Saltar a: navegación, buscar

Tratados de Tilsit

Tratados de Tilsit
Información sobre la plantilla
Tratadotilsit.JPG
Fecha:7 de julio de 1807 (Primer tratado), 9 de julio de 1807 (Segundo tratado)
Lugar:Tilsit, Prusia Oriental, Bandera de Alemania Alemania
Descripción:
Acuerdos firmados entre Francia, Rusia y Prusia como consecuencia de la derrota de Prusia y Rusia en la Guerra de la Cuarta Coalición
Resultado:
El primer tratado puso fin a la guerra entre Rusia y Francia, el segundo tratado puso fin a la guerra entre Prusia y Francia
País(es) involucrado(s)
Bandera de Francia Francia, Bandera de Rusia Rusia, Bandera de Alemania Alemania
Líderes:
Zar Alejandro I de Rusia y Napoleón I de Francia
Tratados de Tilsit. Fueron dos acuerdos firmados por el Emperador Napoleón I de Francia en la localidad de Tilsit, Prusia Oriental, en julio de 1807, como consecuencia de la derrota de Prusia y Rusia en la Guerra de la Cuarta Coalición.

Tratados

Primer tratado

El primero de los acuerdos fue firmado el 7 de julio de 1807 entre el Zar Alejandro I de Rusia y Napoleón I de Francia. Puso fin a la guerra entre Rusia y Francia e inició una alianza entre ambos estados, lo cual dejaba al resto de países europeos en una posición más débil aún. Ambas partes acordaron en secreto la ayuda mutua en sus conflictos.

Francia prometía ayudar a Rusia contra los turcos, mientras Rusia acordaba unirse al bloqueo continental contra el Reino Unido. Este tratado también dio lugar a la creación del Gran Ducado de Varsovia.

La cooperación entre Rusia y Francia se quebró en 1810, cuando el Zar comenzó a permitir que barcos neutrales comerciaran en puertos rusos. En 1812, Napoleón invadió Rusia, lo que puso fin a los últimos vestigios de alianza.

Segundo tratado

El segundo tratado de Tilsit, firmado dos días más tarde que el primero (9 de julio de 1807), entre Prusia y Francia, puso fin a la guerra entre ambos estados, aunque con unas condiciones extremadamente duras para Prusia, que perdía prácticamente la mitad de su territorio nacional y vio reducido su ejército a no más de 40 000 efectivos permanentes.

En esas circunstancias, Augusto Gneisenau, quien había participado bajo el pabellón británico en la Guerra de Independencia de las Trece Colonias, al frente de mercenarios hessianos, donde comprobó la eficiencia de un ejército popular frente a otro regular y mercenario, aplicó esas experiencias durante la reorganización del ejército prusiano.

Aquella reforma fue más allá del ejército permanente y abarcó en su conjunto la concepción defensiva del Estado prusiano, basándola en un ejército de cuadros, en la democratización de los cuerpos de oficiales, la exclusión de mercenarios extranjeros de sus filas y en la Ley del Landwehr, en virtud de la cual toda la población masculina físicamente apta para la lucha armada se entrenaba y encuadraba en las reservas del ejército o en unidades de milicias locales, estas últimas destinadas a auxiliar a las tropas regulares y a hacer la guerra de guerrillas, todo lo cual permitió a Prusia librar exitosamente su guerra de independencia (1813-1815) y colocarse a la cabeza de las potencias militares de Europa.

Fuente