Saltar a: navegación, buscar

Sabotaje al teatro Amadeo Roldán

Sabotaje al teatro Amadeo Roldán
Información sobre la plantilla
Terrorismo--9-Teatro-Amadeo.jpg
Fecha:30 de junio de 1977
Lugar:Ciudad de La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Descripción:
Sabotaje perpetrado por la CIA que causó el incendio del teatro capitalino Amadeo Roldán, ocasionando daños por valor de 15,8 millones de dólares
Resultado:
Destrucción total, del teatro
Consecuencias:
Destruyó la mejor sala de conciertos de Cuba
País(es) involucrado(s)
Bandera de Cuba Cuba y Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Ejecutores o responsables del hecho:
Mercenarios al servicio de la CIA
Organizaciones involucradas:
Agencia Central de Inteligencia (CIA)

Sabotaje al teatro Amadeo Roldán. Incendio que provocó la destrucción total, del teatro capitalino Amadeo Roldán, uno de los principales de Ciudad de La Habana, producto de un incendio que ocasionó daños por valor de 15,8 millones de dólares.

Antecedentes

Tras el triunfo revolucionario de 1959, el pueblo cubano ha sufrido las consecuencias del terrorismo oficial desatado por el gobierno de los Estados Unidos. En un primer momento fue el bloqueo económico y comercial impuesto, con el que han perseguido acosar por hambre y enfermedades a la población de la Isla y provocar así su ira y desesperanza. Al no resultar suficiente para derrotar la naciente Revolución Cubana, utilizaron entonces la agresión y la subversión contra Cuba y para ello el imperialismo yanqui se dio a la tarea de crear organizaciones terroristas integradas por bárbaros cargados de odio, resentimiento y bestialidad.

Actos como el atentado al vapor francés La Coubre, que cercenó la vida de cientos de personas, la voladura con explosivos de una porción de la escuela capitalina Nobel Academy, el incendio de las tiendas El Encanto, totalmente calcinada, y el Ten Cent, Flogar y La Época, parcialmente afectadas estas tres últimas por las petacas de fósforo vivo,[1]
fueron ejemplo fehaciente de la apatía y el sentir del gobierno estadounidense hacia la isla caribeña.

Años más tarde le tocaría el turno al legendario teatro Amadeo Roldán, sito en la calle Calzada esquina a D, en El Vedado, Ciudad de la Habana. Este sitio fue elegido para erigir la sala de conciertos tantas veces soñada por los cultores de esa música. Fanáticos y hombres de dinero adquirieron los bonos para la compra del terreno y la recaudación popular terminó por completar la suma requerida. [2]

Desarrollo de los hechos

La ciudad estaba en descanso, el silencio de la madrugada reinaba en los edificios aledaños al parque y en medio de la quietud de la noche, los vecinos escucharon una explosión, salieron asustados hacia los balcones y descubrieron la lluvia de "fuegos artificiales" que caía sobre el teatro cercano, en seguida las detonaciones, el humo y las llamaradas provenientes de la planta alta devoraron el antiguo edificio de disímiles estilos arquitectónicos.

Los bomberos acudieron rápidamente y batallaron durante horas contra el fuego, las altas cortinas de agua evitaron que las llamas se expandieran hacia los inmuebles cercanos. Del interior del Auditórium pudieron salvarse el piano de cola, y algunos instrumentos, y del archivo, el tesoro de partituras originales y los documentos de la Orquesta Sinfónica Nacional.

La noche del 30 de junio de 1977 el teatro Amadeo Roldán cerró por última vez sus puertas tras una función del Conjunto Folclórico Nacional. Al día siguiente, entre escombros y abundante ceniza, la majestuosa fachada de estilo ecléctico que cautivó a todos en 1927, aun se mantenía en pie milagrosamente, pero mostraba el rostro ajado de un teatro que se resistía a desaparecer. [3].

Consecuencias

El interior del teatro tras el incendio

El incendio, otro sabotaje financiado por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos, destruyó sin piedad la mejor sala de conciertos del país en la que se presentaron entre otros, compositores como Rajmáninof, Serguéi Prokófiev, Stravinsky, Héitor Villalobos... las orquestas sinfónicas de Minneápolis, Filadelfia y Bamberg, bailarines como Leonide Massin y Antonio Dolín, guitarristas como Andrés Segovia, pianistas como Rubinstein y Horowitz.

Actuaron también allí las compañías dramáticas de Louis Jouvet y la Comedie Française, y condujeron la orquesta directores de la talla de Eugene Ormandy, Sir Thomas Beecham y Herbert von Karajan. La prima ballerina absoluta Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba que realizaron su función de estreno en ese lugar el 28 de octubre de 1948. Grandes conocedores de la música ofrecieron en ese sitio conferencias magistrales, uno de ellos fue el escritor cubano Alejo Carpentier.

Autores

En marzo de 1960 el presidente Dwight Eisenhower, firmó la orden ejecutiva que autorizaba a la CIA (Agencia Central de Inteligencia) a organizar un proyecto subversivo que derrocara la naciente Revolución cubana, a cualquier precio. En sus primeras cuatro décadas de ejecución, las prácticas terroristas contra Cuba costaron al pueblo cubano 3478 muertos, 2099 mutilados y discapacitados, y no menos de 121 millones de dólares (a su valor de la época)[4] en pérdidas materiales; una regocijante lista de números para los expertos de la CIA y los grupos de extremistas bajo sus órdenes.

Detrás de estos sucesos actuaban los grupos terroristas denominados "Movimiento 30 de Noviembre", "Movimiento de Recuperación Revolucionaria" (MRR) de Manuel Artime Bueza y "Frente Revolucionario Democrático" (FRD) de Tony Varona, entre otros más, dirigidos desde la estación de la CIA en la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

En la actualidad

Teatro Amadeo Roldán

Restaurarlo de la nada, con la sola constancia física de la fachada, no resultó fácil.

Durante años las obras reconstructivas sortearon innumerables dificultades. Sobre todo las exigencias materiales que impone levantar un edificio del cual solo se salvó "el cascarón".

Los ornamentos y piezas de valor salvados del siniestro que el 30 de junio de 1977 destruyó el teatro Amadeo Roldán han servido para otorgarle a su nueva imagen el sello de otras épocas.

El inmueble antiguo y el actual difieren en muchos puntos, pero tienen en común la posibilidad de que el sonido sin amplificadores pueda escucharse en cualquier ángulo del lunetario.

Véase también

Referencias

  1. Terrorismo contra Cuba. Revista Bohemia digital, febrero de 2010
  2. Sitio Web La Jiribilla
  3. Sitio Web La Jiribilla
  4. De acuerdo con el sitio web US Inflation Calculator, 121 millones de dólares estadounidenses, debido a la inflación que sufre esa moneda, equivale a 973 millones de dólares de 2016.

Fuentes