Saltar a: navegación, buscar

Valencia Club de Fútbol

Para otros usos de este término, véase Valencia (desambiguación).
Valencia Club de Fútbol S.A.D
Información sobre la plantilla
Equipo de Fútbol
Valencia anfitrion 2011.png
Uniforme de anfitrión
Valencia visitante 2011.png
Uniforme de visitador
Escudo valencia.jpg
Escudo de Valencia CF
Siglas o Acrónimo:VCF
Equipo:
Fecha de Fundación:18 de marzo de 1919
PaísBandera de España España
DirectorNuno Espirito Santo
PresidenteAmadeo Salvo
Sede:
Sede:Estadio Mestalla
Fundación de la sede:1923
Capacidad:55.000 espectadores
Ubicación:Calle Roger de Lauria, 19 46002 Valencia Valencia
Liga:
Nombre de la Liga:Liga BBVA
Modalidad de la liga:Profesional
Sitio web del equipo
Sitio Oficial del Valencia Club de Fútbol
Valencia Club de Fútbol. Es un club de fútbol español, de la ciudad de Valencia. Fue fundado el 18 de marzo de 1919 y juega en la Primera División de España. Disputa los encuentros como local en el Estadio de Mestalla con una capacidad para 55.000 espectadores.

En la clasificación histórica de la LFP el Valencia CF ocupa el 3º puesto por detrás del Real Madrid FC, y el Barcelona FC. Es el quinto club español con más títulos nacionales (14 campeonatos), detrás del Real Madrid, FC Barcelona, Athletic de Bilbao, y Atlético de Madrid. Es a su vez el tercero con más títulos internacionales (5 títulos en competiciones UEFA a nivel de clubes) y partidos disputados en todas las competiciones europeas por detrás de Real Madrid y FC Barcelona. El principal accionista es actualmente Peter Lim, desde el 17 de mayo de 2014.

Historia

El 5 de marzo de 1919, en el céntrico Bar Torino, situado en la calle Barcelonina, por un grupo de futboleros que decidieron formar un nuevo club que representase a la ciudad de Valencia tras la desaparición del Club Valencia de fútbol años antes. El 18 de marzo de ese mismo año se aprueban oficialmente los Estatutos, nace así el Valencia Foot-ball Club. El 4 de abril se constituye la primera Junta Directiva, el primer presidente fue Octavio Augusto Milego Díaz, elegido al azar lanzando una moneda al aire con Gonzalo Medina Pernas. El primer partido de la historia se disputó contra el Gimnástico en Castellón y lo perdió el Valencia por 1-0.

En los años 1920 el Valencia disputa el Campeonato Regional, el cual gana por primera vez en 1923. Este título le dio la oportunidad de participar por primera vez en la Copa de España previa eliminación del Murcia FC en una eliminatoria. El 16 de enero de 1923 el Valencia compró los terrenos por 316.439,20 pesetas al barón de Bellver y el 20 de mayo de 1923 se inauguró el campo de Mestalla con un aforo de 17.000 espectadores en un partido entre el Valencia FC y el FC Levante que concluyó con resultado de 1-0 para los locales. En 1928 se inicia el campeonato de Liga y el Valencia juega en la Segunda División tras perder en la eliminatoria previa contra el Racing de Santander, el equipo ché termina la temporada 1928/29 en 5ª posición.

Los años 1930 están marcados por la Guerra Civil Española, tras la cual el campo de Mestalla quedó arrasado y hubo que reconstruirlo. En 1934 el Valencia disputó y perdió su primera final de Copa contra el Real Madrid en Barcelona.

Los años 1940 fueron posiblemente los mejores del club en su historia. Se tuvo que "castellanizar" el nombre del club a Valencia Club de Fútbol por orden de la Delegación nacional de Deportes. El Valencia consigue su primer título nacional al ganar la Copa del Generalísimo de 1941 al Español por 3-1 en la final. En la temporada 1941/42 el club gana el primer Campeonato de Liga de su historia. También se proclama campeón en las temporadas 1943/44 y 1946/47. Los héroes de esta década son Epi, Amadeo, Mundo, Asensi y Gorostiza quienes integraban la ya mítica Delantera eléctrica. En 1949 gana de nuevo la Copa del Generalísimo.

Durante los años 1950 se vuelve a ganar otra Copa del Generalísimo en la edición de 1954 y llega a otra final en la de Copa del Generalísimo de 1952. En liga el equipo pasa sin pena ni gloria por el campeonato.

En los años 1960 llegan los primeros éxitos europeos al ganar la Copa de Ferias de la temporada 1961/62 y 1962/63 al Barcelona primero y al Dinamo Zagreb después. También consigue una nueva Copa del Generalísimo en 1967 ganando en la final al Athletic.

Los años 1970 comienzan con un nuevo título de liga en la temporada 1970/71 de la mano de Alfredo di Stéfano. En 1976 llega procedente de Rosario Central el delantero Mario Alberto Kempes, quien marcaría una época en el club. En su primera temporada consiguió el pichichi con 24 goles. Con un Kempes estelar el Valencia consigue la Copa del Rey de 1978/79 derrotando al Real Madrid por 2-0 con 2 goles del Matador.

Pese a que los años 1980 comenzaron con un nuevo título europeo, la Recopa 1979/80, fueron una década negra para el valencianismo. El club se vio obligado a vender a Kempes al River Plate. Debido a las obras en Mestalla por el Mundial de España 82 el club se vio inmerso en una grave crisis financiera. En la temporada 1982/83 el Valencia se salvó del descenso con un gol de Tendillo en la última jornada ante el Real Madrid en Mestalla. La deuda siguió aumentando año a año lo que afectó al rendimiento deportivo del equipo. En la temporada 1985/86 el Valencia desciende a Segunda División. Retorna tras un año en el infierno con Arturo Tuzón como presidente y una plantilla repleta de jugadores de la cantera. Con Tuzó en la presidencia se cierran varias temporadas con superavit, por lo que se va reduciendo la deuda poco a poco. En lo deportivo el equipo también se recupera y finaliza la temporada 1989/90 como subcampeón.

Los años 1990 están marcados por la conversión obligada del club en Sociedad Anónima Deportiva en 1992. Tras la conversión llega a la presidencia Paco Roig. En lo deportivo el equipo se mantiene en los puestos de media tabla, con excepción de la temporada 1995/96 en la que finaliza segundo. Se vuelve a ganar un título , la Copa del Rey 1998/99, con Claudio Ranieri como entrenador.

