Saltar a: navegación, buscar

Planificación de la recreación

Planificación de la recreación
Información sobre la plantilla
5759-fotografia-m.jpg
Concepto:Es un elemento indispensable en el proceso de la dirección científica de la sociedad socialista

Planificación de la recreación.. Es un elemento indispensable en el proceso de la dirección científica de la Sociedad socialista. Es y debe ser un punto de partida y base de una estrategia, para el desarrollo de las actividades físico deportivo recreativo en las condiciones actuales.

Papel que desempeña

Para que la planificación de la recreación pueda desempeñar verdaderamente un papel de información, conocimiento y prognosis en la dirección de la sociedad, es imprescindible que se organice y dirija la actividad científica sobre la base de una estrategia integral. La planificación no es nunca espontánea, ya que se construye como un proceso de obtención de información y conocimiento sobre la realidad social que está sujeto a fines; se regula por ellos y formula un sistema de procedimientos y principios conceptuales que, creativamente utilizado, deben viabilizar el logro de los objetivos propuestos.

En general, la actividad de planificación, como toda actividad humana, es un proceso conscientemente diseñado y sometido a un conjunto de autorregulaciones basado en los fines de la actividad; pero por una parte, los fines se vinculan indisolublemente a las tareas de la dirección de la sociedad y, por otra la dinámica interna se regula por un sistema de reglas de tipos social y por una interrelación permanente entre la teoría y la práctica, es decir el conocimiento acumulado y la práctica de producción de nuevos conocimientos.

La Finalidad

La finalidad de la planificación presume la formulación de una estrategia que es un paso cualitativamente superior en el desarrollo. Los fines de la planificación específicas, como de las actividades físico deportivo recreativo, están determinados por necesidades sociales particulares satisfaciendo la creciente demanda de un enfoque global en la planificación a medio y largo plazo.

En las condiciones actuales de desarrollo, la planificación de la recreación se ha convertido en un proceso que se desarrolla en varios organismos e instituciones dado el carácter complejo que posee el fenómeno recreativo y el espacio de la vida en que se desarrolla el Tiempo libre, por lo que el estado cubano le brinda una gran significación a este proceso y a los que en el intervienen, entre los que se encuentran:

  • La dirección de Recreación del INDER, que es el que rige esta actividad a nivel nacional.
  • El departamento de recreación de la Universidad de las Ciencias de la Cultura Física y el Deporte (UCCFD) “Manuel Fajardo" ha mantenido durante más de dos décadas un sistemático trabajo de fundamentación teórica, actualización metodológica y validación práctica de una metodología para la planificación de la recreación que se ha enriquecido con lo mejor del conocimiento científico contemporáneo en especial es fuerte el aporte de dos prominentes profesionales Latinoamericanos el profesor Argentino Ezequiel Ader – Eng y el Mexicano José Luís Cervantes, así como la práctica social continuada denominada programación recreativa, la cual se continuó distinguiendo por ser no sólo una concepción general del trabajo, sino además una estrategia de intervención en el tiempo libre. Pastor (1979-1980) al realizar la definición sobre la recreación como “todo tipo de actividades realizadas dentro del ocio o tiempo libre, no sujetas a normas o intereses laborales, con carácter voluntario y amateur y capaces de desarrollar la personalidad y de ofrecer al hombre una plataforma desde la cual pueda compensar las carencias y déficit surgidos en el resto de ámbitos y momentos de la existencia” muestra claramente la relación existente entre ambos conceptos, ocio y recreación. Martínez del Castillo (1985) define ésta como: "Aquella condición emocional interior del individuo que emana de las sensaciones de bienestar y de propia satisfacción proporcionadas por la preparación, realización y/o resultados de alguna de las variadas formas de actividad física (con fines no productivos, militares, terapéuticos) existentes|como aquella condición emocional interior del individuo que emana de las sensaciones de bienestar y de propia satisfacción proporcionadas por la preparación, realización y/o resultados de alguna de las variadas formas de actividad física (con fines no productivos, militares, terapéuticos) existentes”.

