Reflujo gastroesofágico

Revisión del 18:03 23 abr 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Reflujo gastroesofágico o Acidez estomacal)
Información sobre la plantilla
Acidez.jpg
Clasificación:Crónica no transmisible

Reflujo gastroesofágico.Denominado también acidez estomacal, acidez gástrica o pirosis, es la inflamación del esófago resultante del movimiento del líquido formado por ácido y otros contenidos que retrocede (reflujo) hacia el esófago desde el estómago.

Es una sensación de ardor en la parte baja del pecho junto con un sabor agrio o amargo en la garganta y en la boca. Usualmente ocurre después de ingerir una comida grande o mientras se está acostado. La sensación puede durar unos pocos minutos o unas pocas horas.

Es un malestar que aqueja a buen porcentaje de la población. Puede ser un síntoma acompañante de enfermedades como las úlceras pépticas gastroduodenales, la gastritis y, en ocasiones, por consumo de antinflamatorios no esteroideos (indometacina, aspirina, ibuprofeno).

Causas de la acidez estomacal

Acidez Estomacal

Al ardor o acidez del estómago caracterizado por una sensación de quemazón que comienza en el epigastrio -corrientemente conocido como boca del estómago-, detrás del esternón, y se desplaza por el pecho hasta llegar a la garganta, se le llama reflujo gastroesofágico.

La acidez estomacal se debe a un mal funcionamiento del esfínter inferior del esófago, el cardias, una abertura o anillo muscular que separa el esófago y el estómago, cuya función es permitir el paso de la comida del esófago al estómago y no en sentido contrario.

Cuando el bolo alimentario ha terminado de pasar, esta abertura se cierra rápidamente para evitar que la comida y los jugos gástricos regresen al esófago. Sin embargo, en ocasiones, el cardias se relaja o debilita. Esto facilita el paso del contenido ácido del estómago al esófago, cuyas paredes se irritan e inflaman, lo que se manifiesta con esa sensación tan característica de ardor o quemazón.

Síntomas de la enfermedad

  • Dolor y ardor detrás del esternón (parte central del tórax).
  • Sabor amargo.
  • Sensación de que el alimento se regresa a la boca.
  • En grados extremos, el ascenso de los ácidos gástricos por la garganta ocasiona ronquera, tos y dolor al tragar.
  • Sensación de "falta de aire".
  • Siente vértigo o mareo.
  • Tiene dolor que se dirige hacia su cuello y hombro.
  • Empieza a sudar cuando le duele el pecho.

Diagnóstico

Para su diagnóstico es preciso realizar un detallado examen físico y del historial del paciente: análisis de sangre, rayos X, endoscopía, manometría esofágica (estudio de las presiones dentro del esófago) y análisis de perfusión de ácidos (al introducir ácido en el esófago se reproducen los síntomas). Se deberá, en su caso, descartar un cáncer subyacente.

El diagnóstico se realiza con base en los síntomas. Para ello el médico debe conocer los hábitos alimenticios del paciente, porque éstos pueden ser la causa del padecimiento e indagar sobre la forma de vida de quien padece acidez estomacal, pues el nerviosismo y el estrés son factores que contribuyen a su aparición.

Factores de riesgo

Muchas son las causas que pueden empeorar la acidez estomacal:

  • Comer en exceso, doblarse hacia adelante o acostarse inmediatamente después de comer.
  • El embarazo.
  • El estrés.
  • Hábitos tóxicos (fumar y beber en exceso)
  • La ropa que queda muy ajustada y pone presión en el estómago.
  • Tener sobrepeso.
  • Consumo de medicamentos como la aspirina , ibuprofeno, sedantes y algunos medicamentos para la presión arterial alta.
  • Alimentos tales como:
    • Carnes grasas y alimentos fritos en abundante aceite (permanecen en el estómago durante más tiempo, haciendo que el ácido tenga más posibilidades de salirse)
    • Cítricos
    • Chocolate
    • Menta
    • Consumo de alcohol excesivo
    • Productos a base de tomate (salsa, Ketchup)
    • Bebidas colas y café
    • Jugo de naranja

Consecuencias de la enfermedad

Si la acidez estomacal es de vez en cuando, probablemente no es grave. Sin embargo, si es frecuentemente, esto puede ocasionar esofagitis, es decir inflamación del tejido de revestimiento del esófago. Si la esofagitis se agrava el esófago puede angostarse y se la persona puede tener sangrado o dificultad para tragar.

