Nacional en College Park, en el estado norteamericano de Maryland, así como en tres bibliotecas presidenciales.

Antecedentes

Las revelaciones de los Pentagon Paper cambiaron para siempre las relaciones entre los gobiernos estadounidenses y la opinión pública y los medios de comunicación de Estados Unidos, en la década de 1970, que tras la sobrecargada década anterior de geopolítica y Guerra Fría, y sobre todo de la Guerra de Vietnam, se destapó como la década que vería nacer una especie de mayoría de edad de la opinión pública estadounidense, conducida por una “prensa libre”, autónoma respecto a los poderes políticos y mordaz que se alzaría con el liderazgo moral para denunciar hechos promovidos desde el poder, destapándolos, analizándolos y desmenuzándolos, obligando finalmente con esos análisis a las instituciones políticas y judiciales a actuar.

El nacimiento de lo que posteriormente se denominaría “el cuarto poder” (tras los tradicionales tres poderes de Estado, Ejército e Iglesia): los medios de comunicación y la prensa libres que con sus investigaciones y revelaciones con un afán informativo obligaban a los poderes judiciales a proceder. El acontecimiento que inauguraría éste concepto, acontecimiento dado a conocer por el periodismo independiente norteamericano de la década de 1970, fue el Escándalo Watergate (1972-1974), que acabó provocando la caída y fin de la presidencia de Richard Nixon. Pero el hecho que desencadenó el Watergate fue la publicación en 1971 de los Pentagon Paper, por Daniel Ellsberg, investigador, analista y académico en Ciencias Políticas, un teórico de las Ciencias Políticas, ex alto funcionario de la administración Lyndon Johnson y analista del Departamento de Defensa de Estados Unidos, quien para esa época laboraba en la Rand Corporation, Tanque pensante de investigación socio-política-militar ubicada en California, patrocinada por el “Complejo Militar-Industrial” estadounidense y dependiente del Departamento de Defensa.

El 4 de agosto de 1964 ocurre el segundo incidente del Golfo de Tonkin, que luego se revelaría como la implicación estadounidense directa en Vietnam.

El capitán del navío estadounidense supuestamente atacado por patrulleras norvietnamitas envió un comunicado al Pentágono restándole importancia al supuesto suceso y recomendando que se olvidara ante la imposibilidad de confirmar que el hecho hubiera tenido lugar, justo lo contrario de lo que hizo la Administración Johnson, que lo usó como excusa para lanzar el primer bombardeo contra Vietnam del Norte presentándolo como una represalia, e iniciando así la intervención militar directa de los Estados Unidos en Indochina, intervención que llevaba gestándose de forma concreta desde 1959 y que había sido acelerada por Kennedy desde 1962.

Ellsberg se convirtió en uno de los “arquitectos de la guerra”; el equipo de analistas que trabajaban estrechamente en el Pentágono elaborando informes, planes bélicos y manejando estadísticas que literalmente construían la guerra, argumentando de todas las formas posibles en pro de la guerra, redactando tesis e hipótesis que constantemente convencieran al Presidente Johnson y a su equipo de la necesidad de ir a la guerra en Vietnam, dando bases teóricas que enfocaran los procesos de toma de decisiones hacia la intervención militar directa en Vietnam. Tanto el Departamento de Estado, dirigido entonces por Dean Rusk, como fundamentalmente el Departamento de Defensa, encabezado por el principal arquitecto de la guerra, Robert McNamara, usaban todas aquellas argumentaciones suministradas por varios analistas como Ellsberg para convencer a Johnson de que era imperativa una guerra en el Sudeste Asiático.

Estudio

Los Pentagon Papers que Ellsberg contribuyó a elaborar en su etapa de planificador del Departamento de Defensa, fueron un completo estudio que ordenó a mediados de 1967, Robert McNamara, aún Secretario de Defensa y arquitecto principal de la Guerra de Vietnam, que tras diseñar la guerra mostraba ya por entonces enormes dudas sobre su viabilidad, hasta que dimitió de su cargo en febrero de 1968, justo tras la Ofensiva Tet.

