Saltar a: navegación, buscar

Bela Bártok

(Redirigido desde «Béla Bártok»)
Béla Bartók
Información sobre la plantilla
Belabart.jpeg
NombreBéla Viktor János Bartók
Nacimiento25 de marzo de 1881
Sinnicolau, Bandera de Rumania Rumania
Fallecimiento26 de septiembre de 1945
Nueva York, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Causa de la muerteleucemia
OcupaciónMúsico
CónyugeDitta Pásztory
HijosBéla y Peter
PadresBéla Bartók y Paula Voit
PremiosPremio Lizst de Piano

Béla Bartók. Fue un hombre de pocas palabras, y de un carácter tenso y sensible. Considerado, junto con Kodály Zoltán, como el compositor húngaro de mayor relieve internacional de principios del siglo XX. Se destacó como pianista, gran compositor, investigador y creador de un estilo musical propio.

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

Nació el 25 de marzo de 1881 en Nagyszentmitklós, aldea de la Transilvania húngara, (hoy Sinnicolau, Rumania). Su familia era aficionada a la música: ambos padres, Béla Bartók y Paula Voit, tocaban el piano y disfrutaban en sus momentos de descanso de largas jornadas musicales junto a sus hijos Béla y Elsa.

La infancia del joven Bartók transcurrió en un ambiente apacible, propicio para el desarrollo de sus habilidades musicales; sin embargo, la muerte de su padre, en 1888, alteró bruscamente su entorno familiar. A partir de este momento la familia Bártok viajó de ciudad en ciudad en busca de estabilidad económica, hasta que, en 1893, se estableció en Pozsony (hoy Bratislava, Checoslovaquia), donde Béla continuó con sus estudios de piano y armonía de la mano de László Erkel, hijo del compositor Ferenc Erkel. En 1899 viajó a Budapest, para ingresar al Conservatorio de Música, donde culminó su formación profesional.

Inicios en la música

Aunque los primeros pasos de Bartok en el mundo de la música se decantaron hacia la interpretación pianística (en 1905 llegó a presentarse al prestigioso Concurso Rubinstein de piano, en el que fue superado por un joven Wilhelm Backhaus).

Béla Bartók adquirió gran experiencia y prestigio como pianista, y, a sus 20 años, recibió el Premio Liszt de piano. Su experiencia en la composición se inició desde muy joven bajo el influjo de maestros clásicos y románticos como Beethoven, Chopin, Brahms y Mendelssohn; pero al descubrir la música de Liszt y Debussy hubo un gran cambio en él, marcado por nuevas orientaciones estéticas e ideológicas.

De trascendental importancia fue el descubrimiento del folclor húngaro que Bartok, junto a Kodály Zoltán, estudió de manera apasionada de pueblo en pueblo y de aldea en aldea, con ayuda de un rudimentario fonógrafo y papel pautado. En 1906 publicaron juntos una colección de Veinte Canciones Campesinas Húngaras.

No sólo el folclor húngaro atrajo sus miras: también lo hicieron el eslovaco, el rumano, el turco o el árabe. Con todo, no hay que pensar por ello que en sus obras se limitara a citarlo o a recrearlo, antes al contrario: el folclor era sólo el punto de partida para una música absolutamente original, ajena a los grandes movimientos que dominaban la creación musical de la primera mitad del siglo XX, el neoclasicismo de Stravinsky y el dodecafonismo de Arnold Schönberg, por más que en ocasiones utilizara algunos de sus recursos.

Carrera posterior

En 1909 contrajeron matrimonio, y al año siguiente nació su primer hijo, Béla.Esta época fue de grandes cambios emocionales y algunos fracasos musicales, lo que llevó a Bartók a intensificar sus investigaciones folclóricas y a ampliar sus conocimientos en música, hasta que, en 1917, estrenó, con éxito, el ballet El Principé de Madera, y, al siguiente, la ópera El Castillo de Barba Azul.

En 1923 se divorció de su primera esposa y contrajo matrimonio con la pianista Ditta Pásztory; al año siguiente nació su segundo hijo, Peter. A partir de esta época comenzó una nueva fase creativa, en la que combinó la experiencia de la música popular con la tradición de la música occidental, y como resultado logró componer numerosas obras con un estilo propio, poderoso y brillante. Entre ellas el Concierto No 1 para piano, los Cuartetos No. 3 y 4, y la Suite de danzas.

Publicó importantes trabajos sobre música popular que fueron traducidos a diferentes idiomas; su fama como concertista también aumentó y fue reconocido mundialmente.

En la década de los años 30 entregó al mundo la última colección de Canciones Húngaras, compuso la Cantata Profana, y finalizó el Concierto No 2 para piano. En 1934 se dedicó a preparar la publicación de su gran colección de música folclórica húngara, conformada por trece mil canciones. A partir de esta época comenzó la producción más brillante de su carrera artística, con obras de gran madurez, en las que prima la armonía y una gran voluptuosidad sonora. Entre ellas el Cuarteto No.5 (1934); la Música para Cuerda, Percusión y Celesta (1936); la Sonata para dos pianos y percusión (1937); el Divertimento para orquesta de cuerda, el Cuarteto No. 6 (1939), y el Concierto para violín No.2 a raíz de la muerte de su madre, y después de soportar varios problemas por su actitud antinazi, Bartók decidió abandonar a Europa, y, en 1940, se radicó con su familia en Estados Unidos. Allí se dedicó a la docencia, se desempeñó como concertista y fue distinguido con el doctorado Doctor Honoris Causa de la Universidad de Columbia.

Muerte

Una fuerte recaída terminó con la vida de Béla Bartók un 26 de septiembre de 1945, en el West Side Hospital de Nueva York, a causa de una leucemia; dejó inacabadas algunas composiciones, como el Concierto para piano n.º 3 y el Concierto para viola, ambas culminadas por su discípulo Tibor Serly.

Fuentes