Los años 2000 suponen la segunda edad de oro del Valencia CF. En la temporada 1999/00 se llega por primera vez a la final de la UEFA Champions League, pero es derrotado por el Real Madrid. Repite final al año siguiente, el rival esta vez es el Bayern de Múnich, que arrebata el título a los valencianistas en la tanda de penaltis. En la temporada 2001/02, con un hasta entonces desconocido Rafa Benítez, el Valencia gana de nuevo un título de Liga. En la temporada 2003/04 repite título y también gana la Copa de la UEFA. Tras los tres títulos en tres años, Rafa Benítez se marcha al Liverpool. Vuelve al Valencia Claudio Ranieri y con él se gana la Supercopa de Europa, sin embargo en Liga el rumbo del equipo no es nada bueno y Ranieri termina cesado. Ese mismo año llega a la presidencia Juan Bautista Soler. Con la gestión de Soler el equipo entra en una grave crisis económica, que lleva a la paralización de las obras del Nuevo Mestalla que el propio Soler puso en marcha. Se consigue un nuevo título de copa en la temporada 2007/08, sin embargo ese año en Liga el equipo se ve envuelto en la lucha por evitar el descenso. En verano de 2008 Soler coloca en la presidencia a Vicente Soriano, quien asegura durante meses que tiene una solución para la situación económica del club. Tras un esperpéntico año en lo social, con la aparición de una empresa fantasma uruguaya llamada Inversiones Dalport, las instituciones valencianas se ven obligadas a desalojar a Soler y Soriano del club mediante una ampliación de capital llevada a cabo por el presidente Manuel Llorente y Javier Gómez consiguiendo estabilidad social, y en lo deportivo, volviendo a la Champions League.

El 14 de septiembre de 2010, Aritz Aduriz conseguía el gol 100 del Valencia CF en la UEFA Champions League.

El 14 de noviembre de 2010, Tino Costa marcaba el gol 4.000 del Valencia CF en la Primera División Española.

Fundación

Equipo en sus inicios.

Año 1919. En el centro de la capital del Turia, en el Bar Torino, se gesta la iniciativa de crear un club de fútbol. El primer presidente del Valencia Football Club, Octavio Augusto Milego Díaz, fue elegido por azar: una moneda lanzada al aire sirvió para decidir entre él y Gonzalo Medina Pernás, quien finalmente se quedó con la parcela de la comisión constituyente y de festejos.

Milego y Medina trabajaron codo con codo en un pequeño establecimiento de la calle Barcelonina que, en un principio, hizo las veces de sede del nuevo club. Junto a ellos estaban en aquella primera directiva valencianista los hermanos Pascual y Julio Gascó, Andrés Bonilla, José Llorca, Fernando Marzal y Adolfo Moya.

Sin embargo, la decisión de estos pioneros del Valencia no tuvo repercusión social y mediática, porque los periódicos de la época apenas se ocupaban del deporte y, además, la situación sociopolítica de España era incierta. Antes de la creación del Valencia Football Club, el fútbol existía ya en Valencia, a pesar de que no había un club hegemónico en la ciudad. Parece ser que el fútbol llegó a Valencia de la mano de los que, vinculados a la exportación de cítricos, habían estado en Gran Bretaña, cuna del balompié. Este fue el caso de Francisco Sinisterra o Ramón Leonarte. De la misma manera, era bastante común ver a los marineros británicos en los puertos valencianos jugando con un balón. Ya en 1908, en Valencia había equipos como el Levante, Gimnástico, Hispania o Hispano.

Una vez constituido el club, el primer partido disputado por el Valencia fue en terreno ajeno. Se celebró en Castellón, el 21 de mayo de 1919. Su rival, el Gimnástico valenciano. El resultado fue favorable para estos últimos por 1-0. La primera alineación valencianista de la historia tuvo como protagonistas a Marco, Peris, Julio Gascó, Marzal, Llobet, Ferré, Fernández, Umbert, Martínez Ibarra, Aliaga y Gómez Juaneda.

El primer campo propio del Valencia fue el desaparecido Algirós, inaugurado el 7 de diciembre de 1919. Algirós fue escenario de los partidos del club hasta 1923, fecha en la que se empezó a jugar en el campo de Mestalla. El día de la inauguración del primer feudo valencianista el invitado fue el Castalia de Castellón y el resultado fue un empate sin goles. Al día siguiente se volvieron a ver las caras ambos conjuntos y el Valencia se impuso 1-0.

Poco a poco, el público se fue animando a acudir a Algirós para ver el espectáculo futbolístico. Por aquel entonces las entradas ascendían a 25 céntimos y las recaudaciones empezaron a ser suficientes para sufragar los gastos.

Durante los años 20, el espíritu de revancha y la tensión deportiva iban en aumento cada vez que se enfrentaban los diferentes conjuntos en el Campeonato Regional. En 1923, el Valencia se proclamó campeón regional y pudo participar, por primera vez en su historia, en la Copa de España. La progresión en los resultados del equipo demostraba que estaba en disposición de liderar el fútbol de la capital valenciana. Tres o cuatro años después de su fundación, el Valencia ya era el enemigo más temible por el resto de equipos y su afición crecía cada vez más.

La importancia del conjunto valencianista se vio refrendada al contar con jugadores de gran calidad, como Montes o Cubells, a los que se les quedaba pequeño el fútbol regional. La afición se dividió entre los incondicionales de uno y otro jugador, como si de dos toreros se tratase: por un lado, estaban los cubellistas, y por otro, los montistas. Esta rivalidad era buena para el equipo, ya que ambos futbolistas tenían un objetivo común: defender los colores del Valencia Club de Fútbol.

Arturo Montesinos, Montes, debido a sus características físicas (medía 1’90 m), era un jugador más agresivo que Cubells. Eduardo Cubells, mucho más técnico que el anterior, fue el primer jugador internacional que aportó el Valencia y el segundo de la Comunidad Valenciana, tras Agustín Sancho, un jugador de Cabanes que militó en el F.C. Barcelona.

Volviendo a la primera participación del Valencia en la Copa de España, en la capital del Turia se creó una gran expectación. El rival fue el Sporting de Gijón. El partido de ida se disputó en el campo de Algirós, que registró un lleno histórico. El resultado fue 1-0 para los locales, tanto anotado por Montes. Un mes después, el partido de vuelta se saldó con una derrota abultada (6-1) del Valencia en Gijón, aunque como la competición era por puntos se jugó un tercer partido, celebrado en Oviedo, en el que el Sporting se impuso de nuevo por 2-0.

A pesar de la derrota, el Valencia aprovechó la oportunidad de medirse con un conjunto importante a nivel nacional, lo que aumentó el número de seguidores del equipo che. Este progresivo aumento del interés por el Valencia provocó que los dirigentes valencianistas buscaran parcelas en venta para construir un nuevo campo para el equipo. Se encontró una que estaba emplazada junto a la acequia de Mestalla.

