Saltar a: navegación, buscar

Ronda de conversaciones Cuba-Unión Europea

Ronda de conversaciones Cuba-Unión Europea
Información sobre la plantilla
Cuba-union-europea.jpg
Concepto:Conversaciones entre representantes del gobierno de Cuba y la Unión Europea (UE)
Ronda de conversaciones Cuba-Unión Europea. Ronda de conversaciones efectuadas entre representantes del gobierno de Cuba y la Unión Europea (UE), con el objetivo de negociar un acuerdo de diálogo político y cooperación entre ambas partes.

Antecedentes

Desde 1996, a propuesta de España, las relaciones entre el bloque europeo y Cuba se han mantenido lastradas por la llamada “posición común”, aprobada por el grupo, que pretende condicionar las relaciones bilaterales a cambios en el sistema político de Cuba. Mientras se negocia el acuerdo bilateral, la UE mantiene la llamada posición común hacia Cuba, que no puede ser retirada salvo que exista un acuerdo unánime de los 28 Estados miembros.

Ronda de conversaciones

Ambas partes decidieron en octubre de 2008 reiniciar el diálogo político y la cooperación sobre bases recíprocas, con carácter incondicional, no discriminatorio y con pleno respeto a la igualdad soberana de los Estados. El proceso de negociación se ha venido desarrollando con normalidad y sobre bases de igualdad y respeto mutuo.

Primera y segunda ronda

Cuba y la Unión Europea (UE) sostuvieron una primera ronda de conversaciones en la capital cubana en abril de 2014 y en agosto del propio año se volvieron a reunir en Bruselas, Bélgica, encuentros que, por sus resultados, arrancaron frases de optimismo a observadores y medios de prensa internacionales[1][2].

La primera ronda fue para consensuar una hoja de ruta sobre el proceso de negociación y pactar la estructura general del futuro acuerdo. La segunda ronda se centró en abordar cuestiones en torno al diálogo político y la cooperación basados en el respeto mutuo de las diferencias y lograr así un mejor entendimiento que allane los caminos hacia la convergencia[3].

Tercera ronda

Los equipos negociadores estuvieron encabezados por Abelardo Moreno, Viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, y por Christian Leffler, director ejecutivo para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior.

Las conversaciones tuvieron lugar en la Cancillería cubana entre los días 4 y 5 de marzo de 2015, y por tercera ocasión continuaron la negociación de un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre las dos partes. La ronda permitió avanzar en la negociación del capítulo del Acuerdo concerniente a la Cooperación y al Diálogo sobre Políticas Sectoriales. Igualmente se realizaron intercambios preliminares sobre los otros dos capítulos del mencionado Acuerdo, referidos al comercio y al diálogo político[4].

Durante el encuentro se abordaron los avances logrados en áreas de colaboración como cultura, educación, salud y agricultura. También hubo un in-tercambio preliminar en la esfera de comercio y la delegación de la UE presentó sus puntos de vista en materia de diálogo político. Ambos temas no fueron discutidos a fondo, sino que serán abordados en rondas posteriores[5].

Resultados

Durante las negociaciones, Cuba reiteró a la parte europea la importancia que en su política exterior y de desarrollo económico mantienen sus vínculos con la UE. También expresó su aspiración de que el acuerdo que actualmente se negocia, represente una contribución real al fomento de relaciones respetuosas y mutuamente ventajosas, sobre bases recíprocas y no discriminatorias, y en pleno respeto a la igualdad soberana de los Estados y del marco jurídico y ordenamiento institucional de las Partes, así como en apego al principio de no injerencia en los asuntos internos de los Estados[6].

La parte europea reconoció que la ronda permitió pasos importantes, sobre todo en el capítulo de la cooperación, y señaló que los intercambios consintieron avances sustanciales en la negociación de las disposiciones jurídicas y técnicas en el ámbito de la cooperación. Los intercambios permitieron identificar los elementos de diferente interpretación que deben superar los países.

La delegación europea salió de esta ronda con un mejor entendimiento de las posiciones, sensibilidades y ambiciones de ambas partes, lo que permitirá la próxima ronda, que se celebrará en Bruselas.

Christian Leffler apreció el compromiso de la parte cubana y la europea para avanzar, para buscar soluciones concretas y compromisos constructivos en los asuntos que quedaron abiertos.