La Ofensiva Tet fue una victoria militar estadounidense, pero un gigantesco fracaso de imagen de cara a la opinión pública de EE.UU, que a pesar de ver cómo sus soldados repelieron la agresión norvietnamita, también vio imágenes como la incursión en la embajada estadounidense en el mismo Saigón, y comprobó la inviabilidad de ésta guerra ya que tras cuatro años de combates y de recibir mensajes optimistas y promesas de victoria, los vietnamitas aún tenían fuerzas para lanzar ofensivas por todo Vietnam y hasta la capital Saigón.

Tras el Tet, la mayoría de los norteamericanos ya no creían en una victoria militar en Vietnam, como su gobierno seguía sosteniendo que ocurría.

El nombre técnico original del estudio fue “Relaciones Estados Unidos-Vietnam, 1945-1967: Un estudio preparado por el Departamento de Defensa” (“United States - Vietnam Relations, 1945-1967: a Study Prepared by the Department of Defense”).

El encargo recayó en la Rand Corporation, una institución de investigación socio-política-militar ubicada en California, patrocinada por el “Complejo Militar-Industrial” estadounidense y dependiente del Departamento de Defensa.

En lugar de utilizar a los historiadores del Departamento de Defensa, McNamara asignó a su cercano colaborador y secretario de Defensa John T. McNaughton para acumular los documentos. McNaughton murió en un accidente aéreo un mes después que comenzó a trabajar, en junio de 1967, pero el proyecto continuó bajo la dirección del Departamento de Defensa a cargo del oficial Leslie H. Gelb, quien contrató a 36 oficiales militares y expertos civiles e historiadores para escribir las monografías de la investigación. Los analistas utilizaron en gran medida los archivos existentes en la Oficina del Secretario de Defensa.

McNamara dejó el Departamento de Defensa en febrero de 1968 y su sucesor M. Clark Clifford recibió el estudio terminado el 15 de enero de 1969, cinco días antes de la asunción de Richard Nixon.

El estudio contiene 3.000 páginas de análisis histórico y 4.000 páginas de documentos originales del gobierno en 47 volúmenes, y fue clasificado como "Top Secret-Sensitive".

Fuga

El estudio fue hecho a nivel interno, no pensado para ser divulgado al público, pero Ellsberg, que tenía por su condición de empleado de la Rand Corporation libre acceso a los documentos, tras analizar el estudio completo tomó conciencia de los errores, las tergiversaciones y las mentiras de las sucesivas administraciones estadounidenses respecto a Vietnam, e incluso el Congreso, que en 1964 había aprobado la Resolución del Golfo de Tonkin que dio luz verde a la guerra, aprobación hecha bajo engaños como los Pentagon Papers demostraban, y el Senado habían sido engañados desde el poder ejecutivo, y de que todo el mundo debía saber las verdaderas motivaciones de la guerra para detener definitivamente ese conflicto que ya por entonces, 1971, le había costado la vida a 55.000 estadounidenses, y decidió que debía difundir y hacer público de alguna manera el estudio.

En octubre de 1969 Ellsberg comenzó a fotocopiar en secreto las 7.000 páginas de documentos del Informe considerados como “top secret” de la copia de la caja fuerte de la Rand Corporation. Le ayudó su compañero de la Rand Corporation y activista anti-Vietnam, Anthony Russo. Ambos estuvieron fotocopiando varias semanas, siempre con el mismo método: Ellsberg sacaba diariamente algunos capítulos del Informe de la caja fuerte en su maletín, y los fotocopiaban de madrugada en una fotocopiadora propiedad de Russo.