La Reconquista

En 1992 empezaba una nueva etapa para el club de Mestalla, que pasaba a ser una Sociedad Anónima Deportiva. La agitación social fue protagonista en los cinco años posteriores. Tras el indiscutible éxito de gestión económica de Arturo Tuzón, la derrota de Karslruhe supuso el principio del final de su etapa como presidente del Valencia.

La temporada 93-94 comenzó bien para un Valencia que pronto se colocó en la primera posición de la Liga y que comenzó la UEFA eliminando al Nantes francés, en el que despuntaban los entonces jóvenes Loko, Makelele, Karembeu y Pedros. Ese verano, el Valencia había contratado al montenegrino Predrag Mijatovic, que llegó a ser uno de los mejores jugadores del Valencia en dicha década pero que tuvo una salida escandalosa del club. Como líder de la Liga, el 2 de noviembre de 1993, el Valencia jugó en Alemania el partido de vuelta de la segunda ronda de la UEFA. En la ida, los de Hiddink habían ganado por 3-1, con lo que parecía probable el paso a la siguiente ronda. Pero una abultada derrota por 7-0 supuso para el Valencia la mayor humillación europea de su historia. Hiddink se tambaleaba y fue destituido tras perder en Gijón el fin de semana siguiente.

Guus Hiddink fue sustituido por Francisco Real, hasta entonces miembro de la secretaría técnica del club, que no logró levantar la moral ni los resultados del equipo y que, tras cinco jornadas, dio paso a Héctor Núñez, un delantero uruguayo que había jugado en el Valencia en los años 60. Mientras, el consejo de Administración de Arturo Tuzón se resquebrajaba. Las dimisiones y los escándalos internos acabaron con la dimisión de Tuzón, al que sustituyó de forma provisional Melchor Hoyos. Se había abierto un proceso electoral que llevaría a Francisco Roig a la presidencia, tras ganar en las urnas al otro candidato, Ramón Romero. Mientras, a la estrella del equipo, Lubo Penev, se le detectaba un cáncer de testículos que le mantuvo un año inactivo, pero del que afortunadamente se repuso por completo. También comenzaba a jugar sus primeros partidos un jovencísimo Gaizka Mendieta, que había sido fichado del Castellón y que se convirtió en la gran estrella del Valencia. La tragedia personal se cebó en el Valencia en septiembre de 1993: el delantero panameño Rommel Fernández, cedido al Albacete, perdía la vida al sufrir un accidente de automóvil.

El 9 de marzo de 1994 fue elegido Roig presidente. Su primera decisión, horas después de ganar las elecciones, fue destituir a Héctor Núñez como entrenador y nombrar secretario técnico a Jesús Martínez. Mientras decidían el nombre de su sustituto, José Manuel Rielo pasó de segundo entrenador a técnico principal. La elección de Roig para el banquillo fue sorprendente: Guus Hiddink era nuevamente el elegido, apenas cinco meses después de su destitución. El Valencia enderezó algo su rumbo y acabó la Liga con un mejor fútbol y mejores resultados.

Francisco Roig aprovechó el Mundial de 1994, que se disputó en Estados Unidos, para contratar al que se convertiría en el entrenador campeón del torneo, el brasileño Carlos Alberto Parreira. Otros de sus fichajes más destacados fueron el de Andoni Zubizarreta, portero titular de la selección española, y el delantero ruso Oleg Salenko, que se acabaría proclamando ‘pichichi’ del Mundial pero que no brilló en Valencia como en Estados Unidos. En la temporada 94-95, el Valencia llegó a la final de la Copa del Rey, no sin antes despedir al técnico. Parreira fue cesado en las semifinales de Copa, frente al Albacete, y Rielo volvió a hacerse cargo del equipo. La final de Copa se disputó ante el Deportivo de La Coruña, el 24 de junio de 1995, y fue suspendida por una espectacular tromba de agua que cayó en el Santiago Bernabéu con 1-1 en el marcador. Hubo de jugarse el tiempo que restaba tres días después. Tras el doble traslado de la afición valencianista a Madrid, el disgusto no pudo ser mayor: un gol de Alfredo, nada más reanudarse el partido, privó del título al Valencia. Pese a la decepción, la ilusión de la afición y sus ganas de títulos llevó al público a llenar espontáneamente Mestalla, para recibir a unos cabizbajos subcampeones de Copa.

La temporada 1995-96 empezó con nuevo técnico. El veterano Luis Aragonés fue el elegido para llevar al Valencia al subcampeonato de Liga con un equipo en el que destacaban Zubizarreta, Camarasa, Fernando y Mijatovic. El Atlético de Madrid, que había contratado a Lubo Penev, fue el campeón de Liga y de Copa del Rey aquella temporada. ‘Pedja’ Mijatovic, el gran ídolo del momento, se marchó al Real Madrid abonando el importe de su cláusula de rescisión, lo que supuso una afrenta imperdonable para el valencianismo.

En el verano del 96, Francisco Roig cumplió su aspiración de fichar al gran delantero brasileño Romario. El genial y díscolo delantero brasileño, sin embargo, chocó con el carácter de Aragonés y fue cedido al Flamengo. Su contratación coincidió con la del ariete argentino Claudio ‘Piojo’ López, otro futuro ídolo de la afición valencianista. Los malos resultados de Liga provocaron la destitución del técnico madrileño y en su lugar se contrató a Jorge Valdano. El técnico argentino debutó en noviembre de 1996 y completó una nueva temporada sin títulos y con la eliminación copera ante la UD Las Palmas, entonces equipo de Segunda División, y el ‘KO’ en la UEFA ante el Schalke 04 alemán que acabaría ganando dicha competición. En diciembre de ese año, el Valencia contrató a otra estrella sudamericana, el argentino Ariel ‘Burrito’ Ortega.

Valdano comenzó la temporada 97-98, pero fue destituido en la tercera jornada tras perder contra Mallorca, Barcelona y Racing de Santander. También había sido cesado Jesús Martínez como secretario técnico, cargo que pasó a ocupar el valenciano Javier Subirats. El sustituto de Jorge Valdano fue el italiano Claudio Ranieri, que pronto chocó con Romario -repescado tras la cesión- y Ortega y cuyos inicios no fueron especialmente brillantes. Tanto desorden deportivo desembocó en la dimisión de Francisco Roig como presidente. Pedro Cortés, hasta entonces vicepresidente, asumió la dirección del club el 2 de diciembre de 1997. El Valencia era penúltimo en Liga y se cruzaba en Copa con el modesto Figueres, al que eliminó con apuros. Ranieri se tambaleaba pero fue mantenido en su puesto. El Valencia acabó la Liga en novena posición, ganándose el derecho a participar en la Copa Intertoto, una nueva competición que daba acceso a la Copa de la UEFA. El único fichaje que había hecho el Valencia a mitad temporada fue el del delantero rumano Adrian Ilie, cuyos primeros meses como valencianista fueron espectaculares.