El capítulo Cooperación y Diálogo sobre Políticas Sectoriales no fue concluido, pero se lograron avances. Diálogo político, uno de los temas pendientes, ocupó algunas conversaciones, particularmente en aspectos relativos a políticas nacionales y gubernamentales: gobernación, derechos humanos, Estado de derecho, articulación en esfuerzos conjuntos frente a los desafíos globales. En comercio y economía, por otra parte, sentaron puntos de partida para el futuro en el mediano y largo plazos[7].

Visita de Jefa Diplomática UE a Cuba

Federica Mo­ghe­­rini, Alta Re­presentante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Po­lítica de Seguridad, y vicepresidenta de la Comisión Europea, realizó una visita oficial a Cuba entre el 23 y el 24 de marzo de 2015, en la que sostuvo conversaciones oficiales con el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Raúl Castro Ruz, con el canciller cubano, Bruno Rodríguez y fue recibida por el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo Hernández; el vicepresidente del Consejo de Ministros y ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo Jorge y el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz. La visita constituyó un impulso para las relaciones entre La Habana y Bruselas, cuando se avanza en la concreción de un Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación bilateral. La alta representante estuvo acompañada por Stefano Manservisi, jefe de Gabinete, y Herman Portocarero, embajador de la Unión Europea en Cuba[8].

Cuarta ronda

Las conversaciones tuvieron lugar los días 15 y 16 de junio de 2015, en Bruselas, pocos días después de concluida la Cumbre UE-CELAC, donde los líderes europeos y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) respaldaron las conversaciones entre las partes[9][10].

Los equipos negociadores de la Unión Europea y Cuba, estuvieron encabezados por Christian Leffler, Director Ejecutivo para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior y Abelardo Moreno Fernández, Viceministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, respectivamente.

Las reuniones se efectuaron en un clima constructivo y profesional, sobre las bases que ambas partes acordaron en el 2008, que incluyen: el carácter incondicional, recíproco y no discriminatorio, pleno respeto a la igualdad soberana de los Estados, al marco jurídico y al ordenamiento institucional de las partes, así como total apego al principio de no injerencia en los asuntos internos de los Estados.

Los equipos acordaron reunirse nuevamente en el mes de septiembre, en La Habana, con el objetivo de celebrar la quinta ronda de negociación.

Resultados

Durante esta ronda prácticamente se concluyó la negociación sustantiva de la parte del Acuerdo correspondiente al comercio, así como se lograron resultados significativos en la concerniente a la cooperación, cuya negociación se encuentra en fase muy avanzada.

Se desarrolló un intercambio útil sobre el capítulo de Diálogo Político, que permitió expresar las respectivas posiciones y aspiraciones sobre sus componentes.

Los representantes de Cuba y de la Unión Europea corroboraron la voluntad favorable de ambas partes para continuar avanzando en este proceso con vistas a concluir las negociaciones a la mayor brevedad posible.

Diálogo técnico sobre Derechos Humanos 2015

El 25 de junio de 2015 tuvo lugar un diálogo técnico sobre temas de derechos humanos entre delegaciones de Cuba y la Unión Europea, presididas por Stavros Lambrinidis, Representante Especial de la Unión Europea para derechos humanos, y Pedro Núñez Mosquera, Director General de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba[11].

Los representantes cubanos expresaron su interés en que el diálogo contribuya a un tratamiento eficaz, constructivo y no discriminatorio del tema de los derechos humanos; y con base en el pleno respeto a la igualdad soberana, la reciprocidad, la independencia, la libre determinación y la no injerencia en los asuntos internos de las partes.

De igual forma, la delegación cubana enfatizó en la necesidad de observar un balance adecuado entre las cuestiones del ámbito de los derechos civiles y políticos y los derechos económicos, sociales y culturales; así como en el carácter universal, indivisible e interdependiente de los derechos humanos y en que todas las categorías de derechos deben ser atendidas de manera justa y equitativa, en pie de igualdad y confiriéndoles a todas el mismo peso.

