Saltar a: navegación, buscar

William Casey

William Casey
Información sobre la plantilla
William-Casey.jpg
Ejecutor y Responsable de Terrorismo
NombreWilliam Casey
Nacimiento13 de marzo de 1913
Queens, New York, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fallecimiento6 de mayo de 1987
Roslyn Harbor, New York
William Casey. Un nativo de Queens, Nueva York, Casey se graduó de la Universidad de Fordham en 1934 y obtuvo una licenciatura en Derecho de la Universidad de St. John's School of Law en 1937. Durante la Segunda Guerra Mundial, trabajó para la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) - el predecesor de la CIA -. Donde se convirtió en jefe de su División de Inteligencia Secreto en Europa fue galardonado con la Medalla Estrella de Bronce por logros meritorios.Terrorismo

Biografía

 Casey se postuló para Nueva York,  distrito del Congreso como un "republicano Javits" en 1966, pero fue derrotado en las primarias por el ex congresista Derounian Steven.  Después de la práctica de derecho corporativo en Nueva York, sirvió en la Administración Nixon como el presidente de la Comisión de Valores de 1971 a 1973, esta posición le llevó a ser llamado como testigo de la acusación contra el ex Fiscal General John N. Mitchell y el ex Secretario de Comercio Maurice Stans en un caso de tráfico de influencias derivadas de la contribución de 200.000 dólares internacionales financista Robert Vesco a la campaña de reelección de Nixon. Luego se desempeñó como subsecretario de Estado para Asuntos Económicos de 1973-74. Fue co-fundador del Instituto Manhattan, en 1978.


Como llegó a la CIA

En 1981, Ronald Reagan puso a William Casey a la cabeza de la CIA. En los años siguientes, la agencia extendió mucho sus actividades secretas. Una de ellas fue una guerra secreta. La CIA contrató ex oficiales de la odiada Guardia Nacional del depuesto dictador Anastasio Somoza para atacar a Nicaragua. Era la "contra", abreviatura de contrarrevolución.

En 1982, Casey autorizó la operación secreta "Aguila Negra" para financiar y abastecer a la contra. El plan de Casey era crear una red "privada" lo suficientemente grande como para armar, financiar y manejar de manera secreta toda una guerra, sin meter de forma abierta a las fuerzas militares ni a las dependencias de inteligencia. La bautizaron "la Empresa" y estaba repleta de "ex" oficiales y agentes de la CIA.

Para financiar la Empresa, Casey y sus representantes hablaron con gobiernos del establo yanqui: Israel, Argentina, Brunei, Arabia Saudita y los gobiernos militares de Centroamérica. A cambio de toda clase de favores, esos gobiernos contribuyeron armas, dinero y entrenadores a la Empresa. Esa operación salió a la luz durante el escándalo Irán-contra, pero durante esas audiencias taparon el hecho de que la Empresa también tenía muchas operaciones de narcotráfico. La CIA le ofreció a los grandes narcos un trato fabuloso: si financiaban y transportaban armas a la contra, la CIA se encargaría de que Aduanas y la DEA los dejaran en paz. Era "una oferta que no se podía rechazar" de los grandes padrinos de Washington.


Clarridge y la conexión hondureña

Casey nombró a Duane Clarridge, oficial de alto nivel de la CIA, como comandante en jefe de facto de la guerra de la contra. En agosto de 1981, antes de que empezara la guerra, Clarridge voló a Honduras, el país al norte de Nicaragua que iba a ser la base de estacionamiento de la contra. Ahí se reunió con el presidente, Policarpo Paz García, el coronel Leonides Torres (jefe de inteligencia militar) y el coronel Gustavo Alvarez Martínez (jefe de la policía nacional). Los tres ya estaban muy metidos en el tráfico de cocaína y tenían conexiones con el principal traficante hondureño: Juan Ramón Matta Ballesteros. "No sabemos hasta qué punto están metidos en el narcotráfico los militares hondureños", dijo un funcionario del Departamento de Estado. "Pero nuestra suposición es que todos los altos oficiales están al tanto, muchos están involucrados...y todos sacan ganancias".

Aunque Matta estaba preso en ese tiempo, el Informe del subcomité Kerry del Senado de 1989 documenta que una aerolínea suya, SETCO, fue el principal transporte de la contra, "llevando por lo menos un millón de rondas de munición, comida, uniformes y otros pertrechos militares" entre 1983 y 1985. En el viaje de regreso, los aviones con frecuencia traían cocaína.

En 1983, cuando empezaron los vuelos de SETCO a la contra, el vicepresidente George Bush puso las operaciones de la DEA bajo el control del aparato de "seguridad nacional". En junio de 1983, un mes después de que la oficina de la DEA en Honduras empezó a investigar a SETCO, la DEA cerró esa oficina. En 1983, también se vio cargar cocaína en aviones de la SAT (Southern Air Transport, una compañía de la CIA que acababan de "privatizar") en Barranquilla, Colombia (Washington Post, enero 20, 1987). SETCO y SAT eran parte de una red de suministro aéreo dirigida por el "general retirado de la fuerza aérea" Richard Secord, experto en logística militar de quien se dice que es oficial de la CIA.


La Empresa se entierra más

Ciertos sectores de la clase dominante se quejaron de que la contra era "ineficaz" y de que no iba a tumbar al gobierno sandinista de Nicaragua. Acusaban a sus comandantes de preocuparse más por enriquecerse que por combatir. En 1984, el Congreso prohibió armar directamente a la contra. En respuesta, la CIA sacó la dirección de la red de suministro de sus oficinas centrales en Langley.

Después de 1984, el supervisor de la contra fue Donald Gregg, viejo oficial de la CIA, a quien designaron asesor del vicepresidente George Bush. Dentro de la Casa Blanca, el teniente coronel Oliver North, del equipo del Consejo Nacional de Seguridad, dirigía el suministro de la contra bajo la dirección del propio William Casey. La CIA mantuvo firmemente la operación en manos de sus expertos. Arriba, George Bush tenía el mando general de tres áreas claves del gobierno: "manejo de crisis", "contraterrorismo" y "política de narcóticos".

La Empresa siguió creciendo. En 1986, la CIA tenía por lo menos 300 agentes en Honduras. En 1984, SETCO empezó a recibir fondos directamente del Departamento de Estado. Dicho Departamento dijo ante el Congreso que la CIA aprobó darle fondos a la organización de Matta. Se informó también que North le dio a SETCO más dinero de cuentas secretas. Según informó Newsweek (5 de mayo de 1985), la organización de Matta traía hasta un tercio de la cocaína que llegaba a Estados Unidos.
Cuando estalló un escándalo por las transacciones de la Empresa con Irán, Oliver North dijo: "Casey me dijo que limpiara los archivos. Destruí y alteré documentos". 


Muerte

Falleció el 6 de mayo de 1987 víctima de un tumor cerebral.


Fuente