Si la acidez estomacal es más que ocasionalmente, esto puede ser un síntoma de enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE en español; GERD en inglés), de una inflamación del tejido que reviste el estómago (gastritis), de una hernia hiatal o de una úlcera péptica.

Posibles complicaciones

  • Sangrado del esófago: éste puede llegar a ser importante, llevando incluso al shock. *Confusión con un ataque al corazón.
  • Se pueden dar las dos enfermedades juntas: estenosis del esófago (estrechamiento) y posible cáncer de esófago.

Pronóstico

Los síntomas pueden ser normalmente controlados. En caso de que los síntomas no puedan ser controlados y que aparentemente una irritación del esófago esté causando cicatrización y úlcera, tal situación podrá corregirse mediante la cirugía, aunque en la mayoría de los casos no es necesaria.

Tratamiento

Los objetivos primordiales del tratamiento son aliviar los síntomas, así como prevenir y manejar las complicaciones. Se optará por la cirugía sólo en casos muy graves, en casos con complicaciones o en aquellos casos que no respondan a la terapia convencional. Al dormir, eleve la altura de la cabeza de 10 a 15cm. Para ello coloque unos ladrillos bajo las patas de la cabecera de la cama. Si se fuma, la opción es dejar de hacerlo. No debe llevarse además pantis apretados, fajas, cinturones o ropa interior ajustada. No se debe fatigar al obrar o levantar pesos ni contener la micción en exceso. Se bebe bajar de peso si hay sobrepeso.

Uso de antiácidos para solucionar la acidez estomacal

Para la mayoría de las personas los antiácidos les proveen un alivio rápido a corto plazo. Los antiácidos neutralizan el ácido que su estómago fabrica, sin embargo, los antiácidos pueden causar diarrea o constipación (estreñimiento).

Se aconseja antiácidos que contengan tanto Hidróxido de Magnesio como Hidróxido de Aluminio. Uno causa constipación mientras que el otro causa diarrea, y por lo tanto neutralizan su efecto entre si.

Otros medicamentos como omeprazol y lanzoprazol ayudan a disminuir la cantidad de ácido que su estómago fabrica. La metoclopramida disminuye el reflujo ácido.

Consejos para aliviar la acidez estomacal

Estos consejos pueden ayudar a reducir la sensación de malestar aunque siempre ha de acudir al médico si padece acidez con frecuencia.

  • Colocar bajo las patas de la cabecera de la cama algo que la eleve 10 o 15 cm.
  • Tratar de comer por lo menos dos a tres horas antes de acostarse.
  • Tratar de dormir sobre un asiento, si toma las siestas.
  • Cuidar el peso corporal.
  • No comer en exceso.
  • Comer comidas con un contenido alto en proteína y bajo en grasa.
  • Evitar las ropas apretadas y los cinturones apretados.
  • Evitar las comidas muy especiadas y picantes
  • Ejercitar en forma regular, pero no antes, durante o después de comer.
  • Dejar de fumar. El tabaco no sólo estimula la producción de ácidos, sino que debilita la válvula que protege el esófago y también puede reducir la producción de saliva.
  • Ingerir alguna medicación contra la acidez.
  • Relajarse. El estrés no causa la acidez, pero sí puede hacer que ingieras alimentos indebidos, disparadores de accesos de reflujo.

Fuentes