Saltar a: navegación, buscar

Alberto Delgado Delgado

Alberto Delgado Delgado
Información sobre la plantilla
Alberto Delgado Delgado.jpg
Combatiente de la Lucha contra bandidos
NombreAlberto Delgado Delgado
Nacimiento10 de diciembre de 1932
San Pedro, Las Villas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento28 de abril de 1964
Finca Maisinicú, Escambray, Las Villas, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteAsesinado por ahorcamiento.
NacionalidadCubana
Otros nombresEl Hombre de Maisinicú.
CiudadaníaCubana
Alberto Delgado Delgado o como también se le conoce"El Hombre de Maisinicú". Combatiente revolucionario cubano que murió asesinado por las bandas contrarrevolucionarias alentadas por Estados Unidos en Cuba.

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

Nació el 10 de diciembre de 1932 en el seno de una familia muy pobre, en la finca San Pedro, de Caracusey, municipio de Trinidad, antigua provincia de Las Villas. Sus padres fueron Abel Delgado González y Nieve Delgado, procedentes de Islas Canarias, España.

Su padre falleció cuando él contaba con apenas siete años de edad, por lo que fue criado por un ciudadano español nombrado José García, quien residía en esa misma zona. Este vecino también se preocupó por la atención a sus hermanos.

La precaria situación económica familiar no le permitió alcanzar ninguna instrucción escolar. Cuando tenía unos siete u ocho años de edad, asistió a una escuela primaria pública en la zona de San Pedro, en Trinidad, donde solo pudo permanecer unos pocos meses, ya que tuvo que interrumpir los estudios para trabajar como carbonero.

Su niñez la pasó descalzo y mal vestido, usó zapatos por primera vez a los 12 años. Con esa edad comenzó a trabajar como cortador de caña en la zona de Chambas, actual provincia de Ciego de Ávila. Tuvo por vivienda los barracones y albergues de los obreros agrícolas. De este lugar regresó para su zona natal en Trinidad, donde continuó trabajando como obrero agrícola en las fincas Cabezadas y Palmarito. En estos lugares permaneció hasta los 17 años, cuando por la escasez de trabajo retornó a la zona de Chambas, en la cual empezó a trabajar como tractorista hasta 1958.

Trayectoria revolucionaria

Realizó sus primeras actividades revolucionarias en la zona de Falla, donde se incorporó a una célula del Movimiento 26 de Julio (M-26-7). Participó en la venta de bonos, avituallamiento y otras misiones que se le encomendaron. En diciembre de 1958 se incorporó a la Columna No. 11 Cándido González del Ejército Rebelde. Participó en el combate de Las Margaritas y en la toma del poblado de Tamarindo, en los que se destacó por su valentía. Al producirse el Triunfo de la Revolución era analfabeto. Fue designado a una unidad militar en Chambas, Camagüey, hasta 1960.Aprendió a leer cuando la Campaña de Alfabetización. En ese empeño le ayudó su esposa Tomasa del Pino Suárez.

Agente encubierto

En 1961 se dirige hacia La Habana, y mientras tramitaba su licenciamiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) por razones de salud se relaciona con algunos parientes de marcada postura contrarrevolucionaria y decidió informar a las autoridades. Es así como de manera voluntaria establece contactos con el Ministerio del Interior, comienza a adoptar una fachada de desafecto al proceso revolucionario.

A mediados de octubre de 1961, cuando se produjeron las intervenciones de nuevas propiedades como consecuencia de la Segunda Ley de Reforma Agraria, Alberto fue ubicado por la Seguridad del Estado como administrador de la finca Masinicú, de la granja de Santiago Escobar, a unos tres kilómetros de Trinidad, donde trabajaban varios colaboradores de bandidos, donde actúa bajo la apariencia de un resentido miembro del Ejército Rebelde que, una vez licenciado, esperaba otra recompensa y tuvo que conformarse con lo que consideraba tan modesto empleo.

A partir de este momento, para los enemigos de la Revolución, Alberto Delgado comenzó a ser un contrarrevolucionario más, para la Seguridad del Estado se convirtió en un valioso agente que se ganó la confianza de varios cabecillas contrarrevolucionarios, quienes lo designaron como el contacto entre La Habana y Las Villas.

El enano, como lo bautizara la Seguridad, no tarda en hacer notar "sus facilidades para sacar gente del país" y es contactado enseguida en Sancti Spíritus por Benilde Díaz, madre del bandido Tomás San Gil, muerto ya en combate, para que intercediera por una hija suya que estaba "quemada" y por otro hijastro que resultó ser el jefe de bandidos Maro Borges.