Claudio Ranieri empezó la campaña 98-99 clasificando al Valencia, a través de la Intertoto, para la Copa de la UEFA, en la que fue eliminado por el Liverpool. En Liga, el Valencia acabó cuarto, con lo que se ganó el derecho de participar en la Liga de Campeones, competición que había sustituido a la Copa de Europa. Pero el gran éxito de esa temporada fue en Copa del Rey: el Valencia ganó el torneo, en el estadio Olímpico de Sevilla, al imponerse al Atlético de Madrid por 3 a 0 el 26 de junio de 1999, con un golazo de Mendieta y dos del ‘Piojo’ López. La euforia vivida por la afición del Valencia fue indescriptible, y los merecidos festejos aún se recuerdan. Veinte años después, llegaba un nuevo título a las vitrinas del club. Los héroes del campeón de la final fueron Cañizares, Angloma, Djukic, Roche, Carboni, Mendieta, Milla, Farinós, Vlaovic, Ilie y Claudio López. También jugaron Juanfran, Angulo y Björklund.

Pero Ranieri no continuó dirigiendo al Valencia. El técnico romano se había comprometido con el Atlético de Madrid en la primavera de 1999, equipo al que él mismo había privado de ganar la Copa del Rey. Para sustituirle se eligió al argentino Héctor Cúper, que había llegado al Mallorca dos temporadas antes ofreciendo un rendimiento asombroso para la entidad balear: una Supercopa de España, una final de Copa del Rey y una final de Recopa. El fichaje más destacado de aquel verano fue el del interior izquierdo argentino ‘Kily’ González. La inercia ganadora de ese Valencia le permitió iniciar la temporada 1999-2000 ganando un nuevo título, la Supercopa de España, frente al FC Barcelona. En Liga terminó en tercera posición, por detrás del campeón, el Deportivo de La Coruña, y del FC Barcelona. Pero el gran éxito fue europeo: en la primera participación del Valencia en el formato ‘Champions League’, el equipo llegó a la gran final asombrando al mundo por su fútbol y su ambición. Lamentablemente, en la final disputada en París, el 24 de mayo de 2000, ganó el Real Madrid por 3-0. Se había rozado la gloria máxima, y el Valencia se había convertido en el equipo de moda en Europa.

El adiós de Claudio López, que se marchó al Lazio italiano, y el de Farinós al Inter- y Gerard al Barcelona, marcaron el inicio de la actual temporada, la 2000-2001. Cúper continúo como entrenador y algunos de los fichajes más destacados de ese verano fueros los del uruguayo Diego Alonso, el noruego John Carew, el ex atlético Rubén Baraja, el argentino Ayala y el lateral brasileño Fabio Aurelio.

La primera mitad de la temporada 2000-2001 estuvo marcada por la buena trayectoria en la Liga. El equipo arrancó con buen pie el campeonato y se mantuvo como líder durante más de diez jornadas. Después del descanso navideño, el Valencia C.F. empezó a pagar la exigencia máxima que requiere una competición tan absorbente como la Champions League. Tras superar las dos fases de liguillas, el equipo de Cúper eliminó al Arsenal en cuartos de final y al Leeds United en semifinales, y se preparó para medirse al Bayern de Múnich en la gran final. El equipo rozaba el cielo de nuevo. Después de París, esta vez la cita con la gloria llegaba en Milán. El partido culminante de la UEFA Champions League se disputó el 23 de mayo en San Siro. Mendieta marcó de penalti en el inicio del choque, Cañizares paró una pena máxima a Mehmet Scholl y Effenberg fijó el empate tras e descanso gracias a otro penalti señalado por el colegiado Dick Jol. Después de la prórroga, la lotería de los penaltis decidió que el Valencia fuese de nuevo subcampeón de Europa, un hito empañado por el deseo de triunfo pero que supuso la cima europea de la historia del club. El golpe de Milán fue difícil de superar para el equipo, que en las últimas jornadas de Liga cayeron hasta el quinto lugar de la tabla, quedándose fuera de la edición 2001-2002 de la Champions League.

El mes de julio trajo el adiós del presidente D. Pedro Cortés, que presentó la dimisión por motivos personales y se marchó con la satisfacción de haber conseguido una Copa del Rey, una Supercopa y dos subcampeonatos de la Champions. Su relevo en la presidencia lo tomó D. Jaime Ortí, que manifestó su intención de mantener la buena línea que había llevado al club a ser admirado en toda Europa. También hubo cambios en en el banquillo y en la plantilla. Rafa Benítez, después de ascender al Tenerife, sustituyó a Héctor Cúper como entrenador. Entre los jugadores, se marcharon Mendieta, Deschamps, Milla, Zahovic y Gerardo, y llegaron Marchena, Mista, Curro Torres, Rufete, De los Santos y Salva. Todos forman la base de un nuevo Valencia que parte con las máximas aspiraciones en Liga, Copa del Rey y UEFA Cup de cara a la temporada 2001-2002. ¡Ojalá continúen los éxitos!

La Fama

Tras la Guerra Civil, el Valencia se tuvo que adaptar a la nueva realidad. Muchos de los futbolistas que estaban en 1936 dejaron de pertenecer al conjunto che tres años después. Los militares también entraron, como en otros ámbitos de la vida, en el fútbol. En el caso del Valencia, en junio de 1939 fue nombrado presidente el comandante Alfredo Giménez Buesa, con Luis Casanova de vicepresidente. Entre los objetivos del nuevo régimen estaba la eliminación del profesionalismo, que consideraban una reminiscencia republicana. Otro puntal del valencianismo que sufrió las consecuencias de la contienda civil fue Mestalla, destrozado por los continuos bombardeos sufridos. Se acometió una remodelación y ampliación del estadio, que pasaría a tener una capacidad para 22.000 espectadores.