Al mismo tiempo, expresó el interés de abordar en próximas reuniones, entre otras cuestiones, el enfrentamiento a la discriminación racial; los derechos humanos de los grupos en situación de vulnerabilidad, como los migrantes, incluido el tratamiento a los mismos, las minorías religiosas y étnicas; la protección de los derechos humanos en el contexto de la lucha contra el terrorismo; el derecho a la privacidad en la era digital; y la garantía y ejercicio de los derechos económicos, sociales y culturales, que también son temas de interés para la comunidad internacional.

La delegación cubana ratificó su voluntad de continuar estos intercambios basado igualmente en el reconocimiento y el respeto de las diferencias conceptuales existentes, así como su disposición a abordar cualquier tema, sobre bases de igualdad, reciprocidad y respeto mutuo.

Quinta Ronda

La quinta ronda de negociaciones para un Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación tuvo lugar los días 9 y 10 de septiembre de 2015 en La Habana, Cuba[12][13].

La delegación cubana estuvo presidida por el viceministro de Relaciones Exteriores Abelardo Moreno, mientras la comitiva del bloque comunitario la encabezó el director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior, Christian Leffler.

Durante el encuentro fueron abordados los capítulos de cooperación y comercio, así como se comenzó la discusión sobre el capítulo de diálogo político.

Fueron considerados como temas transversales el papel de la sociedad civil, los derechos humanos y la buena gobernanza.

Resultados

A pesar de la existencia de enfoques diferentes en materia de derechos humanos, migración y en algunos elementos de desarme, hubo un acercamiento en posiciones en los puntos en que ambas delegaciones mantienen diferencias.

Se dió por concluida la parte relacionada con el comercio y se avanzó en lo relacionado con la cooperación, donde solo quedaron detalles a perfilar por las partes en cuanto al lenguaje[14].

Fue iniciado un análisis pormenorizado sobre el diálogo político y se identificaron los temas fundamentales objetos de esa parte, como la lucha contra la discriminación, derechos humanos y el tráfico de armas pequeñas y ligeras, entre otros[15].

Sexta Ronda

La sexta ronda tuvo lugar en Bruselas, los días 1 y 2 de diciembre de 2015, para continuar la negociación de un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación. Las delegaciones de la Unión Europea y Cuba, estuvieron presididas por Christian Leffler, Secretario General Adjunto para Asuntos Económicos y Globales del Servicio Europeo de Acción Exterior, y el Viceministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, Abelardo Moreno Fernández[16].

La ronda transcurrió en un clima constructivo y profesional, sobre las bases que ambas partes acordaron en el 2008, referidas al carácter incondicional, recíproco y no discriminatorio; el pleno respeto a la igualdad soberana de los Estados, al marco jurídico y al ordenamiento institucional de las partes; así como también el total apego al principio de no injerencia en los asuntos internos de los Estados.

Resultados

La ronda concluyó con un acuerdo sobre comercio y cerró las negociaciones respecto a la cooperación y diálogo sobre políticas sectoriales. En lo concerniente al capítulo sobre diálogo político, se desarrolló un profundo intercambio que permitió acercar numerosas posiciones. Al mismo tiempo, se iniciaron intercambios sobre las disposiciones generales, institucionales y finales del proyecto de Acuerdo[17].

Séptima Ronda

La séptima ronda tuvo lugar en La Habana, Cuba, los días 3 y 4 de marzo de 2016. La delegación del bloque comunitario estuvo encabezada por el secretario general adjunto para Asuntos Económicos y Globales del Servicio Europeo de Acción Exterior, Christian Leffler, mientras que la delegación cubana estuvo liderada por el viceministro de Relaciones Exteriores Abelardo Moreno[18].

Durante el encuentro fueron abordados los artículos pendientes de los capítulos de diálogo político y cooperación, así como las disposiciones institucionales y provisiones generales del Acuerdo.

Resultados

Las Partes avanzaron sustancialmente en la negociación de todos los componentes del mencionado Acuerdo, entre los que se encuentran, fundamentalmente, un capítulo dedicado al diálogo político, otro acerca de la cooperación y el diálogo sobre políticas sectoriales, y un tercero concerniente al comercio y a la cooperación en ese sector. El Acuerdo negociado recoge entre sus principios: la reciprocidad, pleno respeto a la igualdad soberana de los Estados, al marco jurídico y al ordenamiento institucional de las Partes; así como al total apego a la no injerencia en los asuntos internos de los Estados[19][20].

