Saltar a: navegación, buscar

Ricardo de la Torriente

Ricardo de la Torriente
Información sobre la plantilla
Ricardotorrienteytorriente.jpg
Destacada figura de las artes plásticas en Cuba, trabajó sobre todo en la caricatura política.
NombreRicardo de la Torriente y Torriente
Nacimiento8 de enero de 1869
Matanzas,Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento28 de septiembre de 1934
La Habana , Bandera de Cuba Cuba

Ricardo de la Torriente y Torriente. Dibujante y caricaturista, creador del personaje Liborio que, desde el año 1900, vislumbró ya al imperialismo yanki como el principal enemigo de Cuba.

Síntesis biográfica

Ricardo de la Torriente nació en la ciudad de Matanzas el 8 de enero de 1869, era hijo de un propietario de ingenio.

Estudios

Estudia pintura en Francia y en la Academia de San Fernando de Madrid, además realizó estudios artísticos en la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro.

En 1887 publica sus primeras caricaturas en El Álbum, publicación matancera donde ilustraba informaciones, allí trabajó en Gil Blas desde 1890 hasta 1891.

En 1893 comienza su colaboración con la revista El Fígaro. En el año 1897 colabora en Nueva York con publicaciones de la emigración, tales como Cacarajícara y Cuba y América donde por primera vez utiliza al personaje del Uncle Sam, para simbolizar a los Estados Unidos.

Caricaturas

Personaje Liborio creado por Torriente

Posteriormente, en 1899, colabora con el diario La Discusión y llega a ser Profesor de la Cátedra de Dibujo Elemental de la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro, nombrado por el Gobernador General norteamericano, durante la primera intervención, al terminarse la guerra de Independencia.


Torriente tuvo en Cuba una gran popularidad, fue el caricaturista que mejor supo satisfacer las exigencias del público. Sus caricaturas se caracterizaron por la censura y la broma deprimente.

Otra de Liborio

Fue durante un tiempo el humorista de La Discusión, pasando después a El Mundo, para luego fundar en 1905 La Política Cómica, que fue la publicación que le dio fama, desarrollando una labor constante y enfrentó críticamente la reelección en la Presidencia de Tomás Estrada Palma y la segunda intervención norteamericana, allí demostraba su fácil percepción de lo grotesco.


Sus dibujos satíricos estaban habilidosamente combinados, entre dibujo y texto. Fue el primero que dibujó al imperialismo, al Tío Sam, aunque contradictoriamente transmitía en ocasiones la idea de que las soluciones a los problemas de Cuba vendrían de Estados Unidos.


Otras labores

Hizo incursionas en el campo de la política activa de su época, ocupando un escaño en la Cámara de Representantes en dos períodos consecutivos, en los años 1923 y 1928. Fue miembro fundador de la Academia Nacional de Artes y Letras, y miembro correspondiente de la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid.

Muerte

Muere en el Cotorro el 28 de septiembre de 1934.

Fuentes