Con el traslado del comandante Giménez, la presidencia del club recaló en Luis Casanova. Con él llegaría la mejor época del club. En diez campañas, el Valencia obtuvo tres títulos de Liga y dos Copas, llamadas entonces del Generalísimo. El esplendor fue posible gracias a que se mantuvo la base de la plantilla anterior a la guerra, a la extraordinaria 'delantera electrica' que formaban Epi, Amadeo, Mundo, Asensi y Gorostiza, por la personalidad del presidente Luis Casanova, por la trayectoria en el banquillo de hombres como Cubells, Moncho Encinas, Pasarín y Jacinto Quincoces, por la recuperación del estadio de Mestalla y por la fundación del equipo filial: el Club Deportivo Mestalla.

Pero no hay duda de que el Valencia tenía un gran equipo, posiblemente una de las mejores plantillas que haya tenido nunca, con Ignacio Eizaguirre (Álvaro y Juan Ramón) y la delantera eléctrica, formada por dos jugadores valencianos y tres vascos. Esta plantilla conquistaría el primer gran título nacional para el club: la Copa de 1941, ante el Español. Era el primer triunfo tras dos décadas de existencia, y la celebración en la capital del Turia fue apoteósica.

Una Copa, un tercer puesto en Liga, varios internacionales en el equipo y una gran visión de futuro del club posibilitaron que el Valencia se hiciera un hueco entre los ‘grandes’ del fútbol español.

La guinda se puso en la temporada 41-42, en la que el club de Mestalla ganó por primera vez en su historia el campeonato liguero. Lo paradójico es que, en aquel entonces, tenía mucha más repercusión la Copa que la Liga. Pero sería injusto olvidar que en el torneo de la regularidad el Valencia hizo una temporada magnífica. Logró un auténtico récord de goles (85 en 26 partidos), hizo de Mestalla un auténtico fortín (sólo ganó el Atlético Aviación) y se mostró intratable. Además, su delantero centro, Edmundo Suárez, Mundo , fue el máximo goleador con 27 dianas.

Tras un paréntesis de una campaña, en la temporada 43-44 el Valencia volvió a hacerse con la Liga. En esta ocasión, el Valencia se mantuvo en lo alto de la clasificación desde el principio del torneo. En esta ocasión, solamente el Barça ganó en Valencia (3-4), en el segundo partido liguero y Mundo volvió a ser el pichichi, con 27 goles. La superioridad del Valencia restó emoción a la Liga, aunque dejó encantados a sus aficionados, que vieron cómo su equipo sumaba el tercer título en cuatro temporadas. Pero en los años cuarenta también hubo sinsabores para los intereses valencianistas. De hecho, el club de Mestalla es el único del fútbol español que ha perdido tres finales consecutivas. El Valencia fue subcampeón de Copa en 1944, 1945 y 1946, y lo volvió a ser en 1970, 1971 y 1972. Lo curioso es que las tres finales perdidas en la década de los cuarenta tuvieron el mismo escenario: el estadio Olímpico de Montjuïc. El estadio barcelonés fue considerado gafe por los aficionados valencianistas de la época. En la primera final el Valencia perdió 2-0 frente al Atlético de Bilbao, por 3-2 también ante el club bilbaíno en 1945 y por 3-1 ante el Real Madrid en 1946.

La tercera liga conseguida por el Valencia fue en la campaña 46-47, año en el que se instauró la quiniela. En esta ocasión, el Valencia tuvo que sufrir hasta el final para conseguir el triunfo. El inicio del campeonato fue malo y en la octava jornada el club che estaba a dos puntos del colista. Se llegó a la última jornada sin nada decidido y se tenía la sensación de que el Atlético de Bilbao iba a ser el campeón, aunque también tenían algunas opciones el Atlético de Madrid (que dejó de ser Atlético de Aviación a partir de enero de 1947) y el Valencia. En el último partido, el equipo, entrenado por Pasarín, se impuso 6-0 ante el Gijón. El resto de los rivales tropezaron. El Bilbao empató 3-3 en La Coruña y el Atlético de Madrid cayó en casa ante su eterno rival, el Real Madrid, 2-3. El Valencia fue campeón por su diferencia particular de goles con el equipo vasco, al que había ganado tanto en San Mamés como en Mestalla. Al no haber ni marcadores electrónicos ni los programas radiofónicos, el teléfono fue el que informó de la consecución de la tercera liga.

El final de la década de los 40 reflejó el cambio generacional que estaba sufriendo el equipo, en el que comenzaban a despuntar jugadores como Puchades y Vicente Seguí.

El Valencia había perdido sus tres finales anteriores jugadas en Barcelona. En la final de Copa de 1949, que enfrentó al Atlético de Bilbao y al Valencia, los valencianistas jugaron en la capital de España una final muy reñida que se resolvió con un gol de Epi y que ponía punto final a una generación de jugadores que habían sido muy rentables para el Valencia Club de Fútbol.

La Dácada Prodigiosa

En las temporadas 2001/02 y 2003/04 el Valencia CF ha vivido algunos de los momentos más gloriosos de la historia de la institución, justo en el momento que se cumplía en el año 2004 el 85 aniversario del nacimiento de la entidad. Con la suma de dos Ligas, una UEFA Cup y una Supercopa de Europa, en este sexenio mágico se han logrado nada menos que cinco títulos de primer nivel y dos finales de UEFA Champions League.

Pese a la eclosión de los grandes presupuestos y los fichajes megamillonarios, el Valencia CF ha sido de largo el mejor de España en este inicio del siglo XXI y uno de los mejores del mundo. Una gran planificación deportiva, la permanencia de un bloque sólido y la seguridad y paciencia en el equipo en momentos puntuales han convertido al club que preside D. Jaime Ortí en uno de los referentes de este deporte en la actualidad.

Todo comenzó en la Temporada 2001/02 que trajo la conquista de la Liga 31 años después. El equipo tuvo las nuevas incorporaciones del técnico Rafa Benítez procedente del Tenerife y de Marchena, Mista, Curro Torres, Rufete, De los Santos y Salva. Con una pretemporada ilusionante, el comienzo de la Liga presentaba al Valencia CF como uno de los candidatos al título. Además en el primer encuentro se podría ver la verdadera medida del equipo.

Ese primer partido de Liga deparó una victoria importante, significativa. Ante el Real Madrid. Con contundencia y claridad. Lo que siguió un record de imbatibilidad de 11 encuentros consecutivos batiendo el que estaba vigente la temporada 1970/01, justo cuando se había conseguido la última Liga.

Sin embargo la conquista Liguera no sería un camino de rosas. Tras la derrota en Coruña ante el Depor el 9 de diciembre de 2003, el equipo estaba obligado a ganar al Espanyol en Montjuic para no quedarse descolgado. Tras ir perdiendo en el descanso por 2-0 un inicio de segunda parte espectacular volteó el marcador al definitivo 2-3 con un resultado que daría mucha moral al equipo en el futuro.