De esta forma surgió la idea de la Operación Trasbordo, en virtud de la cual, sin tirar un tiro, son apresados, primero Maro y sus hombres, y poco después la banda de Julio Emilio Carretero Escajadillo, encabezada por su jefe, a la vez máxima autoridad del autotitulado Ejército de Liberación Nacional del Escambray, y asesino del alfabetizador Manuel Ascunce Domenech, el campesino Pedro Lantigua, la familia Romero y otros vecinos de la zona.

El 16 de julio de 1963, el contrarrevolucionario Adalberto Tápanes le manifestó que tenía un hermano alzado en el Escambray y quería sacarlo del país antes de que fuera capturado. Después de dos infructuosos viajes a Trinidad para tratar de contactar con los principales cabecillas, el 4 de octubre Alberto regresó a esa ciudad junto con Tápanes con el mismo propósito y, aunque inicialmente no pudo lograr su objetivo, estableció algunas relaciones que le serían muy útiles en el futuro.

Después de realizada con todo éxito la Operación Trasbordo, la Seguridad le plantea a Alberto que podía correr peligro, por lo que su permanencia en la finca era muy peligrosa. No obstante, él se negó firmemente a retirarse, argumentando que su misión dentro del enemigo contribuía a conocer sus planes, a evitar el asesinato de personas inocentes y la muerte de milicianos en las operaciones militares, y que ese modo de operar era menos costoso en vidas humanas.

Durante algunos meses Alberto actuó abnegadamente contra las principales bandas de alzados que operaban en la región, pero la intensa actividad que desplegaba provocó que el cabecilla Rubén González León, El Cordobés, comenzara a desconfiar y se mantuviera atento a sus movimientos.

Asesinato

Descubierta su identidad por los elementos contrarrevolucionarios, bandidos al mando de Cheíto León y Rubén Cordobés en horas de la noche del 28 de abril de 1964, en las márgenes del Río Guaurabo, frente a la finca Masinicú, en el Escambray, Alberto se enfrentó solitario a las dos bandas de alzados y a un grupo de colaboradores de estos que trataron de arrancarle información sobre su actividad como agente de la Seguridad del Estado. En ese momento, sus únicas armas eran las convicciones revolucionarias que lo habían llevado a penetrar en las entrañas de un enemigo que cometía actos de terror contra su pueblo.

Uno de los cabecillas dudaba, pero compulsado por algunos de sus compinches, le dio rienda suelta a todo el odio acumulado contra la Revolución, que ya lo había conducido a cometer decenas de asesinatos de campesinos y trabajadores agrícolas, y sabotajes contra objetivos económicos y sociales.

Alberto rechazó valientemente las acusaciones y trató de defenderse, pero uno de los bandidos le dio un culatazo en la cabeza y lo derribó, dejándolo inconsciente. Los demás aprovecharon para golpearlo sin cesar hasta que quedó exánime.

Acto seguido lo colgaron por el cuello de una guásima y para comprometer aún más a los presentes, el cabecilla obligó a todos sus secuaces a que hincaran con sus bayonetas el cuerpo de la víctima. Después, como hacían cada vez que cometían un crimen, se retiraron para evitar enfrentarse con los combatientes de Lucha Contra Bandidos.

Hallazgo del cuerpo

Al amanecer del día 29, Aníbal Velaz Suárez y Luis Felipe Denis Díaz, jefes de la Seguridad del Estado en Las Villas y en el Escambray, respectivamente, acompañados de otros dos combatientes, trataban de contactar con el hombre que a riesgo de su vida se encontraba en esa zona en busca de información sobre los planes de estos grupos terroristas.

Cuando avanzaban en un jeep por la carretera del Circuito Sur, cerca del río, les salió al paso un niño que les indicó asombrado hacia un árbol. Los combatientes se acercaron y comprobaron lo que ya se imaginaban, el hombre que buscaban afanosamente estaba allí, frente a ellos y había ofrendado su vida en una lucha silenciosa contra las bandas de alzados que operaban en el Escambray.

A juzgar por las heridas, apreciables a simple vista, había sido sometido a una golpiza brutal. El cadáver presentaba hundimiento del cráneo, fracturas en ambas piernas, un brazo y una clavícula, cuchilladas en la ingle y escoriaciones por todo el cuerpo.

Honores militares

Archivo:Monumento Alberto Delgado. JPG
Tarja de Bronce, Asta de la bandera, Árbol de referencia donde fue ahorcado Alberto Delgado y cueva donde se escondía la banda contrarevolucionaria

Alberto Delgado murió heroicamente, pero por razones de seguridad fue sepultado como si fuera un contrarrevolucionario. Tres años después, el 28 de abril de 1967, sus restos fueron exhumados y se le rindieron los honores correspondientes a un militar caído en el cumplimiento del deber. En esa ocasión fue ascendido póstumamente al grado de teniente del Ministerio del Interior e inhumado en el Panteón de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, en el Cementerio de Colón.

Filmografía

Véase también

Referencias

  1. El hombre de Maisinicú - Portal del cine latinoamericano

Fuentes