Se trataba de actos que violaban todos los acuerdos de confidencialidad que los empleados de la Rand Corporation debían firmar, que implicaban condenas de cárcel, y que implicaban indirectamente a la propia Rand Corporation como colaboradora del Departamento de Defensa. Una vez fotocopiado todo el Informe, Ellsberg se decidió en 1970 a hacerlo público. Al principio buscó alguna fórmula legal: trató infructuosamente con destacados líderes contrarios a la guerra, como el Senador William Fullbright, entonces presidente del comité de relaciones exteriores del Senado y destacado líder anti-Vietnam, quien sin embargo se mostró comprensivo pero se negó a colaborar para no violar la ley.

Lo intentó también con otro destacado opositor a la guerra, George McGovern, quien tampoco se mostró dispuesto porque una acción así dañaría su carrera política.

Tras todos los intentos fallidos, finalmente Ellsberg se decidió a hacer público el Informe a través de un viejo amigo que conoció en Vietnam, al periodista Neil Sheehan, corresponsal del New York Times.

Fue así como filtró todo el informe y el 13 de junio de 1971 comenzó la publicación de los Pentagon Papers con la primera de nueve entregas.

Cuando se publicaron los Pentagon Papers, el mundo se enteró del doble discurso de las sucesivas administraciones estadounidenses, ya que el discurso oficial durante décadas decía una cosa, mientras que las intenciones y las acciones obraban de forma diferente.

Contenido

El estudio que a modo de resumen e investigación histórica sobre la implicación de EE.UU en Vietnam, evaluó y determinó las causas del fracaso, ya evidentes a finales de 1967 (incluso antes del Tet), de la intervención militar estadounidense en Vietnam.

Contiene los aspectos más secretos y confidenciales de las relaciones entre Estados Unidos y Vietnam, incluyendo cables, telegramas y documentos clasificados como de alto secreto, desde que Washington puso sus ojos en el Sudeste Asiático, en 1945.

Éste estudio puso de relieve los procesos de toma de decisiones, las actuaciones más indecentes y erróneas, las tergiversaciones y las mentiras intencionadas de todas las presidencias estadounidenses desde Truman hasta Johnson, cinco presidencias en total, encaminadas todas ellas a perpetuar la presencia estadounidense en el Sudeste Asiático sin que ningún presidente, uno detrás de otro, se atreviera a abandonar esa región que estaba en plena efervescencia anticolonialista expulsando a los europeos, a pesar de que en varias ocasiones así se aconsejaba, por miedo a ser tachado de poco enérgico con el comunismo, una actitud heredada de presidente a presidente y perpetuada por sus equipos de consejeros y que provocó la primera escalada directa con Eisenhower desde 1959, a la que siguió la intervención militar directa de Estados Unidos con Kennedy para 1961-1962, y finalmente la guerra con Johnson en 1964-1965.

Los Pentagon Papers revelaban que el primer presidente en fijarse en Indochina fue Truman, quien financió a los franceses para recuperar su ex colonia a pesar de saber que los franceses luchaban contra un movimiento nacional apoyado por los vietnamitas que además contaba con la legitimidad que tenían todos los movimientos emancipadores de Asia y África de la post-guerra que pretendían acabar con los obsoletos imperios coloniales europeos. El siguiente presidente, Eisehhower, apoyó al brutal dictador de Vietnam del Sur para que no se celebraran las elecciones que unificarían Vietnam previstas para 1956 según los acuerdos de Ginebra de 1954; EE.UU se opuso ferozmente a la celebración de unas elecciones al mismo tiempo que declaraba promocionar la democracia en Vietnam. Kennedy amplió la participación estadounidense de 1.000 a 16.000 hombres mintiendo a la opinión pública y al Congreso, al asegurar que sólo harían falta algunos pocos miles de asesores militares para estabilizar Vietnam, a pesar de que los propios asesores de Kennedy la dijeron que sin el envío masivo de unidades de combate, Vietnam era una causa perdida.