Así, la segunda vuelta de la competición fue definitivamente histórica. El equipo de Benítez pasó una pequeña crisis tras perder en el estadio Santiago Bernabéu por 1-0 pero se sobrepuso a la adversidad y logró cuatro victorias y dos empates en los siguientes seis encuentros. Los partidos ante Las Palmas, Athletic de Bilbao, Alavés Real Zaragoza y sobre todo el soberbio triunfo ante el FC Barcelona dieron la seguridad suficiente al bloque para afrontar con garantías los 10 últimos encuentros ligueros, claves en una competición cómo esta.

Y en uno de estos encuentros fundamentales también se cruzaría el Espanyol. Con un resultado desfavorable de 0-1 y la expulsión de Carboni antes de llegar al descanso, el equipo se creció ante la adversidad y dos goles de Baraja hacían cruzar al Valencia CF del fino paso de la ilusión a tocar la gloria. Además la derrota del Real Madrid en Anoeta dejaba el título de Liga a tres puntos.

La estación final fue La Rosaleda. En una fecha que ya ha pasado a la historia del valencianismo, el 5 de mayo de 2002. La expedición se recluyó en Benalmádena, cerca del escenario del partido para huir de la increíble euforia que se vivía cerca del equipo. Y vaya si se notó la confianza y seguridad de un bloque destinado a pasar a la historia. No se tuvo que padecer demasiado. Un gol tempranero de Ayala y otro con un suspense innecesario de Fabio Aurelio al borde del descanso certificaban la quinta Liga. ¡El Valencia era 31 años después campeón de Liga! El estadio del Málaga fue todo un torrente de emociones. Los aficionados fundidos en un eterno abrazo con sus ídolos, sonidos de traca que retumbaban en todo Andalucia, banderas blanquinegras y valencianas besando el cielo andaluz. Un escenario idílico que se repetía y se multiplicaba en la ciudad al ver a centenares de miles de valencianistas disfrutar como nunca lo habían hecho. Generaciones enteras de hinchas del Valencia disfrutaron toda la madrugada e incluso se desplazaron directamente al Aeropuerto de Manises esperando el vuelo de una expedición procedente de Andalucía y que arribó a la una de la tarde.

Toda la Ciudad enloquecida salió a la calle para recibir en un día lluvioso al Campeón de Liga. Pese al clima desapacible el Ayuntamiento, Basílica, Generalitat se vestiría de blanco y negro. El climax arribaría en el Camp de Mestalla. Con un comportamiento excelso de la afición, el equipo cerraría una jornada inolvidable que afortunadamente no se tardaría en repetir.

La conquista Ligera dio paso a una campaña 2002/03 que tuvo un sabor un tanto agridulce. El Valencia CF comenzó la campaña con la misma plantilla que fue campeona y con la vuelta a la UEFA Champions League como uno de los objetivos prioritarios. La Liga no tuvo un mal comienzo. De hecho en la jornada octava gracias al tanto de Fabio Aurelio el equipo sumó su quinta victoria en ocho partidos invictos y finalizó el año como el mejor conjunto de la primera división en un año 2002 glorioso tras la conquista Liguera. Sin embargo la campaña no finalizaría con los resultados apetecibles aunque sería una gran advertencia para el futuro.

De este modo la Temporada 2003/04 se planteaba como un reto. El Valencia Club de Fútbol acababa de quedarse fuera de la UEFA Champions League y se tenía que conformar con la UEFA Cup, un premio corto para la categoría de un equipo que había demostrado ser campeón. Su orgullo y ganas de volver a triunfar impulsaron un inicio de temporada histórica. Tras el empate ante el Real Valladolid, el equipo realizaría el mejor arranque liguero de la historia con seis victoria consecutivas ante rivales del calibre de Real Madrid, Atlético de Madrid, Málaga, Osasuna, FC Barcelona y Espanyol..

De este modo La Liga 2003/04 confirmaba un rosario de consecuciones de récords. Sumó 77 puntos consiguiendo 23 victorias, más triunfos que ninguno siendo el máximo goleador con 71 goles (una de las medias más altas de la historia de la institución), repitiendo como el menos goleado con tan sólo 27 goles encajados. Además fue considerado el mejor club del mundo el mes de abril entre otros numerosos títulos honoríficos que redondearon la conquista de la Liga solamente un año después.

Centenares de miles de personas salieron a la calle para celebrar este triunfo histórico y las imágenes del Aeropuerto de Manises recibiendo al equipo y su posterior recorrido por las calles de la ciudad dedicando el triunfo a la Virgen de los Desamparados y saliendo al balcón de la Generalitat y el Ayuntamiento, se mantendrán en la memoria colectiva del Valencianismo para toda la vida.

Mientras la Liga se conseguía poco a poco, otro tanto iba sucediendo en la UEFA Cup. El equipo abría el fuego ante el AIK Solna sueco en octubre en una eliminatoria que costó más de lo previsto dada la fortaleza física de los suecos que estaban mejor en estas alturas de principios de temporada. Una doble victoria por 1-0 certificaba el pase a una siguiente ronda que enfrentaría al equipo de Benítez ante el Maccabi Haifa israelí.

El partido de Mestalla terminaría con un preocupante empate a 0. Además la situación bélica que se vivía en ese país dificultaba más aún la consecución de la eliminatoria. No obstante una justa resolución de la UEFA emplazó a que el encuentro se jugase en campo neutral, concretamente en Rótterdam. El resultado, concluyente, cuatro goles a cero y un paso más en el camino imparable de la conquista del título europeo.

En la tercera ronda depararia el Besiktas, el primero de los rivales turcos que se enfrentó al Valencia CF en su trayectoria. Otro resultado ajustado en el partido de ida (3-2) trajo la incertidumbre para el encuentro de vuelta en el infierno otomano. Sin embargo el carácter de campeones del Valencia CF de nuevo consiguió una victoria concluyente por 0-2.

En los octavos de final, otro rival turco, en esta oportunidad de nombre impronunciable pero que se había convertido en la revelación del campeonato. El Gençlerbirligi había eliminado hasta la fecha al Parma, Sporting de Lisboa y Blackburn Rovers con lo que el encuentro en el estadio 19 de Mayo no se preveía nada fácil. Sin embargo el 11 de marzo, fecha donde se jugó el encuentro, no se recordará precisamente por el acontecimiento deportivo sino por el atentado en Madrid que segó la vida a casi dos centenares de personas. Dada la magnitud de la catástrofe la UEFA estuvo a punto de suspender el partido pero finalmente se decidió jugar y que finalizó con otro resultado en contra de 1-0.

