Saltar a: navegación, buscar

William Vivanco

William Vivanco
Información sobre la plantilla
William-vivanco.jpg
Nacimiento6 de octubre de 1975
Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba

William Vivanco. Joven trovador cubano que ha sabido cantar y componer de una manera fresca. Miembro activo de la más reciente generación de la Nueva Trova criolla.

Síntesis biográfica

William Vivanco nació en Santiago de Cuba el 6 de octubre de 1975.

Trayectoria artística

William Vivanco es un cantante y compositor de una música fresca, joven, llena de vida, mezcla de ritmos muy variados como el reggae, el bossa nova, el blues y el rap, los cuales une para crear una melodía que atrapa al oyente.

Todos sus discos sobresalen por ser originales y enérgicos, en sus letras osadas, poéticas y rebeldes podemos encontrar crónicas de su tiempo, sus raíces, su país, su gente, sus costumbres y todo lo que lo hace cubano.

Su paso por el prestigioso Coro Madrigalista (joya del movimiento coral en Cuba) le ha servido para colocar su voz en los registros más variados. Vivanco raja la voz, la acomoda, la «empina y empuja», la hace pequeña… y de pronto juega con ella haciendo uso de sonidos que, por diferentes, no dejan de impresionar. Esa capacidad ya la puso a prueba en varios temas de su primer disco Lo tengo to’ pensao (Sello Bismusic) que incluye canciones como «Cimarrón», «Negra Sálvame» o «Barrio Barroco», todas entonadas en el reciente concierto del patio de Muralla 63. Su concierto Biografía constituyó un recorrido por la aún breve carrera del músico que interpretó cerca de 20 temas (entre ellos «El loco del tranvía», «Sin retorno», «Cacería blanca», «Siento», «Memo», «La catedral y el ángel», «Café», «Nos pasamos flaca», «Babilón», «Bohemia», «Del Oriente») todos de su autoría, excepto «El viejo Simón» —que compusieron a cuatro manos Vivanco y Ernesto Rodríguez, ex integrante del dúo Postrova—. Y, justamente, «El viejo Simón» fue uno de los momentos disfrutables del concierto porque lleva a las raíces más profundas de «lo cubano»; a través de esa suerte de canto ancestral llega una plegaria desde un añejo y oscuro barracón de esclavos. En «Como un tango gris», Vivanco incursiona en sonoridades que vienen del Sur, de la llamada pampa, pero con un toque caribeño, cuestión que con reiterada frecuencia aparece en su quehacer. Igualmente el reggae o el flamenco —como géneros— están mezclados (y con gran decoro) en la manera de hacer del joven trovador. Este cantautor ha venido para quedarse, convirtiéndose en figura clave de la música cubana del nuevo siglo. Ha grabado dos discos (Lo tengo tó pensao,2002 y La isla milagrosa, 2006). Participó en la grabación de un CD donde se unieron varios cantautores de la trova cubana llamado Trov@nónima.cu. Participa en clausuras de festivales internacionales, como el del Nuevo Cine Latinoamericano y es conocido por interactuar de manera amena con el público.

Confesiones

En toda mi carrera trataré de tener el sello santiaguero y también haitiano, jamaicano y africano, que es lo que me caracteriza y lo que más me gusta. Me interesa reflejar la parte negra de mi historia.

Reconocimientos

Enlace externo

Fuentes