Johnson continuó con las mentiras, comenzando con el Incidente del Golfo de Tonkin, hasta lograr que el Congreso le autorizara para lanzar una gran guerra en Vietnam. Todos los presidentes querían a toda costa evitar perder Indochina bajo su mandato y usando la excusa de ayudar al pueblo libre de Vietnam del Sur. Y por último Nixon, que tras desescalar la guerra y reducir la presencia estadounidense desde 1969, la prolongó otros cuatro años más a base de gigantescas campañas de bombardeos sobre Vietnam del Norte, tras haber anunciado en las elecciones de 1968 que acabaría con la guerra.

La parte más escabrosa del informe reveló que el gobierno de Johnson ya sabía desde al menos finales de 1966, el segundo año de la guerra directa de EE.UU en el Sudeste Asiático, que la guerra no podría ser ganada nunca en los términos concebidos por los planificadores de Washington (ir a Vietnam, acabar para siempre con la insurgencia por medios militares convencionales, y retirarse), y que tenía escasísimas probabilidades de lograr la estabilización y la autodefensa de Vietnam del Sur, el objetivo mínimo perseguido, aún empleando hasta medio millón ó más de soldados estadounidenses. Se asumía por tanto que la prolongación de la guerra sólo sería un gigantesco gasto y provocaría muchas más bajas que las que fueron admitidas en ese momento públicamente.

Los Pentagon Papers demostraban que la Guerra de Vietnam fue una causa perdida prácticamente desde los inicios de la intervención directa estadounidense (1964-1965), que era una guerra que estaba estancada en sus objetivos y en su desarrollo, que tenía otras finalidades diferentes a las expuestas en el discurso oficial, y que todos éstos aspectos eran sobradamente conocidos por los dirigentes estadounidenses, pero uno tras otro fueron dejando a un lado éstas objeciones y prolongaron la guerra indefinidamente, hasta llegar a la Administración Nixon, que si bien limitó la guerra iniciando la retirada estadounidense, la prolongó durante cuatro años más e incluso la extendió a Camboya, provocando la mitad de las bajas totales estadounidenses, y obligando a aceptar a Vietnam del Norte acuerdos que éste ya estaba dispuesto a aceptar en 1968.

Aún asumiendo todo ello, el tándem Johnson - McNamara prolongó la guerra, y en buena parte lo hizo simplemente de cara a la opinión pública norteamericana, que si bien en 1968 apostaba mayoritariamente por una retirada, para 1966 no hacía más que recibir mensajes en tono de victoria, y no hubiera podido digerir una retirada repentina, que además hubiese supuesto el hundimiento y la muerte política de la Administración Johnson.

Demostraron, además de las mentiras oficiales que condujeron a la Guerra de Vietnam, el cinismo de los planificadores y funcionarios de alto nivel, sobre todo de la época de Johnson, cuando se inició la guerra, cinismo de cara a la opinión pública, y cinismo al no tener apenas en cuenta el enorme coste humano que significaba la contienda.

Impacto

La filtración de los Pentagon Papers y su publicación por el New York Times y otros periódicos provocó uno de los mayores escándalos políticos en EE.UU, iniciaron el proceso de caída de la Administración de Richard Nixon, e iniciaron igualmente la prontitud de la ya acelerada retirada estadounidense de Vietnam, erosionando aún más la ya pésima imagen que la guerra tenía entre los norteamericanos para 1971, abriendo además una controversia en lo tocante a la libertad de prensa y a la libertad de expresión, siempre con el telón de fondo de la seguridad nacional.

Dado que el contenido de estos papeles ponía a la Administración estadounidense en un serio compromiso, el entonces fiscal general, John Mitchell, intentó bloquear la publicación a través de tribunales federales que dictaron una orden que obligaba al periódico a cesar la publicación.

