Saltar a: navegación, buscar

Una pelea cubana contra los demonios

Una pelea cubana contra los demonios
Información sobre la plantilla
Ficción | Bandera de Cuba Cuba
Una pelea.JPG
Largometraje de ficción
NombreUna pelea cubana contra los demonios
Estreno1971
GuiónTomás Gutiérrez Alea
José Triana
Vicente Revuelta
Miguel Barnet
DirectorTomás Gutiérrez Alea
Producción GeneralCamilo Vives
Dirección de FotografíaMario García Joya
RepartoJosé Antonio Rodríguez
Raúl Pomares
Silvano Rey
Olivia Belizaire
Reinaldo Miravalles
Verónica Lynn premios=Premio CIDALC, Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary. Checoslovaquia. 1972
ProductoraICAIC
PaisBandera de Cuba Cuba

Una pelea cubana contra los demonios. Largometraje de ficción (130 minutos, b/n) producido por el ICAIC en 1971. Dirigido por Tomás Gutiérrez Alea. Filme inspirado en la obra homónima del antropólogo cubano Fernando Ortiz, basado en hechos reales.

Sinopsis

Región de Remedios, Siglo XVII. Los demonios se desatan cuando un cura, respondiendo a sus intereses, pretende que la comunidad se traslade de lugar. La cruzada oscurantista provoca la muerte y la destrucción.

Intérpretes

Otros intérpretes

Ficha técnica

Año 1971
Duración 130 min
Formato 35 mm
Guión Tomás Gutiérrez Alea con la colaboración de José Triana, Vicente Revuelta, Miguel Barnet
Dirección Tomás Gutiérrez Alea
Asistentes de Dirección Fernando Pérez
Lázaro Gómez
Jesús Gregorio
Producción general Camilo Vives
Dirección de Fotografía Mario García Joya
Operador de cámara José López
Julio Valdés
Montaje o Edición Nelson Rodríguez
Música Original Leo Brouwer
Sonido Germinal Hernández
Escenografía Vittorio Garatti
Pedro García Espinosa
Roberto Larrabure
Vestuario Jesús Ruiz
Asesores Eusebio Leal
Rogelio Martínez Furé

Valoración crítica

“Entre dos coordenadas artísticas se mueve Una pelea cubana contra los demonios: Madre Juana de los Angeles, de Kawalerowicz y Dios y el Diablo en la Tierra del Sol, de Glauber Rocha. Ambos constituyen un punto de partida, nada más que eso. Tomás Gutiérrez Alea pone creatividad propia, ingente y fértil a su filme. Lo cuaja como obra. Lo adscribe, con sumario carácter, a la mejor cinematografía cubana y latinoamericana. El filme no concede, por tanto, es más valioso. Exige de los espectadores pensamiento, definición y atención suprema. Su coherencia interior recaba respuestas a las muchas interrogantes que plantea. Algunas pueden quizás no aceptarse, pero Gutiérrez Alea las defiende con vehemencia. No es un filme de tanteos, es un filme de hechos.” Mario Rodríguez Alemán[1]

Premios

Referencias

  1. Diario Granma, La Habana, 27 de marzo de 1972

Fuentes