Otra vez en la vuelta se decidiría la eliminatoria. Y otra vez el equipo remontaría un resultado adverso con una circunstancia novedosa y adicional como fue el gol de Vicente en el minuto cinco de la primera parte de la prórroga que supuso el primer gol de plata de la historia de la UEFA. El resultado final, 2-0 a favor, otra eliminatoria sufrida y los cuartos de final ganados a pulso. A falta de cinco partidos, el Girondins de Burdeos era el próximo rival. El optimismo pues reinaba en el Valencia CF que en estas fechas por el mes de abril se había convertido en un equipo imparable. Y a fe que lo demostró en Burdeos derrotando con claridad a los franceses por 1-2 y dejando en franquicia el pase a las semifinales. Otro sendo 2-1 en el Camp de Mestalla y las semifinales en unos días. Nada menos que ante el Villarreal en el denominado “ Euroderbi”.

Sin duda fue la eliminatoria más apasionante de todas las disputadas. El primer encuentro se definió por la igualdad y la emoción pese a que el resultado de 0-0 fue injusto dado el fútbol desplegado por los dos equipos. El Valencia CF fue superior aunque se dio por bueno el empate. Además dado el clima de fraternidad que existió entre los dos equipos, parecía justo que el pase a la final se decidiera en una gran fiesta en el Camp de Mestalla.

Como se preveía fue otro encuentro vibrante, jugado de poder a poder y en donde la responsabilidad pesó en el desarrollo del partido. Un detalle, en esta oportunidad un penalti sobre Mista y la transformación del propio delantero, decidió la eliminatoria. Pese al acoso del Villarreal, de nuevo la solvencia defensiva del Valencia CF dejó la puerta a 0 y el resultado final de 1-0 trajo la apoteosis en el Camp de Mestalla y la fiesta en toda la ciudad. Ese jueves siete de Mayo fue una prolongación de la felicidad que embargó al equipo durante todo el mes. Pasase lo que pasase en Goteborg, sede de la final, el equipo ya había completado su temporada más dorada. La conquista de la UEFA Cup se veía, por lo tanto, como el broche de oro a una trayectoria impecable.

Pero el equipo viajó con la intención de ganarla y desquitarse definitivamente de las finales de París y Milán. Por eso lo vivido ese 20 de mayo fue una invitación a la historia. Con un partidazo de todo el equipo, especialmente de Mista y Vicente, autores de los dos goles, el Valencia CF derrotó con contundencia al Olympique de Marsella y volvía a reinar en Europa después de la mítica Supercopa de Europa del año 80. Se acababa de cristalizar el primer doblete histórico de la entidad.

Como puntilla a este doblete, la Supercopa de Europa conquistada en Mónaco el 27 de agosto de 2004 convirtió ese año en el más grande de siempre, y que fue ratificado el 11 de enero con el nombramiento del equipo como el mejor del mundo.

El último título sumado por la entidad se logró la temporada 2007/08 con la conquista de su séptima Copa del Rey. El equipo fue eliminando de forma sucesiva al Real Unión Club de Irún, Real Betis, Club Atlético de Madrid y en semifinales al FC Barcelona tras una victoria épica en el partido de vuelta disputado en el Camp de Mestalla que se resolvió con el resultado a favor de 3-2. La final, disputada en el estadio Vicente Calderón el 16 de abril de 2008, la conquistó el Valencia CF gracias a un contundente 3-1 después de un inicio arrollador con dos goles de Alexis y Mata en los primeros 10 minutos, y la puntilla de Morientes a falta de siete para la conclusión del encuentro. En ese momento las gradas del coliseo madrileño, repletas de aficionados blanquinegros, pudieron explotar de alegría y celebrar de esta forma un trofeo ganado de forma más que merecida.

Datos del Club

Estadísticas del Valencia Club de Fútbol

  • Asistencia media: 42.263
  • Accionistas: 44.919
  • Socios: 45.000
  • Peñas: 734
  • Temporadas en 1ª División: 76.
  • Temporadas en 2ª División: 4.
  • Puesto histórico en la Liga: 3º.
  • Mejor puesto en la liga: 1º
  • Peor puesto en la liga: 16º
  • Partidos jugados: 2.398
  • Partidos ganados: 1.071
  • Partidos empatados: 551
  • Partidos perdidos: 776
  • Goles a favor: 3.985
  • Goles en contra: 3.129
  • Puntos: 2.973 puntos
  • Diferencia de goles: 856
  • Mayor goleada conseguida en casa: Valencia CF 8 - Sevilla FC 0 (17/10/1943); Valencia CF 8 - Sporting de Gijón 0 (29/11/1953)
  • Mayor goleada conseguida fuera: Real Madrid 1 - Valencia CF 6 (04/02/1951); Málaga 1 - Valencia CF 6 (31/01/2004)
  • Mayor goleada recibida casa: Valencia CF 1 - Athletic de Bilbao 5 (15/01/1933).
  • Mayor goleada recibida fuera: Sevilla FC 10 - Valencia CF 3 (13/10/1940)
  • Máximo goleador (Trofeo Pichichi): Mundo (2): 41/42 - 27 goles, 43/44 - 27 goles; Ricardo: 57/58 - 19 goles; Waldo: 66/67 - 24 goles; Kempes (2): 76/77 - 24 goles, 77/78 - 28 goles.
  • Máximo goleador español (Trofeo Zarra): David Villa (4): 05/06 - 25 goles, 06/07 - 18 goles, 08/09 - 28 goles, 09/10 - 21 goles
  • Portero menos goleado (Trofeo Zamora): Eizaguirre (2): 43/44 - 32 goles, 44/45 - 28 goles; Goyo: 57/58 - 28 goles; Abelardo: 70/71 - 19 goles; Manzanedo: 78/79 - 26 goles; Ochotorena: 88/89 - 25 goles; Cañizares (3): 00/01 - 34 goles, 01/02 - 23 goles, 03/04 - 25 goles.
  • Más partidos disputados: Fernando (552), Arias (500),Angulo (417),Cañizares (416).
  • Más minutos disputados: Fernando (51811), Arias (45454), Cañizares (37957), Giner (37094).
  • Más goles marcados: Mundo (206), Waldo (147), Kempes(145), Fernando (140)
  • Mayor número de amarillas: Albelda (115), Arias (110), Carboni (99), Baraja (84).
  • Mayor veces expulsado: Carboni (14), Giner (11), Camarasa (10) Arias y Ayala (7)
  • Popularidad en España: Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el Valencia C.F. es el 3º equipo más popular en España con 2,1 millones de aficionados en toda España, lo cual supone un 5,3% de la población. Por encima sólo estarían el Real Madrid (32,8%) y el F.C. Barcelona (25,7).

