Saltar a: navegación, buscar

Heliópolis

Heliópolis
Información sobre la plantilla
Ciudad Antigua de Egipto
EntidadCiudad Antigua
 • PaísBandera de Egipto Egipto
 • RegiónBajo Egipto
 • NomoIunu
 • CapitalIunu (Heliópolis)
Población 
 • Total, hab.
Heliopolis.jpg

Heliópolis. Una de las tres ciudades principales del Antiguo Egipto, junto a Menfis y Tebas. Localizada al noreste de la actual ciuidad de El Cairo (30º 05' N 31º 20' E). Su nombre egipcio era Iunu (jwnw) "El pilar"; Heliópolis ("Ciudad del sol") es el nombre griego recogido desde Heródoto, reflejando la asociación de la misma con la teología solar.

Historia

La mayor parte del conocimiento que existe sobre la ciudad proviene de fuentes textuales y muy poco de la arqueología. Para el Reino Antiguo la ciudad era el principal centro de observación astronómica del país, reflejado en el título de su sumo sacerdote "Jefe de los observadores". La ciudad poseía además amplia reputación en los campos de la enseñanza y la especulación teológica, sostenida incluso hasta la época greco-romana.

En el presente el sitio se encuentra en su mayoría cubierto por los asntamientos suburbanos cairotas de el-Matariya y Tell Hisn. A diferencia de la mayoría de las ciudades antiguas, Heliópolis no estaba situada en las márgenes del Nilo, sino tierra adentro, hacia el este, conectado solo a través de un canal artificial.

Teología heliopolitana

La teología heliopolitana puede sintetizarse en el concepto de la Enéada, o grupo de nueve dioses que personifican el poder creador y las fuentes principales del universo. A inicios del Reino Antiguo, este sistema ya había sido formulado en un sistema filosófico coherente, y continuó dominando la doctrina egipcia en los siguientes tres mil años.

Evidencias arqueológicas

A pesar de la prominencia intelectual de Heliópolis, poco se conoce acerca de la ciudad en sí. Su principal característica era el templo dedicado a Atum y a Ra-Horajti, cuya estructura y ubicación precisa se desconocen. El único monumento de envergadura que perdura es el obelisco dedicado por el rey Sesostris I de la dinastía XII. Estructuras anteriores incluyen el fragmento del trono del rey Dyeser (dinastía III), parte del obelisco del rey Teti (dinastía VI), y varias tumbas de sumos sacerdotes del Reino Antiguo. Una estela de Tutmosis III (dinastía XVIII) conmemora un muro que encierra el templo solar. Las excavaciones realizadas han revelado algunas construcciones ramésidas, entre ellas varios templos y un cementerio para los toros Mnevis (considerados encarnaciones de la deidad solar).

Algunas listas de donaciones de ofrendas de la época de Ramsés III (dinastía XX) demuestran que los templos de Heliópolis eran los segundos en importancia en el país, solo antecedidos por los de Amón en Tebas. Luego de concluida la era ramésida, la fortuna de la ciudad declinó. Actividad constructiva posterior es identificable en algunas tumbas saítas y circunvalaciones de la dinastía XXVI.

La ciudad fue ampliamente destruída durante las invasiones persas de 525 y 343 a.n.e., aunque gran parte de sus estructuras y reputación pervivieron y continuaron atrayendo turistas en tiempos greco-romanos, entre ellos el propio Heródoto. Cuando Estrabón visitó el sitio a finales del siglo I a.n.e., la mayor parte de sus santuarios y obeliscos habían sido trasladados a Alejandría y a Roma; los restos que sobrevivieron fueron utilizados como piedra de cantera para la construcción de El Cairo en época medieval.

Fuentes

  • Redford, Donald. [Ed.] The Oxford Encyclopedia of Ancient Egypt. Vol. I. Oxford: Oxford University Press, 2001.
  • Shaw, Ian; Nicholson, Paul [Ed.] The British Museum Dictionary of Ancient Egypt. El Cairo: The American University in Cairo Press, 2002.