Según el criterio de Miranda (1998) la función más importante de la recreación es procurar al individuo bienestar, expresión, sano desarrollo de las capacidades creativas, expansión de los horizontes personales. En consecuencia, la misión fundamental del profesional de esta especialidad es educar para el ocio.

La práctica físico-deportiva

La práctica físico-deportiva como recreación debe mostrarse como una actividad eminentemente lúdica, divertida, generadora de placer que, aunque susceptible de establecerse de forma sistemática y rigurosa, se presenta generalmente como flexible, libremente aceptada, en donde el placer de jugar y el disfrute del propio proceso del juego son fundamentales.

Entre los objetivos que debe plantearse el profesional de la recreación se encuentran el ser capaz de responder a las motivaciones individuales (siendo actividades eminentemente colectivas), el atribuir más importancia a la participación que al resultado final y el hacer hincapié en valores educativos tales como: comunicación social, divertirse a través del juego y del deporte, fomentar la creatividad, coeducación, ofrecer la diversidad, estimular la cooperación y el espíritu de equipo, solidaridad, deportividad, respeto a compañeros, adversarios y jueces.

Ante la perspectiva tradicional de ciertas prácticas deportivas y la idea de ocio como simple ocupación del tiempo libre, en la que el individuo debe adaptarse a normativas y situaciones rígidas y rigurosas, surge una perspectiva innovadora, en la que es la propia actividad física, las formas, espacios, reglas, materiales, etc. los que deben adaptarse a los intereses, capacidades, posibilidades y valores del individuo. En esta línea Camerino e Ismael González Castañer en 1988 definen como actividades recreativas a “aquellas con flexibilidad de interpretación y cambios de reglas que permiten la continua incorporación de formas técnicas y de comportamientos estratégicos, con capacidad de aceptación por parte de los participantes de los cambios de papeles en el transcurso de la actividad, constitución de grupos heterogéneos de edad y sexo, gran importancia de los procesos comunicativos y de empatía que se puede generar aplicación de un concreto tratamiento pedagógico y no especialización, ya que no se busca una competencia ni logro completo”.

Importancia del programa recreativo

Lo más importante dentro del programa recreativo es el participante, en él debe estar centrada toda la atención. La idea es programar con el participante y no para el participante. Un programa debe ser suficientemente vasto como para proveer un campo amplio de opciones para toda la gente, sin ningún tipo de diferencias o preferencias por edad, sexo, habilidad, etc.

El valor de un programa y de las actividades planificadas, debe ser medido por el grado de influencia positiva que ejerce sobre el individuo, que permite:

  • Mayor apertura del nivel cultural.
  • Aumento del equilibrio emocional.
  • Mayor nivel de participación social.
  • Mayor tolerancia en sel accionar.

El programa no debe solamente reflejar la cultura a la que pertenece el participante, sino que debe tender a mejorar la responsabilidad de los dirigentes debe, en primera instancia, llevar a desarrollar programa que afirmen la cultura personal. También hay involucrada una responsabilidad por enriquecerla, es decir, no mirar la cultura como "entidad inflexible" imposible de modificar. El programa debe tender a mejorar el nivel sociocultural del participante.

El programa debe ampliar los intereses de los participantes y orientarlos hacía experiencias más positivas y satisfactorias. Los deseos de los participantes sirven como referencia y punto de partida, nunca como una base exclusiva de un programa. Los deseos y los intereses de las personas y, por consiguiente, de la comunidad, están limitados por experiencias. Los dirigentes, especialmente los profesionales del área, deben presentar nuevos campos de acción. No perpetuar y limitar.

El programa debe ser lo suficientemente amplio para servir en el presente y en el futuro a cada participante. Las actividades que componen un programa deben ser proyectadas de tal forma que las habilidades adquiridas puedan acompañar a las personas en el transcurso de su vida, sin que esto se constituya en tomar partido por un solo tipo de actividades, sino que debe haber equilibrio entre lo actual y lo futuro.

Se tendrá en cuenta que las actividades recreativas son medios dentro del proceso de enseñanza y aprendizaje de hábitos para la vida y para el logro de fines.

Véase también

Enlace externo

Fuentes