Himno

Fue un encargo del club al director de la banda municipal de Valencia, D. Pablo Sanchez Torrella, que compuso la música en la forma tradicional valenciana, el pasodoble. La letra fue escrita por Ramón Gimeno Gil. Se estrenó y tuvo presentación oficial con motivo de los festejos del 75.º aniversario del Club en el Palau de la Música el 21 de septiembre de 1993.

Letra del Himno

Música: Pablo Sánchez Torrella Letra: Ramón Gimeno Gil

És un equip de primera
nostre València Club de Futbol
que lluita per a defendre
en totes bandes nostres colors
En el Camp de l'Algirós
ja començàrem a demostrar
que era una bona manera
per a València representar

Amunt València, Visca el València,
és el millor
Amunt València, Visca el València
del nostre cor
Units com sempre
els valencianistes et seguirem
en cada estadi per a què triomfes
t'animarem

En la capital del Túria
és el València qui vist de blanc
i defén la camiseta
ple de coratge per a guanyar
En Mestalla continuarem
sempre esforçant-se
per a triomfar
i les glòries arribaren
i en competència continuaran


Amunt València, Visca el València,
és el millor
Amunt València, Visca el València,
del nostre cor.
Units com sempre
els valencianistes et seguirem,
en cada estadi perquè triomfes
t'animarem

Bandera

Bandera del Valencia C.F.
Cada inicio de temporada era esperado por toda la ciudad y, como no, por la cada vez más numerosa afición valencianista. Tanto es así que al principio de la temporada 24/25 el club ya contaba con ¡dos mil quinientos socios! El club tuvo que volver a buscar otra sede social más amplia y se cambió a la calle de La Paz, numero 28.

En esta temporada se creó la bandera del Valencia F.C. Era blanca por una cara, con el escudo del Valencia F.C. bordado en el centro, y por la otra con la senyera y la bandera de España. Los dias 21 y 22 de Septiembre de 1924 tuvieron lugar los actos de traslado, bendición y entrega al equipo de la bandera.

El dia 21, y desde la nueve sede social, la bandera fue trasladada a la Real Basílica de Nuestra Señora de los Desamparados, donde fue ofrecida a la Patrona de Valencia. Después de la Santa misa se devolvió al club social.

Por la tarde fue trasladada a Mestalla y el presidente Pablo Verdeguer hizo entrega de la bandera al capitán del equipo Eduardo Cubells, que quedó investido primer abanderado del club, ante el entusiasmo del público. Cubells paseó la bandera por todo el campo y se la ofreció a Gonzalo Medina, co-fundador del club.

Después del desfile de las secciones deportivas del Valencia F.C. y del discurso del presidente y vice-presidente del club, se disputó un partido como clausura del acto. Se enfrentaron el Valencia F.C. y el Júpiter de Barcelona, venciendo el Valencia por 3-1. Y por la noche... banquete con discursos. Al dia siguiente se repitió el partido contra el Júpiter de Barcelona, venciendo nuevamente el Valencia por 4-3.

Fue en esta temporada cuando el calzón negro del equipaje desapareció, visitiendo el Valencia totalmente de blanco. En esta temporada el Valencia volvió a conquistar por segunda vez el Campeonato Regional. El título de campeón de Levante también lo ganó tras vencer al Castellón en doble partido.

Esto le daba derecho a participar por segunda vez en la Copa de España, que se jugó por el sistema de eliminatorias previas. El Valencia no fue campeón de su grupo, por lo que fue eliminado del campeonato.

El 14 de junio de 1925 el campo de Mestalla albergó por primera vez en su historia un partido internacional, España-Italia. Ganó España 1-0 . Este fue el tercer partido internacional de Cubells, primer internacional del Valencia F.C. Pocos dias antes del fin de la temporada, el 21 de junio de 1925, hubo nueva asamblea general con nombramiento de nuevo presidente, D. Facundo Pascual Quilis.

Escudo

Escudo de Valencia
El escudo originario del Valencia C.F. fue un balón, en cuyo interior se encontraban el rombo con las franjas y colores de la "senyera" y la corona y el murciélago valencianos, flanqueados por las iniciales del club. Las letras del escudo eran doradas sobre fondo negro.

Muy pronto el escudo se modificó y el Valencia CF dispuso del que todo el mundo futbolístico conoce, el murciélago sobre la senyera con el nombre del club sobre la banda azul y un balón en el centro del escudo.

Plantilla 2014/2015

Nº Nacionalidad Posición Jugador
1 Brasil POR Diego Alves
3 Portugal DEF Rúben Vezo
5 España DEF Víctor Ruiz
7 Brasil DEL Jonas Gonçalves
8 Argelia MED Sofiane Feghouli
9 Portugal DEL Hélder Postiga
10 Argentina MED Éver Banega
11 Argentina DEL Pablo Piattiz
12 Portugal MED João Pereira
14 Argentina MED Rodrigo De Paul (Capitán)
15 España MED Javi Fuego
16 España DEL Paco Alcácer
18 Mexico MED Andrés Guardado
19 España DEF Antonio Barragán
21 España MED Daniel Parejo
25 Brasil DEL Vinícius Araújo
31 España DEF José Luis Gayà

Estadio

Estadio Mestalla por dentro

Los primeros años tras su fundación, el equipo entrenó y disputó sus encuentros en el desaparecido campo de Algiròs. En 1923 se inaugura su estadio, el Campo de Mestalla, que desde la temporada 1969-70 hasta la 94-95 se denominó Luis Casanova en honor del histórico presidente, él mismo solicitó que volviera el estadio a su nombre original. Actualmente, y tras varias reformas importantes desde su inauguración, tiene capacidad para 55.000 personas, todos sentados, y unas dimensiones de 105 x 70 metros.

Futuro estadio

Vista exterior del Estadio Mestalla

El nuevo recinto tendrá capacidad para unos 75.000 espectadores y ha sido encargado al despacho de arquitectos Reid Fenwick Asociados y a la ingeniería ARUP Sport. Estas empresas tomarán como base el proyecto interior de ARPA-Arena, ganador del concurso de maquetas en junio de 2006. Dicho estadio podrá sufragarse con parte de los beneficios obtenidos por la venta del solar del actual Mestalla, cuya recalificación también provocó reticencias que se vieron esclarecidas por la Comisión Europea.

Actualmente la construcción del nuevo estadio está parada por falta de liquidez. El club espera ponerlo en marcha de nuevo con la venta de las parcelas del actual Mestalla.

Palmarés

Torneos nacionales

Torneos internacionales

Torneos regionales

Torneos amistosos

Fuentes