Se confirmó que el 11 de marzo tendría lugar en La Habana, la séptima sesión de diálogo político ministerial entre la Unión Europea y Cuba, presidida por la Alta Representante de la Unión Europea para los Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y Vicepresidenta de la Comisión Europea, Federica Mogherini, y el Ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla.

Séptima sesión de diálogo político ministerial

La séptima sesión de diálogo político ministerial se efectuó el 11 de marzo de 2016 en La Habana, Cuba, y estuvo presidida por Federica Mogherini, en representación de ese bloque, y Bruno Rodríguez Parrilla, cancillerd e Cuba[21].

Como parte del proceso restaban precisiones al documento, sujeto a las verificaciones políticas requeridas. Sobre sus componentes, tiene un preámbulo de carácter político, en el que se reafirma el respeto a la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Cuba.

En él se manifiesta la oposición de la UE a medidas coercitivas de carácter extraterritorial, como las comprendidas en el bloqueo económico al que es sometida la isla por parte de Estados Unidos.

Además del preámbulo, el acuerdo, cuyo principal propósito es fortalecer las relaciones de La Habana con el bloque comunitario, incluyó un capítulo dedicado al diálogo político, otro a la cooperación y el diálogo sobre políticas sectoriales, y un tercero sobre el comercio y la cooperación en ese sector.

El acuerdo negociado tuvo entre sus principios la reciprocidad, el pleno respeto a la igualdad soberana de los Estados, al marco jurídico y al ordenamiento institucional de las partes; así como al total apego a la no injerencia en los asuntos internos de las naciones.

La firma del convenio marcó el fin de la posición común europea de 1996 como instrumento que definía las relaciones exteriores de la Unión Europea con Cuba. Esta política unilateral sería sustituida por el acuerdo[22].

Diálogo técnico sobre Derechos Humanos 2016

El 6 de junio de 2016 tuvo lugar en La Habana la segunda sesión del diálogo sobre derechos humanos, que dió continuidad al primer encuentro sostenido en junio de 2015, en Bruselas[23].

Las delegaciones estuvieron presididas por Stavros Lambrinidis, Representante Especial de la Unión Europea para Derechos Humanos, y el Embajador Pedro Núñez Mosquera, Director General de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En la reunión se discutieron cuestiones específicas sobre derechos humanos definidas previamente entre ambas partes, tanto del ámbito de los derechos civiles y políticos como del de los derechos económicos, sociales y culturales.

Ambas delegaciones participaron en el diálogo guiadas por el interés de propiciar espacios para el intercambio de opiniones, ampliar el conocimiento de las realidades respectivas y explorar posibilidades de cooperación bilateral y en escenarios multilaterales.

Aunque se evidenciaron profundas diferencias de posiciones y enfoques en varias cuestiones sustantivas debatidas, se mantuvo el tratamiento respetuoso y la voluntad de abordar cualquier tema, con pleno respeto a la igualdad soberana, la independencia, la no injerencia en los asuntos internos de las Partes y el carácter recíproco.

El 22 de septiembre de 2016, la Comisión Europea propuso a los países de la Unión Europea respaldar el acuerdo de cooperación y diálogo político negociado con Cuba y eliminar la posición común, una política aprobada en 1996. El comunicado de la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, remitido al Consejo de la UE, donde están representados los 28 Gobiernos de la Unión, la propuesta para aprobar el acuerdo y, en paralelo, otra para “derogar formalmente” la posición común, la política unilateral de la Unión hacia Cuba impulsada por el entonces presidente del Gobierno de España José María Aznar[24].

El 6 de diciembre de 2016, los 28 países integrantes de la Unión Europea (UE) aprobaron a nivel de sus embajadores la firma de un acuerdo político y de cooperación entre ese bloque y Cuba para normalizar sus relaciones. De esta manera, los Estados miembros secundaron las tres iniciativas planteadas el 22 de septiembre por la alta representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini. El Consejo de Ministros de la UE aprobór la decisión, la cual tuvo el consentimiento posterior del Parlamento Europeo para su aplicación[25]. El 12 de diciembre fue firmado en Bruselas el primer acuerdo bilateral de la historia de la UE con Cuba[26].

Referencias