The Washington Post tomó el relevo del Times en la publicación de los documentos, lo que le valió otra denuncia. Ambos diarios recurrieron la decisión al Tribunal Supremo el cual, en una histórica sentencia hecha pública el 30 de junio de 1971, dictaminó que los mandatos para evitar la publicación de estos documentos eran inconstitucionales, lo que daba a la prensa el derecho a seguir publicando el contenido de los papeles.

La prensa norteamericana hizo causa común con el New York Times y por la libertad de prensa y la libertad de expresión, y un buen número de periódicos de todo el país tomaron el testigo del diario neoyorquino y continuaron publicando la práctica totalidad de los Pentagon Papers.

Para el verano de 1971, y ante la imposibilidad de detener la publicación de los Pentagon Papers y para evitar posteriores filtraciones como aquella, la administración Nixon puso en marcha desde el mismo Despacho Oval una unidad que se conocería como “los fontaneros” (para “tapar filtraciones”) con la intención de manchar clandestinamente la imagen de Ellsberg ante la opinión pública, dando a entender la peligrosidad que Nixon y Kissinger atribuían a Ellsberg. Esa unidad irregular, que se prodigó durante casi un año en acciones totalmente al margen de la ley y violando toda clase de normas para lograr, supuestamente, objetivos políticos de cara a las elecciones de 1972, daría lugar un año más tarde al estallido del Escándalo Watergate, por lo que las revelaciones de Ellsberg pusieron en marcha el suceso que acarrearía el mecanismo de caída de la Administración Nixon, que dimitió de la presidencia en agosto de 1974.

Juicio

Ellsberg y Russo fueron acusados de robo, conspiración, espionaje y violación de la Espionage Act. Estos cargos incluían acusaciones de recepción, retención y comunicación de documentos de la defensa nacional.

El FBI, a instancias de la Casa Blanca y del Fiscal General, lanzó una auténtica cacería humana contra él para destruir su reputación.

Un año más tarde, y ya en el contexto del Escándalo Watergate, se supo que durante esa cacería sobre Ellsberg, justo tras su entrega a la justicia, el grupo denominado “los fontaneros” efectuó su primera acción ilegal irrumpiendo en septiembre de 1971 en la consulta del psiquiatra de Ellsberg, Louis Fielding, en Los Ángeles, para lograr expedientes psiquiátricos que pudieran hacerse públicos desacreditando así la imagen de Ellsberg.

Tras un largo proceso judicial en el que Ellsberg y su colaborador Athony Russo llegaron a enfrentarse hasta a 115 años de cárcel, el juicio fue anulado y sobreseído en 1973 al constatarse que la Administración Nixon y la Fiscalía habían cometido toda clase de transgresiones de la ley y de atropellos legales contra ambos, incluyendo prevaricación, supresión de pruebas, ocultación de testigos, obstrucción a la justicia, e incluso robo de información.

La Administración Nixon, para lograr una dura condena contra Ellsberg y Russo, mintió, estafó, ocultó pruebas, cometió allanamiento e incluso trató de comprar al juez del caso, por lo que finalmente el juicio fue declarado nulo.

Lanzamiento completo

El 4 de mayo de 2011, los Archivos Nacionales y Administración de Documentos de los Estados Unidos anunció que los Pentagon Papers serían desclasificados y entregados íntegramente a la Biblioteca y Museo Presidencial de Richard Nixon en Yorba Linda, California, el 13 de junio de 2011.

Fuentes

  • EEUU hace públicos los “papeles del Pentágono” sobre Vietnam 40 años después. Disponible en:Cubadebate
  • Los papeles del Pentágono. Disponible en:[1]
  • "Pentagon Papers". Disponible en:Wikipedia
  • Analogías de la historia I: Julian Assange y Wikileaks vs. Daniel Ellberg y los ‘‘Pentagon Papers’’. Disponible en:Redalyc.
  • Papeles del Pentágono, Contenido, Fuga, Impacto, Caso legal, Lanzamiento completo. Disponible en:Centro de Artigos